Páginas vistas en total

viernes, 28 de febrero de 2014

DESORDEN

DESORDEN


Últimamente me he detectado una obsesión por el orden, por deshacerme de esas cosas que no necesito o al menos eso me hago creer intuitivamente, hasta que me ha llegado un artículo sobre el fondo de esta cuestión.

Este artículo versa sobre el acumulamiento de cosas en el hogar y el desorden, está relacionado con diferentes clases de miedos.

Miedo tenemos todos, mal que nos pese, y por humanos que somos, con nuestras virtudes y debilidades; el que sea tan valiente que tire la primera piedra, pero lo que es cierto que hay un común denominador en los humanos como es el miedo al cambio, el miedo a olvidar, el miedo a ser olvidado, al caos como concepto y como estilo de vida a la inestabilidad o simplemente a la identidad como concepto que te representa a ti y tus deseos en la vida.

El desorden en general y el acumulamiento de objetos que no necesitamos reflejan en función de la zona o objeto el área problemática de su vida.

Si ustedes están alucinando yo también lo hice cuando leí que lo que acumulamos en el armario de un cuarto de baño o en nuestro armario ropero refleja cómo te encuentras emocionalmente y que una vez lo organices tus conflictos internos se calmarán.

Así mismo el hecho de acumular objetos rotos es símbolo de acumulación de promesas y sueños rotos, como el hecho de tener un cuarto desordenado significa según este código emocional de interpretación el que eres una persona que deja las cosas inconclusas y que tienes dificultad para encontrar una pareja estable, en la sala, el mensaje es de temor al rechazo social pero si hay desorden y objetos amontonados por toda la casa, el mensaje es de coraje, enojo, desidia y apatía hacia todos los aspectos de la vida.

Lo que esta claro es que cuando acumulamos algo es por dos motivos, bien por que pretendemos hacer demasiadas cosas a la vez y no nos centramos y no prestamos atención al sentido de cada elemento y momento o bien por que estamos obsesionados con la necesidad de acumular lo que por si mismo genera desorden, salvo error o excepción.

Organizar este tipo de desorden en forma inmediata te ayuda a ser más centrado y efectivo en tu vida diaria, simplemente porque organizas conscientemente tu vida.

No podemos acumular pretendiendo mantener el pasado en el presente, ni en el presente en el futuro, pues viviendo en el pasado estás dejando que tus viejas ideas y emociones se apoderen de tu presente y esto a la vez evita que nuevas oportunidades y personas entren en tu vida en un presente y un futuro.

Esta claro que los seres humanos como humanos que somos nos referenciamos emitiendo mensajes y señales. La acumulación de objetos es una forma de emitir señales; demasiados objetos emiten la señal de saturación de ideas, proyectos y planes totalmente confusos, muy poco estructurados y definidos.

En cualquier caso a todos nos gusta el orden y el desorden como concepto altera el camino para obtener nuestras metas, bloqueando las vías de acceso de oportunidades y nos hace perder tiempo, que puede ser valiosísimo para estructurar de manera ordenada y disciplinada nuestro plan de vida.

Los espacios atestados y desordenados reflejan una mente en desorden, y en cualquier caso el orden es como el amor que decía Osho: “Ama como algo natural, tal y como respiras y cuando ames a alguien, no exijas; si no desde el principio mismo estarás cerrando las puertas. No tengas ninguna expectativa. Si algo aparece en tu camino, agradécelo. Si nada viene, no es necesario que venga, no lo necesitas.”

Ferran Aparicio
28 de febrero de 2014




lunes, 24 de febrero de 2014

FENG SHUI

Todos hemos oído hablar, en alguna ocasión del Feng Shui, sin embargo como es mi caso, muchos no le hemos prestado demasiada atención a su contenido.

La cuestión es que el Feng Shui es algo más que una filosofía, es una manera de vivir. Se centra fundamentalmente en su propio significado Feng significa viento y Shui Agua en el lenguaje milenario de China.

El Feng Shui es un arte milenario que intenta utilizar los elementos a nuestro alcance para hacernos más favorables las energías de la propia vida y en especial la presencia y posición del agua y el movimiento del aire.

La pura realidad es que no entra dentro de nuestras costumbres el pararnos en éstos detalles, ya que no se integra dentro de nuestra cultura y costumbres, el plantearnos la posición y orientación tanto del espacio como de los elementos que componen nuestra vida, tanto los bienes muebles como los inmuebles, como de la luz, la energía y el agua.

