Páginas vistas en total

miércoles, 30 de septiembre de 2015

AHORA, A POR QUÉ ME DECIDO


En estos momentos en las universidades van a abrir sus puertas y van a dar comienzo las clases para los noveles alumnos, me pregunto cuanta gente ha entrado a la universidad  con algo de vocación y quien no se ha preguntado con los tiempos que corren a que me dedico y a por qué me decido.

Además de toda la burocracia de certificaciones, identificaciones, ingresos y demás componentes de esta receta componentes de admisión, está la dichosa nota de corte, que a favor o en contra ha jugado a que estos noveles universitarios pudieran acceder al menos a sus deseos o en su lugar a la lista de vacantes en las cuales han sido aceptados como recurso de última generación.

Es bien cierto que hoy en día nadie tiene el futuro asegurado, que la fuga de talentos es una realidad en esta España querida y que sería mucho más loable tener vocación que acostumbrase y fabricársela para ser al menos un correcto profesional, lo que también es cierto, es que los jóvenes de hoy en día, por las entrevistas que he tenido con ellos lo que les preocupa en primer lugar es cuanto se gana, en vez si realmente es su vocación.

La información de los sectores profesionales que corren en los últimos meses afirma que aunque con dificultades han sobrevivido a la crisis, independientemente que la tasa del paro ronda el 25% entre los universitarios que han acabado sus carreras y no encuentran árbol donde ahorcarse.

Lo cierto es que algunas profesiones han sido duramente golpeadas por el desempleo, especialmente aquellas derivadas de la construcción y de la burbuja inmobiliaria en la que la demanda es cero o menos uno, por decir un algo.

Las profesiones clásicas como  son las vinculadas a la sanidad, la educación y el derecho mantienen cuotas de paro  bajas frente a las derivadas de la comunicación y la protección al medio ambiente.

Hoy internet les permite acceder a encuestas donde se determina con datos los profesionales que se encuentran trabajando en un puesto relacionado directamente con su formación académica y de alguna forma ratifican que la elección de su vocación ha sido un acierto al pleno.

También es cierto que por la estadística de edad mucha gente no está trabajando directamente en  lo que se ha licenciado  o para donde encaminaron sus estudios y se encuentran haciéndolo en campos relacionados o próximos, sin ser necesario comentar el caso de los ninis, que son los que fundamentalmente se ocupan en el campo de los servicios, con vocación o sin ella o simplemente por dinero o diversión.

Animo a todo el mundo que ha empezado un proyecto de estudios a desarrollarlo y acabarlo con vocación, pues no hay que perder la esperanza  y pensar que siempre hay oportunidades para trabajar en aquello que verdaderamente te guste, sin perder la esperanza y con gran esfuerzo y como siempre , con algo de suerte.

                                                                Ferrán Aparicio
                                                      30 de septiembre de 2015

 

 

lunes, 28 de septiembre de 2015

idealist@s: INMOVILIZACION AFECTIVA

idealist@s: INMOVILIZACION AFECTIVA: Muchos son los autores que definen la palabra inmovilización como el indicador de las emociones negativas. Es cierto que vivimos en...

viernes, 25 de septiembre de 2015

INMOVILIZACION AFECTIVA


Muchos son los autores que definen la palabra inmovilización como el indicador de las emociones negativas.

Es cierto que vivimos en unos tiempos donde sobrevivir a la negatividad ya es un reto, bien por toxicidad ambiental, bien porque las circunstancias no favorecen la actitud positiva, ya que las circunstancias nos van marcando sentimientos de rabia, hostilidad, timidez y otros sentimientos de lo más variopinto.

Sin embargo y dentro de una actitud positiva, la medida de esos sentimientos sin darte cuenta, te inmovilizan y  debe ser un indicador para poder reaccionar a favor o en contra de ellos.

La inmovilización puede oscilar entre una acción total o la reacción controlada. Sin embargo hay que comprender que la inmovilización como tal, es un estado  en  mayor o menor medida que imposibilita  el funcionar al nivel que quieras funcionar.

