Páginas vistas en total

jueves, 30 de abril de 2015

idealist@s: idealist@s: EXILIO FORZOSO

idealist@s: idealist@s: EXILIO FORZOSO: idealist@s: EXILIO FORZOSO : Hace unos días saltaba a la palestra que más de ciento cincuenta mil personas, habían ahuecado el ala y se habí...

EL SINDROME DE LA FELICIDAD APLAZADA


 Es cierto que una de las cosas que todos los humanos por unanimidad deseamos fervientemente es ser felices en esta vida.
También es cierto que en esta vida más vale ser alegre que ser triste, pues es la felicidad la que nos va a llevar al éxito ,pues lo que ya hemos o tenemos superado es el hecho que los éxitos no nos van a generar felicidad sino a ver y disfrutar de objetivos cumplidos.

Los humanos, por humanos que no divinos que somos, nos pasamos la vida poniéndonos metas y objetivos, y una vez superados u obtenidos perdemos cualquier aliciente sobre la energía que hemos invertido,  generando de nuevo otros de mayor alcance, tamaño o intensidad.

El síndrome de la felicidad aplazada lo que nos ayuda a comprender es este proceso, la felicidad no se genera una vez obtenido lo que queríamos; pues  la oportunidad de ser feliz nunca llega al posponerla ya que  lo que no nos damos cuenta es que la oportunidad siempre la tenemos en cada momento de nuestro presente y no es cuestión de objetivos, éxitos y otras prebendas cumplidas.

Cuando llegamos muchas veces a comprender que el secreto está en el camino y no en la meta, muchas veces ya es tarde pues el objetivo se ha  cumplido con la correspondiente pérdida inmediata de interés que esto nos produce.

Respecto a la posesión que no deseo, está claro que la felicidad no es lo que tienes sino lo que eres y eso se denota en como transmites tus energías en lo que haces; como te relacionas o simplemente como convives.

El problema del síndrome de la felicidad aplazada, es que el tiempo nunca vuelve, por lo que no podemos recuperar situaciones de cualquier índole en el pasado, ni tampoco podemos sacrificar la felicidad del presente por un futuro circunstancial de dudosa existencia.

Cosas como la actitud positiva, valorando los aspectos que tenemos y sentimos en el presente, es un buen punto de partida para planificar aquello de lo que dudamos, eso si en el aquí y ahora y dentro de nuestras propias circunstancias, sin envidias ni anhelos, pues lo que está claro en cualquier caso que para ser feliz no sólo hay que tener un plan de acción premeditado en cuanto a consciencia se refiere, sino aprender a tomar decisiones valientes disfrutando de su aceptación para evitar el síndrome de la felicidad aplazada.

En cualquier caso no debemos confundir éxito y felicidad, ni tampoco aplazar nuestra vida pues más allá de los resultados que conseguimos está como nos sentimos en el camino mientras luchamos por nuestro objetivo y sólo en la cuestión que te provocas se puede vivir disfrutando de las oportunidades que se presentan.

                                                               Ferrán Aparicio
                                                            30 de abril de 2015

 

miércoles, 29 de abril de 2015

idealist@s: EXILIO FORZOSO

idealist@s: EXILIO FORZOSO: Hace unos días saltaba a la palestra que más de ciento cincuenta mil personas, habían ahuecado el ala y se habían lanzado a una nueva ...

sábado, 25 de abril de 2015

EXILIO FORZOSO


Hace unos días saltaba a la palestra que más de ciento cincuenta mil personas, habían ahuecado el ala y se habían lanzado a una nueva aventura de trabajar en el extranjero. Los destinos eran, variados, variopintos y diferentes, ni les digo la cantidad de diferentes situaciones que había producido esta situación, pero el punto común era como no, la falta de una oportunidad laboral.

No voy a incidir sobre el concepto de fuga de talentos que empobrece a un país, además de arruinarlo en el sentido que cuando un estado político y social, ha fomentado la educación con el esfuerzo brillante de alguien, va éste y se nos va en su mejor añada, a rematar lo que aquí hemos generado, con sus costes respectivos para el resto de la sociedad, sin más que por una simple deficiente gestión laboral de posibilidad de desarrollar su talento.

La verdad que es cómico a determinadas edades donde ya lucen canas, el hecho de reflexionar llegando a la conclusión de que aquí no hay quien viva, además de esa famosa serie televisiva, el concepto que conlleva aparejado.

