Páginas vistas en total

martes, 30 de agosto de 2016

idealist@s: VUELTA DE VACACIONES

idealist@s: VUELTA DE VACACIONES: VUELTA DE LAS VACACIONES En estos días casi la mayoría de las personas, casi un ochenta por cien de la población, vuelve de las vacac...

VUELTA DE VACACIONES

VUELTA DE LAS VACACIONES


En estos días casi la mayoría de las personas, casi un ochenta por cien de la población, vuelve de las vacaciones excepto los que nos hemos  quedado de guardia para atender las urgencias de turno, lo cual no es cuestión baladí, surge el tema de la vuelta de las vacaciones y la experiencia traumática de la vuelta al trabajo y a la vida cotidiana, hasta el año que viene.

Dicen las cabezas pensantes que las urgencias  son inversamente proporcional a su urgencia y por experiencia no les falta razón. La cuestión es que las vacaciones sirven para relajarse el que pueda, las ciudades se quedan vacías y al final nunca hay tiempo para hacerlo bien, pero siempre hay tiempo para volver a hacerlo.

La cuestión es como plantearse esa vuelta de vacaciones; si supone  el final de una etapa o el comienzo de otra de más larga duración. Al principio de esa nueva etapa surge la idea de lo  impresionante que es  el hecho de  cuánto se tarda en acabar algo en lo que no estás trabajando, sobretodo en el caso de que nada es imposible para las personas  que no tienen que hacerlo por sí mismos.

Al principio de ese trauma post vacacional recomiendan tomarse las cosas y el trabajo  de una forma evolutiva y creciente donde el primer 90% de la tarea ocupa el 10% del tiempo y el 10% restante ocupa el 90% del tiempo que queda.

Y es en ese sentido es  como nos acostumbramos a jerarquizar nuestros hábitos, costumbres y donde las tareas sencillas siempre se posponen porque ya habrá tiempo de hacerlas más adelante.

Al final siempre ocurre un poco de lo mismo el trabajo se expande para ocupar el tiempo disponible para su realización. La percepción de la importancia y la complejidad de la tarea en cuestión se inflan en proporción directa al tiempo necesario para su realización.

Lo cierto  es que en esa vuelta de vacaciones, sólo se trata de  hacer cada día  un poco más de lo que todos esperan y pronto todos tendrán más expectativas, incluso uno mismo por aquello de sentirse plenamente satisfecho de tus propias acciones.

Muy importante también es sentirte bien con tu propia vida y con tu propio trabajo como medio de vida, pues si te gusta lo que estás haciendo dicen los psicólogos que lo estás haciendo mal, por aquello del inconformismo racional que nuestra mente nos depara y los más prácticos en ‘sensun contrario’, dicen que si se hace un trabajo demasiado bien, nunca te lo quitarás de encima, supongo que como en todo en la vida,.., en el medio estará la virtud.

A la vuelta de la vacaciones y siendo muy práctico solo queda haber disfrutado de ese tiempo reglado que todo el mundo tiene para descansar de la rutina laboral, para los que nos toca ahora el relevo, integrarnos aunque sea de una forma escalonada de esas merecidas vacaciones con derecho a descanso, pues lo que al final está claro es nadie es capaz de dejar las cosas como están.

                                                           Ferrán Aparicio

                                                 30 de agosto de 2016

jueves, 25 de agosto de 2016

idealist@s: CLARIDAD VERBAL

idealist@s: CLARIDAD VERBAL: Si hay teoremas que todos conocemos y  el que se lleva la primacía por excelencia es el de Pitágoras, un esquema básico que demuestra la ...

CLARIDAD VERBAL

Si hay teoremas que todos conocemos y  el que se lleva la primacía por excelencia es el de Pitágoras, un esquema básico que demuestra la analítica racional de la matemática numérica, pero en el caso del lenguaje verbal el triunfador es la teoría del estructuralismo lingüístico de Ferdinand de Saussure, padre de la semiótica.

El lenguaje es el vehículo de la comunicación y el uso de unas palabras u otras cambia totalmente el mensaje. Más allá del lenguaje no verbal, lo que diferencia un gran mensaje, de uno normal o, incluso de uno mediocre, es el correcto uso de las palabras.

