Páginas vistas en total

domingo, 30 de julio de 2017

GRANDES DIFERENCIAS

Hay términos que parecen iguales o parecidos, pero la verdad es que no tienen nada que ver, sino  no existirían etimológicamente, tenderíamos a confundirlos como es el caso de la sencillez y la simpleza.

Es bien cierto que la sencillez como valor es deseable, pero la simpleza es palabra mayor y creo que no resulta un valor deseable, en los tiempos que corren, quizás por aquello del que no corre vuela.

En tiempos donde la comunicación carece de contenido y solo nos dedicamos a parafrasear, reenviar o compartir contenidos, la simpleza llega a sus máximos, dentro del Ibex intelectual de la sociedad que nos rodea.

Replanteando la situación, lo razonable parece ser reorganizar la escala de valores y empezar a coger el toro por los cuernos, y aprender a apreciar lo que en la vida resulta más determinante.

La sencillez es un gran valor para depurar estados que hemos ido acumulando y están desfasados o en cualquier caso ya no nos sirven como personas, sobre todo  cuando sin darnos cuenta nos complican la vida y  son una ocasión para apreciar lo que realmente merece la pena, para buscar lo que nos reconforta y precisamos.

La necesaria organización del tiempo, de los recursos y de las fuerzas obliga a una re orientación que no conviene dejar simplemente en manos de la coyuntura de los momentos.

Al final de todo lo acumulado acertadamente o erróneamente, sólo se trata de establecer prioridades, pues la sencillez como conducta es un saber, no un acopio de cosas, valores, conocimientos y cualquier cosa que por su innecesaridad se nos arrima.

Hay que valorar  que no por más sencillo resulte necesario  pero suficiente, pues la sencillez no es una forma de resignación, ni de conformismo, es en sí mismo un desafío para todo el mundo.

Lo que es bien cierto es que nacemos llenos de gran simpleza y con hambre y lleno de ambiciones, eso sí sin perspectiva, simplemente  acumulando pequeñas metas, que nos van ayudando a crecer y caminar.

El problema surge cuando te das cuenta un día que ya no necesitas nada, tu visión tiene una perspectiva y es cuando te das cuenta que la simpleza de objetivos a llegado a tu vida y necesitas poner en orden tu “status quo”, en aras a una sencillez máxima que te permita disfrutar de una gran perspectiva como si de un ojo de pez se tratara.

Si todavía no has llegado a replanteártelo,   piensa  que esa ambición es finalmente más ineficaz que la tarea permanente, diaria, pormenorizada, cuidadosa, de lo sencillamente bien hecho, pues por experiencia les digo que tener una visión global es simplemente que admitamos la posibilidad de que existe más.

   Ferrán Aparicio
30 de julio de 2017

martes, 25 de julio de 2017

PAROLE,PAROLE

Hay palabras que por su entorno circunstancial, pueden evocarnos  distintos significados, sin embargo cuando las oímos nos evocan el  significado que más  comúnmente nos viene a la cabeza o simplemente relacionamos y  se nos presenta  cotidianamente en nuestra vida.

"Parole parole" es una composición musical de Gianni Ferrio, Leo Chiosso y Giancarlo Del Re. La canción fue originalmente cantada a dúo por Mina Mazzini y Alberto Lupo.

“Parole, parole”, muestra las lamentaciones del final del amor de la cantante y las mentiras que ha tenido que escuchar, ella reacciona a los cumplidos que le da, simplemente respondiendo «parole», dando a entender que no cree en las palabras que le dice el hombre.

Y es que hay palabras  que por su amplia semiótica, simplemente son palabras y sólo palabras y otras están cargadas de un gran significado, tanto positivo como negativamente y hay que atender a la circunstancia donde se escuchan y se relacionan.

Todas las palabras evocan significados y experiencias en nuestra imaginación, pero hay palabras que generan emoción, como por ejemplo, sensualidad, ternura, deseo, o pasión, por decirles unas cualquiera elegidas al azar, que me vienen a la cabeza.

En general incluso nos llevan a relacionarlas con nuestra personalidad o simplemente con  la sexualidad, si bien están relacionadas  dentro del mundo de los sentidos.

