Páginas vistas en total

sábado, 30 de enero de 2016

VIRTUDES PERFECTAS


VIRTUDES PERFECTAS

Hablar de virtudes es hablar de palabras mayores, si   bien es cierto que todos tenemos alguna.

Pero si analizamos nuestro entorno, siempre podemos reconocer a personas que siempre están contentas , incluso cuando la vida no les sonríe en demasía, lo cual al fin y al cabo es una virtud perfecta , pues no todos aceptamos la vida que llevamos incluso siendo unos privilegiados en comparación con otros.

La  clave de esa virtud perfecta y después de analizarlo en varios casos, es que  estas personas han desarrollado hábitos que generan y facilitan el acercamiento a una felicidad natural.

Es común observar cómo estas personas agradecen estar vivos cada mañana cuando se levantan y no pierden la perspectiva del presente como un estado de consumo energético como si cada momento fuera el último , lo que les permite vivir intensamente y con desahogos.

Las personas e independientemente de nuestras virtudes, nos nutrimos de las personas que nos rodean es como un feed back continuo de contagio de emociones y valores que vamos retro activando lo cual nos genera una actitud positiva aceptando a los demás por lo que son  y el lugar que ocupan en nuestras vidas.

Como siempre y desde la humildad el tratar de aprender nuevas cosas que por afinidad nos resultan interesantes es un hábito que coincide en las personas felices comparten.

Las virtudes perfectas son las armas que nos ayudan a combatir con cierta creatividad las desavenencias y contratiempos como una oportunidad para hacer cualquier cambio en el sentido positivo, haciendo la mayor parte del tiempo lo que te guste, incluso el trabajar, pero dejando también tiempo para tus aficiones como parte complementaria de sacar la pasión por la vida

Reír, perdonar ser agradecidos  y cultivar nuestras relaciones, son virtudes complementarias  que nos recuerdan nuestra imperfección, pues en el lado positivo de cualquier situación siempre triunfa el optimismo y aun cuando todo suceda por una razón y sabiendo que muchas veces nos vamos a encontrar con que no sabemos cuál es la razón, nos van a permitir reconocernos a nosotros mismos y hacer lo mejor posible con lo que somos.

 Perseverar hacia una virtud perfecta, concentrándonos en nuestra vida es una forma de no  desviar nuestra atención ante la vida, porque siendo honestos con los demás y con nosotros mismos es una forma de fluir en una actitud que como conjunto de virtudes perfectas nos van a permitir asumir  la responsabilidad de nuestros estados de ánimo, actitudes, pensamientos, sentimientos, acciones y palabras, y como siempre “sin más”, que ya no es poco.

 

                                                           Ferrán Aparicio
                                                      30 de enero de 2016

lunes, 25 de enero de 2016

AUTOESTIMA MAXIMA


AUTOESTIMA MAXIMA
Me llama la atención como últimamente están evidenciándose cada día más los gurús de la comunicación en las redes sociales. 

 Parece y sólo es un parecer que al margen de gente que ha estudiado estas carreras de comunicación en redes sociales, los demás seamos ignorantes en cuanto que tengamos que seguir unos patrones determinados para triunfar en ellas.

Quizás y sólo quizás, la respuesta esté en la búsqueda de aprobación por parte de nuestro entorno o de un público que no conocemos como conducta que más realizan los seres humanos, y entre los que me incluyo yo mismo.

 La búsqueda de la aprobación puede hacerse de diferentes maneras, desde las más evidentes hasta las más sutiles, y para ello solo hay que abrir uno de esos post que marcan como triunfar en las redes de comunicación.

El problema surge cuando por una falta de autoestima máxima intentamos vender una verdad que no es verdadera y valga la redundancia para significar que el mostrar algo irreal supone un trabajo innecesario, pues no aporta nada más que un presunto reconocimiento social.

La autoestima está muy relacionada con el reconocimiento en cuanto que dependerá de cómo nos trata el entorno en el que nos avistamos. Sin embargo el sentimiento de valía personal, es decir lo que podríamos aproximar a la autoestima con el proceso de socialización de mensajes de aprobación vinculados a nuestra pseudo-expresión y comportamiento.