En este sentido Ferdinand de Saussure hace referencia al signo lingüístico humano, el cual analiza en su concepto o significado y su imagen acústica o significante, por otra parte los significados y significantes que constituyen los signos configuran el lenguaje, y de ahí el tomar conciencia de la claridad verbal a la hora de comunicarnos, lo cual no es cuestión baladí.

Parar Saussure la sincronía que es el fenómeno del lenguaje en un momento dado, junto a otros paralelos es lo que estructura el lenguaje y no le falta razón desde el sentido común pues en el lenguaje existen palabras que son mucho más influyentes que otras, aunque sean sinónimas y en su estructuración  y combinación consiguen una claridad verbal o mejor transmisión del mensaje que queremos transmitir.

La eficiencia del lenguaje depende de la capacidad para crear un mensaje nítido, y el uso de determinados términos ayuda de sobremanera en esta tarea.

Las palabras dependen en su significado, del contexto en que se emiten o pronuncian,  es por ello que si se emiten en el contexto adecuado se conseguirá el objetivo perseguido de la comunicación.

Este nuevo movimiento propuso una nueva concepción de los hechos del lenguaje, considerándolo como un sistema en el cual los diversos elementos ofrecen entre sí una relación de solidaridad formando una estructura. Y es en este sentido cuando la claridad verbal se manifiesta como más evidente cuando personalizamos nuestra expresión utilizando el nombre de la persona a que va dirigida cuando le estamos hablando, apoya la teoría estructuralista en cuanto la relación entre emisor y receptor se sienta más identificada y consecuentemente con ello se preste mayor atención.

Es bien cierto  que a todos nos gusta sentir que un mensaje va dedicado a nosotros, pero también es cierto que la comunicación es mucho más fluida cuando entendemos rápidamente por su claridad verbal el contenido, lo que nos facilita una interacción de repuesta más rápida y fluida. Hoy en día con la comunicación digital  se demuestra este hecho, cuando alguien que no conocemos nos manda un mensaje le prestamos poca ninguna atención, pues nuestra capacidad de recepción pone dudas ante lo que se nos pretende comunicar.

Decir que algo es gratis, siempre nos servirá para llamar la atención, pero debe hacerse con cuidado y explicar las razones siempre ayuda y la claridad verbal es un arte que nos honra y distingue, por decir un algo y  a la vuelta de la vida,…, se lo digo por experiencia.

                                                           Ferrán Aparicio

                                                    25 de agosto de 2016

lunes, 22 de agosto de 2016

idealist@s: AQUIETANDO EL RITMO

idealist@s: AQUIETANDO EL RITMO: Hay días que sin saber por qué o por qué no, uno aquieta su vida y reflexiona sobre todo lo que sucede a su alrededor y en la vida de uno...

sábado, 20 de agosto de 2016

AQUIETANDO EL RITMO


Hay días que sin saber por qué o por qué no, uno aquieta su vida y reflexiona sobre todo lo que sucede a su alrededor y en la vida de uno mismo, esos días coinciden normalmente con acontecimientos como un final del año o un simplemente su propio cumpleaños o comúnmente cuando llega la noticia de la muerte de alguien cercano, que queremos o simplemente ha formado parte de nuestra vida.

Es bien cierto que la vida se compone de momentos, días, etapas,…, incluso años, pero lo que también es cierto que como en la vida misma estamos obligados a hacer más cosas con menos recursos y por ello aquietando el ritmo bien voluntariamente o bien circunstancialmente, te das cuenta que sólo se trata de enfocarse en las cosas más importantes en lugar de pasar el día apagando fuegos, por decir un algo.

Todos los humanos por definición queremos sacarle el mayor jugo a la vida y ser efectivos en aquello que nos interesa, pero sin embargo nuestros hábitos productivos están desenfocando la visión hacia el camino que realmente queremos coger, si es que en algún caso conocemos la dirección.

Al final de pensar en blanco durante un buen rato, llegas a la conclusión de que la clave está en organizar tu vida y la información que llega a tu vida de una forma más sencilla y de una forma más eficaz, en categorías apropiadas basada en cómo hay que accederla.

