Páginas vistas en total

viernes, 30 de junio de 2017

idealist@s: DESEOS POSITIVOS

idealist@s: DESEOS POSITIVOS: Cuando uno quiere desear lo mejor a alguien , uno se expresa de forma positiva y de una forma genérica y según la experiencia que uno ha t...

DESEOS POSITIVOS

Cuando uno quiere desear lo mejor a alguien , uno se expresa de forma positiva y de una forma genérica y según la experiencia que uno ha tenido e intenta transmitir algún pensamiento, hecho obra u omisión que ha vivido ,por aquello que tanto me une  como es el hecho...." de que compartir es vivir".


Hay expresiones que siempre han marcado una época y una de ellas es “los arboles no nos dejan ver el bosque o dicho de otra forma ; “ Que ningún árbol te deje ver el bosque”.

La expresión es de uso común pero cada uno los asociamos a situaciones en la vida que nos hemos bloqueado viendo y centrando nuestra atención en detalles demasiados cercanos, sin pensar que después de lo físicamente inmediato, existía una realidad que de una u otra forma aparecería en  sus justo momento y había sido ocultado o pseudo ignorado por habernos centrado en detalles o perspectivas insignificantes para lo que nuestra voluntad estaba discerniendo

Esta expresión se utiliza en muchos ámbitos y es de uso común, o al menos lo era y se suele utilizar especialmente con la intención de resaltar que quienes están sumergidos en un problema son incapaces de observarlo con plenitud.

También es bien cierto que si te dedicas a vivir en el presente, lo primero que puedes ver es el árbol y no el bosque , salvo que tengas muy claro que el objetivo de tu vida es ver el bosque y darle , la importancia justa a las imágenes , vivencias y emociones que se nos presentan cada día, bien porque de ellas también aprehendemos ,o  bien con la idea de que esa fijación extrema puede llegar a confundirnos , pues en otro sentido también hemos oído aquello de que no es oro todo lo que reluce y nuestra percepción puede ser falsa  haciendo presunciones o lo que es lo mismo presuposiciones de algo que en el fondo resulta imaginario y creado por nosotros mismos.

Pero los que creemos que cada cosa sucede  en su justo momento y que la sincronicidad nos ayuda a comprender lo que  nuestro subconsciente nos está trasmitiendo bien por hechos y señales que nos aparecen cada día , bien por ese mundo tan mágico que es el mundo de los sueños, nos damos cuenta que prestando atención a estas imágenes y observarlas se está  frente a lo que representan y por ende es imposible dejar de ver más allá, ese bosque imaginario que pretendemos en el tiempo llegar a contemplar.

Con la visión del árbol, quizás estamos focalizando excesivamente la atención y  con una mentalidad más amplia y sin desentrañar la expresión y el contenido de esta frase podríamos llegar a decir. “Los arboles no nos dejan ver como es todo el bosque”. Llevado a la vida real está claro que muchas veces no podemos llegar a detectar la solución de nuestros problemas, si no vemos el conjunto de la situación, es como intentar acabar un puzle sin tener todas las fichas presentes , por muy borrosas , deformes y desintegradoras que nos parezcan. 

Al final como todo en la vida en el medio está la virtud, si podemos focalizar y centrar nuestra atención más que en lo que vemos, en nuestro pensamiento, para poder tener una visión general en la que los detalles no impiden ver lo que son, solo muestras de una parte de lo que los compone de acuerdo a la perspectiva que posea el observador, por ende mientras más amplia la perspectiva mayor será su comprensión del campo o escenario que se desea estudiar, como siempre,…, sin más.
Ferrán Aparicio
30 de junio de 2017



lunes, 26 de junio de 2017

idealist@s: HO’OPONOPONO

idealist@s: HO’OPONOPONO: Cada  vez que voy a una tienda esotérica, salgo con algo que no pensaba comprar es como si la ley de la atracción actuara y supuesta y ...

domingo, 25 de junio de 2017

HO’OPONOPONO


Cada  vez que voy a una tienda esotérica, salgo con algo que no pensaba comprar es como si la ley de la atracción actuara y supuesta y presuntamente la vida nos diera aquello que necesitamos en cada momento.

En esta ocasión compre el libro ho´oponopono. Ustedes se preguntarán que es esto pues bien; el denominado ho´oponopono es una práctica ancestral fundamentada en la consciencia de ser y en la doble dimensión de ésta como “alerta” y “espacio”.