Detectado el estado  no vale la pena seguir hacia adelante y simplemente se trata de no parar pero aquietar y marcar nuevos rumbos.

En general y como es lógico  todas las emociones negativas provocan un estado de inmovilidad que es como un estado de carencia de querencia del alma que no se encuentra en estado natural.

La forma de evitar las inmovilizaciones es vivir el momento presente, sin predicciones, ni recuerdos, sin marcar emociones futuras, ni recuerdos de es estar en el pasado, aunque sólo sea de referencia.

Las cosas llegan cuando tienen que llegar pero en cierta forma tenemos que ayudar a que lleguen sin sentirnos inmovilizados por sensaciones negativas.

Cuando nos adelantamos en el tiempo, vivimos unas sensaciones ilusorias que lo único que producen son una desilusión emocional pues resulta difícil el controlar todo cuanto puede ocurrir en el tiempo.

Todo el mundo conoce la frase anónima  que muchos autores han parafraseado que dice: que hay que vivir como si fuera el último momento de tu vida, no hacerlo es una equivocación, pues nos arrepentirnos en cualquier caso de lo que no hacemos, no de lo que realmente decidimos hacer.

 Por todo ello se trata de valorar los momentos presentes y de una forma positiva y proactiva pues si los desperdiciamos con actitudes auto frustrantes los habremos perdido para siempre.

La inmovilización afectiva nos puede llevar poco a poco a una depresión o una ansiedad anticipativa, pues carecemos de recursos para salir de ella si no la detectamos y abortamos las actitudes negativas para nuestro sistema afectivo.

 Los que en cierto momento abrimos la puerta a la depresión, sabemos que una vez abiertas estas nunca se cierran, por eso les animo antes de tomar una posición a revisar sus esquemas, porque en cualquier caso vale más la pena siempre vivir el momento que estar inmovilizado.

                                                           Ferrán Aparicio
                                                 25 de septiembre de 2015

 

domingo, 20 de septiembre de 2015

SILOGISMO ABSOLUTO


Todos  conocemos el funcionamiento gramatical de un silogismo, partiendo de una premisa mayor y con la presencia de una premisa lógica menor alternativa llegamos a una conclusión, hasta cierto punto lógica, pero con  variable contenido en cuanto que podemos derivarla hacia donde nos interese a cada uno, pero siempre con unas reglas de coherencia lógica, ya que la  ausencia del sujeto en una de las premisas no correspondida con la naturaleza de la otra premisa, aunque tengan el mismo término medio, produce una conclusión errónea, por decir un ejemplo.
Está claro que somos capaces  de pensar lo que se nos ocurra, lo que no está tan claro es si el silogismo que elaboramos en el contexto de nuestras circunstancias, tiene una conclusión verdadera, cierta, incluso adecuada por no hablar de falacias.

Dicen que si vives cada momento al máximo tus posibilidades, entonces eres una persona inteligente, sin embargo los sentimientos no son simples emociones  que te suceden; son reacciones que eliges tener y eres dueño de tus reacciones.

Si contemplas el silogismo como la conjunción entre los sentimientos y las emociones y su conclusión es parte de tu elección quedando claro que en cierta forma estás pensando lógicamente.

El problema del silogismo  es que cuando cometes un error lógico, el resultado es una falacia, siendo esta un razonamiento falso, que puede darse por usar premisas equivocas, por cambiar el orden de las premisas o simplemente por tomar elementos de juicio ajenos a las premisas, eliminando elementos necesarios para la comparación, lo cual no es cuestión baladí.

Así tu premisa menor se apoya en una verdad, donde tus sensaciones te llegan precedidas por un pensamiento y sin la función del cerebro no puedes experimentar sensaciones, para dar coherencia a la lógica aplicada.

Pero en realidad todo es mucho más fácil de lo que parece, se trata de ejercer el control entre las partes y la conclusión del silogismo  será irreversiblemente ineludible.

En conclusión si controlas tus  pensamientos, tus sensaciones y tus sentimientos provienen de tus pensamientos, entonces eres capaz  de controlar tus propios sentimientos y sensaciones.

