Páginas vistas en total

viernes, 30 de enero de 2015

IMAGING PEOPLE

IMAGING PEOPLE

Muchas veces cuando me enfrento a un papel en blanco me resuena algo y eso hace que se inicie un proceso mental inconsciente que se va desarrollando sin más. Es bien cierto que vivimos en un imperio de lo mental de las experiencias espontáneas, a veces medio pensadas y a veces vividas, pero también es cierto que a veces esas experiencias no están realmente vividas aunque el tiempo las haya sobrepasado.

Cuando nos empeñamos en algo normalmente a corto, medio o largo plazo lo conseguimos, la perseverancia nos acerca a nuestro objetivo si bien lo racional está tan sobrevalorado que creemos a menudo que pensar e imaginar las cosas equivale a hacerlas, experimentarlas incluso conseguirlas.

La pura realidad es que no es cierto en la mayoría de los casos; pues el factor tiempo nos traiciona y somos nosotros los que permutamos nuestra consciencia en el tiempo y vamos adaptándonos y adaptando nuestro objetivo en función de la experiencia que vivimos.

Pero lo que también es cierto independientemente de la auto-transcendencia que nos con lleva en el tiempo es que nada sustituye a la experiencia como fenómeno cognoscitivo de vivencias personales.

En ese mundo que vivimos del “imaging people”, no faltan los gurús del coaching que nos ofrecen su asesoramiento emocional en algo que sólo conocen de una manera teórica y muy alejado a nuestra emoción emocional y sentimental.

Es cierto que diagnosticar por otra parte es reconocer en la persona de enfrente, algo que se conoce de una forma teórica, pero lo que resulta imposible en la persona ajena es experimentar por uno mismo lo que se sustituye por otro y con otro tipo de experiencia.

Al final nos damos cuenta que los consejos sólo son un saber teórico y que tenemos que caer en la técnica del “imaging people” como algo propio. En este sentido la inteligencia emocional parece la guía adecuada para el control de nuestras emociones tanto negativas como positivas.

En cualquier caso sólo nos queda que imaginar, aceptando que cuando llegue aquello que hemos programado y deseado no sea tan magnifico como lo habíamos imaginado, sino que con la perspectiva del tiempo nos damos cuenta que la realidad nos es tan espectacular como lo son nuestros sueños.

Concluyendo sólo se trata de reflexionar y mediar sobre el equilibrio entre lo que imaginamos y nuestras expectativas, pues en definitiva aunque nos aferremos a nuestras propias creencias y pongamos nuestras expectativas en una predicción de futuro, nadie nos podrá quitar la idea de que la vida es un sueño y que imaginando vamos viviendo , con que lo dicho, “imaging people”, sin más.

Ferrán Aparicio 
30 de enero de 2015





lunes, 26 de enero de 2015

idealist@s: APASIONANTE CREATIVIDAD

idealist@s: APASIONANTE CREATIVIDAD: Hablar de creatividad, es hablar de palabras mayores, en concreto y a mí personalmente el tema de la creatividad me apasiona. La creati...

domingo, 25 de enero de 2015

APASIONANTE CREATIVIDAD




Hablar de creatividad, es hablar de palabras mayores, en concreto y a mí personalmente el tema de la creatividad me apasiona.

La creatividad, como la alegría, el discurso o la empatía, son virtudes que apasionan y causan cierta envidia a los que las sufren o añoran.

Sin embargo es y desde una actitud positiva, accesible para todo el mundo y en todos los campos de la vida y es una de las características que más humanos nos hace y nos permite ir adentrando en aspectos reveladores de expresiones que nuestro subconsciente tiene arraigados abriendo nuestra mente hacia nuevas posibilidades y oportunidades.

Cuando hablamos de creatividad, no podemos dejar de hablar del libro “El camino del artista” de Julia Camerón, donde se estudia el camino hacia la creatividad desde distintos aspectos de una forma sencilla y práctica, y en su ejercicio se obtienen resultados increíbles.

Pero la creatividad también está relacionada con nuestros hemisferios dentro del cerebro, coinciden distintos científicos que en la creatividad que desarrolla técnicas y juegos, son guiadas y desarrolladas por el hemisferio izquierdo o cerebro racional y las técnicas intuitivas son las consideradas del hemisferio derecho o cerebro inconsciente.

