Páginas vistas en total

lunes, 31 de agosto de 2015

idealist@s: VULNERABILIDAD O DEBILIDAD

idealist@s: VULNERABILIDAD O DEBILIDAD: Llevamos ya un tiempo de una etapa nueva, donde no acabamos de dejarnos de sorprender con los cambios de una sociedad, que pasa de lo ...

domingo, 30 de agosto de 2015

VULNERABILIDAD O DEBILIDAD


Llevamos ya un tiempo de una etapa nueva, donde no acabamos de dejarnos de sorprender con los cambios de una sociedad, que pasa de lo alto a lo profundo de una forma radical y sin ninguna racionalidad específica, si bien es bien cierto que todos deseamos aquello que decían nuestros mayores  sobre la paz y prosperidad y el maravilloso estado del bienestar social.

Es cierto que todos los cambios producen ciertos miedos y angustias y en especial a los que se hallan acomodados en su zona de confort, donde no existe mayor cambio admisible que hacer un zapping en su televisión, pero también es cierto que en estas ocasiones donde los que más han presumido, más han carecido y encima  nos invitan a pensar sobre el concepto de la debilidad y la vulnerabilidad.

Tanto la debilidad como la vulnerabilidad e independientemente del contexto donde se puedan matizar implican en cierta forma una negatividad y gozan sin embargo de una poder de la abstracción por estar referidas a algo en concreto desde una visión más amplia, sin embargo en cualquier sociedad se nos educa a todo lo contrario a ser fuertes y sobrevivir en ambientes muy competitivos, superando lo que es visible en nosotros mismos.

Pero pensar en frio sobre la vulnerabilidad es  pensar en un sentimiento de fortaleza, pues en estos tiempos de cambio, ratifica la idea de enfrentarnos a una nueva mentalidad a pesar de no tener la certeza de a dónde vamos o adonde nos dirigimos, si bien implique tener la certeza de que lo  vamos a conseguir, que al menos es superar una debilidad.

Sin embargo la vulnerabilidad lleva implícita dos grandes oportunidades una que refleja la reflexión del propio individuo ante el cambio y otra referida al conjunto de la sociedad como ente pensante en común dentro de una evolución , algo así como la inteligencia social que nos define en cada era.

Es bien cierto que la propia vulnerabilidad nos demuestra nuestra imperfección y nos permite aprehender, como seres humanos que no divinos que somos, pero también es cierto que una sociedad no puede permitir la generalización de la debilidad como estatus de moda, pues todos somos capaces de aprehender y al final de todo en el tiempo nos pone en nuestro sitio, individualmente y socialmente o al menos eso dicen, por decir un algo.

La vulnerabilidad como sentimiento genera incomodidad en cuanto nos permite enfrentarnos con retos  donde podemos mejorar nuestra situación, disminuyendo nuestra debilidad y aumentando nuestra autoconfianza, lo cual ya por sí mismo no es cuestión baladí.

Como siempre desde la comodidad la mejora no es posible pues apalanca, pero sentirnos vulnerables, es como asumir una debilidad evidente que nos hace vernos y ser visibles asumiendo los riesgos que la situación entraña, eso sí sabiendo distinguir entre vulnerabilidad y debilidad.

                                                                Ferrán Aparicio

                                                      30 de agosto de 2015

 

martes, 25 de agosto de 2015

idealist@s: TIEMPOS DE LOCURA

idealist@s: TIEMPOS DE LOCURA: Mucho se está hablando   últimamente de emprendedores, reciclaje y reinventarse. Lo cierto que con el verano siempre caen en tus ma...

TIEMPOS DE LOCURA


Mucho se está hablando  últimamente de emprendedores, reciclaje y reinventarse.

Lo cierto que con el verano siempre caen en tus manos algún artículo retrasado, libro o escrito que merece la pena considerar por aquello que las cosas llegan en su justo momento. En este caso cayó en mis manos el libro “El seminario” de Tom Peters y no voy a dejar de comentar aquello que me llamó la atención , por aquello de que compartir también es vivir.

Desde mi humilde opinión el seminario es una mezcla de lecciones sintetizadas de economía, psicología y terapia emocional, sin más.

