Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta CAMBIO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CAMBIO. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de enero de 2017

MODELO TRANSTEORICO DEL CAMBIO

Dicen los especialistas que el  hábito es necesario; es el hábito de tener hábitos, de convertir una vereda en camino trillado, lo que uno debe combatir incesantemente si quiere continuar  y es que  lo que voy a razonar  es que en el habito del orden esta la virtud, por decir un algo.

El otro día y como siempre no sé si por casualidad o porque necesitaba leer acerca de ello, cayó en mis manos el modelo  transteórico del cambio de Prochaska y Diclemente. En general y a pesar de ser un modelo teórico tiene connotaciones básicas que ayudan a replantearse cambios de vida hacia hábitos saludables, a través de un modelo evolutivo de racionalización de lo que se pretende.

En general todos y antes de que suceda algo en nuestra vida, no somos conscientes de tener un problema, hasta que una muestra nos llama la atención sobre lo que nos está pasando o lo que estamos viviendo, y se puede manifestar desde la negación a la racionalización o convencimiento en  versus contrario.

El problema surge cuando somos conscientes de que tenemos un problema y lo asimilamos o simplemente lo derivamos en el tiempo. Pasado ese tiempo que para cada uno tiene su dimensión se empieza a buscar la dirección a donde recurrir para solucionar lo que nos parece un problema y como concepto tiene solución, por aquello que de lo que no tiene  solución no resulta ser un problema.

Un día te levantas y sin excusas , ni demora te enfrentas a darle la solución a aquello que te preocupa, pues sin darte cuenta has ido psico analizando el problema, o cuestión en toda su dimensión  y la persona toma ya los pasos necesarios, sin excusas, ni demoras, para  dar los pasos planificados.

Una vez enfrentado a tu nueva realidad y habiéndose producido el cambio y teniendo la nueva conducta instaurada, sólo se trata de y transformarla en hábito diario, si bien y en cualquier caso la consolidación dependerá de la envergadura del cambio y del momento en que estemos.

Con el paso del tiempo y dentro del modelo transteórico del cambio, cuando se trata de un hábito  se dice que éste ya es sólido y es difícil abandonarlo, pues ya forma parte de nuestra vida.

Como todo en la vida todo tiene su proceso y procedimiento, simplemente se trata de tomar la decisión de hacer algo específico para cambiarlo, yo en  concreto y por poner un ejemplo, he dejado de fumar, después de estar años intentándolo, es decir he alargado el modelo transteórico  aumentando el tiempo de contemplación del problema realizando maniobras disuasorias y huidas hacia adelante para no tener que encarar el verdadero problema.

Al final llegas a la conclusión que cuando pases la primera etapa antes saldrás del modelo  transteórico del cambio, que al fin y al cabo es para todo el mundo igual, sin excepción alguna.
                                                           Ferrán Aparicio

                                                      20 de enero de 2017

domingo, 15 de enero de 2017

MI CASA, MI MUSEO, MI MAUSOLEO

Hace tiempo que estoy rondando la idea de hacer cambios en casa, hasta ahora quizás, por que no la vivía demasiado, por hallarme desplazado geográficamente por motivos laborales, bien porque no le daba la importancia que merecía en la distancia, pero ha llegado el momento de planteárselo pues lo que está claro es que pasamos muchas más horas de las que creemos en ella y tu casa deber ser tu refugio y tu santuario, independientemente que sea como un museo donde recoges la historia de tu vida y el mausoleo donde algún día, acabará resumida tu vida, como paso a la otra orilla.

Cuando te lo planteas y como espectador de tu propio teatro te das cuenta que tu casa como concepto no es sólo tu tarjeta de visita ante el mundo, sino es tu propio refugio y santuario. Al final y al cabo tiene que ser como tu propio reino, el lugar al que llegas y te encuentras feliz pues lo has creado hecho a imagen y semejanza de tus gustos criterios, incluso necesidades. El problema que surge, es que nosotros no somos los mismos en el transcurso del tiempo, e igual que cambiamos presuntamente evolucionando, también lo tiene que hacer nuestra casa como espacio vital, pues nuestra casa no sólo es una casa, es mucho más.

