Páginas vistas en total

miércoles, 30 de julio de 2014

CONSTANCIA

Si hay algo que me perjudica es pensar en la constancia, aunque reconozco que como valor no tiene desperdicio alguno.

Hace unos dias recibí un e-mail que me encantó. Hacia tiempo que algo no me satisfacía tanto.

Después de haber desayunado tanto tiempo con Chavela Vargas como fondo musical , me la he encontrado en vivo y en directo identificándome plenamente con su contenido intelectual y que no deja más que hablar de libertad y soledad , dos conceptos , antagónicos y a la vez tan unidos como ustedes pueden ver.

Como cada cinco días, aquí estoy delante de la pantalla cumpliendo con mi rutina bloguera y aunque rutina suena algo como pedante que a la par que aburrido, dejo mi mente vagar por lo que vaya saliendo, sin más.

Desde este trasfondo de libertad asolada se descubre el que viste y calza como decía mi abuela , una persona politécnica que presume presuntamente de constancia, persistencia y coherencia o al menos eso si, lo intenta.

Sin embargo, al marcar objetivos la disciplina es el principal truco, pues el que quiere algo; algo le cuesta, y me refiero a tiempo y a trabajo.

Cuando hablamos de tiempo, hablamos de algo circunstancial, es decir no vale decir no tengo tiempo, vale decir me organizo mi tiempo, y a la hora de escribir es fundamental estar sembrado, aunque nunca pensé ser capaz de hacerlo.

Después de un tiempo, y una pequeña depresión, aprendí que se aprehende a escribir escribiendo y por supuesto leyendo, confiando en tu propia creatividad con una pizca de ausencia de crítica y con unas dotes de curiosidad y capacidad de cuestionar hasta donde tu mente es capaz de llegar.

Es claro que lo que te ayuda a ser conocido, reconocido y valorado profesionalmente es una mezcla adecuada de herramientas de comunicación y como estrategia se consigue tomando las decisiones adecuadas para lograr un objetivo.

Si quieres que piensen en ti como alguien a tener en cuenta tienes que combinar lo real con lo virtual y cuando digo combinar me refiero a meter un poco de cada mundo en el otro y como digo siempre, sin más.

Lo que está claro es que si no haces nada, vas a conseguir lo mismo que hasta ahora, nada y si no buscas nada, lo que te encuentres va a ser gratuito.

Lo que después de todo me queda claro, es que adoro a Chavela y ser libre es aceptar la soledad que conlleva el hecho de tener que invertir en tiempo y fundamentalmente saber dominar constantemente al tiempo, que como tiempo que es ,se nos va.

Ferran Aparicio
30 de Julio de 2014

viernes, 25 de julio de 2014

ME LO MEREZCO

Ha llegado el momento de plantearlo, de planteártelo, de que nos lo planteemos, es decir, realmente nos lo merecemos, o sigue siendo un sueño el seguir pensando en un futuro que no llega.
Desde hace unos años todo ha ido de mal en peor, sin más, para la mayoría de la gente. Hay gente que todo esto no le afecta pero a la mayoría de los ciudadanos nos ha llegado el síndrome de la tristeza, del conformismo y de la vejez prematura.

Hemos perdido energía, cada día tenemos más problemas por que tenemos menos ganas y todo se centra en el síndrome de la angustia y la ansiedad que nos corroe.

La angustia como tal es simplemente según la RAE, es un temor opresivo sin causa precisa y la ansiedad es un estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo, la combinación de ambas es un estado inquietante de vivir alterado, pero me pregunto como no vivir con este estado de inquietud cuando las circunstancias que nos rodean son solo para salir corriendo y no parar hasta caer en el más puro descendimiento.

La angustia y la ansiedad son los síntomas preámbulos de la depresión y se lo digo por experiencia. Los tratamientos químicos, si bien son necesarios pues estimulan el síntoma de relax, son justos y necesarios en cuanto que palian los síntomas de una angustia y ansiedad desmesurada, si bien vivir con ansiedad y angustia es un sufrimiento constante en contra de la paz y sosiego de la vida cotidiana.

Por otra parte resulta agotador el vivir en una tensión constante producida por esa ansiedad y angustia, que en la vida diaria se traduce a una preocupación general, una irritabilidad desmedida, una dificultad de concentración y memoria o simplemente una inquietud que no nos deja vivir.