La mayoría de las personas en occidente tenemos la costumbre de adecuar nuestras costumbres a nuestras casa y modelo vida, guiándonos por nuestra comodidad y siguiendo modelos de moda o decoración, y los más avanzados aplicando su sentimiento intuitivo, que todos los seres humanos tenemos en mayor o menor medida.

El Feng Shui, estudia y define la posición y orientación del espacio, como cuestión a tener en cuenta, además fortalece la teoría de color como las más favorable para cada espacio, las formas de los muebles, los detalles de decoración, y en general un “modus vivendi” que destaca por su simplicidad impecable, y según esta filosofía pueden afectar a nuestra propia existencia.

Esta claro que por intuición, muy pocas veces vamos a acertar la coincidencia de orientación y posición, si bien tenerlo en cuenta no es una virtud desaconsejable.
El Feng Shi se plantea a dos niveles , el de las formas y la orientación a partir de los cuatro puntos cardinales, como medio de potenciar la fortuna, la salud, la familia o los benefactores, según los coloque en los lugares apropiados y con sus formas correspondientes, normalmente redondeadas y evitando ángulos rectos, se conseguirán los objetivos pretendidos.

Otro factor importante es la limpieza y el orden como medio de que fluya la energía, así como los colores, que en general deben ser utilizados correctamente en cada habitación de la casa; recomendando colores relajantes como el azul, los tono beige y claros en dormitorios y colores como el verde, el amarillo o el rojo en la sala de estar, hablando de colores no solo como el tono de las paredes si no al color general de los objetos que existen en el lugar.

Os animo a echarle un vistazo a esta concepción del mundo que se aplica no solo a la arquitectura, interiorismo y jardinería, sino a la propia vida como filosofía de existencia, comprobando sus resultados, de una forma muy amena y divertida.

Ferran Aparicio
24 de febrero de 2014


miércoles, 19 de febrero de 2014

CONGRUENCIA SANA

No se si me estoy haciendo mayor, o es que últimamente tengo desvaíos mentales, pero los mensajes que percibo son contradictorios y no muy congruentes.
No se si son las circunstancias que me rodean o el momento que estamos pasando; donde pasamos de la indignación a la conformidad formal y de contenido, como el que pasa página de periódico al leer una incongruencia vital, pero lo cierto es que siempre he oído que el secreto de estar sano es ser congruente.
La armonía como concepto tiene muchos significados, pero nos acerca a la idea de elementos, ideas, conceptos relacionados entres sí, con un equilibrio de las distintas partes con el todo y cuyo resultado nos transmite una sensación placentera de bienestar.
Si introducimos la armonía en nuestra vida, lógicamente llegaremos a una congruencia por el equilibrio innato que conlleva y con ello quiero decir que sentir, pensar, decir y por último hacer, debe ser una ceremonia armónica y coherente que transmita una congruencia sana, o al menos eso pienso e intento diariamente.
Me ha costado mucho tiempo equilibrar los niveles del sentir, pensar y decir, pues siempre y quizás por inseguridad he atendido a lo que los demás querían decir, sentir o pensar, antes que a lo que a como yo me sentía.
Tras muchos años he aprendido a pensar lo que siento, y a decir lo que pienso, si resulta imprescindible y necesario, pues aquello de que el que calla otorga, otorga muchas posibilidades y oportunidades de hablar a la larga y sobre todo de hacer lo que digo, algo que parece sencillo pero que en realidad cuesta mucho llevarlo a la practica, bien por carácter o bien por semblante.
Pero cuando por distintas circunstancias personales, los niveles del sentir, pensar y decir no se hallan sincronizados en armonía, demostramos ser incongruentes y eso supone el mayor obstáculo para conseguir nuestras metas y objetivos, por pequeños que sean.
El aceptar como nos sentimos y sentir lo que pensamos, nos ayuda a impulsar la idea que querer es poder en cuanto que hay un acto firme de voluntad, un inicio del procedimiento proactivo hacia nuestra meta.
En definitiva se confirma el silogismo de que querer es poder pero siempre apoyado con el pensamiento positivo de ser congruentes armónicamente entre lo que sentimos, pensamos, decimos y finalmente hacemos, pues lo demás es vivir engañados.
Ferran Aparicio
19 de febrero de 2014




viernes, 14 de febrero de 2014

INTERRELACION EMOCIONAL

INTER-RELACION EMOCIONAL

Muchas personas llegan a lo largo de su vida a conseguir luchar y trabajar de una forma incansable cada día; hasta encontrar ese duende mágico que les permite vivir de una manera consciente, encontrando la esencia de su vida.