Al margen del revolutum político y social, donde muchos ya no sabemos dónde mirar más que al frente y con cuidado de no tropezar, me da pena pensar como han pasado los años y mucha gente nos encontramos como siempre en esa generación sándwich, que ni somos jóvenes ni somos mayores, pero hemos luchado por un futuro que nunca llega, por no decir un presente poco apetecible.

Es cierto que si me pillara con veinte años menos, yo sería el primero en salir corriendo con lo puesto, pues ya son varias las crisis económicas que hemos pasado los de mi generación, dicen que son cíclicas, pero cada día son más largas y se acercan más entre ellas y nos recuerdan con cotidianidad los debates que parecían olvidados desde la postguerra española.

Dicen que en el papel que cada cual escribe la historia de su vida se ve marcado por una arruga grabada en el mismo, para los más afortunados simplemente una marca para otros una brecha insalvable, pero lo que si es cierto que hay que perder los miedos y renovar el papel en que vivimos.

Es cierto que la imagen del exiliado forzoso actual, es una imagen más joven de la que en nuestra sociedad estábamos acostumbrados a recordar, donde los rasgos de hambruna y despedida con sollozos en las estaciones se transforma.
 
Hoy en día es más fácil viajar mucho más lejos a mundos donde las oportunidades están esperando a gente preparada. El exilio forzoso es una situación difícil pues a nadie le gusta salir de su zona de confort, pero sin embargo no podemos perder la perspectiva de que quien no se moja, no cruza el charco.

El viaje de la vida nos lleva ya en territorio nacional por caminos desconocidos, pero el inmovilismo puede ser la causa de nuestro suicidio, si no físico emocional, con que animo mal que me pese, a ejercer el derecho del exilio forzoso como algo natural, como siempre, sin más.                                               

Ferrán Aparicio
25 de abril de 2015

lunes, 20 de abril de 2015

CUESTION DE SEGUNDOS


 

Todo el mundo y he dicho todo el mundo, hemos sido conscientes hace unas semanas de cómo durante unos segundos, una vida humana puede acabar, sin más.

Siempre hemos oído, leído, incluso sentido que todos tenemos un destino, incluso lo importante que resultaba estar en el sitio adecuado y en el momento adecuado, sin embargo hay hechos que todavía lo ponen más de manifiesto.
La cuestión de fondo es la sensación que nos produce cuando nos ponemos en la piel de los demás e imaginamos encontrarnos en  esa cuestión de segundos, incluso sentir  como puede llegar a pasar una vida por delante, si bien con esto mito, nadie ha vuelto para contarlo.

Prepararse para el impacto del fin es una tragedia en la que nadie estamos preparados, aunque la vida nos pille por sorpresa en aquello de que la vida se acaba.

Es  cierto que si llegara el momento sabríamos  cómo reaccionar como humanos que somos y lo más similar es la acción de  cuando nos comunican  que alguien cercano o no tanto sufre una enfermedad terminal, inmediatamente nos planteamos en cuestión de segundos al ponernos en su lugar, esa lista de cosas que nos hubiese gustado hacer antes de morir y en esas cosas que queremos hacer en vida y postergarnos pensando inconscientemente que íbamos a ser eternos.

Al contrario o en cualquier caso de otra forma nos plantearíamos aquello de quienes somos, que hemos disfrutado, que tenemos y no hemos valorado, pero sobretodo no cabe duda que nos plantearíamos el tiempo  que  desperdiciamos en cosas  que no importaban con gente que si importan.

Cuando el tiempo va pasando somos conscientes  de alguna forma que el camino va avanzando.

Nuestro cuerpo empieza a evolucionar en el tiempo manifestando cierto rechazo a la lozanía, que salvo error o excepción se manifiesta con arrugas y canas, barrigas y decaimientos y en general una desaceleración vital, que seudo reconocemos un día cuando nos miramos al espejo y caemos en la cuenta de que el tiempo ha pasado y aunque ya lo sabíamos con antelación lo hemos obviado de una forma ingenua  y  aunque en general nos hemos estado preparando toda la vida por aquello que después de nacer lo siguiente es vivir para finalmente morir, lo seguimos obviando en la cotidianidad del día a día, por muy real e inamovible que sea el argumento.

La vida es un pasar y nadie somos eternos, pero en cualquier caso les animo como me he animado yo a reflexionar y conectar esos dos puntos el de la reflexión y el de la realidad, del aquí y ahora, pues lo que resulta evidente es que nadie somos adivinos de nuestro destino, salvo error u excepción y en definitiva todo puede cambiar en cuestión de segundos.

