Páginas vistas en total

sábado, 30 de abril de 2016

ME HUELE A CHAMUSQUINA


Cuántas veces hemos oído en nuestro entorno esta expresión y aun intuyendo su significado por el contexto en el que se expresa, realmente no conocemos de donde procede y por curiosidad de curiosidades, que todo es curiosidad, uno procede a cultivarse.

 
Cuando investigas y te documentas, algo que hoy en día está al alcance de todo el mundo a través de internet, simplemente dándole al botón correspondiente de tu móvil, te das cuenta que oler  a chamusquina es algo tan intuitivo como que la chamusquina es el característico olor que  se desprende al quemarse la superficie de alguna ropa o el que percibimos cuando alguien se quema por accidente algún pelo, barba  o vello.

El popular modismo, “Esto me huele a chamusquina”, se utiliza cuando alguien cree tener indicios de que algo no está saliendo tal y como esperaba o que algo va a salir mal.

La frase proviene de tiempos de la inquisición, cuando eran quemados los libros y escritos sospechosos de herejía  y muy a menudo la quema de esos libros iba acompañadas del propio autor o su impresor.

Lo que está claro que en la actualidad y a nivel  coloquial de cualquier tema nos expresamos hablando que cuando olemos a chamusquina, queremos decir que tenemos una sospecha intuitiva, ficticia o real  de que algo o alguien van a acabar mal en relación a algún tema o situación.

Un servidor cae en la tentación de inmiscuirse más allá de oler a chamusquina  constantemente y es que hoy en día, casi  todo nos huele a chamusquina en la naturaleza del ser humano, pues es muy difícil conceder al Hombre una condición benévola porque todos experimentamos las mismas pulsiones irracionales heredadas de nuestra situación en el mundo natural que actualmente nos rodea.

La simple enunciación de una consigna cómo es decir me huele cualquier tema a chamusquina, no sirve para la descripción de la realidad y aún menos para la implementación de una política que permita incrementar los niveles de seguridad y tranquilidad ciudadana  a cualquier nivel al menos en nuestro entorno más inmediato.

Los peligros que plantea la amenaza de un olor característico, no es cuestión baladí y requiere de unos altos niveles de prevención y alerta, sin que ello suponga una disminución de derechos y deberes ciudadanos sino límites más precisos a las incomodidades por las que hemos de pasar en determinadas ocasiones.

Si la libertad no implicara  la libertad de todos y cada uno de los ciudadanos, si la irresponsabilidad de algunos los inhabilitara por principio para ejercer el derecho a elegir y actuar, si el error no fuera componente esencial de la naturaleza humana cabría considerar al estado social y democrático, como el estado perfecto para  no tener sensación de oler a chamusquina.

 

                                                           Ferrán Aparicio
                                                        30 de abril de 2016

viernes, 29 de abril de 2016

idealist@s: PASANDO LOS AÑOS

idealist@s: PASANDO LOS AÑOS: La verdad es que hay veces que me sorprendo a mí mismo desde la perspectiva del tiempo y del espacio, y es que durante mucho tiempo h...

lunes, 25 de abril de 2016

PASANDO LOS AÑOS


La verdad es que hay veces que me sorprendo a mí mismo desde la perspectiva del tiempo y del espacio, y es que durante mucho tiempo he sido tremendamente crítico con algunas cosas y también con algunas personas, sin embargo desde hace algún tiempo me siento como espectador elocuente de lo que veo, siento o padezco, y no me reconozco.

Considero que he sido muy fiel a mis principios y valores y que la dignidad de mi pensamiento, la he mantenido y defendido, pues en cualquier caso me había costado forjarlo, incluso en asuntos en los que sabes que mucha gente no va a estar de acuerdo contigo, pero fiel a mis principios, carácter y educación, lo mantenía hasta límites peligrosos.

Con el paso del tiempo no sé si por comodidad o acomodación en mi zona de confort o por que la tranquilidad ha invadido mi vida y me ha vuelto más pacífico,…, soy capaz de oír, ver, y callar ,.., incluso de tragar carros y carretas, pues ya no me altero en absoluto, incluso disfruto de opiniones y criterios que si bien me sorprenden, no me cambian ni me afectan, como si de un espectador común de cine de barrio se tratara y saliera con esa sensación del cine en que ni me ha gustado ni disgustado la película que había visto, simplemente había asistido a su exhibición.

