Páginas vistas en total

miércoles, 30 de abril de 2014

APTITUD O ACTITUD

ACTITUD O APTITUD
Siempre he pensado que la correcta utilización del lenguaje era lo que nos facilitaba una buena comunicación, al margen de utilizar una buena entonación y acompañada con una buena educación, en toda la extensión de la palabra, pero cuando me planteo las diferencias entre actitud y aptitud, me causa cierta zozobra.

Puede considerarse por definición académica la actitud como el vínculo existente entre el conocimiento adquirido por la persona y la acción que realizará en el presente y el futuro, lo que generará una actitud generalmente positiva. Sin embargo cada persona lleva el bagaje cultural que ha recibido en su pasado, algo como un disco duro difícil de formatear y la acción que de él provenga vendrá influenciada por el futuro, ya que la información almacenada condicionará el desarrollo de nuestras acciones , proyectos y objetivos a cumplir y/o realizar.

Pero la actitud positiva o negativa que tengamos como personas ante la vida está relacionada por mucho que nos revelemos con el mundo que nos rodea, ya que lo que influye en cada unos de nosotros depende de la opinión que tengamos de los hechos, antes que de los hechos mismos, es por ello que nuestra actitud es mutante en cuanto que el mundo va evolucionando y nosotros con él, con lo que hace cambiar nuestra actitud motivada en nuestras opiniones y nuestras creencias.

Lo que hoy nos parece bueno, pasado mañana puede no ser tan bueno y todo lo contrario.
Así mismo sucede con la aptitud como característica psicológica que permite pronosticar diferencias interindividuales, a partir de la información que tenemos grabada en nuestro disco duro o que pensamos grabar en él, fruto de la experiencia diaria como puro aprendizaje.

La aptitud no sólo se refiere a la capacidad de una persona para realizar adecuadamente una tarea sino también conlleva características emocionales y de personalidad que reflejan la inteligencia natural o una habilidad persona fruto de nuestro aprendizaje. La aptitud a veces incluye la actitud, es decir para estar apto para alguna función debes tener la debida actitud.

Lo que esta claro es que actitud y aptitud, se usa muchas veces indistintamente cuando son conceptos muy diferentes. En cualquier caso y en general se dice que la aptitud tiene que ver más con los atributos técnicos y resulta independiente de la actitud, pero lo que esta claro que son términos relacionados bien directamente, bien indirectamente.

El comportamiento que empleamos para hacer las cosas refleja nuestra actitud como forma de actuar de una persona y refleja la perspectiva personal que tenemos de nosotros mismos y de nuestras circunstancias, sin embargo la aptitud refleja la capacidad de una persona para realizar adecuadamente una tarea, o lo que es lo mismo, estar lo suficientemente preparado para enfrentar algo adecuadamente y con posibilidades ciertas de éxito.

Lo que finalmente refleja la aptitud es lo que sabes y la actitud lo que haces con lo que sabes, si a estas le añadimos el adjetivo positivas, creo que ya no hay más que hablar señores.

Ferran Aparicio
30 de abril de 2014

viernes, 25 de abril de 2014

ELIXIR VITAL

ELIXIR VITAL
Una de la metas más antiguas perseguidas por cantidad de estirpes, culturas y generaciones, ha sido el buscar y poseer el elixir de la vida, como remedio al secreto de la eterna juventud y prolongador de la vida eternamente.

Sus orígenes lo relacionan también en como transformar determinados metales en oro en busca de la llamada piedra filosofal; otros lo enfocan y difunden como el elixir de la inmortalidad definida como una poción o bebida de la vida eterna.

Es cierto que la investigación tanto biológica, farmacéutica así como la médica, ha alargado el periodo medio de vida de una persona, y en especial la calidad de vida, algo con lo que al menos nos conformamos, los que tenemos una patología clínica y necesitamos usar algún antídoto para calmar el dolor. Pero lo que también es cierto es que nuestros cuerpos son como motores que rugen cuando algo no sincroniza correctamente dentro del sistema funcional general y nos da avisos, unas veces con solución de reparación y otros lamentablemente nos llevan al desguace de la vida.

Como dice el dicho “cuando las barbas de tu vecino veas pelar pon las tuyas a remojar” y en ese sentido todos tenemos casos cercanos en los que podemos observar cómo hacerse mayor va degradando a la persona o al menos quitándole fuerza, de la misma manera que nosotros no somos los mismos que hace veinte años, hemos ido perdiendo fuerzas , salvo error o excepción y sin aludir a los desagradables casos de enfermedades oncológicas, que si bien han avanzado en sus tratamientos, no nos gusta nombrar la palabra genérica que lo define, por razones de pudor o invocación al mal agüero.