Dicen la gente hábil y práctica, que se trabaja la mitad con un trabajo ordenado, si lo proyectamos al conjunto de factores que integran nuestra vida, quizá y sólo quizá, la clave esté en crear el hábito de mantener tu vida organizada.

Tener una rutina que te permite empezar cada día con un plan sencillo y alcanzable y tener claro a donde nos lleva sea una de las pautas básicas no solo emocionalmente de sentirnos mejor sino de estar más satisfechos con el paso del tiempo.

La clarividencia de saber organizar y priorizar cuales son los aspectos más necesarios en cada momento y su escala de valores en cuanto a conseguir nuestros objetivos a corto y largo plazo, resulta una técnica infalible y ágil para avanzar cada día.

No sólo se trata de salir de la zona de confort pues al fin y al cabo si nos va bien no hay por qué cambiarla, sino de analizar si en esa zona estamos realmente plenamente felices.

La inconformidad es un acto de rebelión contra nosotros mismos y la finalidad un reto que nos mueve a otra zona que nos pueda mejorar el sentimiento de bienestar, por lo que te animo a aquietar el ritmo, a dedicar al menos unos minutos a pensar qué estamos haciendo y qué hacer con nuestras vidas , para salir de esas zonas improductivas no en el sentido económico de la palabra sino más bien emocionalmente, pues no hay mayor satisfacción de estar peleando al levantarme cada día por algo bueno y para mí , y se lo digo porque hoy es mi cumpleaños y este es mi auto regalo.

Ferrán Aparicio
20 de agosto de 2016



martes, 16 de agosto de 2016

idealist@s: SIMPLEMENTE MURPHY

idealist@s: SIMPLEMENTE MURPHY: De casi todo el mundo es  conocida la ley de Murphy y es que por aquello de que las bicicletas son para el verano, y es que el verano es ...

lunes, 15 de agosto de 2016

SIMPLEMENTE MURPHY

De casi todo el mundo es  conocida la ley de Murphy y es que por aquello de que las bicicletas son para el verano, y es que el verano es propicio no sólo para vivir el concepto de esta ley, espacio de tiempo mítico en el que queremos hacer más cosas que el tiempo nos permite y siempre suceden imprevistos que nos van causando pequeños problemas o simplemente alteraciones de planes que  perturban nuestra tranquilidad cotidiana en el momento menos oportuno.

Es bien cierto que las leyes de Murphy nos advierten desde un principio claramente que “ si algo puede salir mal, saldrá mal”, pero también es cierto con los tiempos que corren y el calor que está haciendo que con mucho humor e ironía y un bañito aunque sea en la bañera con agua fría podemos aceptar ese conjunto de sentencias que se cumplen de forma ineludible, invariablemente y de manera constante.

Lo bien cierto es que para afrontar estos tiempos complicados y calurosos, lo mejor es afrontar cada situación y cada problema cotidiano con una sonrisa y aceptando que dentro de todas las posibilidades nuestros planes pueden variar y no llegar o llegar retasados al puerto deseado, eso sí siempre con una sonrisa.

Sin embargo por aquello de que las bicicletas son para el verano, parece que lo relacionamos con un espacio temporal de ocio en el que no hay ningún placer en no tener  nada que hacer, cuando la realidad es que lo divertido es tener mucho que hacer y no hacer nada.

Al final como humanos que somos e independientemente de la acumulación de tareas obligatorias o voluntarias que tengamos cualquiera puede hacer cualquier cantidad de trabajo, siempre que no sea el trabajo que debería estar haciendo en aquel momento.

Desde punto de vista del pasivo con una inteligencia emocional brillante, cuanto menos haces, menos te saldrá mal y  si no haces nada, no te equivocarás, lo cual ni le afecta ni le inmuta a estas personas tranquilas que disfrutan del verano como un espacio de relax , como siempre , sin más.

Al final simplemente Murphy y muchos más pensadores nos ayudan a plantearnos que no se intentará nada si primero hay que combatir todas las objeciones por aquello de que si quieres algo, algo te costará y salvo error u excepción los ausentes siempre se equivocan.

