Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta COMUNICACION. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta COMUNICACION. Mostrar todas las entradas

martes, 25 de julio de 2017

PAROLE,PAROLE

Hay palabras que por su entorno circunstancial, pueden evocarnos  distintos significados, sin embargo cuando las oímos nos evocan el  significado que más  comúnmente nos viene a la cabeza o simplemente relacionamos y  se nos presenta  cotidianamente en nuestra vida.

"Parole parole" es una composición musical de Gianni Ferrio, Leo Chiosso y Giancarlo Del Re. La canción fue originalmente cantada a dúo por Mina Mazzini y Alberto Lupo.

“Parole, parole”, muestra las lamentaciones del final del amor de la cantante y las mentiras que ha tenido que escuchar, ella reacciona a los cumplidos que le da, simplemente respondiendo «parole», dando a entender que no cree en las palabras que le dice el hombre.

Y es que hay palabras  que por su amplia semiótica, simplemente son palabras y sólo palabras y otras están cargadas de un gran significado, tanto positivo como negativamente y hay que atender a la circunstancia donde se escuchan y se relacionan.

Todas las palabras evocan significados y experiencias en nuestra imaginación, pero hay palabras que generan emoción, como por ejemplo, sensualidad, ternura, deseo, o pasión, por decirles unas cualquiera elegidas al azar, que me vienen a la cabeza.

En general incluso nos llevan a relacionarlas con nuestra personalidad o simplemente con  la sexualidad, si bien están relacionadas  dentro del mundo de los sentidos.

Quizá, el componente principal de nuestra experiencia humana está relacionado con nuestros cinco sentidos, ya que  a través de éstos  nos relacionamos con el mundo material en el que vivimos, experimentamos y disfrutamos algunas veces de la vida.

Al final nuestra experiencia de la vida del día a día, es la de un mundo material que podemos ver, oír, tocar, oler y gustar, estos sentidos nos informan de la vida a nuestro alrededor, pero también son una fuente de disfrute de la experiencia de estar vivos.

Y también  de la importancia de nuestras palabras, lo que decimos, a quien se lo decimos y el tono con que nos dirigimos, porque ya no interviene la semántica de lo que intentamos comunicar, sino que reflejamos directamente con nuestro mensaje y  a efectos de no confundir a nuestro  escuchante la intencionalidad de una sofisticación creciente de nuestra consciencia, es por ello que  debemos controlar ese tripartito de la expresión diaria.

También es cierto que día a día vivimos inmersos en nuestros cinco sentidos: vemos, escuchamos, tocamos, olemos y experimentamos los sabores, pero una cosa es usar los sentidos como “herramienta” y otra bien distinta como fuente de placer y disfrute, o  en su caso de auto engaño.

Vivimos en una realidad que va demasiado deprisa, trabajamos de lunes a viernes, de sol a sol  y en la que cada vez tenemos menos tiempo. También vivimos en una realidad que día a día se virtualiza más y con la que cada vez más,  la comunicación es mucho más virtual, es por ello que la falta de comunicación presencial, dé lugar a interpretaciones no sentidas y mal expresadas, es por ello que quizás y sólo quizás, debemos dejar lo importante para los actos presenciales y vivir cada día con la intención de disfrutar de las experiencias sensoriales, pues al fin y al cabo somos las que podemos sentir más directamente y las palabras son solo palabras ,…. ,”Parole, parole”.

                                                             Ferrán Aparicio
                                                           25 de julio de 2017


viernes, 25 de noviembre de 2016

CASOS Y COSAS


Cuando las cosas se miran en perspectiva, toman un cariz muy diferente, la pura verdad es que han pasado los días, los meses y muchos años y me es muy grato recordar todos aquellos días de viaje, porque actualmente mi visión de todo en conjunto es tremendamente positiva, aunque actualmente me sea difícil elegir destino, bien por presupuesto, bien por dificultades político-sociales en que se encuentran muchos países y lugares, bien porque cada desplazamiento tiene su momento en el tiempo. 

A nivel práctico, las cosas tampoco han cambiado demasiado, si bien hoy el mundo de internet facilita evitar intermediarios y conseguir una información pluricultural y diversa, si bien siempre hay que tener cierta reserva en cuanto a la veracidad de los contenidos, hemos avanazado en la capacidad de desplazarnos aunque sea virtualmente. 

Pero lo que de verdad ha sufrido un cambio importante, es nuestra mentalidad, solo cuando vivimos en el tiempo sin anclarnos en el pasado o proyectándonos en el futuro, es cuando nos damos cuenta del aquí y del ahora de los casos y de las cosas, que realmente suceden en este momento desde la consciencia.