Por otra parte y hablando en voz alta, ya no se trata de lograr una actitud positiva adquirida pues el pensamiento positivo me parece como mínimo peligroso, sino de esa sensación que se llega a tener de triunfar con lo natural y lo auténtico como valores indiscutibles, especialmente cuando han ido pasando los años.

Quizás y sólo quizás ese reconocimiento de la actitud ante la vida es una de las razones por la que como acto reflejo y sin perder un ápice de tu personalidad te das cuenta de lo que vale la pena y de lo que no vale la pena y creo que esa es una de las razones por la que algo en lo que participas tiene más repercusión de lo que aparentemente se percibe, aunque sea como espectador.

 Al final nos pierde la emoción, unas cosas nos emocionan y otras ni nos hacen inmutar y es que todo tiene un componente emocional y al reflejarlo en una actitud consigues sintonizar con otros a quienes les ha sucedido y sobre todo, sentido algo similar, causalmente conectas cada día más con los espectadores de ese programa llamado pasando la vida que con los que acabo de despertar.

No tengo dudas de que cada día uno es más prudente pues la experiencia es un grado, pero hay que asimilar que abrirte a dar una opinión en público en ocasiones resulta un riesgo innecesario, especialmente en asuntos que van más allá de lo técnico y objetivo, y no se otorga una solución especifica desde lo general.

Es muy fácil atraer a quienes coinciden en tu postura y están hartos de las mismas cosas que tú, pero también es necesario comentar y ofrecer tus soluciones y alternativas, especialmente si las has probado y te han funcionado porque para decir chorradas cualquiera vale y eso te das cuenta cuando van pasando los años.

Ferrán Aparicio
25 de abril de 2016





miércoles, 20 de abril de 2016

CUSTODIA COMPARTIDA


Me llama la atención la nueva jurisprudencia que está surgiendo en España con el tema de la custodia compartida. Yo que no soy especialista en leyes, salvo las que se aplican directamente en mi campo profesional, pero  me sorprende como la ley muchas veces  sigue sin tener un sentido común, si bien cada caso es un mundo aparte.

Está claro que por definición como determina la Wikipedia; la custodia compartida es la situación legal mediante la cual, en caso de separación matrimonial o divorcio, ambos progenitores ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad, en igualdad de condiciones y de derechos sobre los mismos

El problema surge por casos que tengo a mi alrededor de como padres han abandonado literalmente a sus hijos, sin ser merecedores de la definición que les caracteriza o padres y madres que se dedican a mantener a la parte contraria por definición. Como todo en la vida a nadie le gusta que se le tuerza el camino, pero también es cierto que cada uno de nosotros tenemos que ser responsables de nuestros actos y consecuencias.

La custodia compartida no exime del pago de alimentos, cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges, o como en algún caso, cuando la progenitora no percibe salario o rendimiento alguno momentáneamente, ya que la cuantía de los alimentos será proporcional a las necesidades del que los recibe, pero también al caudal o medios de quien los da. Pero el problema surge cuando una de las partes sea hombre o mujer se inhibe de  su responsabilidad de ser merecedores del título de padre o madre en el ejercicio de sus obligaciones especialmente cuando las separaciones se producen cuando los hijos son menores de edad.

El Alto Tribunal señala,  con sentido común que habrá de considerarse normal e incluso deseable, el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea, el problema surge cuando uno de los padres en el fondo no desea cumplir con la parte del pacto que responsablemente le corresponde.

Es bien cierto la guarda compartida está establecida en interés del menor, no de los progenitores, pues la custodia compartida lo que pretende es aproximar este régimen al modelo de convivencia existente antes de la ruptura matrimonial y garantizar al tiempo a sus padres la posibilidad de seguir ejerciendo los derechos y obligaciones inherentes a la potestad o responsabilidad parental y de participar en igualdad de condiciones en el desarrollo y crecimiento de sus hijos, lo que supone en la práctica derechos y obligaciones.

Así pues, la custodia compartida no debe ser una excepción, sino más bien una generalidad, pues lo que se busca es que el menor sufra lo menos posible la ruptura de sus padres, tanto educacional y formativa, como sentimental.