Quizá, el componente principal de nuestra experiencia humana está relacionado con nuestros cinco sentidos, ya que  a través de éstos  nos relacionamos con el mundo material en el que vivimos, experimentamos y disfrutamos algunas veces de la vida.

Al final nuestra experiencia de la vida del día a día, es la de un mundo material que podemos ver, oír, tocar, oler y gustar, estos sentidos nos informan de la vida a nuestro alrededor, pero también son una fuente de disfrute de la experiencia de estar vivos.

Y también  de la importancia de nuestras palabras, lo que decimos, a quien se lo decimos y el tono con que nos dirigimos, porque ya no interviene la semántica de lo que intentamos comunicar, sino que reflejamos directamente con nuestro mensaje y  a efectos de no confundir a nuestro  escuchante la intencionalidad de una sofisticación creciente de nuestra consciencia, es por ello que  debemos controlar ese tripartito de la expresión diaria.

También es cierto que día a día vivimos inmersos en nuestros cinco sentidos: vemos, escuchamos, tocamos, olemos y experimentamos los sabores, pero una cosa es usar los sentidos como “herramienta” y otra bien distinta como fuente de placer y disfrute, o  en su caso de auto engaño.

Vivimos en una realidad que va demasiado deprisa, trabajamos de lunes a viernes, de sol a sol  y en la que cada vez tenemos menos tiempo. También vivimos en una realidad que día a día se virtualiza más y con la que cada vez más,  la comunicación es mucho más virtual, es por ello que la falta de comunicación presencial, dé lugar a interpretaciones no sentidas y mal expresadas, es por ello que quizás y sólo quizás, debemos dejar lo importante para los actos presenciales y vivir cada día con la intención de disfrutar de las experiencias sensoriales, pues al fin y al cabo somos las que podemos sentir más directamente y las palabras son solo palabras ,…. ,”Parole, parole”.

                                                             Ferrán Aparicio
                                                           25 de julio de 2017


jueves, 20 de julio de 2017

VANGUARDIA

Hay palabras que cuando intentas analizar su significado etimológico te das cuenta cuantas acepciones tienen en función de las circunstancias que se rodean.

Si analizamos  la palabra vanguardia puede tener varias acepciones. Desde el punto de vista militar corresponde su significado a la parte de una tropa que va delante en una marcha o en un ataque, muy al contrario de retaguardia.

En general hace mucho tiempo que el significado artístico ha eclipsado al militar,  y lo entendemos  como una  avanzada de  un grupo  o movimiento ideológico, político, artístico o de otro tipo.

La palabra vanguardia evoca el poder del arte, el avance de una corriente estética e intelectual que va por delante de la sociedad al igual que las tropas destinadas a entrar primero en territorio enemigo, expuestas a cualquier peligro para allanar el terreno a los que van detrás. 

Tal cual define la Wikipedia “El vanguardismo, o avant-garde en francés, se refiere a las personas o a las obras experimentales o innovadoras, en particular en lo que respecta al arte, la cultura, la política, la filosofía y la literatura”. Pero la esencia del concepto vanguardia, representa un empuje de los límites de lo que se acepta como la norma o statu quo, sobre todo en el ámbito cultural.

La característica primordial del vanguardismo o de cualquier vanguardia en cualquier campo,  es la libertad de expresión, que se manifiesta alterando la estructura de las obras, abordando temas tabú y desordenando los parámetros creativos.

La vanguardia se inicia en cualquier época en cuanto que se rompen los cánones estéticos, formales incluso poéticos de una etapa anterior, pero es clave en el  modernismo.

Con el modernismo, la belleza debía ser asequible y accesible para todo el mundo, no era exclusiva de las élites, el valor estético predominaba sobre el formalismo del clasicismo y de las altas clases. Como concepto expresivo  las obras debían comunicar frescura, cautivar por su sencillez, ofrecer la visión única del autor y no simplemente reproducir la realidad. 

La vanguardia al margen de ser  un acto revolucionario con lo usualmente establecido  se relaciona como expresión de comunicación, con la idea de promocionar con una exquisita estética un producto o un acontecimiento y refleja la búsqueda de nuevas maneras de comunicar, más cercanas a las del presente. 

