Páginas vistas en total

miércoles, 30 de noviembre de 2016

MEDIACIÓN CLARA Y OBJETIVA

La Wikipedia define la mediación, como  un mecanismo de resolución de conflictos, en el cual un tercero imparcial y profesional, busca facilitar la comunicación para que las partes sean capaces de resolver un conflicto.

Es bien cierto que  la mediación tiene sinónimos circunstanciales como son, arbitraje, intervención, conciliación, entrometimiento e  injerencia, por decir un algo, pero en cualquier caso la mediación siempre tiene  que ser clara y objetiva. Pero como arbitraje responde a un juicio, dictamen, decisión, peritaje, sentencia, veredicto, fallo, resolución incluso a una sanción, y resulta un comodín muy codiciado en el póker de la vida.

Sin embargo si lo analizamos fríamente, siempre hay algún aspecto positivo que podemos sacar de la mediación que estamos viviendo en nuestra vida de una manera inconsciente y es que hay algunas lecciones que podemos aprender para aplicarlas al ámbito personal o profesional, simplemente desde la observancia.

No es este un escrito sobre derecho, ni especializado en él, ni tengo intención de defender una postura radical, pues no soy especialista en el tema, sin embargo, creo que hay que aprender de los errores, especialmente si son otros quienes los cometen, desde la observancia como si de un espectador se tratara, en el teatro de la vida. 

Al hablar de mediación clara y objetiva, uno de los factores primeros y principales es tener valores claros y ser capaz de defenderlos cuando sea necesario, eso sí con una estrategia psicológica que medie entre las partes, pues ser juez de nadie no es una postura fácil, y el que calla no otorga nada.

Cuando demuestras que algo es importante para ti y lo haces de forma consistente, acabas generando confianza y credibilidad aunque haya quienes no compartan tus mismos criterios, y esa es la estrategia de la mediación transmitir la confianza de un valor a través de un  criterio imparcial, apoyado si es posible en derecho, como medio de justificar su cumplimiento por ambas partes.

El problema de mediar y de la propia mediación es que si vamos a elegir a alguien no es por lo que puede solucionar sino por el valor que puede aportar, por lo que puede hacer por nosotros.

La mediación como concepto surge como mecanismo entre las partes, puedes utilizar lo de ponerte enfrente de algo o alguien para establecer tu posicionamiento, pero inmediatamente después debes demostrar que eres mejor que aquellos a los que atacas, por lo que el mediador debe actuar como árbitro del arbitraje en cuestión. 

Al final el problema es que antes o después deberás dejar de parecer para demostrar que eres y haces lo que dices y si no hay coherencia va a ser casi imposible que te recuperes.

Considero que la mayoría de la gente no tiene  tiempo ni ganas de estar litigiando en todas partes. Sin embargo, siempre hay gente dispuesta a solucionar a través de la mediación para mantener el enfoque y defender los principios que nos hacen ser como somos, eso sí, claros y objetivos, como siempre sin más.
                        Ferrán Aparicio
                                                 30 de noviembre de 2015

viernes, 25 de noviembre de 2016

idealist@s: CASOS Y COSAS

idealist@s: CASOS Y COSAS: Cuando las cosas se miran en perspectiva, toman un cariz muy diferente, la pura verdad es que han pasado los días, los meses y muchos...

CASOS Y COSAS


Cuando las cosas se miran en perspectiva, toman un cariz muy diferente, la pura verdad es que han pasado los días, los meses y muchos años y me es muy grato recordar todos aquellos días de viaje, porque actualmente mi visión de todo en conjunto es tremendamente positiva, aunque actualmente me sea difícil elegir destino, bien por presupuesto, bien por dificultades político-sociales en que se encuentran muchos países y lugares, bien porque cada desplazamiento tiene su momento en el tiempo. 

A nivel práctico, las cosas tampoco han cambiado demasiado, si bien hoy el mundo de internet facilita evitar intermediarios y conseguir una información pluricultural y diversa, si bien siempre hay que tener cierta reserva en cuanto a la veracidad de los contenidos, hemos avanazado en la capacidad de desplazarnos aunque sea virtualmente. 

Pero lo que de verdad ha sufrido un cambio importante, es nuestra mentalidad, solo cuando vivimos en el tiempo sin anclarnos en el pasado o proyectándonos en el futuro, es cuando nos damos cuenta del aquí y del ahora de los casos y de las cosas, que realmente suceden en este momento desde la consciencia.