El problema final  es que la pensión compensatoria no tiene por finalidad perpetuar, a costa de uno de sus miembros, el nivel económico que venía disfrutando la pareja hasta el momento de la ruptura, sino que su objeto o finalidad legítima es lograr reequilibrar la situación dispar resultante de aquella, no en el sentido de equiparar plenamente patrimonios que pueden ser desiguales por razones ajenas a la convivencia, sino en el de colocar al cónyuge perjudicado por la ruptura del vínculo matrimonial en una situación de potencial igualdad de oportunidades laborales y económicas respecto de las que habría tenido de no mediar el vínculo matrimonial, lo que supone en la práctica y en el tiempo  compartir no sólo hijos sino su manutención.

                                                                  Ferrán Aparicio
                                                               20 de abril de 2016

 

 

martes, 19 de abril de 2016

idealist@s: NERVIOS DE ACERO

idealist@s: NERVIOS DE ACERO: Hoy en día muchos pueden ser los hechos, acontecimientos o factores que disparen nuestros nervios y tensiones dentro del trabajo, desde...

viernes, 15 de abril de 2016

NERVIOS DE ACERO


Hoy en día muchos pueden ser los hechos, acontecimientos o factores que disparen nuestros nervios y tensiones dentro del trabajo, desde las dificultades económicas, el clima laboral o hasta una comida familiar en que tropezamos con nuestro cuñado favorito.

Lo cierto es que sin avisar y como enemigo silencioso, la tensión en general nos hace malas pasadas y afecta a nuestra tranquilidad como sistema de vida sin poder controlar nuestras reacciones.

El nerviosismo es una reacción natural de nuestro organismo para indicarnos que estamos frente alguna amenaza como sucede también con actitudes como el miedo y de una forma sistemática nuestra naturaleza y atención se concentra en cómo resolverlo.

Como sucedía con nuestra reacción ante el miedo muestro organismo y nuestra mente nos recrea un panorama normalmente sobredimensionado y poco natural en cuanto que reaccionamos sin realmente racionalizar la dimensión del problema o situación que estamos valorando, viviendo o simplemente pensando.

Los nervios de acero son esa virtud que nos permite desde la tranquilidad focalizar nuestra atención para poder valorar la trascendencia de lo que está ocurriendo, pues al final lo que importa no es la magnitud que nos desestabiliza sino nuestra reacción de resolución ante lo que se nos presenta.

A más abundancia el problema de controlar nuestros nervios deriva en una sensación de malestar que no nos aporta más que un resentimiento por no haber reconducido la situación a buen puerto.

Quizás no podemos controlar todas las situaciones que ocurren en nuestra vida pero tampoco debemos aumentar visceralmente un problema mayor del que pretendemos solucionar.

Hay trucos como son la observancia que nos permite observarnos en cuanto cuales son nuestros síntomas de agitación y conociéndolos y racionalizándolos manejar la respuesta estudiada para cuando estos aparecen. Como mecanismo de escape la observancia nos permite ganar tiempo para no llegar a vivir un estado de estallido emocional innecesario y en eso se centra la idea de cultivar los nervios de acero.

Como siempre el factor tiempo y el cultivar los mecanismos acción y reacción son la clave para poder dar una respuesta emocional controlada.

Ni se trata de soportar un resentimiento doloroso emocionalmente por haber caído en el juego, ni tampoco de callar para soportar la situación como medio de aquietar una reacción inmediata.

Nuestras creencias son tan fuertes porque nosotros las tomamos como la única verdad, pero en la mayoría de las ocasiones son sólo interpretaciones del mundo que nos rodea, y podemos variarlas y avanzar en el tiempo, pero como todo en la vida, en la moderación está la virtud y en la tranquilidad está el acierto, como siempre sin más, con nervios de acero.


                                Ferrán Aparicio
                            15 de abril de 2016




lunes, 11 de abril de 2016

idealist@s: TIEMPO, PARA UNA VIDA CORTA

idealist@s: TIEMPO, PARA UNA VIDA CORTA: Nunca es tarde cuando la dicha es buena y es que reflexionando   sobre la transcendencia de la vida, me he dado cuenta que ya me falta p...

idealist@s: idealist@s: MISERICORDIA DIVINA

idealist@s: idealist@s: MISERICORDIA DIVINA: idealist@s: MISERICORDIA DIVINA :   Llevamos un tiempo en que no sólo los españoles, sino los   ciudadanos europeos y todos los ciudada...

domingo, 10 de abril de 2016

TIEMPO, PARA UNA VIDA CORTA

Nunca es tarde cuando la dicha es buena y es que reflexionando  sobre la transcendencia de la vida, me he dado cuenta que ya me falta poco para ponerme en primera fila, como decía mi padre.

