Páginas vistas en total

jueves, 20 de abril de 2017

CURIOSIDAD O HUSMEO


Existe una línea muy delgada entre la curiosidad y el husmeo. Curiosidad es cuando preguntas a alguien nuevo sobre algo y en especial si te relaciona o compete. Husmeo es cuando te adentras en la vida de alguien a escondidas para revisar los archivos, actos y  acciones de otras personas.

Es bien cierto que todas las persona no tenemos los mismos intereses, las mismas intenciones, ni la misma forma de ser, por suerte o por la gracia de Dios, pero también es cierto que mucha gente tiene una curiosidad desmedida que le hace llegar al husmeo continuo.

Estamos en una era donde todos y digo todos, sin excepción hemos luchado por la libertad. Libertad en cualquier campo de expresión, de actuación, de pensamiento,  de escribir, de leer y de todo en general lo que se pueda definir con palabras, pero siempre dentro de un concepto llamado respeto.

La curiosidad es cualquier comportamiento inquisitivo natural, evidente por la observación en muchas especies animales, y es el aspecto emocional en seres vivos que engendra la exploración, la investigación, y el aprendizaje, así lo define la Wikipedia , con gran respeto y exactitud, mientras que el husmeo  le resulta de aplicación, conceptos y hechos que son buenas razones como:  averiguar, buscar, descubrir husmeando, descubrir husmeando/olfateando, escudriñar, fisgar, fisgonear, oler, oler la pista de, olerse algo, olfatear, sospechar.

 Sin embargo y ante una curiosidad medida o desmedida, esencialmente, se  describe un número desconocido de mecanismos del comportamiento psicológico que tienen el efecto de impulsar a los individuos, humanos y no humanos, a buscar la información y la interacción con su ambiente natural y con otros seres a su alrededor.

Al final la curiosidad es, sobre todo, un instinto natural, como lo es el hambre. Confiere una ventaja de supervivencia a ciertas especies y se puede encontrar en sus genomas. Es algo natural que les sucede a la humanidad y a los animales, especialmente a los individuos más jóvenes.

 Con el paso del tiempo es bien cierto que las personas nos hacemos menos curiosas, bien porque no necesitamos mayor información de investigación, bien porque simplificamos nuestras vidas resumidas en un acto reflejo de experiencia adquirida y a lo mejor en “sesum contrario” husmeamos o intentamos husmear más en la vida de los demás más por curiosidad que por necesidad de información ajena, para matar el tiempo

Lo que parece diferenciar la curiosidad humana de la de los animales es que aquella suele combinarse con la capacidad de pensamiento abstracto y, de ese modo, conducir a la mimesis, a la fantasía, a la imaginación y eventualmente a una manera especial del ser humano de pensar , como acto reflejo de la razón humana, que es abstracta y consciente.

El husmeo es una forma más suave y  se puede entender  como una forma catártica de comportamiento o como algo instintivo dentro de los seres humanos.

La verdad es que como siempre solo se trata de hablar reflexionando desde la curiosidad y escribiendo como acto reflejo del husmeo, como siempre,…, sin más.

                                                           Ferrán Aparicio

                                                       20 de abril de 2017