La vanguardia siempre ha sido un punto de encuentro que une el ambiente social y el arte, múltiples y publicitadas exposiciones colectivas. Como en todo desarrollo de la historia siempre existirá la vanguardia como una nueva opción, y aunque todo esta aparentemente inventado, los revivals actualizados son una manera de hacer vanguardia.

Ferrán Aparicio
       20 de julio de 2017


sábado, 15 de julio de 2017

SIN EXCEPCION ALGUNA

Hay cosas que nos sorprenden y que realmente no acabamos de racionalizar, y es la capacidad de destacar dentro del estilo, como una forma de hacer las cosas o la genialidad como esa forma de alcanzar la excelencia que mucha gente deseamos y no alcanzamos , incluso asumiendo aquello de vanidad de vanidades, todo es vanidad.

Hay quien piensa que un genio nace, no se hace: sencillamente, tiene el talento para una actividad concreta y le basta con desarrollarla para alcanzar la excelencia, pero esto es una visión racional y simplista y es que existen unos rasgos que de alguna forma natural los distinguen y les hace ser simplemente genialmente diferentes.

Yo personalmente estoy convencido que al margen de la genialidad que todos tenemos al menos en un grado , todo va acompañado en la perseverancia como actitud y aptitud para conseguir los objetivos que nos proponemos, independientemente que si hacemos lo que nos gusta ya iremos encaminados a buen puerto.

También es bien cierto que la preparación encamina a una excelencia en cuanto a lo productivo, pero resulta evidente que es una condición necesaria pero no suficiente y factores como la creatividad incrementan el resultado de los objetivos propuestos, pues de  alguna forma se lleva  la  pasión al límite, y la producción al éxito.

Dicen los grandes pensadores que el secreto del éxito se encuentra en dedicar tiempo en reflexionar acerca de lo que cada uno quiere alcanzar, y nos le falta razón pues en el éxito  y en el fracaso de un objetivo cumplido está también la perseverancia consciente.

Este tipo de reflexiones son unipersonales en cuanto la mente de cada uno no se puede compartir y la inversión personal en lo laboral o proyectado es tiempo y sólo tiempo, que implica un sacrificio personal y una merma en las relaciones sociales.

Como todo en sí es importante que lo que hagas lo hagas a gusto, lo que implica una dedicación exclusiva  por el placer de la actividad en sí más que por las recompensas extrínsecas.

Y ese es famoso elemento, ese que nos motiva y nos apasiona en  esa forma de alcanzar la excelencia que mucha gente deseamos y no alcanzamos, porque al fin y al cabo cuando nos desvivimos por nuestro trabajo o proyecto o simplemente por ese proyecto de vida, en ningún caso nos entregamos por dinero, sino  por pasión y vocación.

Al final las personas y los personajes, que desarrollamos en el teatro de la vida, materializamos nuestras pretensiones por el placer de la actividad, más  que por las recompensas extrínsecas, lo que en general tiene como consecuencia un resultado superior a la media, pues visto como espectador, aquellas personas a las que motivaba menos las recompensas extrínsecas, son las que finalmente las recibían, como siempre sin más.

Ferrán Aparicio
15 de julio de 2017

lunes, 10 de julio de 2017

idealist@s: WABI SABI

idealist@s: WABI SABI: Dicen que no te acostaras sin aprender una cosa nueva y es que por mucho que queramos siempre hay algo que nos sorprende, investigamos y ...

WABI SABI

Dicen que no te acostaras sin aprender una cosa nueva y es que por mucho que queramos siempre hay algo que nos sorprende, investigamos y aprehendemos, y este es el caso del concepto wabi sabi.

El wabi sabi es el rasgo más notable y característico de lo que consideramos la belleza tradicional japonesa y puede llegar a ser un modo de vida, y, como mínimo, es un particular tipo de belleza.

El wabi sabi  es la belleza de las cosas imperfectas, mudables e incompletas, como la vida misma si lo piensa fríamente. También es la belleza de la querencia y la carencia, esa la belleza de las cosas modestas y humildes no convencionales.