Pero la creatividad como tal es un acto de valentía en el que nos enfrentamos con nuestros propios miedos y supone en realidad de romper todas nuestras dependencias expresando nuestra intimidad más profunda desarrollando espontáneamente nuestros mejores talentos, sin menos cabo del hemisferio con la que estamos trabajando.

Por otra parte la racionalidad también entra en el proceso de creatividad en cuanto que no se puede dispersar la mente en un mundo demasiado extenso. Si aislamos de una forma espontánea el objeto que deseamos crear bien por intuición, bien por un deseo expreso, nos damos cuenta como la mente lo aísla centrando una solución única y propia mediante un complejo proceso de combinación de hipótesis, adaptaciones y soluciones que muchas veces nos sorprenden a nosotros mismos, y aceleran de una forma espontánea su resolución.

En general y desde una actitud positiva y al mismo tiempo inocente vamos explorando nuestros propios recursos y un mundo irreal que nos induce a la expansión creativa.Esa seguridad que nos dan los resultados que vamos alcanzando son los que reafirman el lado oculto de la adversidad de la lucha con nosotros mismos y lo transforma a un estado de naturalidad que finalmente define ese estilo propio como esa forma lógica de hacer o crear las cosas, que nos caracteriza y fomenta nuestra marca propia.

En general y se lo digo por experiencia es tan fácil como confiar y amar a nuestro guía interior, perdiendo nuestro miedo a la intimidad y a expresar aquello que realmente sentimos , renunciando ingenuamente a la dependencia del mundo que nos rodea y a la idolatría , eso sí desde la apasionante creatividad.

Ferrán Aparicio

25 de enero de 2014



martes, 20 de enero de 2015

idealist@s: EL ARTE INCOMPRENDIDO

idealist@s: EL ARTE INCOMPRENDIDO: Entre todos esos temas pendientes de revisar y que este año me tengo que enfrentar a ellos, bien como meta bien como propósito, está esa ...

EL ARTE INCOMPRENDIDO

Entre todos esos temas pendientes de revisar y que este año me tengo que enfrentar a ellos, bien como meta bien como propósito, está esa nueva dimensión del arte incomprendido , o dicho de otra forma como empezar una nueva etapa dentro del mundo del arte, el cual amo profundamente, como el mar o la mar, sin más.

Mucho hemos cambiado todos, en los últimos años, con las nuevas tecnologías, los medios de comunicación y nuestra propia mentalidad colectiva y ese “open-mind” como actitud y aptitud de enfrentarnos a ese mundo llamado presente, pero como expresión poética expresada fuera de nosotros en ese punto de encuentro que dentro de nosotros, donde no se encuentra el arte como propio, surge la dicotomía del arte incomprendido.

La reacción del público ante lo que expresamos es el feed-back que el artista necesita independientemente de la recompensa económica secundaria para reconocer una propuesta sutil incluso poética de un discurso sentimental aceptado.

Sin embargo la aceptación y la compresión es un acto generoso del público en el que se reconoce un medio de expresión, una materialización del duende como propuesta, porque en cualquier caso para que exista el arte ha de haber artistas.

Cuando te atreves a enfrentarte a un público en una exposición o en una exhibición, el arte individual se transforma en colectivo y ha de expresarse, comunicarse y tratarse, a través de otro arte; el arte colectivo.

Hay una razón para ello, una causa: estamos ante un arte que no existe por si solo; necesita de la complicidad, la expresión, el soporte, la creatividad de otras artes, de otro colectivo: el plural que acepta, comenta y expresa su reacción ante nuestra emoción.

También es cierto que el arte como medio de expresión no puede ser un mundo introvertido y cerrado,…, si lo es, se incomunica, se cierra, se entronca, es un arte inútil cara al mundo exterior.
Pero si analizas el público a que te diriges pierdes la libertad de expresión que tiene el arte como tal, convirtiéndose en un arte incomprendido, solitario, sin mensaje incluso privado de contenido que sólo se alimenta de sus acólitos, de sus partidarios.

En esa búsqueda de sentido, de análisis de resultados, está claro que no está la respuesta, pero si el planteamiento de un cambio inminente que nos haga comprensibles, expresen sus valores de mensaje y reflejen los valores creativos.

