Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta AÑO NUEVO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta AÑO NUEVO. Mostrar todas las entradas

jueves, 5 de enero de 2017

CARTA A LOS REYES MAGOS DE ORIENTE

La verdad es que la ingenuidad e inocencia de un niño no es sustituible por nada  y esto se aprecia cuando llega la etapa de leer las cartas ilusionadas  de los niños, dirigidas a los Reyes Magos de Oriente. La verdad que como niño mayor, nunca me lo había planteado, especialmente porque cada día necesito menos cosas materiales, aunque quizás más cariño espiritual, venga de quien venga.

Quizás y sólo quizás y después de un año lleno de cambios que unos han sido un regalo y otros, un desazón y desengaño gordo, no os voy a pedir algo que ya no tenga, desde siempre,  y es simplemente ser cada día más consciente de lo que tengo y de lo que no tengo, de a quien tengo y a quien no tengo y lo que de alguna manera debo aceptar para al fin y al cabo mejorar en mi vida.

Cuando nací fui regalado con un don, la racionalidad  intuitiva de la fuerza de trabajo, un don muy especial y escaso, y le estoy agradecido a la vida, es por ello que tenga pedir en esta carta el valor de vivir de nuevo la vida desde el corazón para descubrir y vivir toda su magia, eso sí desde una etapa más adulta y menos inocente que permita a mi mente embaucadora fabricar argumentos absurdos y coartadas  irrelevantes para escaparme de un miedo, culpar a los demás o disfrazarlo de sabiduría, con palabras vacías.

Por pedir que no quede y es descubrir todo lo que hay en mi subconsciente, materia gris que me emociona y hoy aún desconozco, como casi de todos los humanos pero puestos a pedir privilegios, tengo que pedir lo mejor que tengo dentro como algo mío y a lo que aspiro.

Visto también que ya reconozco ese estado de la vida  que uno peina canas y habiendo aceptado mi situación como la que es, pido ser  capaz de amar a la vida y a los demás, confiando y aceptando los momentos y situaciones que llegan a mí, sin reprochar nada porque todo tiene un íntimo y profundo sentido, por aquello de que todo llega en su justo momento, aunque no siempre sea capaz de verlo en el momento concreto en que pasa.

Como todo sucede como debe suceder, en su preciso y concreto momento y estoy muy convencido, sólo os pido que me deis luz y sabiduría para poder verlo y encontrarle el sentido lo antes posible y sin elucubrar pensamientos falsos, ni auto engañarme con ellos, para saber aceptar la vida tal como llega y confiar en ella, pues lo que está claro es que es sin duda el mejor regalo, y ese ya lo tengo.

Que sepa no buscar culpables en los demás de lo que a mí me pasa por dentro, porque a veces no me gusta y sale en forma de exigencia, de ira incontrolada o de pena por mí mismo, pues si soy feliz en mi soledad y en la elección de la acción de cada momento, también es necesario ser capaz de estar atento a lo que sucede a mi alrededor, siempre desde mi corazón bien abierto, aceptando mis limitaciones y las de los demás, que en el fondo son las mismas.

Siempre  podrás escribir y enviar tu carta a los Reyes Magos con tus deseos para el año nuevo, año, porque al fin y al cabo y a pesar de su realeza,…, son magos.

                                                           Ferran Aparicio

                                                     5 de Enero de 2017

domingo, 1 de enero de 2017

AÑO NUEVO DE PROPÓSITOS Y DESPROPOSITOS

Un año más, han pasado los cinco minutos más, para la cuenta atrás y nos encontramos con un año nuevo lleno de propósitos y también de despropósitos. La verdad es que propósitos tenemos  siempre todos; unos se consiguen y otros se intentan, yo al menos ya no fumo, lo cual ha sido una batalla  difícil, pero estoy contento, pero hablar de despropósitos es hablar de palabras mayores y es que como concepto no tiene desperdicio.
                                        
El significado de propósito lo racionalizamos todos, pero la palabra despropósito  tiene su enjundia y en función de las circunstancias  y ámbito donde se trate o inserte, puede variar su significado.