Explicado de otra forma para que lo entiendan como lo he hecho yo, es muy básica y espiritual y actúa en base a su toma de consciencia. La consciencia se relaciona con “ser” y cuenta con dos esferas indisolublemente ligadas: “consciencia de lo que se es” y “consciencia de lo que es”.

 La primera se refleja en estar “alerta”, sintiendo lo que somos es; decir la perfecta  consciencia de lo que se es y  de quien soy. Y la segunda, con el “espacio”, en el sentido   de tomar consciencia de lo que es, de lo que es la realidad, para al final con esa doble perspectiva sentir aquello que muchas veces comentamos “ yo soy el que soy”.

El ho´oponopono proviene de tradiciones indígenas del Pacífico, en general, y de la cultura hawaiana, en particular. Literalmente significa “acertar el paso” o “corregir el error”. De acuerdo con arcaicas creencias, el error proviene de experiencias dañinas y pensamientos frustrantes desplegados en otras vidas. y que se acumulan en la memoria donde almacenamos nuestra existencia  o que supuestamente se denomina cadena de vidas. 

En cualquier caso y al margen del ho´oponopono, la energía de experiencias y pensamientos cargados de daño y error que son causa y origen de desequilibrios, desasosiegos, insatisfacciones, enojos, enemistades y enfermedades. Sin llegar a desarrollar su contenido que además debe ser lentamente leído y racionalizado, para su toma de consciencia  el ho´oponopono impulsa, por tanto, una comunicación consciente con nuestro Ser interior para que éste tome el mando y afiance o borre, según el caso, partes concretas de nuestra memoria trascendente.

 El intelecto y la mente no tienen capacidad para incidir en la memoria trascendente: ni saben dónde está, ni conocen el archivo donde están acumulados los errores; por lo que  debemos permitir que forjen expectativas sobre los efectos e impactos de la respuesta que se produzca, pues el intelecto carece de información para ponderar lo que determinada circunstancia realmente nos reporta.

Ho´oponopono va más allá de la Ley de Atracción porque no es posible controlar todo lo que tenemos en el inconsciente, pero si de lo que  estamos proyectando y plasmando en nuestras vidas, es eso tan sencillo como cumplir nuestros sueños desde la consciencia de la aceptación o eliminación en su caso de aquello que no nos conviene o hace daño.

Al final y solo al final,  asumir la responsabilidad íntegra de nuestra vida implica, igualmente, aceptar la responsabilidad por los pensamientos y acciones de las demás personas que aparecen en ella, y como siempre decimos nunca es tarde cuando la dicha es buena.
  
 Ferrán Aparicio
25 de Junio de 207

martes, 20 de junio de 2017

idealist@s: CONTRARIEDADES DIARIAS

idealist@s: CONTRARIEDADES DIARIAS: Es bien cierto que todos tenemos contrariedades diarias, como si de algo común en los humanos se tratara, pero lo que también es cierto, ...

CONTRARIEDADES DIARIAS

Es bien cierto que todos tenemos contrariedades diarias, como si de algo común en los humanos se tratara, pero lo que también es cierto, lo importante que resulta como nos enfrentamos a ellas , y en especial si vale la pena contrariarnos ante lo sucedido.

Los mecanismos de comportamiento resultan de un continuo aprendizaje y con ello no digo que debamos aceptarlo todo, pero si intentar comprender que es posible que alguna contrariedad aparezca ante un plan marcado como perfecto.

Habría que diferenciar entre adversidades y contrariedades, y en mi opinión difieren en el grado de intensidad y la afección que nos producen. Las adversidades son situaciones de una cierta gravedad; mientras las contrariedades son esas pequeñas cosas que en el día nos suceden y pueden llegar a molestarnos o contrariarnos respecto a lo que teníamos dispuesto o planificado.

En general las contrariedades como suceso cotidiano y común tiene como consecuencia una situación molesta que puede llevarte a una cambio de tiempos o de planes, sin embargo la  adversidad es algo accidental que impide o retarda el logro o el deseo.

Ambas situaciones son situaciones molestas pero quizás lo importante es como nos enfrentamos a ellas, pues en cualquier caso su aceptación impediría la capacidad de amargarnos el o el tiempo que esta tenga como consecuencia, hasta que llegue la solución adecuada que lo pone todo otra vez en su sitio.