En general todo el mundo somos autocriticos y queremos evolucionar pero no podemos perder vista que debemos reflexionar sobre lo que queremos expresar y a quien se lo queremos comunicar, porque incluso en el arte siempre hay un aspecto incomprendido.

Ferrán Aparicio
20 de enero de 2015

jueves, 15 de enero de 2015

DOCE MESES,DOCE CAUSAS



Muchos son los eslogans publicitarios, que en esta etapa navideña y post navideña nos llegan, unos nos llegan al corazón y otros nos hacen pensar.


El año pasado planteaba en un post que visualizar el patrón de nuestras debilidades-amenazas-fortalezas-oportunidades, es decir el método DAFO, a través de un Collage, era un método como para empezar a visualizar y ejercer la atracción de aquello que nos seducía y estaba pendiente de materializarse. 


Este año me resuena aquello de doce meses doce causas, como medio a corto y medio plazo ir resolviendo o al menos replantearnos aquello que nos preocupa, nos planteamos y queremos intentar resolver.


La idea es que a través de esos próximos doce meses ir creando mes a mes una resolución que aunque tenga el contexto del momento, crear un nuevo contenido y material para aquella causa que nos proponemos resolver.


Cuando las cosas nos van bien el ser humano por naturaleza tiene la tendencia a dejarse llevar, sin embargo cuando nos congelamos por decir un estado de relajación mental llegamos a un estado de rutina y seudo-complacencia que no nos aporta nada nuevo. Cuando uno se deja en cualquier aspecto de su vida bien sea un factor físico o psíquico al final la involución nos llega a pasar factura, pues dejar de crecer es empezar a declinar en cualquier caso.


La cuestión sólo se traduce de una forma racional donde nuestro cerebelo va seleccionando en su justo orden lo que más nos preocupa o en su caso nos interesa. Les animo a coger un trozo de papel incluso una simple servilleta y empezar a escribir esas palabras abstractas que nos preocupan, ponerlas en su justo orden y empezar a elucubrar cual es la solución a su contenido, eso sí una detrás de la otra, como eslabones de las etapas que representan nuestra vida.


Es bien cierto que por esa falta de constancia efectuamos trabajos innecesarias y acciones que no nos aportan ningún objetivo bien por rutina, bien por falta de un planteamiento racional, pero lo que también está claro es que lo que resolvemos es algo que ya tenemos solucionado, si es que tiene solución y si no hacia el siguiente eslabón en el tiempo.


Es también cierto que a estas alturas de la vida como dice la actriz Meryl Streep, ya no tenemos tiempo ni paciencia para aguantar invitaciones a eventos y sucesos que no nos aportan nada y nos hacen retroceder y preferimos la paz de nuestro entorno tratando de de establecer un objetivo, trazar una ruta y unas acciones y tratar de mantenerse lo más centrado posible.


En cualquier caso tenemos doce meses con doce causas pendientes que van a ser estos los objetivos personales, los que de verdad le hagan encontrar el sentido a su vida y en cualquier caso ayudarte a cambiar tu vida pero con sentido, eso sí, sentido común por supuesto.


Ferran Aparicio

15 de enero de 2015

sábado, 10 de enero de 2015

DUELO DE TITANES

Todos y cada uno de nosotros sabemos el significado de la palabra duelo, en el peor de los casos sabemos que proviene de la palabra dolor, sin embargo el duelo se refiere más al proceso de adaptación emocional que se sigue a cualquier perdida, comúnmente a la pérdida de un ser querido y actualmente hasta de la pérdida de un empleo.

Quizás y sólo quizás y en los tiempos que corren y después de un año recién inaugurado deberíamos reflexionar sobre el duelo emocional que sentimos los españoles de a pie por el año pasado, que hemos pasado, valga la redundancia.

No es misión de fondo de este blog el entrar en aspectos políticos sino más bien conceptuales y  emocionales que sirvan de reflexión, o al menos  de eco en aquello que resuena en cada momento.

El duelo como tal es la reacción psicológica ante la pérdida de algo y que redunda en consecuencia en un comportamiento  reaccional de sufrimiento y aflicción, cuando algo o parte de un todo desaparecen o cambia radicalmente.