No hay que olvidar  y ser de alguna manera consciente que muchas veces la pereza a menudo se confunde con paciencia y si supieras qué es lo que estás haciendo, probablemente te aburrirías.

Muchas son las leyes las que rigen en el contexto de nuestra sociedad y están plenamente demostradas pero en definitiva no hay ningún trabajo lo suficientemente sencillo como para que no pueda hacerse mal y todo lo que vale la pena hacer, vale la pena hacerlo en exceso.

                                                             Ferrán Aparicio

                                                       15 de agosto de 2016

miércoles, 10 de agosto de 2016

idealist@s: LADRONES DE ENERGIA

idealist@s: LADRONES DE ENERGIA: No sé si es el calor del verano o la falta de una placenteras vacaciones, pero la verdad es que en esta etapa me siento algo más cansado ...

LADRONES DE ENERGIA

No sé si es el calor del verano o la falta de una placenteras vacaciones, pero la verdad es que en esta etapa me siento algo más cansado o dicho de otra forma con falta de energía, lo que como siempre me ha hecho pensar en cómo utilizar correctamente los recursos que cada uno dispone como es la energía vital que es personal y como siempre intransferible.
Hay veces que de una manera natural buscamos la sabiduría más allá de la racionalidad a través del autoconocimiento interior o simplemente a partir de determinadas acciones y reacciones que como pautas nuestro cuerpo y nuestra mente nos va transmitiendo.
Pero la simple idea que todo los que nos rodea, incluyéndonos a nosotros mismos y lo que sentimos, son sólo construcciones mentales y por tanto en la medida de que nos abramos a una mente sana y sincera es ya un paso para no perder la energía que tenemos y acceder a un mundo controlado de ser consciente plenamente de lo que cada uno somos, simplemente con el hecho de vivir el momento y el lugar donde acontecen las cosas.
Es bien cierto que todos tenemos en función de nuestra forma de ser, estado de  salud y edad, por decir tres variables de partida y  una carga de energía asignada en un momento dado y es nuestra responsabilidad el utilizarla conscientemente y correctamente, por aquello de no perder la energía en algo que no nos aporta nada y puede incluso tildarse de vanal o simplemente innecesario.
Y ahí está el centro de la cuestión que sólo  consiste, en analizar cuáles son nuestro ladrones de energía que van desde personas que solo irradian negatividad a remordimientos no asimilados por errores u excepciones cometidas que ya no tienen solución en el tiempo presente.
La consciencia del aquí y ahora, revela un estado de plenitud de saber reconocer  aquellas cosas que puedes delegar y prefieres no hacer, así como dedicar el tiempo a lo que te hace feliz y disfrutas, pues muchas  veces la rutina nos lleva por el camino de las nimiedades y sólo nos aleja de lo que es significante en nuestra vida.
Respecto a otros  ladrones de energía de orden material que no personal, son cosas tan básicas como el espacio de cosas  y enseres que nos rodean, el otro oía algo que me llamo la atención y es que con cierto orden sólo se trabaja la mitad y me hizo pensar que para la vida misma es algo parecido el orden  y la organización son factores que nos aportan una tranquilidad vital en general salvo síndrome de Diógenes crónico y adquirido.
La naturaleza, tiene ritmos y tu vida también nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar. Al final sólo se trata de darte permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y darte permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.
                                                           Ferrán Aparicio
                                                  10 de Agosto de 2016


viernes, 5 de agosto de 2016

idealist@s: INDIGO QUE TE QUIERO INDIGO

idealist@s: INDIGO QUE TE QUIERO INDIGO: Desde niño siempre tuve una atracción especial por el color azul, y en especial por la magia del color índigo, un color entre azulón y ma...

INDIGO QUE TE QUIERO INDIGO

Desde niño siempre tuve una atracción especial por el color azul, y en especial por la magia del color índigo, un color entre azulón y malva, difícil de definir pero muy fácil de identificar.

Con el paso del tiempo y  como siempre por casualidad y con cierta causalidad, escuche en una tertulia sobre las connotaciones y significados de este color y es que no me faltaba razón para identificarme con este color.