El buscar una autoestima máxima en las redes sociales se ha convertido a través de los “me gusta” como un acto social de generar una aprobación externa de difícil credibilidad donde el quedar bien con alguien se aproxima a señalarlo con un dedo hacia arriba.

Lo que es bien cierto es no podemos estar todo el día pendiente excepto por aburrimiento absoluto de lo que piensan los demás. El fin último de cualquier red social sea la que sea es compartir una información , pero también nuestro objetivo es filtrarla e ignorar muchos veces contenidos que según nuestro parecer carecen de fiabilidad y en todo caso de relevancia.

La adicción a esta conducta de reconocimiento social es lo que nos aleja en cierto modo de una autoestima máxima y sólo se cura no participando constantemente de un circo virtual.

El secreto de la autoestima máxima y hablo en voz alta y consecuente sería quizá centrarnos en crear un sentido real de nosotros mismos y desligarnos de la aprobación innecesaria de los demás.

Ferrán Aparicio
25 de Enero de 2016

miércoles, 20 de enero de 2016

AL NO TIEMPO


Después de un año pasado con ciertas anécdotas, despilfarros y caídas he podido conocer lo que significa el espacio no tiempo.

 Hasta hace poco estaba acostumbrado a decir no tengo tiempo, sin embargo he aprendido que hay tiempo para todo, incluso para aquietar sin parar que ya es mucho.

Cuando decimos que no tenemos tiempo, estamos afirmando y aseverando que de alguna forma no entra en nuestros planes la apetencia de dejar de hacer lo que estamos haciendo, si es que estamos haciendo algo o en cualquier caso que no nos apetece realmente hacer aquello para lo que necesitamos cierto tiempo.

Cuando alguien habla de que no tiene tiempo, de alguna forma nos está transmitiendo es síntoma de algo distinto, están transmitiendo de alguna forma que no saben lo que les gusta o que desearían hacer, pues tiempo en mayor o menor medida lo hay para todo , sólo es cuestión de ordenar la importancia de lo que tenemos en nuestra cabeza pendiente y priorizar.

Cuando algo nos importa o nos interesa en demasía dejamos cualquier cosa por comenzar aquello que nos hemos propuesto, luego siempre hay tiempo para hacer lo que nos interesa y apasiona, y lo que no hacemos está claro que no entra en nuestros planes aunque sea puntualmente en ese momento.

Todos y digo todos , tenemos cosas que hacer o deberíamos hacer y sabemos la forma de hacer las cosas y en ausencia de conocimiento , preguntamos , nos informamos o nos formamos en aquello que queremos hacer, luego no es excusa para acometer aquello que racionalmente descartamos por ausencia de tiempo.

Lo cierto es que últimamente está muy de moda aquello de reinventarse y quizás no sea tan necesaria como parar un momento y analizar los sueños, deseos , metas y objetivos y establecer un orden de intereses o simplemente necesidades.

Para que ocurran las cosas en el tiempo hay que hacer cosas y hay que dedicarles su tiempo, es como la ley de acción y reacción donde todo versa en perseverar y mucha disciplina.

 Quizás cuando uno vive el espacio no tiempo, donde no hay obligaciones inmediatas , ni necesidades básicas que cubrir sin necesidad de hablar de criar malvas es cuando te das de alguna manera cuenta que el tiempo existe y que no sólo se trata de tener una actitud positiva ante él , sino de valorarlo y valorarnos de que forma lo agotamos en función de nuestros propios intereses.


                                                             Ferrán Aparicio

                                                          20 de enero de 2016

 
 
 
 

 

viernes, 15 de enero de 2016

idealist@s: NAVEGANDO HACIA EL FUTURO

idealist@s: NAVEGANDO HACIA EL FUTURO: Una de las cosas que trato de transmitir, sin descanso y desde la perseverancia de este blog, es la trascendencia de las cosas que ocur...

NAVEGANDO HACIA EL FUTURO


Una de las cosas que trato de transmitir, sin descanso y desde la perseverancia de este blog, es la trascendencia de las cosas que ocurren cada día en nuestra vida, bien porque aparecen por casualidad o por causalidad, y desde el hecho que compartir también es vivir, y por ello no puedo de dejar de comentar o relatar, pues en cualquier caso el mundo nos lo ha puesto delante, el poder avanzar mucho más rápidamente con los medios de información y comunicación actuales.