Al final de una forma consciente te das cuenta de que el obsequio para nosotros de la vida, ha sido el poder viajar y desplazarnos, en las culturas de otros países y mundos inimaginables. 

En el aprendizaje del camino, llegas a entender que la vida es un camino irregular de casos y cosas, que van sucediendo, no sin más, como en otros conceptos y ocasiones, sino todo en su justo momento, en la que ninguna etapa tiene sentido, si no existe otra etapa que la complemente. 

En cada viaje, aprehendemos cosas que estamos seguros, nos van a ser de gran utilidad para el resto de nuestras vidas, desde la luz al color , desde la forma a los materiales, pero también sensaciones placenteras y algunas incluso adversas y al final esos casos y cosas, te enseñan que cuando aquellos momentos en que las cosas parecen no tener solución, nos obligamos a tener esperanza. 

Esa actitud de carencia de cumplimiento de un deseo absoluto de complacencia, al final te enseña con la mayoría de los casos y de las cosas a ser optimista el resto de tu vida, pues al fin y al cabo una vez analizas si un problema tiene solución o no la tiene, ya sabes cómo reaccionar, esta vez,.. sin más, aceptando el problema de una forma optimista en cuanto a su resultado final.

Al final,.., los casos y las cosas, no salen ni bien ni mal, sino que simplemente suceden, y la manera en cómo se interpretan depende de la mentalidad con la que lo valoremos y puedes llegar a valorar y comprobar que se puede ser feliz incluso cuando todo parece perdido, pues te otorga la capacidad de entender que incluso las malas épocas son irrepetibles. La experiencia final de ganar el conocimiento de los casos y cosas, te demuestra que todo en definitiva está inalcanzablemente cerca.

Ferrán Aparicio

25 de Noviembre de 2016





domingo, 25 de septiembre de 2016

NIVELES LOGICOS

Dicen que la comunicación y el dialogo es lo que nos permite relacionarnos entre las personas, pero además de comunicarnos percibimos y muchas veces no llegamos a conocer a alguien que tenemos en frente, bien por que oculta su propia personalidad, bien porque no acabamos de entender igual el mundo de las ideas.

Si nos planteamos en voz alta que conocen los demás de mí que yo no conozco, surge la cuestión baladí de la personalidad inconsciente y los niveles lógicos de compresión y comunicación.

Todos vivimos y nos desarrollamos en un entorno bien familiar, bien de círculos de amistades, además de los laborales y sociales que nos influyen y les influimos.

Desde que nacemos nos relacionamos con todo lo que nos rodea y aprendemos, sin embargo una vez tenemos nuestra personalidad formada nos relacionamos por la afinidad, por nuestros pensamientos ideales y sentimientos y a través de estos comportamientos nos vamos construyendo y evolucionando como personas.

Al observar la forma en que las personas actúan podemos vislumbrar su forma de ser; aunque debemos ser conscientes de que es específicamente una interpretación que nace desde la persona que interpreta.

Tener la capacidad de comunicación en público, tiene una relación directa con comportamientos eficaces y eficientes en este ámbito, por el contrario, no tener buenas competencias de comunicación afectará a este tipo de comportamientos, sin embargo siempre estaremos ante los niveles lógicos de la percepción. 

Por otra parte las creencias o juicios, son aquellas “Leyes” que nos dictamos a nivel consciente o inconsciente, sobre nosotros, los demás, el mundo…son generalizaciones de nuestras acciones, de lo que hacemos o proyectamos generalizaciones sobre cierta relación existente entre experiencias, y estos juicios o valores son los que de una forma racional y directa nos invitan a juzgar inconscientemente todo lo que nos rodea.

En definitiva, las creencias son la representación interna de nuestra interpretación de la vida y el mundo, por ello, dos personas ante los mismos hechos pueden tener interpretaciones totalmente distintas, pero con un nivel de compresión pueden ser afines por otros factores como carácter, personalidad o físico.

Los valores son “los principios rectores de nuestra vida”, y si observamos la posición dentro del modelo en el que situamos los valores, podemos hacernos una idea de la importancia que tiene en nuestras vidas y el impacto que tienen en nuestras competencias, comportamientos y entorno.

Al final de un tiempo llegamos a comprender que estos niveles lógicos son los que vamos construyendo y modificando a lo largo de nuestra vida, integrando aquello que da sentido a nuestra vida, y como nos mostramos coherentemente a y racionalmente ante nosotros y ante los demás, como siempre sin más.