Está claro que actualmente nos encontramos en unos tiempos de locura donde la teoría económica permanece en sus valores más clásicos, de que el modelo de organización efectiva del futuro se basa en la idea de que el valor del producto independientemente de su costo es generado por la energía intelectual y la imaginación.

El costo de cualquier producto o servicio ofrecido depende del costo de los materiales y el costo de los intangibles involucrados en su elaboración.

La idea de Peters en los tiempo de locura es que en un futuro el costo de los materiales será mínimo en comparación con lo intangible.

La revolución tecnológica se está combinando con los resultados del concepto de aldea global o globalización para alcanzar todos los negocios del planeta.Concluye en éste sentido que la imaginación es el recurso de mayor  valor en la nueva economía. La única ventaja proviene  de ser más innovador que la propia competencia.

Pero hay cosas que no cambian y es que la gente de negocios tiene dos características fundamentales, talento y compromiso, hacia el trabajo y hacia el producto que generan.  En éste mismo sentido la actitud de una persona  hacia lograr lo que se propone es fundamental. Y no sólo la actitud que se propone sino tener claros los objetivos, aplicando los  mejores recursos al trabajo que estamos ejecutando.

Los conocimientos son básicos en el desarrollo de nuestros objetivos, puesto que suponen el activo más importante para una empresa.

 En  la actualidad los baremos de éxito se miden por la calidad y originalidad del producto, cosa que es evidente independientemente de su coste, pero lo que está también claro es el mercado está evolucionando hacia un mercado  donde el producto no sólo este provisto de una especial calidad sino  que tendrán una emoción especial indefinida que será la clave del éxito.

 Los tiempos  de locura que vivimos  y los que se avecinan, en un  otoño muy especial  aseveran que la única manera de mantener una empresa adecuada a los cambios del mercado,  es mantenerse en un estado de revolución permanente.


                                                            Ferrán Aparicio
                                                       25 de agosto de 2015

jueves, 20 de agosto de 2015

idealist@s: AVE PHOENIX

idealist@s: AVE PHOENIX: AVE PHOENIX Hablar del ave Phoenix es hablar de esa ave que renace de sus cenizas pero también es hablar de Icaro. Como Icaro, el ...

AVE PHOENIX


AVE PHOENIX

Hablar del ave Phoenix es hablar de esa ave que renace de sus cenizas pero también es hablar de Icaro.

Como Icaro, el ave Phoenix siempre está volando hacia un sueño después de renacer.

Posiblemente con alas de cera será imposible soportar que crecemos para saber que no siempre hace buen tiempo, que hasta las sombras necesitan de la luz para ser vistas y sobretodo tener claro que nada es para siempre.

En realidad en este teatro de la vida gozamos más , si cabe, de ese efímero rayo de sol tras la tormenta, de esa flor en el desierto o de esa sonrisa que acaba  dibujándose  después de cada tristeza..

No es cuestión de hacer una carta a los reyes magos, ni de pedirle a san Judas Tadeo, algún imposible, pues la vida es más que una carta o una petición. Está claro que la perseverancia me hará sin buscar encontrar lo que añoro.

En cualquier caso sin correr, se que llegaré el primero, pues no persigo ninguna meta por si esta realmente no existe, pero por si acaso disfruto del camino que tal vez me conduzca a ella.

No hace falta saber donde se está exactamente para saber que te sientes y estas bien, sin más. Ni montar a caballo para disfrutar el viento en la cara, ni controlar para disfrutar, ni comprender para saberlo todo.

 Pueden venir tormentas y desiertos que lo desbaraten todo de nuevo. Y más tormentas y mas desiertos, pero siempre sabiendo cual es el momento, mi momento.

 En cualquier caso es en el vivir donde está el secreto y en salir y ver la perspectiva de las cosas el aderezo, en el ir equivocándonos en el camino el acierto.

También tanteo con mis miedos y mis anhelos y busco como gran combustible el amor que no llega, pero en el fondo cada día más anhelo-  Lo disfruto en cierta forma y lo quiero porque hace que germine dentro de mi toda la fuerza de  la vida , más dando que recibiendo.