 

                                                         Ferrán Aparicio

                                                      20 de Abril de 2015

miércoles, 15 de abril de 2015

idealist@s: MAS ES MENOS

idealist@s: MAS ES MENOS: Mucho me esta resonando últimamente esta expresión, más es menos, y después de analizarlo un poco más detenidamente es por la resonanc...

MAS ES MENOS



Mucho me esta resonando últimamente esta expresión, más es menos, y después de analizarlo un poco más detenidamente es por la resonancia que está teniendo el libro de Barry Schwartz, como título de su teoría.

Es cierto que intuitivamente y por nuestra contemporaneidad hemos crecido en el espíritu de que más es más y mucho más, es decir siempre queremos más de todo, sin embargo llega un momento en la vida de todas las personas, que bien por acción bien por omisión, hay que seleccionar y delimitar cada uno de los aspectos que componen nuestra vida.

Es cierto que depende de lo que estemos hablando; un mayor número de opciones nos dan una mayor posibilidad de elección, sin embargo hay decisiones cotidianas que nos abruman por su complejidad y ante el desconocimiento de sus consecuencias, vamos aparcando aumentando nuestra posesión mental de ese más y más.

Todo en la vida en su justa medida resulta la respuesta al equilibrio y en este sentido el exceso de oferta puede hacer plantearnos decisiones antes de tomarlas y en caso contrario, todo lo contrario, es decir sin opciones no hay resolución, lo que a corto plazo nos puede resultar frustrante en cuanto a no poder ver con clarividencia y seguridad que es por lo que estamos apostando o en su caso decidiendo.

En general la toma de consciencia de cuáles son las herramientas tanto materiales, como intelectuales, incluso espirituales, quizás sea la respuesta, a no considerar la cantidad de material, sino a la escala de valor que tiene cada uno de los elementos en nuestra vida, cuál es su vida útil y cuál es el fin a que se le destina, por decir un algo.

Hoy en día no hay excusa para bloquearnos en una toma de decisiones, pues disponemos de muchas más herramientas para poder afrontar las respuestas, sin embargo la envolvente de una cultura tan amplia, donde las posibilidades de elegir son tan ilimitadas, resulta un exceso de opciones que nos puede abrumar a la hora de tomar una decisión.

En definitiva y como contenido básico de este escrito, simplemente una reflexión que como decía Schwartz, nuestra elección general y puntual para cada problema marca el sello distintivo de la libertad individual y la autodeterminación que tanto celebramos, sin menos cabo que muchas veces se vuelva en contra por no asimilar que hemos errado en nuestra elección.

Les animo a replantearse, si más es menos o si realmente menos es más, todo depende de la escaleta que ustedes hayan previsualizado para su vida, pero lo que tengo mucho más claro es que no vale la pena tener más para ser menos, ni vivir obsesionado con tener más y más, pues al final de todo lo único que vale es de haber disfrutado de esas pequeñas cosas de cada día, que no son ni más ni menos , sino del sabor con que vivimos nuestro presente, nuestro presente sin más.



Ferrán Aparicio
15 de abril de 2015

viernes, 10 de abril de 2015

idealist@s: AMOR,AMORE,.., AMANTE

idealist@s: AMOR,AMORE,.., AMANTE: Casualmente ha caído en mis manos el libro escrito por Carson Mc Cullers, y traducido por Maria Campuzano: “La balada del café triste”....

AMOR,AMORE,.., AMANTE


Casualmente ha caído en mis manos el libro escrito por Carson Mc Cullers, y traducido por Maria Campuzano: “La balada del café triste”. El libro no tiene desperdicio y toca uno de mis temas favoritos el amor y los amantes.

Todos o casi todos, en esta vida hemos sentido el amor como una experiencia personal, una experiencia reciproca y común a dos personas, pero con el paso del tiempo te das cuenta que no ha sido sentido de la misma forma y con el mismo significado y la misma esencia por ambas, por aquello de que no hay dos personas intrínsecamente iguales.

Dicen los expertos en materia que en una relación de amor existen dos figuras: el amante y el amado, y además son conscientes en el fondo de sus corazones, que siempre hay uno de los dos que siente el amor de una forma más pura, mientras el otro se siente amado como amante que es.