Quizás la conciencia del concepto es saber cómo enfrentarnos ante él y ser capaz de aceptar de antemano las contrariedades como algo dentro de la teoría de Murphy que nunca pasa nada más cuando estamos apurados como para poder a enfrentarnos a algo en tiempo establecido.

Para ello una actividad positiva es aceptar que todo no va a salir de antemano como hemos previsto y considerando estos sucesos no como paranormales , sino como normales dentro del proceso vital, resultan mucho más llevaderas.

Una vez aceptas que siempre te puedes encontrar contrariedades por adversidades en tui vida diaria es importante reflexionar si son realmente trascendentes en tu  estado de felicidad, llegando fácilmente  a la conclusión y siendo consciente que un gran problema no es una contrariedad te das cuenta que aceptándolas como parte del proceso, las solucionamos mucho antes de lo que creemos y más pronto dejarán de ser motivo de fastidio.

Para finalizar, si somos conscientes del grado de trascendencia de lo que estamos viviendo, te das cuenta de lo relativo  de su afección, en cuanto a lo que nos debe afectar, re encuadrando los acontecimiento en su justa escala, porque al final te das cuenta que lo verdaderamente importante está más allá de esas pequeñas  molestias y que todo con la perspectiva del tiempo son simplemente contrariedades puntuales en el tiempo.

 Ferrán Aparicio
20 de junio de 2017

jueves, 15 de junio de 2017

idealist@s: INSPECCIÓN TÉCNICA PERSONAL

idealist@s: INSPECCIÓN TÉCNICA PERSONAL: Cuando hablamos de ITV, todos sabemos o nos resuena que estamos hablando de la inspección técnica de vehículos, al igual pasa con la ITE,...

INSPECCIÓN TÉCNICA PERSONAL

Cuando hablamos de ITV, todos sabemos o nos resuena que estamos hablando de la inspección técnica de vehículos, al igual pasa con la ITE, inspección técnica de edificios, pero se me ocurre si no deberíamos empezar a pensar en pasar por una inspección técnica personal, al menos cada dos años, para revisar nuestros mecanismos de supervivencia y estado de las piezas y engranajes que nos hemos creado y diseñado para el correcto funcionamiento de nuestra vida.

Vivir el momento, parece ser es  nuestra misión diaria, pero no es ardua tarea, ya que resulta más complejo de lo que parece pues nuestra mente ha de luchar contra su tendencia natural  de ir  de una idea a otra y de pasar  de un tiempo a otro, del pasado al presente y del presente al futuro.

Dicen los expertos en materia, que estar en el presente no es algo natural, es una acción que hay que ajustar como de un mecanismo se tratara, pues nuestro propio cerebro siempre está planificando y mirando hacia el futuro y al mismo tiempo  conectado con el sistema límbico, en estado de alerta que en relación a las experiencias vividas nos conecta con el pasado, por lo que nos resulta difícil concentrarnos en el presente, en nuestro momento, en  tu momento que es tuyo e intransferible.

La necesidad de una inspección  técnica personal radica en  poder controlar la velocidad de traspaso de tiempos sin abandonar el presente, porque la única cosa que podemos vivir es este instante, lo denominado de alguna forma abstracta presente, que en menos de un segundo ya ha pasado al pretérito.

Un mecanismo de regulación es recuperar el estado  de consciencia temporal como regulador de la velocidad del sonido de nuestra mente que constantemente nos está traspasando con ideas, sentimientos y emociones, de un lado hacia otro de nuestra proyección temporal.

Al margen de ser felices que es uno de los objetivos que  estadísticamente y mayoritariamente tenemos todos los humanos, aspiramos a tener un poco de paz interior por lo que surge la necesidad de pararse a pensar en ello para tomar consciencia de la velocidad en que vivimos, pues lo que está claro es que vivir deprisa no es vivir , sino  sobrevivir y se lo digo por mi propia experiencia.

Al final del camino todo quedará en una anécdota desde la consciencia a la inconsciencia de haber llegado al final del camino sin saborear ninguna de las experiencias que nos están sucediendo, como empujados por una fuerza  que nos impide bajar el ritmo, por lo que les animo a darle a su vida una dimensión temporal adecuada, pues yo ya lo estoy intentado.