Nadie en este país que vivimos hemos dejado de perder algo en parte o totalmente, bien emocionalmente bien material o intelectualmente de una forma u otra, con una dimensión particular y un significado especifico. Pero como reacción de que se concibe  se trata de empezar a asumir y reaccionar, donde estamos, quienes somos y que es lo que queremos, sabiendo que lo perdido, perdido está, y no podemos quedarnos quietos en el proceso que se ha prologado en el tiempo necesario para la elaboración de ésta pérdida.
Semánticamente el duelo también puede significar ese enfrentamiento pactado entre dos personas o personajes, pactado y tratado y como titanes que somos todas las personas, no nos queda más remedio que afrontar esta situación reaccionando y asimilando lo que nos ha tocado vivir.

En el duelo por la muerte de un ser querido se considera superado cuando la persona se siente afortunada por haber compartido la vida con el fallecido, en el duelo de la vida económico-político-social ya es hora de aprehender de nuestro propios errores y de los errores ajenos y asimilar que el principal reto es asimilar lo perdido, y aún con sentimiento de rabia por todo lo que nos ha sucedido, aparezca el sentimiento de reorganización.

Si bien la manifestación externa del duelo es el luto, que es su expresión más o menos formalizada y cultural, el duelo psicológico tiene en el luto su correlato más social, aunque toda la sociedad nos vistamos de color.

Como titanes que somos, sabiendo que eran una raza de poderosos dioses que gobernaron durante la legendaria edad de oro, tenemos que mentalizarnos que la solución está en nuestras manos y que ya pasado ese luto que ha durado más de siete años, es hora de aceptar y reaccionar ante el momento que nos encontramos no admitiendo, ni por un minuto más el silencio por respuesta, y la inactividad como procedimiento.

Les animo a exteriorizar sus reacciones y sobre todo a clarificar el momento y consecuencias del momento en que ustedes se hallan y del momento común de nuestra sociedad, que del mío ya me preocupo yo, pero lo que tengo claro que el duelo se ha acabado y que ahora como titan que me considero, sólo me queda la gradual reconexión con la vida diaria, y la estabilización  de los efectos de los altibajos que hemos sentido en la etapa anterior, pues lo que todo tenemos claro es que nos toca renacer como el ave fénix.
                                                                        
                                                                Ferrán Aparicio
                                                            10 de enero de 2015

lunes, 5 de enero de 2015

ABURRIMIENTO SOBERANO


ABURRIMIENTO SOBERANO
Estamos en un momento donde los españoles o la mayoría de ellos, estamos un poco en estado de aburrimiento soberano: Los mismos temas, las mismas cantinelas, y las mismas perspectivas ante un año nuevo en el que nada ha cambiado respecto al anterior, lo cual era de esperar pasado el corto periodo de tiempo que nos lleva.

El aburrimiento soberano atiende no sólo a Don Alfonso XIII de Borbón y Hamburgo-Lorena, de quien siempre se dijo que se aburría soberanamente, habiendo nacido aburrido, sino también  del simple aburrimiento soberano con  el tema de la soberanía.

Motivos hay muchos en la sociedad española; unos no se cansan ya sólo con el tema de la soberanía sino con la típica y constante amenaza constante de temas independentistas, que pecan de cansinos como si el resto de los españoles nos importara sus soflamas rupturistas que resultan de una ingenuidad en cuanto a la seguridad jurídica y económica del pueblo al que representan y en el que están insertados.

Es bien cierto que en general  a todos, no nos divierten las mismas cosas, pero hay temas y gente que coinciden en aburrir a casi todo el mundo.

La ciencia ya ha advertido que no existe un gen que determine el aburrimiento, sino que se trata de una cuestión de actitud y aptitud, en la que no hay que ser especialmente inteligente, incluso listo ni habilidoso para resultar entretenido y se lo digo por experiencia, en cualquier caso sólo se trata de saber lo que debemos o nos apetece hacer.

Es cierto que la persona aburrida se caracteriza por la persona que ejerce en su vida una actitud negativa y quejica, eso sí, entorno a su vida y sus problemas, pero lo que también es cierto que aburren a los que los rodean, aparte de inyectarles esa toxicidad innecesaria.

