Páginas vistas en total

domingo, 30 de marzo de 2014

LA VIDA ESTA LLENA DE OPORTUNIDADES

LA VIDA ESTA LLENA DE OPORTUNIDADES

Hay un proverbio chino que dice textualmente: “Hay tres cosas que nunca vuelven atrás; la palabra pronunciada, la flecha lanzada y la oportunidad perdida”. En la línea que van sucediendo las cosas se las voy contando, por aquello de que compartir es vivir.

El otro día me llegó a mis manos un trozo de papel de los que todos acumulamos en casa, que por su interés se guarda y normalmente van amontonándose, en el revistero junto al sofá, hasta que por algún motivo se nos vuelve a presentar en nuestra vida de repente sin avisar, para llamarnos la atención sobre algo o alguien en particular.

La pura verdad es que no puedo referenciarlo pues carece de reseña de autor y por la estructura de sus textos resulta el inicio de un capitulo de un libro que comienza como: El principio de la guía y la oportunidad.

Habla y comenta el proverbio chino ejemplificando cómo la mala suerte no es otra cosa que el resultado de luchar contra la vida y desperdiciar oportunidades; las oportunidades están siempre presentes, y el éxito es el resultado de saber aprovecharlas.

Nada más cierto que cuando nos revelamos contra la vida, se van cerrado puertas, lo que coincide con este proverbio, y se lo digo por experiencia que estoy intentando hacer fluir mi vida a efectos de que vayan abriendo otras puertas.

Si hacemos un back up de nuestro pasado, cosa poco recomendable, nos damos cuenta con la perspectiva del tiempo y de la experiencia, cuantas oportunidades hemos desperdiciado y no hemos sabido aprovechar, por luchar con el momento real de la vida, presentándonos posteriormente el fracaso, y sintiéndonos frustrados y amargados.

Esta claro que esto no es así, que no podemos pensar que tenemos mala suerte o que la vida es injusta, la buena o mala suerte como tales no existen, lo que existen son las personas y somos las personas las que tenemos que reaccionar ante las leyes de la vida aunque sea por estar con pura sincronicidad con ella.

La actitud es también un catalizador de nuestra resiliencia a aprovechar estas oportunidades, puede actuar como catalizador o como retardante para aprovechar lo que la vida nos presenta.

La aptitud de rechazar estas oportunidades, es lo que hace que sea difícil y complicado el que obtengamos, el éxito, eso si nuestro éxito, no lo que los demás esperan de nosotros.

Como dice esa canción: “aprovéchense que la vida es corta,…, y está siempre llena de oportunidades.

Ferran Aparicio
30 de marzo de 2014



martes, 25 de marzo de 2014

UNA IMAGEN VALE MAS QUE MIL PALABRAS

Desde hace años comparto con mucha gente la afición de la fotografía. Desde niño siempre vi y recuerdo a mi padre con la cámara colgando, también recuerdo las torturas de posados familiares, con mi madre, hermanos y familiares, incluso aquellas películas de superocho que tanto amenizaban las tardes de los domingos, antes del dichoso partido de fútbol o la típica tarde de toros, retransmitida por la uno.

Todo ha cambiado, jamás hubiéramos podido intuir como iba a evolucionar todo, tanto a nivel psíquico como físico, sin detenernos en los avances informáticos y medios de comunicación, pero lo que ha quedado ralentizado en el tiempo es que una imagen vale más que mil palabras, y esto no es un concepto tan reciente sino todo lo contrario.

La imagen a lo largo de la historia ha sido un punto fundamental en la comunicación, desde el modo de vestir, al modo de peinarnos. Esta caracterización ha dado imágenes de culturas características tal como podemos distinguir claramente entre la cultura griega y romana; por decir un ejemplo.

Hoy en día y hablando en general estamos obsesionados por nuestra imagen, no discernimos a discutir que una imagen vale mas que mil palabras, pero olvidamos que con un buen contenido, la imagen es opcional y todo lo contrario al mismo tiempo.