Ferrán Aparicio
15 de junio de 2017

lunes, 12 de junio de 2017

idealist@s: LA TERCERA POSIBILIDAD

idealist@s: LA TERCERA POSIBILIDAD: Llevo unos días en que me vienen  a la cabeza cosas que en principio parecen absurdas y es que como siempre todo depende del color con qu...

sábado, 10 de junio de 2017

LA TERCERA POSIBILIDAD

Llevo unos días en que me vienen  a la cabeza cosas que en principio parecen absurdas y es que como siempre todo depende del color con que se mira. 

La mayoría de las personas nos regimos por el sistema aristotélico de pensamiento, basado en el sentido común, pero hay veces que aparecen cuestiones que no cuadran dentro de ese sentido común.

Aristóteles proponía que  todo era verdadero o falso, y excluía una tercera posibilidad, pero en realidad hay cosas , conceptos, pensamientos que no son ni verdadero ni falso, sino que son las dos cosas al mismo tiempo.

Si lo pensamos racionalmente muchas veces sucede lo mismo con conceptos como absoluto y relativo, puede darse el caso como tercera posibilidad que algo o alguien, sea absoluto y relativo al mismo tiempo.

El planteamiento surge en el carácter no lógico de nuestro pensamiento, sino paradójico de la realidad o de la vida misma.

Hay gente, la mayoría  que piensa que el conocimiento racional de la vida es lo que nos va a permitir vivirla  mejor, sin embargo y muy comúnmente en oriente el pensamiento se centra en pensar que vivir la vida es la  que nos va a permitir vivirla y conocerla mejor.

Es bien cierto que las rutinas crean costumbres, incluso en nuestra forma lógica de pensar, llegando al caso que creamos nuestro propio estilo definido como esa forma lógica de hacer las cosas que nos caracteriza, sin embargo la experiencia como  motor de  la vida es lo que de alguna manera produce cambios de forma consistente.

Si lo pensamos fríamente y aun habiendo seguido unos patrones lógicos aristotélicos basados en el recto pensar y en el sentido común, nosotros no somos los mismos que ayer, la semana pasada, los meses pasados y muy diferentes al año pasado, hemos evolucionado a través de nuestras experiencias. 

Quizás la tercera posibilidad sea reconocer que  además de tener la posibilidad de discernir si algo es verdadero o falso, es cambiar nuestros esquemas y conocer otras posibilidades a través del cambio.

Es bien cierto que la vida es un pasar y que estamos obligados a pasarlo lo mejor posible o al menos a intentarlo, pero una vez tenemos ya nuestra base intelectual afirmada podíamos plantearnos de una forma ilógica, el plantearnos como tercera posibilidad el cambio concreto en determinados aspectos de nuestra vida como forma de des encasillarnos de una rutina de patrones y costumbres.

La lógica y el sentido común  siempre han sido el motor del pensamiento pero cabría plantearse que en determinadas ocasiones la tercera posibilidad está en adoptar una postura irracional en nuestra conducta, porque si lo pensamos fríamente, la vida no es lógica,.., gracias a Dios.

Ferrán Aparicio
10 de junio de 2017

lunes, 5 de junio de 2017

idealist@s: HUMILDE DEFERENCIA

idealist@s: HUMILDE DEFERENCIA: Siempre he considerado la deferencia como un acto imprescindible en el rito de las interacciones para una convivencia amable. Vivimos e...

HUMILDE DEFERENCIA

Siempre he considerado la deferencia como un acto imprescindible en el rito de las interacciones para una convivencia amable.

Vivimos en un mundo que por “h” o por “b”, tendemos a mostrar nuestro lado individualista como reflejo de un egoísmo exacerbado. Pero si lo pensamos fríamente  ser deferente es una muestra  de respeto y cortesía, tener en consideración al otro con el que se comparte el trajín humano y todas las consecuencias que se citan en el contexto de la interactuación. 

Al mismo tiempo la actitud deferente tiene que ver con el respeto, la observancia y la consideración.

La deferencia es una actitud que demuestra conocimiento tanto personal como para los demás precisamente porque se basa en el valor social positivo que una persona reclama efectivamente para si por medio de la línea que los otros suponen que ha seguido durante  determinada relación o simplemente contacto.

Definir la deferencia es definir un término abstracto y relativo al mismo tiempo, en cuanto que la deferencia es el acto consciente de que los otros poseen un patrimonio de valor positivo en una  forma  como mínimo igual a la que nosotros consideramos para nosotros mismos.

Ser conscientes del significado de deferencia, es tener muy claro que es un comportamiento de consideración hacia el otro o, mejor todavía, hacia el amor propio de los demás. 