En el fondo el amante lo sabe y siente el amor como un ser solitario, lleno de sufrimiento pues no acepta ser amado condicionalmente y teniendo que crearse un mundo relativo, intenso y artificial alrededor del cual funciona como amante y como persona.

El problema surge cuando, uno es amado y llega a enamorarse, perdiendo el rol del amante y convirtiéndose en amador, lo cual es una posibilidad dentro de este juego de rol en el que los papeles van cambiando y así como el mismo tiempo nos va poniendo en su sitio a todos, también nos hace sentir de una forma distinta este sentimiento tan humano.

En este sentido existen muchas posturas en el ser amado y en el amante, tantas como el mismo Kamasutra, es como un teatro cambiante donde los papeles se van intercambiando, el teatro de la vida, donde escena a escena el amado podrá ser un traidor, un imbécil o un degenerado , y todos sus contrarios, y al mismo tiempo el amante es testigo de los defectos e incongruencias pero no le altera lo más mínimo, pues no pasa de la barrera del afecto distante.

En cualquier caso es el amante quien determina la valía y la cualidad de todo amor, pues lo que en casi todos coincidimos es que preferimos adoptar el papel de amar a ser amados, lo que nos da un protagonismo directo entre nuestro corazón y nuestra expresión, lo cual no trae indiferencias, pero si un protagonismo en la dirección en que nos auto complacemos.

Por esta razón casi todas las personas quieren ser amantes y convertirse en amados, lo que nos distorsiona el esquema con que había focalizado nuestra relación. En este sentido el amante determina la valía y la cualidad de todo el amor, lo que hace que convertirnos en amados resulte algo intolerable y hasta cierto punto inaguantable, como algo que coacciona nuestra libertad de acometer la situación.
Les animo a disfrutar de su amante o amado, pues lo que está claro es que después de todo no hay nada y lo que importa es sentir lo que se vive, aunque sea desde la posición del amado.

Ferrán Aparicio
10 de abril de 2015



















lunes, 6 de abril de 2015

idealist@s: EMPRENDIENDO EL VUELO

idealist@s: EMPRENDIENDO EL VUELO: Hace tiempo referenciaba un artículo en el texto de Icaro y decía algo así como que, como Icaro, el ave Fenix siempre está volando hac...

domingo, 5 de abril de 2015

EMPRENDIENDO EL VUELO


Hace tiempo referenciaba un artículo en el texto de Icaro y decía algo así como que, como Icaro, el ave Fenix siempre está volando hacia un sueño después de renacer: “Posiblemente con alas de cera será imposible soportar que crecemos para saber que no siempre hace buen tiempo, que hasta las sombras necesitan de la luz para ser vistas y sobretodo tener claro que nada es para siempre, y que la cera con el calor del sol se derrite y con el vapor del mar también, es por ello que no podemos volar siempre hacia lo alto y nunca en lo bajo” y es que el tema de los emprendedores sigue estando de moda, y antes de la crisis cada mochuelo estaba en su olivo y cada oveja con su pareja, pero desde que saltó la burbuja inmobiliaria e hizo “zas” para aparecer a tu lado, todos nos hemos vuelto divinos y somos unos grandes emprendedores.
 
Es bien cierto que independientemente de la crisis, a nadie nos gusta tener un jefe especialmente si es un perfecto idiota engreído, cosa frecuente en este mundo mundano, pero lo que también es cierto, es que no es fácil remontar el vuelo y no resulta tan creíble la historieta vendida y markertiana sobre el hecho que significa emprender y ser un emprendedor.

En los últimos años han surgido coaches como macetas en mi terraza, lo que también es cierto independientemente de las actitudes positivas que transmiten e intentan generar es que cada uno cuenta la feria según le ha ido, lo cual no es cuestión baladí.

 La cuestión surge cuando somos realistas y vemos que aquello que nos gusta pasionalmente no nos da para vivir y simplemente hay que transpolarlo al campo de las aficiones, desde el arte a la cocina, por decir un algo.

Ser realistas en los momentos que corren y pensar en aquello que realmente disponemos es ya un logro y que se traduce a una fuerza personal del don de trabajo con una idea de bajo coste, eso sí con una pizca de sentido común, alejado de espíritus maquiavélicos de grandezas.

En cualquier caso no son fáciles los tiempos que corren por lo que hay que fomentar las ideas originales que no necesiten de un inmovilizado previo y no necesiten de gente de apoyo más que un mínimo número de personal traducido a ti, contigo mismo, pues como no lo empieces a hacer en tu casa, como central de trabajo, ya te has ganado un gasto innecesario, salvo que puedas convencer a tu padrino para que te afiance tu propio proyecto.