Nuestra sociedad, la economía y la sociología ha basado sus esquemas en los cánones de la belleza desde culturas milenarias así como el secreto de la eterna juventud y el mantenernos jóvenes, pero todavía no se ha encontrado ese secreto es como un espejismo que el tiempo pone en su sitio, a cada persona , a cada objeto incluso a un espacio.

Sin embargo en la filosofía japonesa parece  superarlo con el concepto Wabi sabi como paradigma estético y filosófico, según el cual una persona, un objeto o un espacio que revela sus imperfecciones también muestra el modo en que la vida ha pasado por él, lo cual no es cuestión baladí.

Wabi sabi es un paradigma estético y filosófico japonés que se caracteriza por la simplicidad, la impermanencia y la observación del paso del tiempo a tr

Como cualquier filosofía es aplicable en lo espiritual, y en lo material incluso en lo etéreo que supone el sentimiento de vivir y  es por ello que partiendo de elementos naturales llegaremos a sentir el wabi sabi como  un modo de vida.

Muy relacionado con lo zen y el feng shui como filosofías complementarias radicaliza en la necesidad de buscar la sencillez y deshacerse de lo superfluo y recargado.

Es difícil traducir el término, ya que proviene de dos palabras japonesas cuyo significado ha ido evolucionando, pero podríamos decir que wabi hace referencia a la simplicidad rústica, la frescura y peculiaridades tanto de lo que encontramos en la naturaleza como de lo que el hombre produce, y sabi, a la belleza y serenidad que evidencia la pátina del tiempo. 

Quizás el secreto por el que el wabi sabi se ha puesto de moda porque es una estética cálida, profunda y que venera la autenticidad en contraposición a la frialdad de lo ostentoso, pulido y fabricado en serie.

Como en la vida misma, y también en las personas; la vida de un objeto y su impermanencia se evidencian en su pátina y desgaste, por eso cualquier tono o textura que emerja tras el tiempo o reproduzca su efecto puede considerarse wabi sabi y merece la pena intentar aplicar el wabi sabi en nuestra vida porque supone un cambio en el valor que otorgamos a los objetos que nos rodean.

                                                             Ferrán Aparicio
                                                           10 de julio de 2017






miércoles, 5 de julio de 2017

idealist@s: IMPUNIDAD LEGAL

idealist@s: IMPUNIDAD LEGAL: Llevamos una temporada donde parece estar de moda mirar de lado o al otro lado, a lo que ocurre en nuestra sociedad y parece que no nos...

IMPUNIDAD LEGAL


Llevamos una temporada donde parece estar de moda mirar de lado o al otro lado, a lo que ocurre en nuestra sociedad y parece que no nos afecte nada y es que  visto lo visto y  teniendo claro que la justicia no es igual para todos, pero si lo es la vida, pues al final todos acabamos en el mismo sitio, sin distinción de sexo o edad y mucho menos de categoría profesional o social, la impunidad legal lucha contra el concepto de honestidad.

Si hay algo que se opone como obstáculo a la honestidad es la impunidad. La impunidad demuestra de alguna forma que se pueden violar leyes y traicionar compromisos, sin que pase nada y muy a pesar del daño que se puede llegar a la sociedad.

La reacción más inmediata de este procedimiento, es que se produce una falta de estímulo y reconocimiento de las personas que cumplen con su deber y defienden sus principios.

La honestidad como espíritu de vida y principio ético, sirve para que todas las personas crean en ti y al mismo tiempo te permite estar tranquilo contigo mismo. La honestidad como práctica te permite siempre ser sincero, cumplir con tus compromisos y obligaciones sin engaños y evita que la crítica  afecte  negativamente a otros.

Las personas honestas son discretas ante las confidencias personales y secretos profesionales, tienen especial cuidado de los bienes económicos y materiales y son consecuentes con sus actos porque en ellos prevalece el sentimiento de la justicia.

Muy al contrario los presuntos impunes ocultan algo, y son los que propician las trampas y engaños, además de estar siempre en conflicto con ellos mismos y con los demás, además de  vivir de una manera ficticia en las apariencias del engaño.