Al final de una forma consciente te das cuenta de que el obsequio para nosotros de la vida, ha sido el poder viajar y desplazarnos, en las culturas de otros países y mundos inimaginables. 

En el aprendizaje del camino, llegas a entender que la vida es un camino irregular de casos y cosas, que van sucediendo, no sin más, como en otros conceptos y ocasiones, sino todo en su justo momento, en la que ninguna etapa tiene sentido, si no existe otra etapa que la complemente. 

En cada viaje, aprehendemos cosas que estamos seguros, nos van a ser de gran utilidad para el resto de nuestras vidas, desde la luz al color , desde la forma a los materiales, pero también sensaciones placenteras y algunas incluso adversas y al final esos casos y cosas, te enseñan que cuando aquellos momentos en que las cosas parecen no tener solución, nos obligamos a tener esperanza. 

Esa actitud de carencia de cumplimiento de un deseo absoluto de complacencia, al final te enseña con la mayoría de los casos y de las cosas a ser optimista el resto de tu vida, pues al fin y al cabo una vez analizas si un problema tiene solución o no la tiene, ya sabes cómo reaccionar, esta vez,.. sin más, aceptando el problema de una forma optimista en cuanto a su resultado final.

Al final,.., los casos y las cosas, no salen ni bien ni mal, sino que simplemente suceden, y la manera en cómo se interpretan depende de la mentalidad con la que lo valoremos y puedes llegar a valorar y comprobar que se puede ser feliz incluso cuando todo parece perdido, pues te otorga la capacidad de entender que incluso las malas épocas son irrepetibles. La experiencia final de ganar el conocimiento de los casos y cosas, te demuestra que todo en definitiva está inalcanzablemente cerca.

Ferrán Aparicio

25 de Noviembre de 2016





domingo, 20 de noviembre de 2016

idealist@s: PUNTO Y APARTE

idealist@s: PUNTO Y APARTE: El punto y aparte marca el final de un párrafo dentro de un texto. Solo podemos hablar de punto y aparte cuando después de ese párrafo vi...

PUNTO Y APARTE

El punto y aparte marca el final de un párrafo dentro de un texto. Solo podemos hablar de punto y aparte cuando después de ese párrafo viene otro. 

Si es el último, lo que tenemos es el denominado punto final. Los puntos que cierran este párrafo y los dos párrafos siguientes son ejemplos claros de punto y aparte.

En este sentido y como en  la vida misma, el punto y aparte, separan dos etapas o momentos de una vida, que desarrollan contenidos distintos o simplemente diferentes, dentro de una misma línea de razonamiento, que nos refleja a nosotros mismos o en su caso, a nosotros en relación a los demás.

También es cierto y reconocido que tras un punto y aparte, se debe de cambiar  de línea  y comenzar a escribir después de dejar un margen o sangrado a la izquierda, mayor que el resto de las líneas que componen el párrafo, pero como todo en la vida depende de tu propio estilo,..., las reglas pueden ser objetivas o sujetivas, como regla general todos cambiamos de línea cuando ponemos punto y aparte, pero en cuanto a la sangría muchas cada uno y su conciencia decide si seguir en la misma sangría de parramos por la  que su vida ha sido coherente o desplazarse a la derecha por decir un algo y que no le estorbe de alguna forma ninguna letra, frase o concepto en el nuevo párrafo o etapa a empezar o desarrollar.

Hay que tener presente, igualmente, que la elección entre el punto seguido y el punto y aparte es también subjetiva cuando se trata de distintos aspectos de un mismo asunto o idea, lo cual como siempre no es cuestión baladí.

De alguna forma paralelamente me resuena aquello de: historia acabada e historia terminada o sus múltiples combinaciones, historia terminada pero no acabada o en su caso historias acabadas pero no terminadas; lo que demuestra que cada uno escribe el fin de una historia o párrafo como considera oportuno,  voluntaria y coherentemente, si es que el resto de la gente o la vida misma le deja hacerlo.

En cualquier caso lo que tenemos todos claro, son los paralelismos ortográficos y gramaticales y la vida misma, como esencia de convivencia y del propio respeto a nosotros mismos.