Otro de lo factores a mencionar es ese insomnio general que nos aturde, aun durmiendo estamos pendientes de un hilo para despertar y pensar que no vamos a seguir durmiendo y descansando, sin hablar de las taquicardias, los dolores musculares, las micciones frecuentes y la sensación de debilidad en general.

Muchos son los síntomas, pero cual es el fondo de la cuestión me pregunto, nuestra debilidad o quizás el no estar preparados para el mundo que nos ha tocado vivir.

La cuestión es mucho mas sencilla, quizás solo se trate de no esperar nada, vivir el momento, y disfrutar de los pajaritos y flores que nos rodean. La sociedad ha mutado y nos exige que cada día estemos más preparados, más conscientes,…, pero la cuestión es para que y el por qué,…, como ves los síntomas son muy diversos y algunos pueden deberse a otros motivos diferentes de la ansiedad

Lo importante es que sepas que la angustia y la ansiedad pueden tratarse y mejoran mucho con los tratamientos. Yo te desaconsejaría el uso de medicación, pues acaban ocasionando más problemas de los que solucionan o hacerlo sólo en cortos períodos y con supervisión médica.

Ferran Aparicio
25 julio de 2014

domingo, 20 de julio de 2014

CUESTION DE ESTRATEGIAS

Cuando uno llega a una cierta edad, siempre he dicho; bien por que lo estoy viviendo; bien por que me está sucediendo y ya lo reconozco como algo normal; el hecho de que se va perdiendo la vigorosidad como el alka-seltzer cuando se disuelve en el vaso.

Si bien no se trata ni de ir sumando, ni de ir restando errores, sino de acumular experiencias, un día sin más, te das cuenta que el recorrido de una vida es una sucesión de situaciones donde los accidentes o imprevistos han sido el resultado de una combinación de malas decisiones, en el caso de que las haya habido o simplemente de improvisaciones poco argumentadas, estudiadas o ejecutadas.

Es también cierto que cuando hablamos de cuestiones de éxito o fracaso, hablamos de un conjunto; que no conjuro de acciones sino de la combinación de varios elementos, como siempre al menos dos, que ya hacen multitud.

Es por esto que no existen pócimas mágicas, y que no existen secretos, sino que existen combinaciones de ingredientes, posturas, y ejercicios que finalmente acaban en éxito o fracaso, tanto en el campo personal como en el campo profesional,según se combienen los ingredientes.

Siendo sinceros y acercándonos al principio maquiavélico de que el fin justifica los medios, si bien muchas veces suena algo chocante y dentro por supuesto de la magia blanca de la vida, un día te das cuenta con la perspectiva del tiempo de cómo si hubiéramos jugado bien nuestras cartas o ejecutado en otro orden nuestras acciones hubiéramos obtenido lo que codiciosamente habíamos planificado.

Pero llega un momento en que finalmente te das cuenta que todo es cuestión de estrategia, que no se tratar de parar pero si de aquietar y reflexionar sobre lo que hemos aprendido. Es cierto que hay cosas que nos suceden y no tienen explicación y hay otras que bien pensadas nos pasan por no haber sido estrategas, tanto en lo profesional como en nuestras relaciones sociales.

La estrategia nos ayuda a ajustar nuestra vida como horma al zapato, y llevar a la acción lo que con tanta vileza hemos reflexionado, eso si sabiendo a que objetivo nos dirigimos, haciendo las cosas bien y tratando de mejorar tanto en lo que te pertenece como lo que no te pertenece pero te afecta.

Ingredientes como profesionalidad, fiabilidad, vistosidad, amabilidad,…, incluso ternura, en su justa medida y proporción, son quizás y sólo quizás, esa estrategia a medida que sólo nosotros podemos pocimar, sabiendo distinguir en cualquier caso las razones del éxito respecto a las razones de la felicidad.

Ferran Aparicio
20 de julio de 2014

martes, 15 de julio de 2014

CUESTION DE VALIA


CUESTION DE VALIA
Hace ya años, es decir desde el 2007 que estamos acostumbrados a los cambios , a acumular cursos, doctorados, masteres, por no hablar de nuevos planes de estudios a nivel europeo como el  Bolonia, en el que uno ya no sabe ni quien es ni que coño hace , o si es o no es pues parece que la profesionalidad se halla convertido en una cuestión de peso , donde lo que vale es acumular cursos y carreras e idiomas , por no hablar de masteres, para demostrar que uno está cualificado.