El mito del elixir de la vida, ha durado ya muchos años, pero lo que se busca con un elixir de la vida no es solo alargar la vida sino rejuvenecer a la persona que lo tome, alcanzando la fuerza y la vitalidad que tuvieron en el pasado, pero con la experiencia adquirida a lo largo de los años.

La mayoría de personas que tienen hoy en día mas de 50 años desearían volver a tener 25 años; cuando su cuerpo estaba en su mayor esplendor para atraer al sexo contrario y vivir plenamente con la experiencia recogida en veinticinco años y poder realizar tareas que ya no pueden realizar por edad, cansancio o inapetencia y se lo digo por experiencia.

Lo que está claro en el hipotético caso que algún día se encontrara el dichoso elixir de la vida, es que conseguiríamos la reencarnación de alguna manera de un alma sin cuerpo terrenal que nos prolongaría eternamente la vida con lo que inmediatamente empezaríamos a buscar el elixir de la eterna felicidad, el elixir del dinero,el del amor , es decir algo tan conceptualmente imposible como lo imposible que muchas veces pasa en nuestra propia vida.

Como dice el dicho popular:” virgencita que me quede como estoy”, por que creo que crecer, vivir pausadamente, evolutivamente y con los problemas que le corresponden a cada etapa, viviendo el presente, es ya un elixir de consciencia , que nos acerca a una felicidad puntual pero cercana , eso es así o al menos a mi me lo parece.

Ferran Aparicio
25 de abril de 2014




domingo, 20 de abril de 2014

COHERENCIA Y COHESION

COHERENCIA Y COHESION

Dicen que no sabes cuantos amigos tienes y cuanta felicidad has conseguido repartir a lo largo de tu vida, hasta que llega la hora de tu entierro y dicen que entonces sabes realmente hasta a donde has conseguido llegar, lástima que no puedas ser consciente de ello, puesto que el difunto ya no lo ve y nadie ha vuelto a contarlo y en eso estriba la coherencia y nuestra cohesión, antes de que llegue el momento.

Cuando hablamos de coherencia y cohesión, normalmente hablamos de gramática lingüística y de textos, son atributos lingüísticos si bien también son traspolables a la vida como concepto abstracto e intangible, pero percibible.

Se denomina cohesión a la característica de un texto bien formado por la relación entre sus oraciones y en su desarrollo lingüístico no presenta repeticiones innecesarias que hacen sentir confuso al receptor.

Pero la cohesión se relaciona con la coherencia a su vez en cuanto que cada una de las ideas y acontecimientos que se relatan en un texto, al margen de no haberse repetido por acción o intención, manifiestan una claridad absoluta relacionando todo el conjunto y manifestando una idea o argumento.

En definitiva, cohesión y coherencia, son dos cualidades de un texto claro, conciso, ordenado a la par que a una vida satisfactoria y equilibrada.

El texto gramatical como nuestra vida personal es un medio de comunicación, de expresión y también de sentimiento, es la unidad superior de comunicación y pertenece tanto al discurso oral como al escrito, pero también al sentimiento de la emoción.

Cuando nos planteamos la coherencia y cohesión en nuestra vida, nos planteamos si realmente existen muchos errores por repetición e incluso a veces por omisión, que hacen que se pierda un significado claro. Lo ideal sería el poder eliminar ciertos episodios, sin que la historia de nuestra vida viera afectada su estructura.

Es claro que esto no es posible y que no podemos, ni debemos viajar del pasado al futuro y viceversa como nos venga en gana y que lo que realmente importante es la voluntad de transmitir una información o el deseo de lograr un determinado efecto, en un contexto dado, pero en un presente consciente. La vida como concepto está formada por un conjunto de enunciados que le confieren sentido completo es decir, no necesita de más enunciados para tener significado pleno y tampoco puede prescindir de ninguno de ellos sin que se vea afectada su estructura.

El párrafo es al texto como las etapas son a la vida, se separan visualmente especialmente cuando percibimos el texto completo.