En cualquier caso para ser una persona libre y coherente en el ejercicio de tu pensamiento tienes que actuar y aprender a pensar de una forma diferente en el camino hacia tu libertad personal, pues hacerte cargo de ti mismo comienza de alguna forma  con tener conciencia de ti mismo, independientemente de la conclusión lógica a la que llegues.

 

                                                                Ferrán Aparicio
                                                           20 de septiembre de 2015

 

martes, 15 de septiembre de 2015

INCERTIDUMBRE DIARIA


Es cierto que los tiempos han cambiado, en ocasiones cuando reflexionas sobre el tema te das cuenta que lo han hecho muy rápidamente en todos los temas  que nos rodean, no sólo en el tema de la informática y los  medios de comunicación, sino en el legislativo, social, político  y  en general en todos los que nos preocupan y conforman el mundo en que vivimos, nuestro mundo y el mundo global, pero si hay un hecho que caracterice la época que vivimos es la incertidumbre del día a día.

Es cierto que la resiliencia nos hace fuertes, o en ciertos aspectos inmunes al hecho de que cada día cuando nos levantamos no sabemos con qué nos  vamos a encontrar, desde un nuevo caso de corrupción hasta el drama social más inhumano para una sociedad moderna, que se presupone apta  para resolver cualquier tema que le surja.

Sin embargo por mucho interés que pongas en estar a la última, siempre surge un nuevo tema que te sorprende y sigues aprendiendo dentro de lo cotidiano creándose el síndrome de la incertidumbre diaria en el sentido de qué ocurrirá hoy que vuelva a sorprenderme  y me quede a cuadros y tenga que reorganizar mi estructura mental para afrontar o aceptar el acontecimiento, tanto globalmente como profesionalmente en tu propio trabajo.

Por mucho interés y tiempo le dediques a estar al día siempre hay sorpresas, por una parte es un atentado a nuestra propia organización pero por otra es un envite a estar actualizado, lo cual no es cuestión baladí, en cuanto a la capacidad de asimilar en qué mundo vivimos y que hay que moverse a su ritmo.

Es cierto que en un orden lógico de temas cada uno organiza su vida alrededor de unos ejes que de alguna forma va clasificando como primarios, secundarios,…, y así hasta llegar al enésimo que no tiene número, pero la incertidumbre diaria lo que te demuestra es que la racionalidad es relativa y es sustituida por una interpretación primaria de cuál es la necesidad básica a la que nos tenemos que enfrentarnos en cada momento.

A todos en la medida de lo posible nos gusta seguir unos esquemas y ordenes, pero también hay que estar preparado para cambiarlos rápidamente en función de las circunstancias.

Todas las personas  y en general la ciudadanía ven rotas sus expectativas  cuando por ignorancia de los medios humanos se produce una incertidumbre que impone modos y maneras totalmente ajenos a lo perseguido en tiempo y formas, pero lo que también es cierto que hay que estar preparados para la improvisación ante la incertidumbre pasajera que cada día nos puede abordar.

Les animo como siempre a reflexionar, porque aunque el mundo cada día es más complicado y  aun disponiendo de más medios, muchas veces resulta difícil trabajar y vivir, pues aunque el tiempo es el mismo para todos los que integran parte del  proceso, existe un margen de decisión ante las incertidumbres diarias, que debemos abordar con naturalidad al margen de nuestros propios derechos, pensamientos y sentimientos.

 
                                                                 Ferrán Aparicio
                                                       15 de septiembre de 2015

 

 

  

 

jueves, 10 de septiembre de 2015

MIRANDO POR ENCIMA DEL HOMBRO


El humano por excelencia tiene un sistema perfecto de funcionamiento. Cuando algo chirria, implica que el cuerpo y la mente están resistiéndose  de algo que no funciona correctamente bien clínicamente, bien emocionalmente e independientemente  de la edad del personaje.

Lo  que es cierto es que cuando observamos un comportamiento erróneo pasamos a examinar las razones que impulsan a comportamientos que malogran la felicidad.