El término ‘niños indigo’ es el utilizado en el contexto de la llamada nueva era o newage, música con la que también me identifico y un poco menos, con el concepto de estos niños representarían un estado superior de la evolución humana; aunque sólo sea por el principio de igualdad y al mismo tiempo diferencia, pues está claro que todos no somos iguales ni tenemos las misma preferencias, algo que nos hace únicos y exclusivos a cada persona.

El índigo en relación a los colores que identifican los famosos siete chacras se acerca al nivel séptimo nivel espiritual, ético y mental, sin atender a la definición de habilidades para normales, sino a la atracción de la intuición, una mayor capacidad de empatía y comúnmente con una creatividad incrementada.

En el caso de las áureas hablaríamos de una Áurea azulada, que según la teoría teofisica respondería a las personas que le corresponde liderar el cambio en la era de acuario.

Es también reconocido  como algo genérico que no concreto, que mayormente los niños índigos tienen una mayor intuición, espontaneidad y rechazo a una moralidad estricta llena de imaginación.

El problema racional surge cuando uno pasa de niño a adolescente y de adolescente a adulto, como todo en la vida se va asimilando y estas características se desarrollan de un modo  más racional en el sentido que uno es capaz de controlar su mente y sus actos pero no sus habilidades, las cuales con el tiempo las ha desarrollado de una forma natural y en la mayoría de las casos sin saber que existían o se sentían en la mayoría de los casos y un día lo identificas como algo propio y reconoces su explicación.

La pura verdad es que en definitiva la teoría del índigo y de los niños índigos no existe una evidencia científica de su existencia, es más un análisis estadísticos de comportamiento en función a percepciones sintomáticas y análisis de conductas y habilidades , pero lo que si se coincide es que hay gente muy asociada al color índigo que posee un fuerte sentimiento par generar una diferencia significativa en el mundo y se encontrarían naturalmente inclinados a temas relacionados con la espiritualidad , el ocultismo y el esoterismo.

Al final como siempre, índigo te quiero índigo, por que te gusta, sin más y al menos intentamos romper un esquema social que ata a la humanidad a un estereotipo, aunque simplemente sea por atracción al color índigo.
                                              
    Ferrán Aparicio

5 de Agosto de 2016

lunes, 1 de agosto de 2016

idealist@s: SIMPLEMENTE DARMA

idealist@s: SIMPLEMENTE DARMA: Darma o Dharma, es una palabra  que en  sánscrito quiere decir “proteger” o  “guardar”. Depende que religión lo introduzca adquiere un si...

idealist@s: CUECES O ENRIQUECES

idealist@s: CUECES O ENRIQUECES: Dicen muchos expertos en materia de cocina que tal cual cocinas y después comes lo que has elegido, es un gran reflejo de cómo es tu vida...

idealist@s: RETORNO Y RECURRENCIA

idealist@s: RETORNO Y RECURRENCIA: Dicen los que creen en la reencarnación, que la muerte es el regreso al comienzo mismo de su vida con la posibilidad de repetirla nuevame...

RETORNO Y RECURRENCIA

Dicen los que creen en la reencarnación, que la muerte es el regreso al comienzo mismo de su vida con la posibilidad de repetirla nuevamente.

Quizás cuando hablamos de la reencarnación se entiende que hablamos de vidas sucesivas, si bien habría que matizar en cuanto que una vida es una existencia en el mundo terrenal, por lo que hablaríamos de una forma natural de existencias sucesivas.

Lo que es bien cierto es que una persona es lo que es su vida y eso se lo digo por experiencia, sin embargo y dado que todos evolucionamos a lo largo de una vida está claro que trabajamos sobre patrón, el nuestro que va evolucionando pues lo contrario significaría una perdida de tiempo.

La duda queda en si en ese retorno y recurrencia, volvemos con el bagaje anterior incorporado o simplemente volver a carecer de la experiencia acumulada en la vida anterior.

Los más místicos afirman que la vida de cada uno de nosotros en particular es como una película viviente que al morir nos llevamos a la eternidad. En parte no les falta razón en cuanto que es bien cierto que cada uno tenemos nuestros secretos y vivencias y nos los llevamos a la tumba, lo que no queda tan claro es si en la reencarnación o en el retorno y ocurrencia podemos volver a retomar aquello que supuestamente nos llevamos.