Las personas con antivalores se deshumanizan y degradan  y se vuelven merecedores del desprecio, la desconfianza y el rechazo de los demás y recibe castigo de la sociedad además del castigo divino, independientemente de su aforo, pues al final la vida es para todo el mundo igual un comienzo, un desarrollo y un final como si de una obra de teatro se tratara.

En concreto podemos determinar que la honestidad es un valor humano que significa que una persona que la tenga no sólo se respeta a sí misma sino también al resto de sus semejantes, sin  olvidar tampoco otras características fundamentales como serían la franqueza y, por supuesto, la verdad. 

En conclusión, llegas a pensar que poseer dicha honestidad es algo imprescindible en la naturaleza del ser humano pues se convierte en pieza clave en todo tipo de relaciones, desde los círculos de la   amistad, en el seno de la familia, en la relación amorosa y de igual manera en cualquier tipo de relación social. 

Ferrán Aparicio        
5 de junio de 2017

lunes, 3 de julio de 2017

idealist@s: IMAGING PEOPLE

idealist@s: IMAGING PEOPLE: Me resuena imaging people como esa  canción de John Lennon y Yoko Ono, y es que nos pasamos la vida imaginando, como algo que nos caract...

idealist@s: IMAGING PEOPLE

idealist@s: IMAGING PEOPLE: Me resuena imaging people como esa  canción de John Lennon y Yoko Ono, y es que nos pasamos la vida imaginando, como algo que nos caract...

sábado, 1 de julio de 2017

IMAGING PEOPLE

Me resuena imaging people como esa  canción de John Lennon y Yoko Ono, y es que nos pasamos la vida imaginando, como algo que nos caracteriza como esa forma de focalizar al deseado o anhelado o simplemente creándonos expectativas  de sueños como motor de la dinámica de la pasión por la vida.

Hemos oído siempre que el elemento y la pasión son dos motores fundamentales en el desarrollo de una vida plena, pero también es bien cierto que vivimos en el imperio de lo mental, de las experiencias pensadas y no vividas, bien porque nunca nos atrevimos a vivirlas, bien por miedos o simplemente porque las circunstancias no fueron propicias para ejecutarlas y las derivamos en el tiempo.

Lo racional está tan sobrevalorado que creemos a menudo que pensar las cosas equivale a hacerlas y experimentarlas, pero con la perspectiva del tiempo nos damos cuenta , que nos estamos auto engañando y que esto no es realmente cierto, pues nada ni  nadie sustituye a la experiencia de lo vivido, y tanto positivamente como negativamente. 

También es cierto de la conveniencia de la observancia como fenómeno, cuando nos relacionamos de una forma sincera aprehendemos  de situaciones que nos cuentan los demás,  tanto como una alerta ante lo negativo, como un aprendizaje en lo positivo , pero no trasciende a una información racional que no puede ser sustituida por  la experiencia sino como un acto complementario a la formación de una opinión racional.

Aunque creemos conocernos o al menos insertarlo, la pura verdad es que no podemos imaginarnos como nos sentiremos ante una situación, es por ello que cuando vivimos aquellas situaciones que hemos imaginado no resultan tan espectaculares como nuestras  expectativas habían previsto, y es que por tendencia natural el ser humano tiende a sobreestimar aquellas situaciones que hemos soñado o deseado. En semsun contrario también muchas veces y en sesgo a lo positivo, lo que hemos deseado para una situación futura es mucho  mayor  a nuestra imaginación.

En esta controversia se  sitúa nuestra capacidad para decidir y en caso contrario dejar que nuestra intuición como acto procedente del inconsciente nos derive a tomar decisiones sin juicios racionales añadidos.

Esa decisión procedente de la intuición y de la sincronicidad es la que muchas veces la vida nos lleva a mejor puerto, o al menos a puertos que no habíamos  pensado alcanzar, lo cual no es cuestión baladí, pues dejando la racionalidad, la creatividad del momento es vivida con los cinco sentidos.

Les animo como siempre a utilizar el imaging people como herramienta parar vivir más experiencias, no el sentido de pensarlas sino también en vivirlas, pues es la única forma de ir encaminando en el encuentro del elemento o pasión, como motores de la vida.

Ferrán Aparicio
1 de julio de 2017