Esto en cierta forma implica observar seriamente y con atención el sistema de apoyo sicológico que has  construido para mantener este comportamiento de autofrustación en vez de abandonarlo.

Es bien cierto que cuando empezamos a revisar y ajenos a nuestra propia culpabilidad comenzamos a observar las oportunidades de cambio , que no siempre están a la vista.

Lo que en cualquier caso está claro es que somos capaces de decidir sobre  nuestras propias emociones en relación a las decisiones que tomamos o en su caso que tenemos que tomar sin enervar la responsabilidad de sus consecuencias de lo que somos o sentimos.

Cuando coges perspectiva por encima del hombro te ves a ti mismo reflejado y te das cuenta que tu eres la suma total de todas tus opciones.

Como en muchas ocasiones te reiteras  en tomar consciencia del presente reiterando que se desperdicia mucho tiempo en rememorar el ahora pasado y de pensar en un futuro lejano e incierto.

La elección es un acto de libertad responsable y es en ella donde nos demostramos a nosotros mismos que sabemos enfrentarnos al hecho que no muchas veces resolver problemas  que hay en nuestra  vida.

Los problemas  en general son iguales para todo el mundo y son parte de la condición humana y no condicionan el grado de felicidad personal, sino demuestran la inteligencia y habiklidad de cómo saber afrontarlos.

Aprender a hacerte cargo de ti mismo de mirar por encima del hombro y saber que convives  con tu propia muerte, te ayudará a sentir emocionalmente y a controlar tus propias emociones.

En cualquier caso por encima del hombro o cara a cara,  solo se trata de saber si quieres estar muerto en vida o por lo contrario simplemente hacer de tu vida lo que simplemente quieres, sin máscaras ni papeles aprovechando al máximo tus posibilidades

                                                                Ferrán Aparicio
                                                     10 de septiembre de 2015

 

lunes, 7 de septiembre de 2015

idealist@s: ESTRES PELIGROSO

idealist@s: ESTRES PELIGROSO: Dicen que una de las virtudes más apreciadas por la humanidad, es el virtuosismo de la tranquilidad. Paradójicamente la sociedad actua...

sábado, 5 de septiembre de 2015

ESTRES PELIGROSO


Dicen que una de las virtudes más apreciadas por la humanidad, es el virtuosismo de la tranquilidad. Paradójicamente la sociedad actual se ha contaminado  de esa adicción al estrés como modus vivendi.

Todos conocemos o reconocemos de alguna forma el concepto de estrés, pues en mayor o menor medida lo hemos vivido en algún momento; sin embargo lo que muchos no conocemos es que hay tres tipos de stress en la actualidad: el agudo, el episódico y el crónico y cotidiano.

Como vemos hasta el estrés queda referenciado en el tiempo que nos afecta. El estrés se convierte en peligroso cuando se da alguna de estas tres circunstancias adversas: la frecuencia, la prolongación en el tiempo o la localización en una parte del cuerpo.

Las consecuencias del estrés se traducen  en manifestaciones patológicas crónicas  como son la ansiedad, la depresión, el dolor de espalada o simplemente el dolor de estomago, por decir un algo.

En cierta forma  el cuerpo nos está avisando de lo que está ocurriendo, sin embargo y por lo general y a pesar de la claridad de los síntomas, la respuesta del ser humano suele ser errónea y es aislarse e ignorar la expresión corporal de la patología  evidente que estamos sufriendo.

Muchos especialistas  reconocen que el aislamiento fomenta y incrementa el grado de estrés, cuando una terapia natural y saludable  sería expresarse reconocer las exigencias  y el desequilibrio, abrirse a los demás y buscar ayudas de los otros o simplemente de un profesional.

Es importante por su peligrosidad el analizar su patología clínica, aunque en la mayoría de los casos se produce por problemas laborales, en los que el entorno , las relaciones entre los puestos de trabajo de responsabilidad, la sobrecarga de trabajo o en un estilo de dirección de ordeno y mano que marca a la persona,crea una situación insostenible.