Las etapas tienen un principio y final, como concepto de evolución como lo tiene el punto final en cuanto que cierra un escrito, o una parte de un escrito, muy diferente al punto y aparte donde siempre viene otro párrafo, es por ello que paralelamente y como irónica semejanza y sin hacer suposiciones, en esta vida sólo se trata de saber dónde estamos y que es lo queremos, si acabar una etapa, sabiendo que después del punto final ya no hay más párrafos o mantener una continuidad con un punto y seguido.
                                                          
                                                             Ferrán Aparicio
                                                      20 de noviembre de 2016


martes, 15 de noviembre de 2016

idealist@s: PERSEVERANCIA O TESON, DOS MOTORES DEL PODER

idealist@s: PERSEVERANCIA O TESON, DOS MOTORES DEL PODER: Cuando las cosas se miran en perspectiva, toman un cariz muy diferente. Han pasado los meses y es muy grato recordar todos aquellos días ...

PERSEVERANCIA O TESON, DOS MOTORES DEL PODER

Cuando las cosas se miran en perspectiva, toman un cariz muy diferente. Han pasado los meses y es muy grato recordar todos aquellos días en  que mi vida era diferente, porque actualmente mi visión de todo en conjunto, es tremendamente positiva. 

A nivel práctico, las cosas tampoco han cambiado demasiado, solo permanece la experiencia, que como la academia dice es un grado. Pero lo que de verdad ha sufrido un cambio importante, es nuestra mentalidad  y en especial la mía.

La pura  verdad, es que al final casi del camino solo puedo decir que la perseverancia o tesón  han sido el motor del poder conseguir lo que me he propuesto, pues uno de los lugares a los que conduce el no conocernos a nosotros mismos, es caer en la trampa del quiero y no puedo.

Reconozco que durante años la presión social, el ambiente colectivo y el consumismo hacia el éxito y logro, me ha podido llevar a insistir en un camino que no está alineado con mis verdaderos objetivos y confundir la perseverancia y la confianza en uno mismo con el querer es poder, y la verdad es que siempre querer no es poder.

En un mundo ideal y justo, etapa  de la vida mental y física por la que hemos pasado casi todos, todos tendríamos los mismos derechos y oportunidades y deberíamos   seguir luchando por esta idea en el mayor grado posible, pero a estas alturas no podemos ser tan inocentes y hemos de ver que  la realidad dista bastante de estas pretensiones.

Muchas veces a pesar de perseverar hemos de comprender que aunque queramos nuestras propias condiciones nos sitúan fuera del alcance de nuestras propias pretensiones y aunque podamos luchar y perseverar, hemos de ser conscientes que perseguir una meta inalcanzable solo conduce a una inmediata frustración.

Al final del camino solo se trata de simplificar los objetivos y clarificarlos en el sentido que estaremos más satisfechos si cumplimos aquello de conseguir lo máximo con el mínimo esfuerzo, que es el que nos queda después del camino recorrido , lo cual tampoco es cuestión baladí.

La experiencia nos convierte en seres congruentes con lo que hacemos y como vivimos en la mayoría de los casos, aunque excepciones pueden haberlas, y nuestra inteligencia emocional nos deriva a movernos con el tiempo, en una zona de desarrollo más próximo y real, lo que nos aporta una mayor e inmediata satisfacción, aprendizaje y  metas conseguidas a corto plazo.

Si lo traducimos a lo material, cada día que pasa necesitamos menos para vivir, pues centralizamos nuestro gasto, en aquello que realmente necesitamos. En lo personal  y lo profesional sucede lo mismo, buscamos caminos muy centrados que nos hacen crecer y disfrutar el trayecto que no nos hagan tener la vieja sensación de permanecer atacados o perdidos en el espacio y de tener la sensación de  haber perdido el tiempo.

Al final solo el tesón y la perseverancia, te dan la posibilidad y el poder de llegar más lejos, eso si rompiendo las reglas , innovando a tu medida y cambiando el modelo.

      Ferrán Aparicio
                             10 de noviembre de 2016

jueves, 10 de noviembre de 2016

idealist@s: MODAS Y MODISMOS

idealist@s: MODAS Y MODISMOS: Mucho se ha hablado y se sigue hablando en especial en los medios de comunicación, sus videos típicos y mensajes tipo, sobre la zona de c...

MODAS Y MODISMOS

Mucho se ha hablado y se sigue hablando en especial en los medios de comunicación, sus videos típicos y mensajes tipo, sobre la zona de confort y es que las modas y modismos existen y existirán siempre. El problema surge cuando una vez saturado sobre la expresión empiezas a psicoanalizarla y llegas a tus propias conclusiones, como es mi caso.