Cada uno de los mortales encontramos en algún momento, ese elemento que nos produce la pasión para activar el duende para llegar a la esencia de la llamada pasión, o al menos lo intentaremos como camino hacia una felicidad, aunque esta sea etérea y poco duradera.

Una sociedad interacciona trabajos, conceptos comunicaciones y eso nos permite al menos teóricamente recrearnos en las aportaciones que cada uno hacemos y que al fin y al cabo es por y para lo que vivimos, dentro de una sociedad, donde nos retroalimentamos de las aportaciones de los que intentamos colaborar con el sistema general.

A pesar de que cada uno buscamos un camino de una forma consciente o inconsciente hacia la satisfacción de nuestro trabajo y nuestra vida, y aunque todos no lo consigamos de una manera fehaciente, se supone y sólo es un supuesto que avanzamos complacidos con nuestra relación con lo que desarrollamos, bien sea, arte, bien sea literatura, música, arte escénica,.., o cualquier otra variante de la vida misma.

Es bien cierto que en los tiempos que corren resulta difícil elegir y nos tenemos que conformar en ciertas ocasiones con trabajos o desarrollos personales que nos permitan subsistir, pero si lo traspolamos a algo mecánico en el sentido de medio de vida y utilizamos el resto de tiempo que nos queda para enfocarlo y focalizar nuestras pasiones, la evolución conjunta puede llevarnos a un estado de acercamiento a lo que pasionalmente necesitamos para llegar al estadio mas cercano al lo que se llama el equilibrio de la felicidad consciente y que se materializa en disfrutar de cada momento como si fuera el último, sin más.

La perseverancia y la aceptación de las circunstancias que nos rodean y sobre todo; no olvidar nuestros objetivos, entre otros muchos factores nos permiten mantener viva la llama del duende que nos lleva a la pasión por la vida, aunque muchas veces vivir de nuestro trabajo, no sea un sueño tan dulce como lo que exteriormente parece.

La dedicación a nuestros elementos es compleja cuando se buscan excelencias; pero la satisfacción de los resultados cuando uno se inhibe de justificaciones económicas, sociales o intelectuales, y está convencido de su camino y del resultado de su trabajo es una perspectiva más sensitiva y emocional y no un mero producto independientemente de su naturaleza, eso si es una creencia y si no pregúntenselo a Vincent Van Gogk, aunque tengan que hacerlo en sus sueños.

Tomar conciencia de todo ello me ha dado pie a crecer en otros aspectos, pues una persona, un artista debe estar constantemente alerta a los dispositivos y acontecimientos que se le presentan cada día y en cada momento, ya sea en forma de música, palabra o acciones sincrónicas con un significado subliminal que nos referencian en el tiempo por el modelo humano, la naturaleza, lo precario, la luz, el tiempo… y en cualquier caso todo lo que nos rodea es un reflejo de la realidad que vivimos.

También la constancia, no aislarse aun siendo independiente, puede facilitar el encontrar lo que buscamos pues tenemos que estar actualizando nuestros propios pensamientos pues todo lo que se referencia se mueve y cambia de forma al cambiar de perspectiva con el mundo que te rodea, pues la vida” per sé”, debe ser un denunciador crítico y reflejo de lo que sucede en la realidad.

La intuición del artista es un talento que no se debe enterrar, ya que si los ojos del que ven la obra son ojos sensibles, la recompensa, se transforma en el “feedback” emocional con la gente que participa y disfruta del producto por ti realizado y capaz de despertar emociones en los otros.

En mi modesta opinión la vida, en cualquiera de nuestras facetas, si la idea esta bien planteada tiene como uno de sus objetivos: generar un producto, sea el que sea con la correspondiente respuesta de una lucha interna, psíquica y emocional, a todo lo que vamos sintiendo, y viviendo de una forma inmensamente emocional.