Sólo para el emprendedor hay que tener constancia de tus propios medios y esfuerzos y focalizar tu rumbo, pues encontrar las bombas de humo, de cómo le vayan a los demás está de más, sin menos cabo de las charlas esperanzadoras de los gurús del cambio que al igual que tu trabajan exclusivamente por dinero.

Animo a todos y cada uno de los que tengan la tentación de emprender, eso sí, desde el sentido común y sin engañarse, que América ya está descubierta desde 1492, por Cristóbal Colón y esto sí que es un hecho cierto.

Ferrán Aparicio
5 de abril de 2015





miércoles, 1 de abril de 2015

idealist@s: Y AHORA A QUÉ ME DEDICO

idealist@s: Y AHORA A QUÉ ME DEDICO: El otro día cenando con unos amigos, les planteaba, como habíamos cambiado,…, cuantas expectativas se habían ido al traste, como el paso...

idealist@s: DISFUNCIONES DE LA SUPERVIVENCIA

idealist@s: DISFUNCIONES DE LA SUPERVIVENCIA:   Hace tiempo que la palabra disfunción resuena en mi cabeza, quizás sea   por estos anuncios en el periódico y televisión sobre la di...

Y AHORA A QUÉ ME DEDICO


El otro día cenando con unos amigos, les planteaba, como habíamos cambiado,…, cuantas expectativas se habían ido al traste, como el paso del tiempo nos había más que movido;  nos había exiliado, en busca de otros horizontes sin sentido, que jamás hubiésemos escogido por nuestra propia elección o satisfacción,  después de esa desenfrenada crisis y concluíamos, que  aún había que dar gracias a Dios por como estábamos viviendo, independientemente del vacío existencial que todo este conjunto nos producía.

Sin embargo la  controversia de un simple comentario derivó en un dialogo interesante, partiendo de la idea de crisis, ese  concepto abstracto del que si atendemos a su traducción del griego  como  oportunidad, fuimos divagando sobre las posibilidades que las vidas nos daban, pero con los grifos bancarios cerrados y sin haber previsto el ahorro, para cuando llegara este momento, resultaba bien difícil volver a empezar y pensar a que me dedico yo ahora.

Cualquier cambio es crítico por la incertidumbre que genera, especialmente cuando no es reversible y esto todavía puede ser más traumático, eso lo teníamos todos claro, pero desde el punto de vista positivo generaba un replanteamiento de cómo responder a una pregunta clave como profesional y era: a qué me dedico, algo que damos por supuesto y ni siquiera pensamos en ello y ....., así nos va.

Con el tiempo uno se habitúa como costumbre a ejercer su rutina y vamos dilatando nuestra vida  en el tiempo, la toma de decisiones, pues el problema de fondo es saber a qué nos dedicamos o nos gustaría dedicarnos.

Visto con la perspectiva del tiempo hubiese sido más fácil hacer marcha atrás, como si de un acto mecánico se tratara y empezar en una nueva dirección en el punto que lo habíamos dejado, pero esto en la realidad no es posible.

También es muy cierto que a todos nos han rondado ideas felices, que sin poder explicarlas tácitamente podíamos comprender pero no materializar, bien porque no entraban en nuestra zona de confort, bien porque nuestros medios no alcanzaban la meta de salida para darles el empuje necesario.

Es hora de tomar de decisiones de enfrentarnos a esa pregunta a qué me dedico, independientemente de tu nivel de estudios o de idiomas, porque tomar una decisión es algo que deja de ser complejo, cuando tienes la idea de lo que quieres hacer, pues no hay dinero en el mundo para llenar un vacío que sólo llena tu creatividad, empuje y diligencia.

Está claro que lo que  importa en cualquier caso en cuestión, es dedicar tu tiempo al producto de tu trabajo y es mucho mejor y te define más como profesional, si te gusta lo que haces que por si el contrario, supervives con él; con que les animo a que se replanteen si realmente están haciendo lo que les gusta y lo que les cualifica y califica  como persona o que se pregunten si  realmente están pasando su tiempo, simplemente por pasarlo.
 
Se lo dice uno que se lo está replanteado, por decir un ejemplo andante y parlante.

 

                                                                Ferrán Aparicio
                                                             1 de abril de 2015