Con el nuevo contexto de los medios de comunicación y las redes sociales, hoy es fácil convencer al público con una idea, en cuanto que una buena imagen llega a ser mucho más importante que cualquier contenido.

Pero hasta que punto una imagen es fiable en cuanto si no refleja un contenido cierto, está distorsionando la realidad y manipulando un mensaje, me pregunto.Esta tesitura evidencia que categóricamente nos hemos convertido de una forma genérica en manipuladores de la información.

Sólo queda nuestro pudor cuando aparecemos desnudos ante nosotros mismos y vemos lo que somos, ahí donde solo llega el corazón es donde ya la imagen no revela más que nuestra esencia.

Es por ello que transmitir u ocultar, aquello que define el método DAFO: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, depende como manipulemos nuestra imagen, transmitiremos un mensaje totalmente diferente en armonía con nuestros valores o al menos con los que queremos reflejar.

Para cualquier acto social, desde enviar un currículum a como nos mostramos en las redes sociales, estamos tomando decisiones de comunicación por lo que llegado el momento, debemos reflexionar que lado de la luna queremos enseñar o ocultar porque lo que esta claro es que una imagen vale más que mil palabras.

Ferran Aparicio
25 de marzo de 2014

jueves, 20 de marzo de 2014

CAMPANILLAS

CAMPANILLAS
Me pregunto aquello de que me pasa cuando el campo huele a flores. Pues más bien es que ha llegado la primavera y con ella florecen las campanillas.
Campanillas también resuenan últimamente, con una expresión que parece alejada de la mano de Dios y no todo el mundo se atreve a nómbrala en voz alta: mobbing

El acoso laboral o acoso moral en el trabajo es conocido normalmente como mobbing, que con una traducción casera se podría trasladar a sinónimos como: asediar, acosar, acorralar y en general a esa acción de un hostigador o hostigadores hacia otra persona con la idea de producir cierto daño, desprecio, marginación o cualquier variante despectiva con ánimo de desacreditar al trabajador afectado.

Desde el punto de vista del marco legislativo español, el código penal español tipifica el acoso laboral como un delito de torturas contra la integridad moral. En la propia constitución española se plantea la defensa a la persona contra cualquier tipo de acoso, con los reconocidos derechos a la dignidad personal, derecho a la igualdad y a la no discriminación, así como el derecho a la integridad física y moral.

Otros marcos legales como son: el estatuto de los trabajadores, el código civil o potestativamente la ley de prevención de riesgos laborales que establecen el derecho de los trabajadores a su integridad física, su dignidad y a la protección contra agresiones físicas, psíquicas o verbales.

Cuando uno empieza a analizar el problema y lo investiga y en cierta forma ratifica lo que ha vivido y superado, se da cuenta que en España existe un marco legal suficientemente desarrollado como para denunciar este delito por la vía, civil, penal o laboral si bien el problema de fondo y con el que nos topamos los agredidos es probarlo.

Los acosadores en general como prototipo, son personas inseguras que eligen a sus victimas porque piensan que son una amenaza para su carrera profesional, lo que sin más no es más que esconder su propia mediocridad, convirtiendo al acosado en el culpable por sus problemas de inaptitud.

En el caso del perfil del acosado, cualquier persona es susceptible de acabar sufriendo acoso laboral, si bien una característica común es presentar diferencias físicas, psíquicas o sociales a nivel personal o profesional que le hagan ser envidiado y por ello rechazado o acosado.

Como consecuencia de este procedimiento, la persona acosada va sintiéndose menos valida y con menos fuerzas para luchar con el acosador o acosadores generando un cansancio emocional que desemboca en un cansancio físico o psíquico, por no hablar de una depresión emocional exogena.

La prevención del mobbing, es un acto de toma de consciencia del problema y en cualquier caso se comienza por una educación básica y estar preparado para el ataque.

Por mi vivencia y para finalizar, lo mejor me lo transmitió un amigo que ya había pasado por un mobbing y el secreto era tan fácil como sentarte a la puerta de tu casa, respirar, mirar el paisaje y esperar a que tu enemigo pasara con los pies por delante, eso si con la tranquilidad del sueño de los justos.