Ahora y aunque no le guste a mucha gente, me toca ser desde la humildad y sencillez ser comunicador, hacedor y deshacedor de misterios, porque en cualquier caso sigo aprehendiendo.

 En cualquier caso y hoy especialmente  vuelvo a nacer, a reconstruirme , a ser reconstruido, a ser personaje de mi persona y a seguir viviendo, y también  me doy cuenta que todos somos capaces de reaccionar y remontar el vuelo, aunque sea con un poco más de peso.

 

                                                              Ferran Aparicio

                                                           20 de agosto de 2015

 

sábado, 15 de agosto de 2015

idealist@s: OBJETIVOS CUMPLIDOS

idealist@s: OBJETIVOS CUMPLIDOS: Es cierto   y evidente, salvo error   u excepción que todas las personas de una forma consciente o inconsciente, nos marcamos unos obj...

OBJETIVOS CUMPLIDOS


Es cierto  y evidente, salvo error  u excepción que todas las personas de una forma consciente o inconsciente, nos marcamos unos objetivos temporales, bien sean diarios desde que nos levantamos hasta nos acostamos, bien sean semanales o simplemente mensuales, aunque sólo sea para llegar económicamente a cubrir nuestras necesidades básicas o bien de una forma emocional  y anual para ir creciendo como personas.

Lo que también es cierto que independientemente de llegar a conseguir nuestros objetivos y conseguir el éxito que ello supone, lo importante  es racionalizar que nada es gratuito y todo tiene su esfuerzo y sacrificio, incluso en aquellas ocasiones que encontramos respuestas a nuestras necesidades de una forma gratuita al final acabamos pagando un precio.

Muchas veces después de haber pasado las correspondientes penurias que suponen salir de una zona de confort para conseguir los objetivos marcados que nos hemos planteado; nos planteamos si ha valido la pena  llegado a un punto y no sabemos llegar al siguiente porque de alguna forma ni nos lo habíamos planteado, lo que  nos crea un vacío existencial independientemente de que hemos llegado al momento con aquello del objetivo cumplido.

Esto nos llega a plantearnos si realmente después del éxito viene el fracaso, como fenómeno posterior al éxito de la autocomplacencia o simplemente la organización tanto emocional como intelectual es más importante que el talento para vivir cada día de una forma independiente.

No siempre se puede saber la dirección ni el rumbo que nos va a llevar la vida; pero si es bueno plantearse y razonar que querer hacer demasiado puede ser un motivo más poderoso que la autocomplacencia de perder todo lo conseguido fruto de un esfuerzo fisico y emocional en un simple momento por aquello de no haber considerado la posibilidad de que menos es más en muchas ocasiones.
 
Nadie salvo muy pocas personas conocen su futuro tanto inmediato como lejano, por lo que no es fácil saber la trayectoria por la que navegar , pero si tener claro que el declive puede llegar una vez alcanzado el éxito por una marejada fruto del espíritu indisciplinado .
 
Muchos autores afirman en este sentido que se crece indisciplinadamente cuando se coloca el crecimiento como objetivo en lugar de como medio para alcanzar los objetivos cumplidos; sin embargo la adición al éxito y al correspondiente crecimiento puede desvirtuar las creencias y valores que nos han empujado a nuestro momento actual y llevarnos al de desconcierto y por ello les animo a marcar su ritmo de crecimiento, rodearse de talento y reconociendo que menos es más y mucho más, sobre todo  en los tiempos que corren.

                                                        15 de agosto de 2015
                                                               Ferrán Aparicio

miércoles, 12 de agosto de 2015

idealist@s: EL DESTINO LLEGA SIN AVISAR

idealist@s: EL DESTINO LLEGA SIN AVISAR: Hace unos días leí un artículo que me llamó bastante la atención, hablaba de como muchas despedidas se producían sin una explicación, a ...

lunes, 10 de agosto de 2015

idealist@s: SILENCIO

idealist@s: SILENCIO: He oído decir a   gente por decir algo,   aquello como   que es preciso perderse para escuchar. La verdad es que no estoy muy de acuer...