Despropósito se puede entender  como: “Dicho o hecho sin sentido o que se realiza en un momento, lugar o situación inadecuados” o  en su caso “Dicho o hecho fuera de sazón, de sentido o de conveniencia”; incluso  como :”Dicho o hecho que no viene a cuento, falto de sentido”, pero lo que está de alguna forma clara es que es despropósito es un desatino, dislate, disparate, inconveniencia, incongruencia, incoherencia, equivocación, incluso un error.

Por estos días se escucha mucho hablar de los propósitos para este año nuevo versificados en  frases muy conocidas y textos de grandes pensadores a través de internet, reflexiones muy profundas que describen y marcan una pausa que lleva al detenimiento y a una evaluación…...,pero al final nuestra vida es nuestra y somos nosotros, los que tenemos que elegir y actuar, en su caso, y determinar si es un propósito o despropósito, lo que da sentido a nuestra vida.

Con ánimo de cultivar la originalidad y el pensamiento propio, quizás y sólo quizás en el despropósito esté el secreto como algo innovador pues las decisiones que se toma con convicción y planificación, viviendo experiencias propias y no ajenas, ayudan a tener un rumbo, una dirección que marca un propósito verdadero,  o un despropósito genuino.

Esto no quiere decir que estar de acuerdo y coincidir con la visión que nuestros semejantes tienen sobre algunas cosas y la óptica de ciertos ángulos en temas importantes de la vida, nos desenfoca de aquello para lo cual hemos sido creados, sino por el contrario son las herramientas para reflexionar y encausar nuestro tan soñado propósito o despropósito.

Una persona con propósito disfruta lo que hace, su motivación es genuina, sabe muy bien hacia dónde se dirige, y genera inspiración en otros. Pero el propósito con despropósito puede implicar una equivocación o pérdida de rumbo. Al final llegados a éste punto, sólo cabe recalcar que aunque hay cosas que parecen no tener un propósito lógico o más bien sin propósito alguno con nuestra vida, son  cosas o situaciones diferentes.

En la vida, algunas veces pasamos por situaciones difíciles a las que no les hallas sentido en el momento y eso hace que pasar por esas situaciones que parecen un despropósito con la perspectiva tenga su lógica y entraña, recuerda que eres único, así que tu propósito también lo ha de ser. Así que te animo a buscar ese propósito o despropósito único y exclusivo para este año, yo sólo pido fuerza,…,el trabajo, la sonrisa y la alegría ya los pongo yo. Mis mejores deseos para este año que ya ha empezado.

                                                               Ferrán Aparicio
                                                           1 de Enero de 2016



miércoles, 10 de febrero de 2016

REALIDAD VIRTUAL


Hace unas seis semanas comenzamos un año nuevo, si bien todo queda atrás por efectos de eso llamado  tiempo pasado, quiero recordar que me había planteado una serie de propósitos futuros para este nuevo año que empezaba.

Por aquello de la realidad virtual de vivir en el presente, me viene a la cabeza cuales son los propósitos que me había fijado para este nuevo año y la verdad es que la realidad y los hábitos del día a día, los ha ido desvaneciendo.

Pero como siempre, nunca es tarde cuando la dicha es buena y solo se trata de invitar al subconsciente de hacer presentes esas realidades virtuales en forma de propósitos que nos habíamos planteado.

El propósito como realidad virtual tiene carácter de futuro, aunque simplemente sea algo que uno quiere conseguir o cambiar, simplemente por necesidad o convicción, eso si de una forma personal y como siempre utilizando sus propios medios.

En este sentido muchas veces hacemos una lista demasiado llena de propósitos ´y por aquello de la teoría de Murphy, todo  nos lleva más tiempo del que pensábamos y se nos acumulan en demasía, por lo que no todos los propósitos del año anterior se han cumplido, ni 5todos mis deseos se han hecho realidad.

El avance real se traduce en transpolar la realidad virtual en realidad física y eso sólo se consigue teniendo continuamente presente aquello que queremos o deseamos.

Muchos autores y coaches, aconsejan apuntar, dibujar, racionalizar, representar es decir poner nuestros propósitos en algo tangible que los represente y que este en nuestro medio para que al visualizarlo recordemos que la realidad virtual es aquello que tenemos presente y no se nos olvida.