Los que tenemos la suerte de tener todavía al menos uno de nuestros padres,   este hecho nos recuerda que el tiempo nunca es suficiente para una vida corta, pues hace años éramos adolescentes y ahora estamos peinando canas, unos con hijos,.., otros sin ellos,  pero todavía tenemos la suerte de poder apreciar el cariño de uno de  nuestros padres, en mi caso mi madre.

Cuando transciendes a poner en orden tus valores independientemente del trabajo profesional, quien lo tenga en los tiempos que corren, los sociales , las relaciones interpersonales , y tantos aspectos que componen nuestra vida  y  en general  los valores sentimentales y espirituales, te das cuenta que en general tenemos un desorden ordenado respecto a estos factores que integran y componen nuestra vida y  en cuanto a su relevancia en el tiempo, hay cosas  para cada una de las etapas de una vida, pero hay otras que no vuelven en el tiempo como son las personas.

Cuanta gente nos ha dejado en el camino y hemos seguido andando y me pregunto que hubiese sido de nosotros y nuestras circunstancias, si hubiésemos tenido la oportunidad y haber  sido capaces de caminar junto a ellas, la vida hubiese sido de otra forma totalmente distinta de eso estoy completamente seguro.

Ya no entro en el tema de si podíamos haber sido más felices o si deberíamos haber hecho más por ellos, porque en cualquier relación siempre hay un sentido reciproco en cualquier relación personal e intransferible, lo que si es cierto es que la vida es muy corta y hay que dedicar el tiempo, sobre todo cuando reconocemos que ninguna de las partes  vamos a ser eternos.

Los pequeños detalles son los que más llenan cuando alguien percibe que tu percibes , así como que los tiempos se acortan en la distancia y que los papeles se intercambian en cuanto a cuidados y maneras, pero nunca en cuanto querencias.

El ajetreo mundano de cada uno muchas veces nos desinhiben de ser capaces de tener conciencia de lo corta que es la vida, sin embargo tener conciencia de haber disfrutado del tiempo es algo que nunca se olvida.

El orden de importancia  de las personas lo estableces tú mismo y como regla general, tu familia suele aflorar en los primeros puestos, salvo error o excepción, por ello es importante darle tiempo al tiempo, pues  ellos no pueden esperar.

La importancia de ser consciente en el presente  del tiempo para una vida corta ,alivia los duelos y por ello no hay que perder la oportunidad de amar y ser amado, aunque sólo sea por corresponder a nuestros seres queridos del espacio tiempo que se merecen, ten presente que el tiempo que pasa y nunca vuelve.

                                                             Ferrán Aparicio
                                                          10 de abril de 2016

 

martes, 5 de abril de 2016

idealist@s: MISERICORDIA DIVINA

idealist@s: MISERICORDIA DIVINA:   Llevamos un tiempo en que no sólo los españoles, sino los   ciudadanos europeos y todos los ciudadanos del mundo estamos condenad...

MISERICORDIA DIVINA


 

Llevamos un tiempo en que no sólo los españoles, sino los  ciudadanos europeos y todos los ciudadanos del mundo estamos condenados al entendimiento y es que no hay día que alguna noticia nos siga sorprendiendo, que no asombrando, en cuanto a contenidos  diversos y solo se detecta que el mundo está   revuelto y en plena ebullición.

Cada uno de nosotros tenemos unas creencias que hemos ido forjando como fruto de nuestra experiencia, el problema surge cuando nos topamos con la misericordia divina como concepto y la intentamos transpolar al mundo de lo humano.

Dice la Wikipedia entre otras fuentes  que la misericordia es la disposición a compadecerse de los trabajos y miserias ajenas, el problema surge cuando la  comparecencia es diaria y uno se habitúa como nos habituamos a las jaquecas o al dolor de estómago, por decir un algo.

El problema surge cuando aplicamos la misericordia a aquellos que nos gobiernan y concluimos que sólo  es necesario atender al perdón como medio de reconciliación.

La misericordia también entraña un sentimiento de pena  o compasión al poder comprobar como una sociedad,  sin entrar en detalle ni nacionalidad,  en vez de evolucionar, involuciona en conceptos y prácticas que creíamos superadas y asimiladas.