La Wikipedia,  que hoy en día resulta como un diccionario virtual abierto a dar mucha y variada  información, la cual hay que en cierta forma filtrar, pues el problema de la información que obtienes no implica su absoluta veracidad, define la zona de confort a cada uno de los lugares y situaciones donde nos sentimos seguros, y donde no existe riesgo alguno, y nuestra mente los interpreta como potencialmente de bajo riesgo, lo cual causa una dependencia a ciertos lugares y no nos permite conocer otros escenarios productivos para la vida.

Como definición parece acertada, el problema es la interpretación individual que cada uno hace de esta definición por que como moda o modismo, cada uno, lo hace propia en su propio ámbito y con su propio estilo, pues todos ya hemos oído alguna vez que estilo es esa forma lógica y personal de hacer las cosas.

De forma contraria, hay autores que definen la zona de confort como un estado mental que no permite el crecimiento personal y que aun estando bien posicionado en esa zona no puedes seguir creciendo, pues no necesitas esforzarte, motivarte o aprender o simplemente arriesgarte para seguir viviendo cómodamente.

Como casi siempre, yo creo que en el medio está la virtud, porque a nadie le amarga un dulce y no es necesario sufrir por necesidad de un liderazgo innecesario, cuando uno está a gusto en la zona que se ha creado el mismo, a efectos de dotar de cierta comodidad circunstancial a su vida. 

Así mismo me pregunto si resulta conveniente y necesario el vivir con una ansiedad vital de tener presuntamente para crecer como persona el obligarnos a mal vivir de una forma innecesaria.

Las modas y modismo son útiles en cuanto nos abren un abanico de posibilidades, pero somos nosotros los que tenemos que elegir que palo nos apetece utilizar pues al fin y al cabo somos  víctimas de nuestras propias decisiones, para bien y para mal.

De una manera o de otra todos vamos buscando el mejorar nuestra zona sea de confort o de desconfort y evitar por pereza, conformismo; el miedo y la inseguridad que puede llegar a ser nuestra zona de  convivencia  en una vida centrada en el Kaos.

Si analizas tu vida y tu zona de confort, eres capaz de ver que muchos de los elementos que la componen los has elegido tú mismo, circunstancia que lleva a pensar que son errores de elección o bien a temas de contexto. 

Al final llegas a la conclusión de que la zona de confort es un estado de las personas, puesto que somos las personas las que vivimos en un sistema y una coyuntura, cada una la suya y que el problema se genera cuando la zona de confort no se adapta al contexto.

Te digan lo que te digan, lo mejor es hacer aquello que te gusta, que te haga sentirte cómodo y que,... además, suceda en el contexto adecuado, lo demás,.. modas y modismos.

                                          Ferrán Aparicio
                                      10 de noviembre de 2016

lunes, 7 de noviembre de 2016

idealist@s: MARGEN PARA SOÑAR

idealist@s: MARGEN PARA SOÑAR: En un mundo donde cada vez hay menos margen para soñar, llevar una vida intrascendente es tan sencillo como dejarse arrastrar por la ruti...

sábado, 5 de noviembre de 2016

MARGEN PARA SOÑAR

En un mundo donde cada vez hay menos margen para soñar, llevar una vida intrascendente es tan sencillo como dejarse arrastrar por la rutina y aceptar que de nuestra existencia no hay que esperar grandes cosas.

Sin embargo hay momentos en la vida de un ser humano que son cruciales, son momentos etapas que nos forjan como personas que seremos, que nos ayudan a superar las crisis personales y también las ajenas, y les hablo de los viajes y los lugares mágicos encontrados y deseados a través de ellos.

La rutina de la vida nos va en cierto forma entumeciendo, solo y digo solo, cuando salimos de nuestra dichosa zona de confort y vemos otros mundos es cuando reconocemos y apreciamos la polaridad de la vida y empezamos a valorar y de alguna manera  entender los principios y valores fundamentales y que todo se complementa desde la salud a la enfermedad como partes de un todo, de una unidad , a la alegría y la tristeza o la luz y la oscuridad, por no hablar del sol y la luna, que cuando uno llega la otra desaparece pero complementarse se complementan con su propia luz.

Los viajes bien sean en solitario, bien en compañía nos regalan la posibilidad de estar preparados para disfrutar no solo de lo que vemos y conocemos en su escala, color y luz natural sino también su percepción, bien por las situaciones que encontramos de culturas y costumbres diferentes, bien en las sensaciones de bienestar, bien porque aprendehendemos de los errores y de los contratiempos, como primer paso para ser felices  incluso, en la adversidad.