Es bien cierto que todos al menos una vez en la vida hemos tenido la sensación de conocer a alguien que nos resonaba o acudir a algún sitio y sentir una empatía especial en el sentido de tener la sensación de conocerlo o haberlo habitado.

La repetición de dramas, comedias y tragedias y vivencias es un axioma fundamental de la Ley de Recurrencia, según la teoría general que ampara la reencarnación como hecho vital.

Con justa razón se nos ha dicho que dentro de nosotros moran y se suceden por debajo de nuestra razón acontecimientos que se procesan en el subconsciente e inconsciente, pero solo nuestra personalidad es la que maneja las consecuencias de esa ley de retorno y recurrencia. Así reflexionando seriamente sobre la Ley de Recurrencia, o repetición de escenas en cada Retorno, descubrimos por auto-observación íntima los resortes secretos de esta cuestión.

Al final de todo se reduce a aceptar que debajo de nuestra capacidad cognoscitiva suceden muchas cosas, que desgraciadamente ignoramos lo que por debajo de nuestra pobre razón sucede y que muchas veces desde la consciencia hay que aplicar la ley de la recurrencia, para sentirnos de alguna forma libres y aceptar de alguna manera que en verdad ni siquiera sabemos que no sabemos.

Ferrán Aparicio
1 de agosto de 2016


SIMPLEMENTE DARMA

Darma o Dharma, es una palabra  que en  sánscrito quiere decir “proteger” o  “guardar”. Depende que religión lo introduzca adquiere un significado en el caso del budismo es utilizado para señalar las enseñanzas del buda, mientras que en el hinduismo es interpretado como una buena virtud, acción o deber superior.

Como concepto se refiere a todo aquello que protege o guarda y relaciona el bienestar individual y el colectivo.

Pero el Darma, se ha relacionado siempre con el Karma, palabra mucho más integrada en nuestro lenguaje cotidiano y lo que muchos no intuíamos es que Darma y Karma  trabajan como la ley de la  causa y efecto.

Es la reencarnación o al menos los que creemos en ella, la que explica la rueda de la vida, que tanto el ciclo como la rueda, por su propia forma  se entiende sin principio ni fin, sino como una evolución en el camino y es el karma el que explica  el concepto de la vida como una sucesión continua de vida y muerte.

Todos conocemos de alguna forma, o de alguna anécdota que la ley Karma. Esta se basa en que para cada acción tiene una consecuencia, para cada causa hay un efecto, para cada acción hay una reacción natural y tiene el efecto boomerang en el sentido que por ser parte del ciclo de la vida vuelve a su punto de origen, si no antes,.., después, si no en esta vida,.., en la próxima.

De ahí simplemente Darma en el sentido que toda acción que beneficie al individuo, a quienes lo rodean o a la sociedad generará un buen Karma y buen ciclo de la vida y así de una forma continua en el tiempo  y del No tiempo.

El Darma como característica principal tiene el poder de equilibrar el mal Karma acumulado es como el compensador del balance negativo que cada uno tengamos acumulado y justifica el famoso dicho: haz el bien y no mires a quien, pues al final redunda en nuestro propio bienestar, bien en esta vida,.., bien en la próxima.

Para entender la acción del Darma sobre el Karma, simplemente hay que analizar los efectos de la ley del Karma, que también ha sido  expresada en otras  expresiones como la ley de recurrencia, todo vuelve a ocurrir con sus consecuencias; la famosa ley del Talión, ojo por ojo y diente por diente; la ley de la causa y el efecto, no existe causa sin efecto ni efecto sin causa y por supuesto y evidentemente la ley de la igualdad en cuanto de lo que se da se recibe.

Al final, la experiencia de ser humano implica tener la libre opción de actuar de acuerdo a nuestras virtudes o defectos y el poder está en nuestras manos, pues forjamos el presente y el futuro con nuestras acciones, es por ello que nuestras decisiones y actuaciones independientemente del Karma que tengamos acumulado podemos balancear la cuenta obrando de acuerdo con el   simplemente Darma.

                                                             Ferrán Aparicio

                                                           1 de Agosto de 2016