Sin embargo esa misericordia divina que no humana,  entraña la miseria que la encarna etimológicamente como concepto y es  que el sentimiento plural se está sustituyendo en cualquier nivel en posturas individualizadas muy fuera del bien común, perdiendo esa doble  vertiente en cuanto a su propio significado.

Esa dicotomía entre el sentimiento de pena o compasión y la propia virtud a ser benévolos en el juicio o castigo nos ha confundido como sociedad a la hora de generar unos principios y valores colectivos.

En cualquier caso no hay que confundir misericordia con lástima, ya que  la palabra lástima no se deriva del sentimiento sino al objeto que lo provoca, porque aquella no explica por sí sola más que la sensación de la pena, o el disgusto que causa el mal ajeno.

Una sociedad que no evoluciona no tiene compasión colectiva por aquello de que la lástima es común a todos los que la integramos y simplemente nos da lástima de aquel esfuerzo por el que todos hemos luchado y nos ha llevado a la situación que vivimos.

Misericordia, está claro que sólo hay una  y es la misericordia divina, pues la compasión como sentimiento verdadero no nos va a mover de la actualidad que vivimos en cualquier tema o situación.

Tomarnos a ligera la lástima que nos da el vivir el panorama que estamos viviendo, es tan alegre como decir que lástima que no haga buen tiempo , por decir un algo, pero tener claro que la misericordia es la disposición a compadecerse de los trabajos y miserias ajenas, es tanto como asumir nuestra responsabilidad en la mentalidad colectiva.

                                                      Ferrán Aparicio
                                                    5 de abril de 2016

 

 

lunes, 4 de abril de 2016

idealist@s: LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

idealist@s: LAS APARIENCIAS ENGAÑAN: Casi siempre, tendemos a juzgar a las personas por su apariencia, y no esperamos a conocerlas, es un procedimiento humano común, estamos ...

viernes, 1 de abril de 2016

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

Casi siempre, tendemos a juzgar a las personas por su apariencia, y no esperamos a conocerlas, es un procedimiento humano común, estamos en un mundo que muchas veces nos da la sensación de vivir demasiado rápido, lo que en el fondo no significa que vivimos sino que sobrevivimos, lo que genera y deriva normalmente al hecho de que las apariencias engañen.
 
 Y es que, la apreciación externa que hacemos sobre una persona, no siempre es la correcta.
 
El problema si lo pensamos es que existen multitud de herramientas que te permiten la evaluación de otros y contrastarla con la tuya, como es la comunicación no verbal de lo que vemos y percibimos y como nosotros mismos si nos analizamos nos comportamos ante lo que aparentemente vemos.
 
La apariencia como tal  no solo es como vemos a los demás sino   como los demás nos ven y nos perciben, es un acto reciproco que se refleja a través de cosas tan vanales como el vestuario, la forma de hablar, como actuamos… pero no podemos reflejar con ella lo que realmente queremos expresar, ni entender lo que los demás quieren expresar.
 
Pero cuando conocemos de verdad a una persona, compartimos con ella nuestros pensamientos y descubrimos realmente, la personalidad de cada uno.
 
Un acto reflejo para los demás es inconscientemente observar su aspecto externo y como reacción inmediata deducimos como es la persona, juzgando y sin realmente conocerla, eso demuestra nuestra falta de coherencia al hacer actos reflejos para lograr la supervivencia de un modo hostil.
 
El problema surge cuando se navega en el mundo de las apariencias y se acaba naufragando, en el océano interior de uno mismo, pues no mayor realidad que aparentar lo que no se es para luego caer en el vacío de la falta de autoestima real.
 
Si somos conscientes de que la vida funciona a través de un espejismo virtual solo se trata de analizar conductas frecuentes que nos puede acercar a desvelar la verdadera personalidad de quien tenemos enfrente, pues la percepción y realidad no siempre van de la mano. 
 
Actitudes tan concretas, como criticar a los demás, sonreír con los ojos abiertos, no expresar opiniones personales  o no dar datos de nuestra realidad familiar, pueden revelar más datos de envidias encubiertas , realidades enmascaradas  o mecanismos de defensa para disimular su verdadera naturaleza.
 
Las apariencias son como espejismos, que sólo reflejan la realidad exterior y puede estar muy alejada de la realidad interior, por ello no se fíen de las apariencias, tómense su tiempo, observen y reflexionen, que muchas veces las apariencias engañan.
 
                                                               Ferrán Aparicio
                                                             1 de Abril de 2016