SILENCIO


He oído decir a  gente por decir algo,  aquello como  que es preciso perderse para escuchar. La verdad es que no estoy muy de acuerdo si bien muchas veces tengo la sensación que aún  perdiéndose o separándose del mundanal ruido, no se obtiene un absoluto silencio.

El silencio como tal tiene muchas formas de expresión desde la típica expresión judicial que dice que el que calla otorga hasta no hay oídos para quien no quiere escuchar, pero lo que sí que está claro, es que es preciso hacer el silencio en la escucha y en la mirada para descubrir las formas del silencio.

El silencio puede manifestarse en muchas variantes y formas desde lo escrito como nota musical que se escucha hasta la reciproca nota que le sigue y que figura como una pausa, hasta el de la comunicación no verbal.

En lo formal la propia respiración nos genera esperas de repuesta en lo que percibimos, mucho más notables son aquellas en la que decimos me quedé helado con lo que oí,…, respirar es un hueco en el que el silencio que se percibe internamente en la expiración.

En ocasiones el silencio se convierte en una pausa cargada de intención, donde desde el suspirar refleja bien un descanso o aritmia de nuestro corazón o simplemente capta la atención de una intención prefijada que puede genera expectativas, sorpresas,…, en definitiva un montón de situaciones y sentimientos.

La multitud de interpretaciones que puede tener o representar el silencio es infinita, pero en general bien responde  a las indecisiones que van cogiendo una forma o una representación y es lo que anuncia su contenido lo que hace del silencio una efectividad mayor.

Lo que parece tan fácil explicar  cómo concepto, es decir el silencio como la ausencia de sonido y que coincide en cierta forma en cuanto que la palabra silencio proviene del latín: “ silere”, callar estar callado, demuestra que lo que calla es la intencionalidad de algo, pues en la escucha del silencio hay una intencionalidad de escuchar la ausencia de cualquier sonido, incluso de nuestra propia respiración.

No es fácil expresar esas dicotomías conceptuales que el concepto de silencio produce en su entendimiento, pero resulta más fácil comprender que atender al silencio es escuchar lo que usualmente se nos escapa por exceso de ruido y se nos pasa desapercibido.

Quizás y sólo quizás, con ruido o con silencio lo importante es centrarnos en lo que nos dicta nuestro intelecto, como en la música compuesta por sonidos y pausas que armoniosamente expresan un sonido que se dirige hacia lo que se quiere expresar y en nuestro caso hacer o escuchar.

Les recomiendo como siempre aprender a escuchar, no sólo en su vida diaria sino también en su vida interior, pues se trata de aprehender y no tapiarse los oídos con unos sonidos prefijados atendiendo simplemente a todos los sonidos que se acallan con la palabra silencio.

                                                                  Ferrán Aparicio
                                                             10 de agosto de 2015

 

miércoles, 5 de agosto de 2015

CUESTIONES PERSONALES



Dicen que las bicicletas son para el verano y no falta razón, como muchas veces esta época nos invita a descansar incluso a reflexionar sobre cuestiones personales que nos implican a nosotros mismos, como siempre, sin más.


La temperatura, el espacio vacacional, los días largos llenos de horas, el tiempo libre, el que lo tenga o lo disponga, que en realidad lo disponemos todos, son factores que nos ayudan a replantearnos de alguna forma si realmente estamos viviendo como queremos vivir y aún no es tarde para cambiar.

Si a esto le añadimos la absurda situación coyuntural de tanta pseudo ideología de fondo barato y cutre que nos van bombardeando por las redes sociales, entre unos y otros, y los de más allá, uno llega a la conclusión de que lo que importa responsablemente son las cuestiones personales que al fin y al cabo son las que sólo dependen de nosotros mismos.

Cuestionarse no es un castigo, sino todo su contrario es un procedimiento por el cual te planteas como vas errando inconscientemente por la pura rutina que llevamos los humanos del siglo XXI, sólo en determinadas ocasiones en que la vida nos da un palo es cuando planeamos un cuestionamiento integral personal.

En cuanto a aspectos exteriores, esto no supone ningún trauma, incluso nos viene bien una actualización desde un corte de pelo a ponernos a la última moda, el problema surge cuando hablamos de palabras mayores que afectan a nuestra zona de confort.