Nuestra casa debería ser nuestro hogar, nuestro templo, nuestra guarida, el lugar donde nos encontramos más seguros, tranquilos y relajados, protegidos y felices.

Hace poco me ofrecieron comprarme mi casa y la verdad es que me surgió la duda y después de mucho analizarlo me di cuenta que mi casa, me la había hecho a imagen y semejanza de como yo entendía la vida, de mis formas y costumbres, y fuera donde fuera no iba a encontrar aquello que yo había diseñado no solo como técnico, sino como persona y es que la clave para transformar una casa en un hogar está en los pequeños detalles que la hacen nuestra. 

Al final solo se trata de junto con la teoría del Feng Shui, iniciar el procedimiento de limpieza, donde el orden, la luz, las plantas y la decoración sean tus aliados. 

El desorden puede provocar estrés y por ello la importancia de que tus cosas no invadan todo el espacio, simplemente se trata de renovar y renovar implica deshacerte de aquello que no utilizas o al menos de derivarlas al trastero para intentar que el espacio que nos rodea sea lo más diáfano posible.

La decoración no sólo son objetos, cuadros y fotografías también las plantas y las flores tienen un impacto inmediato sobre la felicidad y a largo plazo tienen un efecto positivo en los estados de ánimo, además de incrementar el nivel de concentración. 

En cuanto a los colores es un elemento de vital importancia porque no sólo cambia el espacio y lo renueva, sino que cada tono puede hacerte sentir de una manera y unos pueden hacer que te encuentres más relajado que con otros. 

Al final solo se trata de saber elegir bien las formas, los colores, la iluminación y la disposición de los elementos para crear tranquilidad, alegría, recogimiento y rodearte de fotografías, elementos, esculturas, cuadros…, que te recuerden los sentimientos que tenemos en relación a otras personas y los que ellas sienten hacia nosotros, cosas y sensaciones que con el tiempo pueden cambiar por ello la necesidad de renovarte, pues tu casa es tu museo y tu mausoleo y el reflejo de tu yo actual.

Ferrán Aparicio
15 de Enero de 2016



viernes, 30 de octubre de 2015

CAMBIANDO DE RUMBO


Cada uno de nosotros, podemos vivir diferentes tipos de crisis a lo largo de nuestra vida, desde la simple emocional a la profesional  y en cualquiera de ellas, necesitamos reinventarnos a nosotros mismos para salir adelante.

 

Es  bien cierto  que resulta importante reciclarse de vez en cuando, pero es en los malos momentos cuando detectamos el hastío de la involución;  la renovación se convierte en una auténtica necesidad.

Cambiar, es la mejor forma de adaptarse a los cambios, pero para lograrlo, necesitamos permitir que nuestra creatividad nos muestre el camino, de ese rumbo que en el fondo desconocemos.

Y es que a veces, dar por sentado que la situación es mala, además de no ayudarnos a salir adelante, nos confunde y acrecienta nuestro malestar desde una seudo actitud toxica y negativa, por lo que es  importante ser realistas, pues es la única forma de superar los problemas siendo conscientes de ellos, pero eso no significa que no podamos ser positivos.

Durante las crisis, hemos de hacer un mayor esfuerzo en pensar de forma positiva, en darnos cuenta de lo que tenemos y no solo lo que nos falta, y a pesar de que las comparaciones nunca son buenas, es también el momento de ser conscientes de que hay muchas otras personas que lo están pasando peor que nosotros.

Es cierto que para vivir nuevas situaciones, es necesario cambiar de rumbo por aquello de que si quieres cosas nuevas, debes hacer cosas nuevas .