Cuando practicamos  la deferencia nos hallamos en el momento más culminante de respeto a una persona, y por extensión al acontecimiento cotidiano de irnos humanizando, llenándonos de un  sentimiento de  compasión, que  posee un protagonismo absoluto en este instante radicalmente humano. 

Ser deferentes  es practicar la imperfección de la humanidad y en el fondo no se trata de desatender la reprobación de una mala conducta, o de silenciar una crítica o  de acallar una disensión en un escenario de disparidad de puntos de vista, sino de no rellenar ni la apreciación ni la crítica ni la disensión, con expresiones afiladamente lacerantes por muy merecedor que sea de ellas nuestro destinatario. 

En definitiva la deferencia deriva a la consideración como actitud, no solo al otro, sino también a nosotros mismos, pues la mejor manera de preservar el amor propio entendido como auto respeto y como la concentración de la dignidad que toda persona posee por el hecho de ser persona, es preservar el amor propio de los demás. 

Ferrán Aparicio
5 de junio de 2016

jueves, 1 de junio de 2017

idealist@s: COMBINACIONES EXOTICAS

idealist@s: COMBINACIONES EXOTICAS: La depresión y la ansiedad  son dos trastornos mentales que generalmente van asociados y que muchos no entienden, no sabe identificar, igno...

COMBINACIONES EXOTICAS

La depresión y la ansiedad  son dos trastornos mentales que generalmente van asociados y que muchos no entienden, no sabe identificar, ignoran los motivos que llegan a desencadenarlos, y hasta dudan de su existencia al considerarlos como manifestaciones propias de la debilidad de quienes los sufren, al carecer de la fuerza de voluntad suficiente para dejar de experimentarlos.

Sin embargo los que algún día abrimos las puertas de esta combinación exótica de ansiedad y la depresión, sabemos que son puertas que se abren pero no tienen cierre alguno de por vida, lo cual nos hace susceptible de estar muy pendientes de nosotros mismos desde la observancia.

Es bien cierto que con un buen tratamiento, no sólo físico sino químico y mental uno aprehende desde la observancia a reaccionar ante el menor síntoma o bajón emocional.

También es común  el no entender a quienes sufren de ansiedad o depresión  y que generalmente se asocia como algo exclusivo de personas poco formadas o carentes de sensibilidad o de empatía y la pura verdad que es un mal común a todos los humanos independiente de su formación, sensibilidad o empatía.

La cruda realidad demuestra que quien nunca ha pasado por uno de estos procesos, tiende a no entender a quienes los sufren y a considerarlos como seres débiles, tanto es así que con frecuencia se recurre a expresiones desafortunadas con las que pretendidamente se intenta ayudar y que en realidad sólo potencian el malestar de alguien a quien le resulta imposible salir del agujero en que se encuentra sumido.

Nuestra relación con la gente que sufre o sufrimos de alguna manera o en cierto grado este tipo de bajones anímicos es tener que oir aquello que lo importante es superarlo, aunque al fin y al cabo la ansiedad y la depresión, no es algo se supera sólo con la voluntad.

Etapas conflictivas, llenas de desánimo pueden estar relacionadas con causas endógenas o exógenas y lo que hay que tener claro es  que no podemos confundir la depresión con la tristeza, tanto para nosotros mismos como para los demás y en cualquier caso hay que esforzarse en comprender o al menos respetar.

El desgaste que produce una depresión o un estado de ansiedad continua es algo que sólo la conoce el que la sufre, que no es más que hablar de la anhedonia o pérdida de la capacidad de disfrutar de las cosas que antes generaban placer, la combinación resulta explosiva y el nefasto resultado es que vivir se convierte en una experiencia dramáticamente diferente para el deprimido.

 Las experiencias y la vida misma las vivimos cada uno y lo mejor si alguien intenta controlar su propia ansiedad es no inmiscuirse para evitar una retroalimentación o contaminación mutua.

Los problemas son problemas cuando tienen solución, cuando ya no la tienen, dejan de ser un problema, pero quienes conviven  con la depresión y la ansiedad, dos manifestaciones anímicas y emocionales que tal vez todos hayamos experimentado en algún momento de nuestras vidas, pero que quienes las sufren de modo crónico y no como algo circunstancial, las soportan como un terrible sufrimiento, muy distante a un problema carente de solución.
           
Ferrán Aparicio
1 de Junio de 2017