Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta BIENESTAR. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta BIENESTAR. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de mayo de 2017

HUMILDAD O SENCILLEZ

HUMILDAD  O  SENCILLEZ

La humildad es una virtud humana atribuida a quien ha desarrollado conciencia de sus propias limitaciones y debilidades, y obra en consecuencia. 

Me llama la atención estos términos, bien por aquello de que cuando vas cumpliendo años simplificas tu vida o la intentas simplificar, bien porque siempre la humildad  y la sencillez como forma de vida, ha sido una virtud muy valorada y deseada por todo el mundo, salvo aquellos que gozan de vanagloriar sus pseudo-habilidades.

El término no solamente se traduce como humildad sino también como bajo o de la tierra y humus, ya que en el pasado se pensaba que las emociones, deseos y depresiones eran causadas por irregularidades en las masas de agua. Debido a que el concepto alberga un sentido intrínseco, se enfatiza en el caso de algunas prácticas éticas y religiosas donde la noción se hace más precisa.

La humildad es una virtud humana atribuida a quien ha desarrollado conciencia de sus propias limitaciones y debilidades, y obra en consecuencia y proviene del latín humilĭtas, humilitātis.

Una persona que actúa con humildad no tiene complejos de superioridad, ni tiene la necesidad de estar recordándoles constantemente a los demás sus éxitos y logros; mucho menos los usa para pisotear a las personas de su entorno y como principio y valor,la humildad es un valor opuesto a la soberbia.

Quien obra con humildad no se vanagloria de sus acciones: rechaza la ostentosidad, la arrogancia y el orgullo, y prefiere ejercitar valores como la modestia, la sobriedad y la mesura.

La humildad es una cualidad humana independiente de la posición económica o social: una persona humilde no pretende estar por encima ni por debajo de nadie, sino que sabe que todos somos iguales, y nuestra existencia tiene el mismo grado de dignidad. De allí que ser humilde no implique dejarse humillar, pues la humildad no supone una renuncia a la dignidad propia como personas.

Entendemos por humildad a aquella cualidad del ser humano mediante la cual la persona es modesta y no se preocupa por sí misma si no por los demás, por los que lo rodean, inclinando a no presumir logros, asumir fracasos, y a procurar siempre el mejoramiento del bien común

Se trata de la actitud que observa una persona y que hace que no presuma de sus logros, que sea capaz de reconocer cuando fracasa, y eventualmente sus debilidades, y también actúa sin orgullo.

Una persona humilde no es una persona egocéntrica si no que minimiza sus logros para no centrarse en ellos y perder la objetividad en su accionar diario. 

Es importante decir que la humildad es la virtud humana que hace que las personas que la dispongan sean conscientes de sus limitaciones, asumiendo defectos y limitaciones y no hace gala de sus logros es que la persona podrá superarse en la vida en todo aspecto.

La humildad es superadora y una condición necesaria si es que en la vida se quieren lograr cosas, obviamente positivas y siempre en consonancia con el bienestar y el bien común. 

La humildad y la sencillez,  son valores considerados como  unas cualidades importantísimas para la convivencia en comunidad, ya que una persona humilde puede establecer lazos más pacíficos y estables con otros, en comparación con personas que tienen un carácter o personalidad más dominantes. 

La humildad es una de las cualidades más valoradas pero al mismo tiempo también de las más difíciles de encontrar hoy en día debido a que el mundo actual nos enseña a actuar de manera individualista o egocéntrica por lo cual las personas humildes escasean y obviamente en caso de haberlas siempre resaltan en la multitud.

La actitud humilde predispone a pensar que cualquier cosa puede ser plausible de mejorarse. Entonces, si la humildad predominase en la ciudadanía en general, y ni hablar en los dirigentes políticos, buena parte de los graves problemas que aquejan a los países podrían solucionarse. 

Dice Mathieu Ricard, sobre la humildad y no le falta razón:

“La humildad no consiste en considerarse inferior,
sino en estar libre de la importancia de uno mismo.
Es un estado de simplicidad natural que está en armonía
con nuestra verdadera naturaleza y permite disfrutar
de la frescura del instante presente.
La humildad es una manera de ser, no de parecer.”

Sería importante, por todas las cuestiones altamente favorables que expresamos sobre ella, que la virtud de la humildad sea promovida con mayor efusión por parte de todos los actores sociales que interactúan en nuestra comunidad, porque solamente de este modo podremos construir una sociedad mejor, más justa, más equilibrada y en la que prime la sencillez y la humildad como principio irrelevante del  bienestar de todos. 

    Ferrán Aparicio
15 de Mayo de 2017




martes, 20 de septiembre de 2016

A LA VUELTA DE LA VIDA

A LA VUELTA DE LA VIDA

No sé si porque acabo de llegar de un maravilloso viaje en solitario, no sé si porque tocaba,…, la verdad es que cuando el espíritu sale del cuerpo y se libera se ven las cosas con una perspectiva diferente.