El cambio de rumbo significa muchas veces salir de nuestra zona de confort y aburrimiento  y modificar nuestra forma de vivir,  desde nuestros hábitos hasta  nuestra actitud, eso si desde nuestro propio mundo sin hacer caso omiso a lo que hacen los demás simplemente para no caer en comparaciones y como mucho como ideas referentes de comportamiento a observar y en su caso experimentar, pues  como dice el dicho lo de los demás está de más.

 También es cierto que un cambio de rumbo implica el fomento del espíritu creativo por aquello de que muchas veces queremos cambiar y no sabemos qué dirección tomar, dejarse llevar o simplemente aquietar nuestra vida sin parar nos sirva para saber la dirección en que vamos a encaminarnos.

Les animo a planteárselo y re-programar su mente para tener un flujo positivo de conciencia, pues aún siendo  paciente y dándose el tiempo  necesario, es fundamental plantearse la dirección que vamos a emprender desde una actitud positiva, pues en cualquier caso el punto de partida es único y exclusivo, ya que al fin y al cabo es nuestro propio punto.

                                                      Ferrán Aparicio
                                                30 de octubre de 2015

martes, 20 de octubre de 2015

ESTRATEGIAS O ESTRATEGAS


Siempre me ha llamado la atención la gente que sin dar muchas explicaciones lleva a buen puerto sus objetivos e inquietudes. Me sorprende enormemente como pueden tener esa sangre fría de tenerlo todo tan calculado. Dan la impresión como si no tuvieran incidentes, ni sorpresas en su vida, pero al final de todo, me he dado cuenta que juegan a la estrategia de los estrategas.

La estrategia como tal es tener un problema o situación estudiada  e implica en cierta forma tomar decisiones y ejecutarlas, sin embargo en tiempos de cambio, donde todo está mutando rápidamente y no existe una lógica continua en los procesos hay que cambiar de estrategias continuamente, como medio de adaptación al cambio y al medio.

En este sentido muchas veces hemos oído o leído aquello del bosque que no nos deja ver los árboles, o todo su contrario los árboles que no nos dejaban ver el bosque, sin embargo lo que se detectaba en cualquiera de las dos situaciones es que estamos tan acostumbrados  a nuestra zona de confort o circunstancias personales que somos incapaces de prever, que es lo que hay detrás de cada acción o reacción en su caso.

Muchos profesionales o no tan profesionales, tenemos tendencia a adaptarnos al entorno en que vivimos, aunque no estemos muy cómodos, siempre con una actitud positiva e intentando aprehender de cada acto o suceso, sin embargo lo que también es cierto es que tenemos que reconocer es un cierto miedo al cambio y a lo que piensen  los demás de nosotros, pues nosotros en el fondo y en la forma ya sabemos quiénes somos o al menos lo intuimos.

Desde hace unos años tengo la máxima en mi vida que todo llega en su justo momento, ni antes ni después, pero cuando hablamos de estrategia estamos hablando de palabras mayores y empieza a rondar la idea de en vez de aceptar positivamente desde el principio de acción y reacción una vida dividida en etapas, el comenzar a ser un estratega en tiempos y plazos, con una estrategia clara  es ya una evidencia no un cambio, pues ya no hay necesidad de mantener en el tiempo la situación en la que estamos viviendo.

Reinventarse no es un tema fácil, especialmente porque el tiempo no juega a nuestro favor y lo único positivo que tenemos los de mi generación, es la experiencia acumulada, lo cual es también un grado ante las circunstancias, que en cierta forma se han aliado para acelerar un cambio.

El concepto, contenido y el método, siguen siendo válidos, pero es hora de derribar perjuicios e intentar algo nuevo desde la estrategia del estratega, de hacer limpieza de aquello que ya  no nos es útil, derribando absurdos perjuicios y arriesgando en el cambio porque aunque sea una aventura, vale la pena asumir  una vez más, el desafío de la estrategia, pues aunque no queramos, todos tenemos una parte de estrategas.

Ferrán Aparicio
20 de octubre de 2015

 

 

 

martes, 25 de agosto de 2015

TIEMPOS DE LOCURA


Mucho se está hablando  últimamente de emprendedores, reciclaje y reinventarse.