Viajar por sí mismo, no es trasladarse físicamente, es un concepto más amplio y sugerente, donde descubrir aquello que nunca hubieses imaginado incluso habiendo visto fotografías de lo que te ha enganchado, pero en cualquier caso tampoco es cuestión de economía es cuestión de perseverar en aquello que estamos convencidos que queremos y de alguna forma nos va a hacer feliz, eso sí con tiempo y rigor para reconocerlos.

Cuando de alguna forma llegas a la conclusión que la vida no vale la pena si uno no es capaz de hacer con ella lo que quiere, es cuando te lanzas a un mundo sin fronteras y sin miedos, pues el miedo es paralizante y desconfiado y siempre encontrarás escusas para mostrar su presencia, en especial ese miedo a lo desconocido que se llama tu destino.

Es bien cierto que michas personas utilizan el viaje como una manera de huir de los problemas, las cosas y las personas, una forma de poner tierra por medio, un intento de olvidar lo que uno no puede ni debe olvidar, pero también es cierto que cuando comprendes el  verdadero sentido del concepto de libertad y de lo  que significa un mundo sin fronteras, encuentras ese margen para soñar que la vida ofrece a todo el mundo y no todo el mundo utiliza y comprende.

El camino de la felicidad es recto y sencillo con que déjese el miedo a los desconocidos en sus casas, que lo mejor está por llegar especialmente si tienen elegido su próximo destino.

                 Ferrán Aparicio
          5 de noviembre de 2016

miércoles, 2 de noviembre de 2016

idealist@s: BUSCANDO EL NORTE

idealist@s: BUSCANDO EL NORTE: En ocasiones he sentido sensaciones de estar viviendo como una brújula, unas veces buscando el Norte y otras el Sur al mismo tiempo, com...

martes, 1 de noviembre de 2016

BUSCANDO EL NORTE



En ocasiones he sentido sensaciones de estar viviendo como una brújula, unas veces buscando el Norte y otras el Sur al mismo tiempo, como si de un campo magnético se tratara, capaz de no reconocer en qué punto me encontraba y en otras ocasiones y desde la observancia, he podido ver y reconocer, cuantas contrariedades suceden a mi alrededor, especialmente una vez que pones cierta atención en cuanto y a donde se dirige la gente observada.

Es bien cierto, que como personas nuestra mente es capaz de seleccionar el estado consciente en el que queremos estar; desvirtuando, olvidando o escondiendo ciertos factores o elementos en el mundo subconsciente.

Sin embargo y siendo conscientes o inconscientes, si sentimos la idea, de estar acertados o equivocados sobre la dirección que no nos movemos, especialmente cuando nuestra mente y nuestro cuerpo trabajan al unísono y sentimos una satisfacción vital.

Sin embargo y en medio de esa brújula que siempre busca el norte por definición, se encuentra en medio el alma o ánima, de nuestra psique, de la que no somos conscientes pero de la que proceden los impulsos, sueños, anhelos y en definitiva deseos que nos llevan o nos han traído al momento y lugar donde estamos.

Y cuando eres consciente de esa anima o alma, es cuando llegas a comprender la trascendencia de la existencia del plano interior de nuestro ser que nos demuestra que existe y es importante atender sus necesidades al igual que hacemos con nuestro cuerpo y nuestra mente en un estado consciente.

Este proceso se nos plantea cuando nuestra brújula interior está marcando el norte y nosotros caminamos en otra dirección o simplemente desconocemos a donde nos dirigimos y que dirección estamos tomando. Surge en este estado como una alarma interior muy difícil de explicar y muy relacionada con el sentimiento intuitivo de que algo no va bien y el ánima solicita que reconozcamos su existencia y la tengamos en cuenta de vez en cuando.

Esa revisión o supervisión de nuestro estado anímico, refleja la necesidad espiritual de contrastar los valores existenciales con los reales a efectos de rectificar ese norte que todos buscamos y que no es más que un estado de búsqueda de eterna felicidad que no existe en general, salvo error o excepción, más que como suma de pequeños momentos de felicidad.


Al fin y al cabo nuestro interior, nuestro ego, también tiene necesidad de sentirse satisfecho y cumplir sus sueños y que sus anhelos, sean satisfechos y el alma o ánima que como ente abstracto no tácitamente reconocible nos llama la atención para que de alguna manera atendamos la necesidad interior de experimentar satisfacción y alegría en nuestra vida.

Al final sólo se trata de hacer coincidir conscientemente nuestra brújula exterior con lo que de una forma intuitiva espiritual e interior nos va marcando el verdadero norte, nuestra anima, como siempre , sin más.

Ferrán Aparicio
1 de Noviembre de 2016