La inseguridad del propio trabajo y trabajador con tanto despido y liquidación, así como unas relaciones interprofesionales inadecuadas pueden dar lugar a un trabajo estresante y monótono.

El dialogo participativo, la revisión del esquema organizativo, la cooperación son factores que ayudan a solucionar el problema.

Cuando la situación es irreversible que se resiste a mejorar, lo mejor es cambiar de trabajo y se lo digo porque yo ya he empezado ha planteármelo, porque lo que está claro es que no hay que olvidar que la salud va en ello y con la salud no se juega.

                                                           Ferrán Aparicio
                                                   5 de septiembre de 2015

 

 

martes, 1 de septiembre de 2015

idealist@s: IMPENSABLE

idealist@s: IMPENSABLE: Hay cosas que   por sí mismas son impensables y que entrañan la idea de no pensar tanto y disfrutar la vida, como lo es al mismo tiempo,...

IMPENSABLE


Hay cosas que  por sí mismas son impensables y que entrañan la idea de no pensar tanto y disfrutar la vida, como lo es al mismo tiempo, el que no pase nada si no hacemos nada.

Muchos son los teoremas , teorías , dogmas y reglas de fe y  espiritualidad que nos avocan a un estado de meditación profunda que en el fondo resultan impensables,  en cuanto que por mucho que pretendan ayudarnos y enseñarnos a cambiar la perspectiva de la vida, la vida al final es como es, para cada persona o para cada sociedad, pues resulta evidente que las personas, las cosas, las circunstancias y tantos y tantos componentes  que llegan a nuestra vida;  no llegan por casualidad, de la misma forma que usted que está leyendo este blog, tampoco lo ha hecho por casualidad y resulta impensable, pues esta situación que se lo demuestra.

Es cierto que dicen los gurús de la espiritualidad y el esoterismo, que nadie llega a nuestra vida por casualidad y cuando llega es para aprender o hacernos aprehender de cada situación, especialmente cuando haces una retrospección en tu vida y analizas la sucesión de etapas, hechos y acontecimientos que han ido componiendo ese conjunto que llama: vivir.

De la misma forma por mucho que nos sintamos libres o al menos lo intentemos,  aceptamos  que nada de lo que sucede o ha sucedido podía haber sucedido de otra forma , pues la vida es una carrera  de sucesos que siempre funciona hacia adelante, aunque nuestra mente y  nuestro ego se resistan a aceptarlo.

Cada uno de los acontecimientos, decisiones, evoluciones o involuciones, o simplemente situaciones,  las tomamos por  muy impensables que resulten, por un algo que no acabamos de racionalizar y que en el fondo vuelven a rozar la falta de casualidad y simplemente aceptamos que aunque cada cosa tiene su momento  en la vida, vamos creciendo como personas en un camino impensable e indefinido cuyo único final todos sabemos en el fondo cual es.

De lo impensable sólo nos queda pensar que es un aprendizaje aprovechable  desde una actitud positiva, pues lo que al final sucede, es que te rindes y que por mucho madrugar no amanece más temprano y al final cualquier momento es bueno para que las cosas vayan comenzando, ni antes ni después, sino simplemente de una forma impensable en su momento, lo que en el fondo nos da cierta tranquilidad para empezar a tomarnos la vida con más tranquilidad y disfrutar de cada momento.

Es cierto que lo que resulta mucho más aceptado y racional, es  que no es impensable, que cuando algo termina, termina y no por intentar alargar más una situación vamos a poder virar el sentido del camino, pues sin esas cosas inoportunas de la vida que se te presentan y uno improvisa, el lugar que ocupa es el mismo.

Al final lo impensable se reduce  después de tanta racionalidad a aplicar el principio de dejarse llevar, eso si de una forma responsable, dejando que las cosas y las personas que aparecen en tu vida, por muy impensables que resulten, sean las que tú has necesitado en tu vida.

                                                          

                                                               Ferrán Aparicio
                                                      1 de septiembre de 2015