No es menos cierto que normalmente a nadie le regalan nada, incluso en esas pseudos-universidades privadas en las que el costo de un año lectivo es superior a diez veces el sueldo interprofesional mínimo anual de un trabajador y donde el trato privativo y exclusivo es un don por excelencia.

Pero en estos tiempos de crisis, y después de que todos nos sentimos pesados con los curriculums que aportamos; ha quedado demostrado lo que inicialmente fue una premisa clara antes de empezar el camino y es que todo es cuestión de valía.

La economía europea y las empresas ya no contratan al peso, sino que contratan gente con habilidades muy pronunciadas, caracteres aseverativos y sobre todo de gran destreza asimilable a esbeltez, nada que ver con resonancias universitarias.

Está claro que el actual perfil de contratación es más que un perfil universitario, o formado en grado; es un concepto  profesional de solucionador de problemas y gestor de beneficios. Es por ello  que nuestro objetivo como futuro mercader de pasión y conocimiento es vender nuestras valías poniendo énfasis en cualquier oportunidad que se nos acerque, pues lo que esta clara es que a casa ya no viene a buscarnos nadie por la escasa demanda que existe y la plural oferta que existe en el mercado.

También hay que considerar que la experiencia es un grado, pero hay que ser racionales y ofertarla en su justa medida, ni en exceso ni en defecto, sino simplemente como elemento clave en detectar las soluciones justas y precisas que se detectan en los problemas de nuestra oferta que al fin y al cabo es donde están las oportunidades.

Todo como se intenta racionalizar ha cambiado , ya no es cuestión de peso , es cuestión de valía y el mercado ha variado su composición segmentaria, por lo que ni debemos obsesionarnos en nuestra falta de encaje en este nuevo modelo , ni debemos esperar sentados a encontrar un hueco donde encajarnos nosotros mismos como pieza primaria.

Como todo en la vida el principio de la autenticidad en el sentido de no auto engañarnos es la pieza inicial a la hora de volcarnos en un mercado donde lo primero que vamos a vender es con que herramientas contamos y de que somos capaces de ofrecer en relación a lo que nos piden, no equivocándonos en ningún momento que somos lo que creemos que somos, obviando muchas posibilidades que no desarrollamos y de las cuales somos capaces en caso de apuros desarrollar.

En cualquier caso la relevancia o el valor no es algo absoluto sino relativo y como decía alguien depende del cristal con que se mire, dependiendo simplemente del momento en que el calidoscopio de mercado encuadre en nuestro comportamiento aseverativo.

                                                             Ferran Aparicio
                                                           15 de julio de 2014

jueves, 10 de julio de 2014

CONTRASTE EMOCIONAL

El otro día estaba sentado en el paseo marítimo, y se me ocurrió enajenarme mentalmente como persona y mirar desde la perspectiva del vacío a la gente. Fue como un estado de enajenación mental consciente a mitad de camino entre la meditación trascendental y la percepción intelectual ajena al raciocinio.

La verdad es que la primera idea que surgió es cuan diferentes somos las personas y como nuestra mente nos crea ideas y conceptos variopintos en un instante, sin más que una observación de contrastes que nos llaman la atención.

La clave de todo contraste emocional es claro que está en el cerebro. El cerebro primitivo es muy rápido y efectivo y sobre todo es instintivo. El instinto da pistas de algo que desde el subconsciente manda la emisión de una imagen, un pensamiento o simplemente una idea y la razón pone excusas y en su caso decide.

El contraste emocional parte de esas experiencias donde el cerebro primitivo trabaja mensajes fáciles y decisivos, decide e identifica el beneficio, se rige continuamente por la persecución del bienestar y la supervivencia, es muy sensible al contraste porque sigue considerando que debe tomar decisiones rápidas, busca lo que le es concreto, cercano, familiar, amigable y fácilmente reconocible.

Cuando ves pasar a la gente delante de ti y estas en este estado que les cuento, la mente lo único que es capaz de apreciar son los contrastes que despiertan la chispa de la imaginación o simplemente la chispa de la vida o de la intuición.

Sin embargo lo intuitivo reduce opciones a lo binario para sobrevivir. Tiende a sólo entender de lo que cree que es bueno y lo malo para él. Es por ello que el cerebro primitivo recuerda el principio y final y olvida prácticamente todo lo que está en medio, por su función eminentemente visual, es decir a partir del contraste va reconociendo información y la clasifica.