En definitiva asociamos el aburrimiento tanto con el silencio de determinadas personas como de aquellas que hablan de cosas triviales o superficiales, con cierta tendencia a repetirse y reciclando en su reflejo interno sobre los demás con cierto grado de narcisismo inmaduro e inapropiado.

Las actitudes impostadas como rebelión a la actitud aburrida reconocida también es una característica  que delata a las personas aburridas, que por su eterna seriedad no despiertan empatía en el medio que se relacionan.

Les animo en el año que empieza a plantearse a aprender a ser divertido aunque sea solo para ustedes mismos, simplemente con ejercitar unas conductas básicas como ser más extrovertido revelando con naturalidad sus sentimientos, sin prejuicios ni revestimientos, y evitando centrarnos en nuestro egocentrismo , pues en el fondo a nadie le interesa nuestra vida, más que a nosotros mismos, y lo que en cualquier caso todo el mundo pretende es a través de la comunicación , tanto verbal como no verbal ,es aprehender , algo que le resulte interesante , por aquello de que compartir también es vivir, eso sí divertidamente , porque en cualquier caso siempre vale más ser alegre que ser triste.

                                                            Ferrán Aparicio
                                                       5 de  enero de 2015

jueves, 1 de enero de 2015

PRINCIPIOS Y VALORES


Reflexionando sobre aptitudes y actitudes, hechos y razones, y principios y valores  de este último año, me resisto a pensar que los españoles no sólo estamos  de mal humor ante tanto acontecimiento, sino que estamos empezando a perder el norte por el que hemos luchado la mayoría, en esa ansia de evolucionar hacia una libertad madura.

Cada día tenemos más medios de conocer noticias, contratarlas y ver como el efecto dominó va delatando las actuaciones de determinado grupo de personas sin principios ni valores, pues si los tuvieran no actuarían en contra de una sociedad plural que al fin y al cabo es soberana.

El problema es que un efecto dominó es imparable y va sacando actuaciones concadenadas que nos llevan al pasado lo cual nos demuestra cuán ingenuos hemos sido al confiar y creer en demasía en  determinadas personas o personajes.

El problema surge cuando estas actuaciones nos afectan y nos remueven entrañas y sentimientos y reaccionamos con nuestros grandes talentos en defensa de nuestros propios principio cayendo en el trapo rojo de la respuesta del desgaste.

Ni las circunstancias económicas, ni nuestro estado de tranquilidad nos ayudan a replantear con serenidad esos pasos con que reaccionar ante esta situación y que no nos afecte a aquello más susceptible de ser atacado que es nuestro ”yo” personal, envuelto por nuestros principios y valores, que al fin y al cabo es lo que nos da y motiva en la transcendencia individual y social.

Es por ello que debemos reflexionar o al menos yo lo intento, de como salvaguardar esos principios y valores  que constituyen nuestros propios pilares  para el desarrollo de todas las facetas de nuestra vida del contexto en el que estamos viviendo, separando lo que es propio  y lo que es ajeno como medio de no afectar nuestra propia integridad.

Todos sabemos o al menos intuimos que los principios son normas que nacen de nosotros mismos bien por aprendizaje individual, bien por nuestra experiencia grupal en nuestra interacción con nuestros medios, mientras que los valores son códigos morales que suelen pertenecer a una sociedad y condiciona el desarrollo de que esta tenga. El problema surge cuando los valores se contaminan y afectan a nuestros principios, entonces es cuando hay que reaccionar.
El proteger esos principios y valores implica una doble actuación, por una parte de revisión desechando aquellas creencias limitantes sobre nosotros mismos y por otra parte de evolución en el camino de nuestra propia discrecionalidad sin afección de los agentes exteriores contaminantes.

Somos aquello en lo que creemos y no podemos renunciar a nuestros principios y valores, pues renunciaríamos a nuestras convicciones, con lo que consecuentemente rechazaríamos de pleno el relativismo que conlleva contemporizar con nuestras actitudes y acciones aquello que creemos. Les animo a asumir y proteger sus principios y valores, pues si los pierde se van a perder a ustedes mismos y lo que se va ya no vuelve, por definición.

                                                         Ferrán Aparicio
                                                     1 de enero de 2015