Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta A LA VUELTA DE LA VIDA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta A LA VUELTA DE LA VIDA. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de octubre de 2016

EN BUSCA DE UNA MANADA

No sé si a colación de las causalidades o casualidades vuelve a aparecer en mi vida Chavela Vargas y su mensaje favorito y es el que reitero con orgullo, pues la verdad que como siempre; no sólo estoy de acuerdo, sino que también lo comparto y es: “No hay nadie que aguante la libertad ajena: a nadie le gusta vivir con una persona libre y si eres libre, ese es el precio que tienes que pagar: la soledad”.


Es bien cierto que cada persona somos de una pasta y tenemos nuestro propio genio, cuando además de serlo, sientes una necesidad máxima de libertad como modus vivendi, quizás tienes que aceptar el precio de tu independencia, que es la soledad.

Pero la soledad bien llevada, consensuada y vivida desde la tranquilidad de disfrutar de cada momento con uno mismo, puede incluso ser placentera, pues los humanos en manada tenemos la capacidad de complicarnos y amargarnos la vida hasta límites insospechados, cosa que no es agradable para nadie y en especial para aquellos que disfrutamos de nuestra libertad e independencia como un anhelo diario de convivir con nosotros mismos de una forma tranquila y placentera.

Cuando ya has vivido el efecto de vivir en manada y te has ido buscando tus propios parajes, te acostumbras a tu soledad como algo natural y en cierta forma sana y tranquila. Sin embargo el ser humano en su versión social y socializante necesita estar en contacto con los que le rodean, unos porque los elige y otros porque aparecen en tu camino, esa es la cara y cruz de nuestro raciocinio, que nos sirve para crear , imaginar, planificar y ejecutar un plan de encuentro social personalizado, pero también nos sirve para sin querer darles vueltas al pasado en relación a las experiencias vividas y a posibles problemas futuros, lo que nos crea un bucle vital que se traduce en darle vueltas a la vida pensando en cosas que ya pasaron y no tienen por tanto solución y en otras que tal vez nunca pasarán, por ello si lo pensamos fríamente cuando estamos en soledad con nosotros mismos es cuando de alguna forma disfrutamos de la actividad que estamos realizando o ejecutamos o no ejecutamos , pero que de alguna forma estamos viviendo sin volar mentalmente al pasado o al futuro.

El dilema de la soledad placentera del ser que se convierte en independiente pero no aislado es cuando se plantea que en estado de plenitud donde notamos por una parte que el tiempo vuela y a la vez se estira porque estamos inmersos en nuestro propio mundo es si realmente estamos perdiendo la oportunidad de encontrar una manada a la que seguir a distancia , eso si dentro de la misma especie pues las otras ya tenemos claro que no nos interesan y en su ausencia preferimos mantener nuestra propia soledad.

La clave como siempre independientemente de vivir en el presente es la de poner consciencia a lo que estamos haciendo, pues al fin y al cabo estamos invirtiendo en aquello que nos interesa y nos beneficia directamente aunque simplemente sea un valor espiritual de sentirnos realizados en algún aspecto que nos interesa.

La consciencia se transforma y es observadora de nuestra propia experiencia siendo una capacidad de focalizar que es lo que queremos o anhelamos, utilizando el yo observador como elemento vital, de una simple búsqueda de manada, con carácter independiente, con la que compartir nuestros intereses.

Ferrán Aparicio
25 de Octubre de 2016




martes, 20 de septiembre de 2016

A LA VUELTA DE LA VIDA

A LA VUELTA DE LA VIDA

No sé si porque acabo de llegar de un maravilloso viaje en solitario, no sé si porque tocaba,…, la verdad es que cuando el espíritu sale del cuerpo y se libera se ven las cosas con una perspectiva diferente.

Es bien cierto que cuando salimos de una rutina diaria y hacemos algo diferente descubrimos la otra cara de la luna, por que existir existe y se lo digo porque al fin y al cabo todos buscamos de algún modo sentirnos felices y en definitiva sentirnos bien.

Las personas estamos programados para buscar estados de bienestar y rechazar aquello que nos contraría a nosotros mismos, en mi caso viajar, es algo que me da una gran satisfacción, bien por enfrentarme a mentalidades, culturas, personas y personajes nuevos, bien por verme enfrentado a una rutina diferente de la que cada día tengo.

A la vuelta de la vida y después del camino recorrido, que para cada uno ha sido diferente, te das cuenta que la única aspiración de cualquier ser humano es aspirar a ser feliz, eso si cada uno a nuestra manera, pues no hay dos personas iguales, incluso cuando la genética es la misma y si no miren a su inmediato ambiente familiar y encuentren las siete diferencias.

Al final te das cuenta, si ya no es muy tarde que la felicidad, es un compendio de actitudes y comportamientos, que cada uno vamos eligiendo eso si dentro de nuestras propias posibilidades y por supuesto sin hacer daño a nadie.

Cuando lo piensas fríamente te das cuenta que independientemente de tener claro los factores , hechos y situaciones que aspiramos para obtener a cambio ese estado de felicidad, te das cuenta que incluso para esta aspiración , tienes que estar preparado.

La clave en mi opinión es tener una vida con sentido y ser coherente contigo mismo, incluso para esto tienes que prepararte pues nada es gratuito, desde estar descansado, comer bien o hacer ejercicio, son claves para hacer reaccionar al sentimiento de la pasión que al fin y al cabo como la ilusión , la pasión es el motor de la vida.

El alogaritmo o ecuación de la vida, es algo personal e intransferible, pero está claro que a la vuelta de la vida, nuestras relaciones sociales, ayudar a los demás y tener la capacidad para relajarte y llegar a tus metas internas para aceptar los contratiempos, son variables fijas, para obtener algo que al fin y al cabo nadie te va a servir en una bandeja.

Ferrán Aparicio
20 de septiembre de 2016