Hablar de zona de confort es hablar de personalidad, de profesionalidad, de trabajo, de tantos y tantas cosas y aspectos que confortan nuestra vida, incluso de vivienda, eso sin tocar la economía, también es tocar nuestras creencias aquello que hemos ido puliendo en el tiempo, pero reconociendo que el cambio es necesario o al menos cuestionable.

Hay gente que su vida es pura rutina y no necesita más, sin embargo aunque sea de una forma intuitiva podemos afirmar que la vida nos va llevando de etapa en etapa y esto de alguna forma hace que nos sintamos diferentes.

No es fácil enfrentarse a uno mismo, a ese yo verdadero, pues disuadimos aquello que no nos gusta obviándolo, pero es justo y necesario el plantearlo, pues sólo vivimos una vez y vale la pena sacarle partido al presente como medio de evolución al menos a un futuro inmediato.

Les animo a revisar sus actuales patrones y creencias como cuestiones fundamentales personales, pues yo ya lo estoy haciendo en esta etapa estival y en la lucha por el cambio espero valga la pena, por al menos haberlo intentado.

                                                                     Ferrán Aparicio
                                                                 5 de Agosto de 2015













sábado, 1 de agosto de 2015

EL DESTINO LLEGA SIN AVISAR


Hace unos días leí un artículo que me llamó bastante la atención, hablaba de como muchas despedidas se producían sin una explicación, a veces  inexistente, a veces injustificada o simplemente impertinentes y poco racionales.

Me llamó mucho la atención en relación a la filosofía  que más me caracteriza en mi propio blog y es el hecho de que las cosas llegan en su justo momento, ni antes ni después y muchas veces por casualidad o causalidad y en el análisis de estos conceptos, me reitero continuamente como si tratara de clasificar cada acontecimiento importante que ocurre en mi vida,  en el sentido si es casualidad o causalidad.

Sin embargo la filosofía del artículo versaba sobre  cuando llegaba el final  de algo o de alguien o simplemente de una etapa de nuestra vida  y eso me hizo que pensar que  si llega el final, ya no hay nada que  hacer; bien porque  desaparece la situación , bien porque desaparecemos de este mundo; bien porque ese alguien ya no pertenece a nuestro mundo o bien porque que hemos llegado al final de una etapa sin retorno  y lo que está claro es que en muchas ocasiones  estos destinos llegan sin avisar.

Es cierto que la dualidad  de los conceptos  de causalidad y casualidad están muy entrelazados y que en cierta forma llegamos a convencernos de que las mejores cosas y acontecimientos  llegan a nuestra vida por casualidad, sin embargo  siempre hay una causalidad por aquello de que presuntamente cada uno tenemos un destino y este llega sin avisar, y como siempre  me sigo preguntando.

Lo que está claro es que no  podemos estar todo el día preguntándonos por qué pasan las cosas, pero sí no perder de vista el arte de la observación, que nos permite ser racionales  y vivir  las situaciones, aunque muchas veces las cosas pasen y no necesitemos saber  su causa  pues no existe una respuesta racional directa que las expliquen.

Si analizamos brevemente por qué y para qué de cuantas cosas nos han pasado en nuestra vida sin actitud victimista, nos daremos cuenta que la estadística media de los datos que analizamos  y manejamos, no tiene una explicación racional, las cosas han pasado porque tenían que pasar; desde nuestra vocación profesional, pasando por nuestra propia familia hasta llegar a nuestra propia vida sentimental, por decir un algo del complejo mundo que tenemos las personas.

Lo que si es cierto que no echamos de menos o pasamos por encima aquellas cosas que nos han pasado y nos hemos involucrado y por su falta de valor o identidad no tienen cabida en ese inventario de acontecimientos que valoramos en función del destino que de alguna forma toda buscamos como humanos que somos que es la eterna felicidad.

La Falta de valor no tiene cabida en la estadística de una vida, que se hace camino al andar y en definitiva se trata de eso de caminar, eso si siempre hacia adelante, pues lo que está claro que el destino llega sin avisar.

                                                          Ferrán Aparicio
                                                       1 de agosto de 2015