Ni me gusta regocijarme del árbol caído, ni pensar aquello que pudiera haber sido con estos medios y de alguna forma no ha sido , simplemente y desde este presente la idea es navegar hacia el futuro con los medios que disponemos , cada uno en su cauce y su propia velocidad , pero siempre desde la consciencia de lo privilegiados que somos con los medios que disponemos y muy independiente de la crisis que nos ha tocado vivir, pues de alguna forma es parte de los ciclos económicos y de alguna forma vitales.

Es bien cierto que las personas que confían en nosotros y nos invitan a ser cómplices de una parcela tan importante de la su vida como es la intelectual, bien al leer este artículo, bien razonando o parándose a pensar en lo que yo de una forma espontánea escribo o razono en voz baja y parta mí mismo, merecen ser tratados y comprendidos con el rigor que les trae simplemente por el hecho de perder unos minutos en leer cada escrito.

Sin embargo no hay que perder de vista la confianza depositada y pensar en una globalidad en el que todos navegamos hacia un futuro y por tanto merecen ser tratados con el rigor que el acto requiere.

Quizás y sólo quizás, mucha gente no comprende de la trascendencia de escribir en un blog y sólo se trata de seguir navegando y aprendiendo en las relaciones personales, los conceptos transcendentales o simplemente en conceptos o que caen en tus manos o la ocurrencia espontánea te exonera a poner unas simples letras.

Simplemente en la intención se reconoce el privilegio de la libre expresión del hecho de compartir en muchos temas que aunque se consideren normales, son simples razonamientos de la vida cotidiana, que todos o casi todos tenemos o llevamos o tenemos.

Navegar hacia el futuro, genera un compromiso con uno mismo y con todos los que de alguna forma sienten curiosidad y sin ningún ánimo de prepotencia o en su caso de posicionamiento en la verdad absoluta de generar como objetivo una inquietud o una opinión.

Cada persona nos hacemos autores de aquello que hacemos o simplemente escribimos, como siempre indagando , documentándonos e intentando adecuar una voluntad debidamente informada de quien le visita a los pensamientos que motivan cada escrito , eso sí, navegando hacia el futuro y como siempre sin más.


Ferrán Aparicio
15 de Enero de 2016

martes, 12 de enero de 2016

idealist@s: NUEVO AÑO,.., NUEVA VIDA

idealist@s: NUEVO AÑO,.., NUEVA VIDA: Nuevo año nuevo, nueva vida nueva Ya hemos pasado las Navidades, la Nochevieja, los Reyes Magos y sólo nos queda el sentarnos a pensa...

domingo, 10 de enero de 2016

NUEVO AÑO,.., NUEVA VIDA


Nuevo año nuevo, nueva vida nueva

Ya hemos pasado las Navidades, la Nochevieja, los Reyes Magos y sólo nos queda el sentarnos a pensar como nos vamos a plantear este nuevo año, nuevo como una nueva vida nueva.

 Los que sentimos cierta inquietud y hemos pasado esa etapa en que la vida se empieza a vivir a  partir de los cincuenta tenemos que ser muy cuidadosos en lo que nos proponemos,.., o al menos eso me parece a mí.

 El primer paso como todo en la vida se traduce en saber lo que queremos,…, me resuena la canción: “no estamos locos,.., sabemos lo que queremos, vive la vida como si fuera un sueño......"

 Lo importante como siempre radica en el compromiso por el proceso de cambio, no es cuestión de sentirse mal, sino simplemente de reconocer que nuestra rutina ha llegado a su límite y necesitamos un proceso de cambio.

 El problema como siempre es salir de nuestra zona de confort o de nuestro desánimo ante el enfrentamiento a los miedos de un cambio, pues siempre no asumimos el riesgo de equivocarnos.

Sin embargo cuando abrimos los ojos a la realidad del tiempo nos damos cuenta que estamos estancados en una vida que ya no nos aporta nada y que tácitamente no nos satisface totalmente, por mucho que satisfaga nuestras necesidades básicas.

Reconocer la curiosidad como una actitud de motivación intrínseca no es un mal comienzo para replantearnos sabiendo que ya estamos iniciando un proceso, y que  como siempre empieza en ese justo momento donde los hábitos diarios se convierten en una rutina  que ya  no os aporta nada.