Ferran Aparicio
20 de marzo de 2014

domingo, 16 de marzo de 2014

AUTOESTIMA RELATIVA

Todos nos hemos planteado en algún momento de nuestra vida como tenemos nuestro nivel de autoestima.
Pero si nos preguntamos que es la autoestima nos hallamos en un primer lugar en una predisposición para experimentarnos a nosotros mismos, como sujetos competentes para afrontar los retos básicos de la vida y de ser en cualquier caso merecedores de la felicidad.

La autoestima ha sido estudiada y desarrollada por muchos autores, psicólogos, sociólogos y coaches, incluso educadores, pero todos ellos coinciden en su expresión en determinados factores que sustentan el concepto de autoestima.

El vivir conscientemente, la auto aceptación, el asumir responsablemente las consecuencias de nuestros propios actos, aceptando y mostrando nuestros propios intereses, van llenando el nivel propio de autoestima, siendo único y personal y por ello relativo frente a lo social, pues cada persona es un mundo guiado por unos intereses personales.

También nos ayuda la autoestima a sentirnos mejor con nosotros mismos, el vivir con un propósito, con nuestras metas y planes bien maquetadas y definidas.

A través de la meditación o simplemente de una sencilla reflexión, podemos darnos cuenta de nuestro nivel de autoestima, si tiene un nivel alto o bajo , es cuestión relativa en cuanto que nuestras propias acciones y manifestaciones nos van a delatar a través de creencias limitadoras, con auto mentiras compulsivas que sólo hacen que mostrar una incoherencia más avanzada.

Todo lo que se referencia se mueve y eso también le pasa a nuestra autoestima, por ello es un concepto relativo, en función del momento emocional en que nos encontramos.

Revisar nuestras creencias, lo que pensamos y en especial lo que nos decimos a nosotros mismos y trasformarlas de limitantes a expansivas nos ayudará a aumentar nuestra autoestima.

Confiar también más en nuestro criterio y en nuestras intuiciones y no dejarnos llevar por la opinión de los demás, expresando nuestras emociones nos ayudará a darle coherencia a nuestra vida.

Esta claro que relacionarnos más y mejor con las personas cercanas en términos afectivos nos favocerá en una actitud positiva, porque favoreciendo los entornos tónicos y no tóxicos convendremos nuestra propia felicidad o al menos lo intentaremos como un atento avance al respecto.

Ferran Aparicio
15 de marzo de 2014





lunes, 10 de marzo de 2014

VERSUS

VERSUS

Me viene a la cabeza la palabra “versus” como cualquier idea espontánea o soniquete, que de una manera inconsciente aparece de forma aislada y no me la puedo llevar durante una largo tiempo, el caso es que ni la he oído últimamente, ni he leído nada acerca de ella.

Por aquello de que todo llega en su justo momento, empiezo la investigación, aunque intuitivamente ya sabía lo que ratifique buscando en el diccionario de la RAE.

La palabra “versus” es un participio latino que significa “orientado hacia”, “frente a” o “en “dirección a” y que ha entrado en el español a través del inglés con el uso que se le da en ese idioma desde el siglo XV: mostrar contraste o enfrentamiento entre dos personas, entidades, conceptos o cosas.

Sin embargo y dentro de lo escueto que caracteriza a las definiciones del diccionario de la Real Academia Española, simplemente lo reduce a: “frente a” o “contra”.

La palabra versus al ser pronunciada adquiere como toda palabra sonora una innegable existencia, lo cual no implica la coexistencia física o etérea de su significado.

Las circunstancias que acompañan también acaban dotando de un significado más amplio a este tipo de palabras, incluso en algunos casos con mayor o menor fuerza, pues no siendo una palabra muy usada en el lenguaje coloquial, inspira algo de desconfianza, tanto al leerla como al oírla.