Les animo a revisar lo que están escribiendo, como lo hago yo en este momento, pues tengo la sensación que me estoy repitiendo con una serie de relaciones lógicas, semánticas y gramaticales entre los elementos del texto que hacen que el destinatario lo interprete como una unidad, cuando lo que esta claro es que lo que yo percibo no es coherencia y cohesión.

Ferran Aparicio
20 de abril de 2014

martes, 15 de abril de 2014

PASO A PASO

Los que pertenecemos a una generación común, nunca se nos olvidará la canción de Joan Manuel Serrat, que decía: “caminante no hay camino, se hace el camino al andar”.
Cuando trasciendes el mensaje de la canción, te das cuenta que en la historia esto se ha repetido en distintos contextos, dichos y proverbios, como ese chino que dice que un camino de mil pasos comienza por el primero.

Llevamos una temporadita en la que algunos nos sentimos inmovilizados y se lo digo por mi propia experiencia, así mismo ocurre en esta sociedad plural en la que vivimos, pero me he dado cuenta que hay que empezar el primer paso y salir de la zona de confort que nos hemos creado algunos, que aunque ni es lujosa, ni ventajosa, nos permite vivir como en el oasis de un desierto en el que al menos no nos falta algo de agua para sobrevivir.

La idea de iniciar un camino, de salir de nuestra zona de confort es algo que de entrada produce sensaciones de inseguridad y miedos, hay que estar muy seguro para dar el primer paso, si bien cuando el tiempo va pasando te das cuenta, que o inicias el viaje o te quedas siempre en esa zona de confort o oasis, que ni te aporta ni te hace crecer, lo único que te ayuda es a no crecer; eso si al menos te permite no disecarte como una momia.

El conocer que el periodo de comodidad no nos aporta más que una supervivencia, y empezar a plantearnos que hay que dar el primer paso, ya es una actitud positiva que puede marcar el punto de inflexión para marcar la diferencia, en cuanto que con pequeños cambios de actitud, se pueden sumar pasos para iniciar parte del trayecto del camino.

Cada uno tenemos una perspectiva y una dirección o al menos eso nos demuestra el paso del tiempo, y algunos como yo , ni eso , es decir solo cuento con mi espíritu idealista por naturaleza y con la convicción de que cuando un día despejado vea con claridad el horizonte despegaré como el ave phoenix en busca de esa nueva dirección, pero lo que ya no podemos al menos pensar es en seguir quietos, cada detalle, cada iniciativa por pequeña que sea va sumando y no restando hacia esa nueva dirección que nos marque el camino.

Ser conscientes de donde estamos, de que nos gusta y que necesitamos cambiar ya es un paso para que a base de pequeños cambios en hábitos rutinarios adquiramos la costumbre de agilizar un habito más fuerte y más extenso con el tiempo.

Es más fácil comenzar con pequeñas metas e ir cumpliéndolas, que iniciar grandes cambios, con los riesgos que conlleva el esfuerzo radical de cambiar de vida repentinamente.

Lo que está claro es que el hábito es el hábito, y el hábito es necesario; es el hábito de tener hábitos, de convertir paso a paso un camino, que al fin y a cabo es de lo que se trata, sin más.

Ferran Aparicio
15 de abril de 2014


jueves, 10 de abril de 2014

SEXTO SENTIDO

SEXTO SENTIDO
Siempre hemos conocido el sexto sentido como la capacidad general de intuir ciertos hechos o circunstancias. Pero cuando hablamos de intuición hablamos de palabras mayores, en cuanto que es una facultad que se supone tenemos todos, de comprender las cosas al instante sin necesidad de realizar ningún tipo de razonamiento.

Como habilidad que es, sólo se trataría de desarrollarla sin necesidad de una asociación formal a una idea, sino simplemente como presentimiento de algún conocimiento o acontecimiento.

El sexto sentido va muy asociado a la premonición, en cuanto que genera la sensación de que algo va a ocurrir está ocurriendo o en el mejor de los casos resulta una adivinación de algo que va a pasar.Sin embargo la intuición desde un punto de vista filosófico y en cierta manera también psicológica, está unida al conocimiento inmediato no precisando de un método racionalmente deductivo.

Es cierto que todo en esta vida tiene su relación, la sincronicidad es también parte de ese sexto sentido en cuanto que sincrónicamente somos capaces de conectar nuestras ideas con situaciones tanto materiales como espirituales, siendo el cerebro el que está trabajando sin darnos explicaciones, que luego de una forma consciente relacionamos inmediatamente con la realidad aparente.