La terrible necesidad de actuar de una forma rápida y concisa ante una circunstancia apremiante, genera una ansiedad de no saber que va a ser de nosotros en un futuro inmediato, por lo que se acelera decisiones irracionales consecuencia de desagradables noticias de máxima notoriedad.

En cualquier caso es cierto que las grandes decisiones se basan en el miedo a lo que pasará, sin embargo el sistema perceptivo está diseñado para facilitar la accesibilidad a los cambios y a las diferencias, porque de la observación se desprenden los contrastes.

Como experiencia les animo a vivirla, pues es una manifiesta paradoja del concepto de elección, que se produce cuando a medida que la cantidad de la variedad aumenta, la persona puede optar por no escoger nada. Las comparaciones difíciles y estresantes bloquean a la persona y le colocan en un modo de alerta de activación por incomodidad.

Este proceso se repite a menudo y sobre todo hay que estar alerta a lo que se nos presenta como nuevo, pues esto nos facilita el reconocer el contraste de nuestra decisión y nuestro contraste emocional.

Ferran Aparicio
10 Julio de 2014

sábado, 5 de julio de 2014

MI LADO DERECHO

El otro día asistí causalmente a una tertulia en la que sin más, decidí interpretar el papel de espectador, por aquello que algo me estaba provocando curiosidad ante actitudes y aptitudes tan diferentes entre los personajes que habitaban. Me vino la idea de que distintas somos las personas y como pensamos diferentemente en función de muchas circunstancias entre las que se encuentra la primordial, nuestro cerebro.

El cerebro humano, tal cual lo describe cualquier enciclopedia, como la wikipedia, está formado por dos mitades o hemisferios, el izquierdo y el derecho, si bien ambas mitades están conectadas entre si, existen ciertas diferencias entre las personas que desarrollan un hemisferio u otro, tal cual pasa con los diestros y los zurdos.

El hemisferio derecho gobierna tantas funciones especializadas como el izquierdo y su forma de elaborar y procesar la información es distinta del hemisferio izquierdo, siendo integrador, sensitivo y habilidoso en lo visual y sonoro, si bien peca de falta de verbalidad pero teniendo la facultad para captar o expresar emociones de la comunicación.

Los artistas tienen fama de excéntricos, de vivir incómodos en aquello que la sociedad más privilegia y, por consecuencia, preferir las márgenes, en varios sentidos: las márgenes de la opinión hegemónica, de la moralidad imperante, de los gustos celebrados.

Está demostrado que el cerebro de las personas dedicadas a actividades artísticas es estructuralmente distinto al de aquellas que no tienen en el arte su ocupación principal. Sin embargo el hemisferio izquierdo es la parte motriz capaz de reconocer grupos de letras formando palabras, y grupos de palabras formando frases, tanto en lo que se refiere al habla, la escritura, la numeración, las matemáticas y la lógica, como a las facultades necesarias para transformar un conjunto de informaciones en palabras, gestos y pensamientos el cerebro comprende las ideas , los conceptos y los almacena en un lenguaje no verbal, que luego traduce a un lenguaje o idioma aprendido por el individuo mediante la cultura. Los tests de inteligencia que investigan el vocabulario, la comprensión verbal, la memoria y el cálculo aritmético mental, detectan el origen de la actividad en el hemisferio izquierdo.

Sin embargo el tropezarme con el libro “Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro” es una de esas obras que por su originalidad e inspiración marcan un antes y un después y se constituyen en obligado punto de referencia y aporta nuevas sugerencias para aplicar las técnicas de aprendizaje artístico en el ámbito empresarial y en la resolución creativa de problemas, te das cuenta en que se diferencian ambos hemisferios.

En realidad todo es algo mucho más sencillo de lo que parece el hemisferio derecho ubica la percepción u orientación espacial, mientras el hemisferio izquierdo está más pendiente de la parte verbal , la aritmética y en general de la pura lógica.

Coinciden muchos científicos que la imaginación y la creatividad suelen ser características de las personas que desarrollan más su hemisferio derecho; mientras que la lógica o las matemáticas, son la especialidad de aquellos que utilizan más su hemisferio izquierdo, no obstante como decía Aristóteles al definir el sentido común, en el punto medio está la virtud, aunque me incline más a lo intuitivo, sensitivo e imaginativo, por decir un algo.

Ferran Aparicio
5 de julio de 2014