Pero yendo un poco mas allá, cuando aparece en forma abreviada como “vs”, especialmente en el lenguaje jurídico donde se acostumbra a traducir versus por el contrario, es realmente reconocible por todo el mundo que tienen contacto con este mundo académico, pero me planteo, por que fuera de este contexto es preferible recurrir a los otros giros, ya que "contra" o “frente a” no siempre refleja con exactitud el significado de "versus".

Palabras como “versus”, nos evidencian que siendo personas racionales estamos llenos de errores de percepción, de interpretación, incluso de análisis. Me encantan las palabras donde se señalan las limitaciones de nuestro cerebro y los múltiples sesgos que tenemos a la hora de interpretar la realidad. Casi todos comparten la idea de que la consciencia de nuestras limitaciones nos permitirá reducirlas. Pero en ese punto los autores se diversifican en dos grandes grupos; unos piensan que la reducción de los sesgos nos llevará a un mayor bienestar porque la racionalidad es un valor en si mismo y otros sin embargo, consideran que la consciencia de los sesgos es muy útil pero no llegan a propugnar su eliminación total como camino hacia la felicidad, la plenitud o el bienestar.

Lo que esta claro es que el bienestar puede pasar en ocasiones por el autoengaño y el sentido común es siempre la mejor brújula para el bienestar y por tanto nuestra libertad de decisión estará condicionada, en expresarnos de la forma que consideremos más cómoda.

Ferran Aparicio
10 de marzo de 2014


miércoles, 5 de marzo de 2014

DOWNSHIFTING

DOWNSHIFTING

No es nuevo el hecho de que muchas veces la felicidad está en las pequeñas cosas, esto lo hemos oído y visto en muchas ocasiones de la vida real.

Es algo de lo que hemos hablado ampliamente en nuestros círculos de amigos, familiares y compañeros de trabajo, bien por convicción, bien por desesperación ante un problema puntual y que últimamente esta generando movimientos y filosofías como el Downshifting o el slowfood, transmitiendo una desaceleración general como concepto básico de que no necesitamos grandes cosas, ni grandes lujos para ser felices.

Si a esto le añadimos la situación que estamos viviendo a nivel mundial, nacional o comarcal, en cuanto a crisis económica y crisis de valores, empezamos de una manera natural a ser conscientes, independientemente de estas filosofías, que ni las cosas, ni los lujos, nos van a hacer feliz y disfrutar mas de lo cotidiano, que es lo que realmente importa.

El objetivo real, además de una búsqueda de un equilibrio y tranquilidad espiritual es el reducir nuestra aceleración y buscar comportamientos y vidas más simples para escapar en cierto modo de ese seudo materialismo obsesivo, que la propia sociedad fomenta, dirige y planifica.

Por otra parte está el tema vocacional, esa faceta que nos empuja a unir nuestros espacios de tiempo libre con los del trabajo, es decir a encontrar un mayor equilibrio entre nuestra vida y nuestra realización personal, en lugar de esa obsesión por el consumismo y nuestro éxito personal.

Otro de los razonamientos de estas tendencias, es la justificación de que la mayoría de las cosas que nos pueden gustar son gratis, como es una playa o una montaña, por decirles algo, lo que nos replantea en la conducta de invertir en valores activos emocionalmente hablando de un bajo coste y acoplándonos a vivir con lo que ganamos y dándole otro significado al valor del dinero.

Cuando uno llega a esta situación extrema pero real, llega a la convicción de que los principales motivos para cambiar de estilo de vida y desacelerar nuestro ritmo de vida es el ganar tiempo libre, liberarnos de trabajos forzados , bienes y valores innecesarios, que nos hemos creado o heredado en una sociedad consumista postmoderna.

Muchas veces no elegimos y llegamos a una reflexión, simplemente es porque de alguna manera la vida nos obliga a ello; creándonos un cambio de mentalidad y comportamiento, y en general de un estilo de vida acelerado monótono y en parte absurdo.

Les animo a desacelerar su marcha emocional, pues aunque parezca imposible mas vale aquietar a tiempo que tener que parar, lo que nos llevaría irremediablemente a otro estadio lamentablemente mucho más tranquilo.

Ferran Aparicio
5 de marzo de 2014