Lo cierto que con el verano siempre caen en tus manos algún artículo retrasado, libro o escrito que merece la pena considerar por aquello que las cosas llegan en su justo momento. En este caso cayó en mis manos el libro “El seminario” de Tom Peters y no voy a dejar de comentar aquello que me llamó la atención , por aquello de que compartir también es vivir.

Desde mi humilde opinión el seminario es una mezcla de lecciones sintetizadas de economía, psicología y terapia emocional, sin más.

Está claro que actualmente nos encontramos en unos tiempos de locura donde la teoría económica permanece en sus valores más clásicos, de que el modelo de organización efectiva del futuro se basa en la idea de que el valor del producto independientemente de su costo es generado por la energía intelectual y la imaginación.

El costo de cualquier producto o servicio ofrecido depende del costo de los materiales y el costo de los intangibles involucrados en su elaboración.

La idea de Peters en los tiempo de locura es que en un futuro el costo de los materiales será mínimo en comparación con lo intangible.

La revolución tecnológica se está combinando con los resultados del concepto de aldea global o globalización para alcanzar todos los negocios del planeta.Concluye en éste sentido que la imaginación es el recurso de mayor  valor en la nueva economía. La única ventaja proviene  de ser más innovador que la propia competencia.

Pero hay cosas que no cambian y es que la gente de negocios tiene dos características fundamentales, talento y compromiso, hacia el trabajo y hacia el producto que generan.  En éste mismo sentido la actitud de una persona  hacia lograr lo que se propone es fundamental. Y no sólo la actitud que se propone sino tener claros los objetivos, aplicando los  mejores recursos al trabajo que estamos ejecutando.

Los conocimientos son básicos en el desarrollo de nuestros objetivos, puesto que suponen el activo más importante para una empresa.

 En  la actualidad los baremos de éxito se miden por la calidad y originalidad del producto, cosa que es evidente independientemente de su coste, pero lo que está también claro es el mercado está evolucionando hacia un mercado  donde el producto no sólo este provisto de una especial calidad sino  que tendrán una emoción especial indefinida que será la clave del éxito.

 Los tiempos  de locura que vivimos  y los que se avecinan, en un  otoño muy especial  aseveran que la única manera de mantener una empresa adecuada a los cambios del mercado,  es mantenerse en un estado de revolución permanente.


                                                            Ferrán Aparicio
                                                       25 de agosto de 2015

jueves, 20 de agosto de 2015

AVE PHOENIX


AVE PHOENIX

Hablar del ave Phoenix es hablar de esa ave que renace de sus cenizas pero también es hablar de Icaro.

Como Icaro, el ave Phoenix siempre está volando hacia un sueño después de renacer.

Posiblemente con alas de cera será imposible soportar que crecemos para saber que no siempre hace buen tiempo, que hasta las sombras necesitan de la luz para ser vistas y sobretodo tener claro que nada es para siempre.

En realidad en este teatro de la vida gozamos más , si cabe, de ese efímero rayo de sol tras la tormenta, de esa flor en el desierto o de esa sonrisa que acaba  dibujándose  después de cada tristeza..

No es cuestión de hacer una carta a los reyes magos, ni de pedirle a san Judas Tadeo, algún imposible, pues la vida es más que una carta o una petición. Está claro que la perseverancia me hará sin buscar encontrar lo que añoro.

En cualquier caso sin correr, se que llegaré el primero, pues no persigo ninguna meta por si esta realmente no existe, pero por si acaso disfruto del camino que tal vez me conduzca a ella.

No hace falta saber donde se está exactamente para saber que te sientes y estas bien, sin más. Ni montar a caballo para disfrutar el viento en la cara, ni controlar para disfrutar, ni comprender para saberlo todo.

 Pueden venir tormentas y desiertos que lo desbaraten todo de nuevo. Y más tormentas y mas desiertos, pero siempre sabiendo cual es el momento, mi momento.