Muy diferente es la faceta del sexto sentido intuitivo por si mismo , en cuanto que hoy en día se nos ofrecen diversas aplicaciones y funciones y en especial en el mundo de la informática en el que se nos transmiten como intuitivas, es decir, que sin grandes explicaciones ni pensamientos vamos a saber como funcionan.

El sexto sentido es una sensación difícil de explicar porque no es constante en el tiempo, se presenta inesperadamente y nos da una información posible pero no científicamente real, si bien la consideramos en cuanto nos pueda servir para estar prevenidos ante asuntos agradables o desagradables.

La intuición se percibe independiente de nuestros cinco sentidos y eso por eso que se le llama sexto sentido. Algunas personas tienen más afinado su sexto sentido que otras, esto se debe a que en su memoria además de datos se encuentran vivencias de situaciones y formas de resolución de conflictos que surgieron en el pasado.

El cuerpo y la mente son parte importante cuando actúa el sexto sentido, de igual manera lo es el alma quien debe estar abierta al proceso intuitivo a través de la amabilidad y el perdón.

Lo que esta claro es que tenerlo lo tenemos todos, solo se trata de ejercerlo y cultivarlo. Técnicas como la meditación o simplemente el realizar ejercicio dejando que nuestra mente vuele a su libre albedrío, puede generar el desarrollo intuitivo de la acción.

Hacer caso a lo que nos dice nuestro cuerpo y nuestra mente junto con el auto conocimiento son herramientas que nos van a ayudar a e evitar conclusiones equivocadas, ya que al intuir se debe actuar con honestidad y decir la verdad para no llegar a engañarse con ilusiones falsas.

Ferran Aparicio
10 de abril de 2015






viernes, 4 de abril de 2014

CHARME

CHARME
Hay vocablos y muchas palabras que aparecen y desaparecen de nuestras vidas con cierta facilidad, por inusuales que son o porque no forman parte de nuestro entorno inmediato. Sin embargo cuando aparecen de nuevo, como es el caso del termino “charme”, se recuerdan con cierta añoranza.

No se si es cuestión de modas o modismos, pero lo que si es cierto es que “charme” se ha utilizado en determinadas épocas, como un termino importado del francés y que en determinada época estuvo muy en boga en España.

Aunque su traducción literal es “encanto”, esta palabra recoge muchos otros matices como elegancia, magnetismo, gusto y delicadeza.

Como término es difícil de explicar, es algo que se tiene o no se tiene, no se puede imitar y resulta como conducta algo intangible y como aptitud algo mágica. Quizás esto es debido a que el término “charme”, tiene que ver con los sentidos pero sentidos desde un punto de vista intelectual, dentro de un misterio quizás algo arrogante para los tiempos que corren, pero muy envidiable.

La persona con “charme” maneja de manera sorprendente su mirada desde una tranquilad absoluta, llegando a acompasar los tiempos en función de su propia música, por cierto muy llena de armonía, lo que le permite darse tiempo a sentir los movimientos y en esto se les percibe su radiante elegancia natural.

Al contemplar a una persona con “charme”, se despliegan los cinco sentidos, desde su voz, y su mirada a su movimiento natural genera un halo de misterio lleno de atracción, estilo y presencia.

La distinción que genera una persona con “charme” es de tipo genético, no se aprende ni se interpreta, pues lo que la hace distinta es esa mezcla entre; lo heredado, lo aprehendido, lo elegido, lo pulido, la educación, la cultura y la inteligencia, todas ellas en su justa proporción y situación y eso si de una forma natural.

Pero más importantes que estas cosas es gozar de la vida siguiendo la propia naturaleza, lo cual se logra solo gozando de buena salud y de estar enamorado de la vida, pues la fascinación es algo más notable que los gestos y modales, eso si siempre que se efectúe con naturalidad.

No se pueden vivir al mismo tiempo dos tipos de existencia: la necia, la excedida y la del prudente y moderada; ni se puede a partir de una cierta edad seguir haciendo vida nocturna y seguir con todo durante el día.

Cada uno tenemos nuestra filosofía y esa es la que nos acercará a nuestro éxito personal y lo que esta claro es que solo se vive una sola vez y más vale ser divertido que ser triste, y si no se tiene “charme”, saber apreciarlo y admirarlo, pues también es virtud, ya que la naturalidad es un factor a apreciar en cuanto que genera integridad y armonía.

Ferran Aparicio
5 de Abril de 2014