Al final la clave del éxito está en el pensamiento , eso  sí pensamiento racional de visualizar y racionalizar que es lo que queremos y convertir nuestro esfuerzo dirigido a transformarlo en hábito, que en mayor o menor medica  como siempre con una pizca de perseverancia , nos ayudará a encontrar el objetivo cumplido.

Independientemente de que el ser  humano siempre quiere más, lo que se traduce a la continuidad de un deseo constante, las personas evolucionamos y no somos los mismos en el tiempo, es por ello que hay que focalizar en objetivos concretos sencillos y alcanzables, pues a largo plazo quizás y sólo quizás los propósitos pierden valor y sentido.

La realidad virtual y la realidad física tienen su punto de encuentro en el momento tiempo que al fin y al cabo se traduce en un hábito diario dirigido de una forma inconsciente y consciente al mismo tiempo, sin mucha explicación pero funciona como fuerza compuesta de ambos factores, que mantenido durante un tiempo o espacio de tiempo con constancia y perseverancia nos acerca a aquello que hemos pretendido.

Les animo como siempre a focalizar sus ilusiones, simplemente trasladando la realidad virtual a su propia realidad.

                                                         Ferrán Aparicio

                                                   10 de febrero de 2016

domingo, 10 de enero de 2016

NUEVO AÑO,.., NUEVA VIDA


Nuevo año nuevo, nueva vida nueva

Ya hemos pasado las Navidades, la Nochevieja, los Reyes Magos y sólo nos queda el sentarnos a pensar como nos vamos a plantear este nuevo año, nuevo como una nueva vida nueva.

 Los que sentimos cierta inquietud y hemos pasado esa etapa en que la vida se empieza a vivir a  partir de los cincuenta tenemos que ser muy cuidadosos en lo que nos proponemos,.., o al menos eso me parece a mí.

 El primer paso como todo en la vida se traduce en saber lo que queremos,…, me resuena la canción: “no estamos locos,.., sabemos lo que queremos, vive la vida como si fuera un sueño......"

 Lo importante como siempre radica en el compromiso por el proceso de cambio, no es cuestión de sentirse mal, sino simplemente de reconocer que nuestra rutina ha llegado a su límite y necesitamos un proceso de cambio.

 El problema como siempre es salir de nuestra zona de confort o de nuestro desánimo ante el enfrentamiento a los miedos de un cambio, pues siempre no asumimos el riesgo de equivocarnos.

Sin embargo cuando abrimos los ojos a la realidad del tiempo nos damos cuenta que estamos estancados en una vida que ya no nos aporta nada y que tácitamente no nos satisface totalmente, por mucho que satisfaga nuestras necesidades básicas.

Reconocer la curiosidad como una actitud de motivación intrínseca no es un mal comienzo para replantearnos sabiendo que ya estamos iniciando un proceso, y que  como siempre empieza en ese justo momento donde los hábitos diarios se convierten en una rutina  que ya  no os aporta nada.

Dicen que visualizar aquello de lo que queremos obtener es una forma de empezar aquello que intuimos de alguna forma como algo que aunque sea una sombra virtual de nuestro deseo, supone el inicio de la  materialización de la imagen que hemos visualizado.

Cada persona somos un mundo y cada mundo tiene una evolución, lo que resulta evidente es que las conductas humanas suelen llevar un  entramado parecido a la estructura de una obra teatral donde todo se desarrolla desde la trilogía del argumento, desarrollo y culminación del acto teatral.

Ya decía Calderón de la Barca, que la vida era puro teatro, además de ser un puro sueño, quizás de alguna forma se avanzaba en el concepto moderno de la evolución.
 
Es por ello que ser curiosos y soñar de una forma gratuita es empezar a  aprender quienes somos y que es lo que realmente nos recompensa en cada etapa de  una  vida.

Al final de todo lo que tenemos mucho más claro es que cada día es una nueva oportunidad, el pasado, pasado está, y  cada día es una nuevo acontecimiento para replantearnos  en el hecho de avanzar siendo conscientes de nuestras luces y nuestras sombras, como siempre sin más.

                                                        Ferrán Aparicio
                                                    10 de Enero de 2016