Dicen que visualizar aquello de lo que queremos obtener es una forma de empezar aquello que intuimos de alguna forma como algo que aunque sea una sombra virtual de nuestro deseo, supone el inicio de la  materialización de la imagen que hemos visualizado.

Cada persona somos un mundo y cada mundo tiene una evolución, lo que resulta evidente es que las conductas humanas suelen llevar un  entramado parecido a la estructura de una obra teatral donde todo se desarrolla desde la trilogía del argumento, desarrollo y culminación del acto teatral.

Ya decía Calderón de la Barca, que la vida era puro teatro, además de ser un puro sueño, quizás de alguna forma se avanzaba en el concepto moderno de la evolución.
 
Es por ello que ser curiosos y soñar de una forma gratuita es empezar a  aprender quienes somos y que es lo que realmente nos recompensa en cada etapa de  una  vida.

Al final de todo lo que tenemos mucho más claro es que cada día es una nueva oportunidad, el pasado, pasado está, y  cada día es una nuevo acontecimiento para replantearnos  en el hecho de avanzar siendo conscientes de nuestras luces y nuestras sombras, como siempre sin más.

                                                        Ferrán Aparicio
                                                    10 de Enero de 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

martes, 5 de enero de 2016

idealist@s: MARCA BLANCA

idealist@s: MARCA BLANCA: Todos y digo todos, hemos oído y nos hemos interesado por el fenómeno de las marcas blancas. Es bien cierto que cuando dependes de una ec...

MARCA BLANCA

Todos y digo todos, hemos oído y nos hemos interesado por el fenómeno de las marcas blancas. Es bien cierto que cuando dependes de una economía controlada lo que intentas es maximizar los resultados con el mínimo coste, es humano y no divino actuar así.

También es cierto que los controles de calidad nos demuestran cada día más como las grandes compañías y las no tan grandes, utilizan una segunda marca con la misma calidad u otra muy parecida en cuanto calidad y contenido para maximizar su producción y es en el análisis de las que organizan la supervisión de estas, las que determinan su calidad y opción de validez en el consumo.

El problema es cuando nos convertimos en exploradores de marcas blancas y somos analizados como estas, nos damos cuenta de la supervivencia mediante el consumo escogido y el empleo ofertado.

De la misma manera que los gurús de las grandes empresas de consumo diseñan estrategias para crear en su producción de marcas blancas, las empresas están recurriendo bajo amenazas legislativas de gran apoyo a crear profesionales baratos, homogéneos y sustituibles en cualquier punto y momento, con la escusa de una crisis que no valora la validez de un trabajo y una formación y sólo depende de la contratación de una supervivencia necesaria blanca para el empresario y con un grado de magia negra para el contratado, que no da más opción sino que trabajar más allá de la supervivencia.

Ni los gobiernos, ni la propia Comunidad Europea, nos apoya a valorarnos, en cuanto que cada día necesitamos más másteres para trabajar, para luego acabar trabajando en un marco blanco, que no nos corresponde a nuestra aptitud ni actitud de esfuerzo y validez.

Es bien cierto que además con las tasa de paro existentes, la experiencia ya no es un grado y muchas veces la edad nos convierte sin valorar principios fundamentales como piezas dirigidas al desguace o al cementerio de elefantes, y es evidente en el caso concreto de los políticos obsoletos con derecho a ser contratados.

Al final la marca blanca en la que nos convertimos y es como siempre sin más, un misil que nos dirige hacia un proyecto personal e intransferible, en el que te la juegas pero te permites el lujo de ser tu dueño y señor de tus decisiones aunque siempre esté, la inquisición de la hacienda pública persiguiéndote, excepto para el cuerpo diplomático de los políticos que siempre y no sé de qué forma juegan a caballo ganador.

Les animo como siempre desde este foro ide@lista, a plantearse antes de que falten las fuerzas, a no ser objeto, ni consumidor de marcas blancas personales o consumibles, pues a lo largo de esta vida, lo que uno se da cuenta es que hacerse valer, haciendo lo que uno es capaz y le gusta, es invertir en uno mismo y no en acomodarse en un sistema blanco y teledirigido por los unos y por los otros.

Ferrán Aparicio
5 de enero de 2016