Ferran Aparicio
14 de febrero de 2014

domingo, 9 de febrero de 2014

VALORES INCUESTIONABLES

VALORES INCUESTIONABLES
Hay cosas que son discutibles, otras son negociables, pero hay cosas que para todos los humanos o los que practicamos mayormente el sentido común son incuestionables, por que son así persé o por si mismo, con independencia de otros valores o categorías, como los que nos definen como personas.
Los valores se definen como un conjunto de principios o reglas esenciales del juego bajo las cuales se van a guiar las conductas de las personas y grupos y que en definitiva tanto la sociología como la psicología recalcan el concepto de valor como un principio que permite la supervivencia del grupo, regulando el comportamiento grupal e individual para tener una convivencia cuanto menos armónica.
Está claro que cada uno tenemos un escala de valores y que en su mayor medida han sido formados o adquiridos, parte en nuestras familias y parte en las distintas etapas académicas, y partes en las propias experiencias o al menos eso dice la teoría, porque con la perspectiva del tiempo sin menos preciar lo descrito con anterioridad, lo importante definitivamente se aprende en la vida, y no es lo mismo aprehender que aprender, cuestión que ya no causa duda según la RAE.
Hoy en día cualquier entidad sea, nación, comunidad o simplemente cualquier institución están analizando cuales son los valores que defienden su identidad y destino, y sus principios éticos como valores incuestionables. Estos valores incuestionables normalmente actúan como principios éticos de acción y marcan un nivel de compromiso para el desarrollo individual y grupal y la mejora continua del grupo que los cuestiona.
Los valores incuestionables y deseables dependerán del los niveles de compromiso de los integrantes grupales que lo desarrolla pero en general podemos definir unos cuantos que son incuestionables como son: la solidaridad, la justicia, el respeto y la integridad.
El mundo de las emociones está últimamente muy mediatizado bien por los medios de comunicación y las redes sociales, como por la consciencia de la inteligencia emocional como un medio de control, pero si somos sinceros con nosotros mismos, cada uno vibramos con nuestras propias emociones y estas suponen unos valores incuestionables como valores de vida que son y se reflejan en esos valores grupales, eso si con ciertos matices pues nadie podemos ver la vida de la misma forma, caiga quien caiga.
La virtud de reconocer los valores incuestionables es acceder a la grandeza con sencillez, si nuestras razones las hacemos valer con sutileza pues siempre habrá alguien de quien aprender, y el día que no lo haya, es que te has vuelto un engreído insoportable.
La mejor receta para tener una vida sana es ser siempre congruentes con nuestros valores incuestionables, por ello les animo a hacer las cosas que se dicen y decir lo que sientes y piensas, eso si desde la grandeza de la humildad y con mucha sencillez.
Ferran Aparicio
9 de Febrero de 2014

martes, 4 de febrero de 2014

EL AGUA DIAMANTINA

EL AGUA DIAMANTINA

Aunque parezca inverosímil o extraño el otro día arreglando armarios, me apareció una botella de agua, bajo esa botella estaba un texto explicativo de dicha agua, que explicaba la esencia del agua diamantina.

Coincidiendo con el espíritu de este blog, las cosas aparecen en su justo momento, bien por casualidad o causalidad, o ambas al mismo tiempo, sin más explicación, que la que la vida nos quiere dar en este momento a través de estos detalles.

La cuestión es que recordando y buscando la explicación, me acordé que me la había facilitado una sanadora hace ya algunos años, cuando buscaba un estado de bienestar.

Tal cual se define en el texto hallado, el agua diamantina es agua de manantial a la que se le ha acelerado su rata vibratoria, lo cual la habilita para responder a las intenciones del usuario, permitiéndole tener acceso a una vida e inteligencia más elevada.

Cuando es bebida, el agua diamantina asocia la verbalización de la intención directamente con la correspondiente memoria de la polaridad opuesta que se mantiene en el subconsciente, induciendo una energía neutralizadora que transforma y resuelve el conflicto de los opuestos.

El agua diamantina es femenina por naturaleza y está diseñada para recibir impresiones, disponiendo en su respuesta la sagrada verbalización de nuestras intenciones.

Los resultados dependerán directamente de lo que imprimas al agua diamantina y al grado de carga emocional que esté involucrada.

El agua diamantina se puede reproducir a voluntad, necesitando verter un 10% de la original al preparar una nueva mezcla.

Esta agua transmite una declaración de intenciones que de una manera verbal se graba en la esencia del agua. Las intenciones para mejorar la salud, el amor y la felicidad, son necesidades básicas para el cuerpo, porque el cuerpo es el instrumento del alma y necesita y merece nuestra atención consciente.

Muchas son las propiedades de esta agua, pero uno de los que más me llama la atención es el hecho de que al ingerir el agua diamantina puede causar que la persona comience a romper viejos esquemas y sienta internamente la voluntad de realizar cambios profundos en la manera de ver y enfrentar la vida.

No soy muy amante de las cosas que no puedo racionalizar, pero mi intuición me dice que si ha aparecido en mi vida, en este momento será por que la necesito. Si ha alguien le interesa que le pase una porción de esta agua, que me lo haga saber, pues compartir es vivir, y viviendo se va haciendo camino.

Ferran Aparicio
4 de febrero de 2014