Es bien cierto que cuando salimos de una rutina diaria y hacemos algo diferente descubrimos la otra cara de la luna, por que existir existe y se lo digo porque al fin y al cabo todos buscamos de algún modo sentirnos felices y en definitiva sentirnos bien.

Las personas estamos programados para buscar estados de bienestar y rechazar aquello que nos contraría a nosotros mismos, en mi caso viajar, es algo que me da una gran satisfacción, bien por enfrentarme a mentalidades, culturas, personas y personajes nuevos, bien por verme enfrentado a una rutina diferente de la que cada día tengo.

A la vuelta de la vida y después del camino recorrido, que para cada uno ha sido diferente, te das cuenta que la única aspiración de cualquier ser humano es aspirar a ser feliz, eso si cada uno a nuestra manera, pues no hay dos personas iguales, incluso cuando la genética es la misma y si no miren a su inmediato ambiente familiar y encuentren las siete diferencias.

Al final te das cuenta, si ya no es muy tarde que la felicidad, es un compendio de actitudes y comportamientos, que cada uno vamos eligiendo eso si dentro de nuestras propias posibilidades y por supuesto sin hacer daño a nadie.

Cuando lo piensas fríamente te das cuenta que independientemente de tener claro los factores , hechos y situaciones que aspiramos para obtener a cambio ese estado de felicidad, te das cuenta que incluso para esta aspiración , tienes que estar preparado.

La clave en mi opinión es tener una vida con sentido y ser coherente contigo mismo, incluso para esto tienes que prepararte pues nada es gratuito, desde estar descansado, comer bien o hacer ejercicio, son claves para hacer reaccionar al sentimiento de la pasión que al fin y al cabo como la ilusión , la pasión es el motor de la vida.

El alogaritmo o ecuación de la vida, es algo personal e intransferible, pero está claro que a la vuelta de la vida, nuestras relaciones sociales, ayudar a los demás y tener la capacidad para relajarte y llegar a tus metas internas para aceptar los contratiempos, son variables fijas, para obtener algo que al fin y al cabo nadie te va a servir en una bandeja.

Ferrán Aparicio
20 de septiembre de 2016









miércoles, 10 de agosto de 2016

LADRONES DE ENERGIA

No sé si es el calor del verano o la falta de una placenteras vacaciones, pero la verdad es que en esta etapa me siento algo más cansado o dicho de otra forma con falta de energía, lo que como siempre me ha hecho pensar en cómo utilizar correctamente los recursos que cada uno dispone como es la energía vital que es personal y como siempre intransferible.
Hay veces que de una manera natural buscamos la sabiduría más allá de la racionalidad a través del autoconocimiento interior o simplemente a partir de determinadas acciones y reacciones que como pautas nuestro cuerpo y nuestra mente nos va transmitiendo.
Pero la simple idea que todo los que nos rodea, incluyéndonos a nosotros mismos y lo que sentimos, son sólo construcciones mentales y por tanto en la medida de que nos abramos a una mente sana y sincera es ya un paso para no perder la energía que tenemos y acceder a un mundo controlado de ser consciente plenamente de lo que cada uno somos, simplemente con el hecho de vivir el momento y el lugar donde acontecen las cosas.
Es bien cierto que todos tenemos en función de nuestra forma de ser, estado de  salud y edad, por decir tres variables de partida y  una carga de energía asignada en un momento dado y es nuestra responsabilidad el utilizarla conscientemente y correctamente, por aquello de no perder la energía en algo que no nos aporta nada y puede incluso tildarse de vanal o simplemente innecesario.
Y ahí está el centro de la cuestión que sólo  consiste, en analizar cuáles son nuestro ladrones de energía que van desde personas que solo irradian negatividad a remordimientos no asimilados por errores u excepciones cometidas que ya no tienen solución en el tiempo presente.
La consciencia del aquí y ahora, revela un estado de plenitud de saber reconocer  aquellas cosas que puedes delegar y prefieres no hacer, así como dedicar el tiempo a lo que te hace feliz y disfrutas, pues muchas  veces la rutina nos lleva por el camino de las nimiedades y sólo nos aleja de lo que es significante en nuestra vida.
Respecto a otros  ladrones de energía de orden material que no personal, son cosas tan básicas como el espacio de cosas  y enseres que nos rodean, el otro oía algo que me llamo la atención y es que con cierto orden sólo se trabaja la mitad y me hizo pensar que para la vida misma es algo parecido el orden  y la organización son factores que nos aportan una tranquilidad vital en general salvo síndrome de Diógenes crónico y adquirido.
La naturaleza, tiene ritmos y tu vida también nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar. Al final sólo se trata de darte permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y darte permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.
                                                           Ferrán Aparicio
                                                  10 de Agosto de 2016