 En cualquier caso es en el vivir donde está el secreto y en salir y ver la perspectiva de las cosas el aderezo, en el ir equivocándonos en el camino el acierto.

También tanteo con mis miedos y mis anhelos y busco como gran combustible el amor que no llega, pero en el fondo cada día más anhelo-  Lo disfruto en cierta forma y lo quiero porque hace que germine dentro de mi toda la fuerza de  la vida , más dando que recibiendo.

Ahora y aunque no le guste a mucha gente, me toca ser desde la humildad y sencillez ser comunicador, hacedor y deshacedor de misterios, porque en cualquier caso sigo aprehendiendo.

 En cualquier caso y hoy especialmente  vuelvo a nacer, a reconstruirme , a ser reconstruido, a ser personaje de mi persona y a seguir viviendo, y también  me doy cuenta que todos somos capaces de reaccionar y remontar el vuelo, aunque sea con un poco más de peso.

 

                                                              Ferran Aparicio

                                                           20 de agosto de 2015

 

domingo, 10 de mayo de 2015

TIEMPOS DE CAMBIO


El comienzo de un nuevo siglo y la supuesta salida de una crisis, viene acompañado de una necesidad de cambio, tratando de aprender de las experiencias pasadas para mejorar las acciones del futuro.
 
 
Sin embargo durante el período de transición es difícil encontrar la brújula que indique el camino a recorrer, especialmente cuando andamos justos de medios  y todo nos cuesta demasiado o en demasía, depende de lo que hablemos.
 
Las personas nos convertimos  en  un proyecto de vida diaria cuando, después de soñar durante mucho tiempo con el cambio, la remodelación o simplemente con una visión de futuro, tenemos que recurrir a un  profesional que pueda hacer realidad ese sueño, ese cambio o ese consejo mágico que nos cambie la vida , sin tener que hablar de cirugía plástica.
 
Muchas veces, estos comitentes son los primeros en cometer el gravísimo error de no elegir el profesional que pueda interpretar cabalmente cuáles son sus necesidades, gustos, preferencias, modo de vida y posibilidades económicas, traspasando a un papel el presupuesto de materializar cualquier proyecto que hemos imaginado, desde un viaje a un proyecto de reforma interior o reforma de nuestro baño o cocina.
 
Es cierto que la sociedad hemos cambiado y nos hemos  transformado en autosuficientes, también es cierto que nuestro nivel cultural y de conocimientos ha aumentado y todos ya sabemos de todo, si a esto le añadimos la aparición de empresas que nos proporcionan todos los ingredientes  o nuestras consultas virtuales a los buscadores mágicos de vuelos y hoteles,  y sin más nos convertimos directamente en los magos del cambio, eso sí, sin pasar por una formación universitaria o de ciclo de  formación cualquier índole.
 
Todos en general buscamos a aquel profesional que nos dé más por menos, pero no todos los profesionales responden igual  con el valor más bajo al concepto de mayor calidad de producto o en su caso respuesta.
 
Buscar en el mercado el producto que necesitamos o soñamos y  quién pueda ofrecer con lenguaje similar el producto buscado, al más bajo precio no es sinónimo de buena calidad ya sea en cuestión de diseño o de materiales, ya que se transformaría todo en un proceso mágico o de cuento chino.
 
Jugar con nuestros sueños es entender el significado de la popular frase busque, compare y se encuentra algo mejor cómprelo, pero también es valorar la profesionalidad de quien se la merece.
 

La decisión de encomendar un sueño es demasiado importante en la vida de una persona, de una familia o de un grupo de personas para que los malos entendidos o la inexperiencia  de un mal profesional frustren el proyecto soñado, es por ello que a la hora de elegir un profesional tenemos que dejarnos de autoengaños, tenemos que elegir con los sentidos  y luego con el bolsillo, y así seguramente no nos equivocaremos.
 
Ferrán Aparicio
10 de  mayo de 2015