Ferrán Aparicio
25 de septiembre de 2016



jueves, 25 de agosto de 2016

CLARIDAD VERBAL

Si hay teoremas que todos conocemos y  el que se lleva la primacía por excelencia es el de Pitágoras, un esquema básico que demuestra la analítica racional de la matemática numérica, pero en el caso del lenguaje verbal el triunfador es la teoría del estructuralismo lingüístico de Ferdinand de Saussure, padre de la semiótica.

El lenguaje es el vehículo de la comunicación y el uso de unas palabras u otras cambia totalmente el mensaje. Más allá del lenguaje no verbal, lo que diferencia un gran mensaje, de uno normal o, incluso de uno mediocre, es el correcto uso de las palabras.

En este sentido Ferdinand de Saussure hace referencia al signo lingüístico humano, el cual analiza en su concepto o significado y su imagen acústica o significante, por otra parte los significados y significantes que constituyen los signos configuran el lenguaje, y de ahí el tomar conciencia de la claridad verbal a la hora de comunicarnos, lo cual no es cuestión baladí.

Parar Saussure la sincronía que es el fenómeno del lenguaje en un momento dado, junto a otros paralelos es lo que estructura el lenguaje y no le falta razón desde el sentido común pues en el lenguaje existen palabras que son mucho más influyentes que otras, aunque sean sinónimas y en su estructuración  y combinación consiguen una claridad verbal o mejor transmisión del mensaje que queremos transmitir.

La eficiencia del lenguaje depende de la capacidad para crear un mensaje nítido, y el uso de determinados términos ayuda de sobremanera en esta tarea.

Las palabras dependen en su significado, del contexto en que se emiten o pronuncian,  es por ello que si se emiten en el contexto adecuado se conseguirá el objetivo perseguido de la comunicación.

Este nuevo movimiento propuso una nueva concepción de los hechos del lenguaje, considerándolo como un sistema en el cual los diversos elementos ofrecen entre sí una relación de solidaridad formando una estructura. Y es en este sentido cuando la claridad verbal se manifiesta como más evidente cuando personalizamos nuestra expresión utilizando el nombre de la persona a que va dirigida cuando le estamos hablando, apoya la teoría estructuralista en cuanto la relación entre emisor y receptor se sienta más identificada y consecuentemente con ello se preste mayor atención.

Es bien cierto  que a todos nos gusta sentir que un mensaje va dedicado a nosotros, pero también es cierto que la comunicación es mucho más fluida cuando entendemos rápidamente por su claridad verbal el contenido, lo que nos facilita una interacción de repuesta más rápida y fluida. Hoy en día con la comunicación digital  se demuestra este hecho, cuando alguien que no conocemos nos manda un mensaje le prestamos poca ninguna atención, pues nuestra capacidad de recepción pone dudas ante lo que se nos pretende comunicar.

Decir que algo es gratis, siempre nos servirá para llamar la atención, pero debe hacerse con cuidado y explicar las razones siempre ayuda y la claridad verbal es un arte que nos honra y distingue, por decir un algo y  a la vuelta de la vida,…, se lo digo por experiencia.

                                                           Ferrán Aparicio

                                                    25 de agosto de 2016

lunes, 25 de enero de 2016

AUTOESTIMA MAXIMA


AUTOESTIMA MAXIMA
Me llama la atención como últimamente están evidenciándose cada día más los gurús de la comunicación en las redes sociales. 

 Parece y sólo es un parecer que al margen de gente que ha estudiado estas carreras de comunicación en redes sociales, los demás seamos ignorantes en cuanto que tengamos que seguir unos patrones determinados para triunfar en ellas.

Quizás y sólo quizás, la respuesta esté en la búsqueda de aprobación por parte de nuestro entorno o de un público que no conocemos como conducta que más realizan los seres humanos, y entre los que me incluyo yo mismo.

 La búsqueda de la aprobación puede hacerse de diferentes maneras, desde las más evidentes hasta las más sutiles, y para ello solo hay que abrir uno de esos post que marcan como triunfar en las redes de comunicación.

El problema surge cuando por una falta de autoestima máxima intentamos vender una verdad que no es verdadera y valga la redundancia para significar que el mostrar algo irreal supone un trabajo innecesario, pues no aporta nada más que un presunto reconocimiento social.

La autoestima está muy relacionada con el reconocimiento en cuanto que dependerá de cómo nos trata el entorno en el que nos avistamos. Sin embargo el sentimiento de valía personal, es decir lo que podríamos aproximar a la autoestima con el proceso de socialización de mensajes de aprobación vinculados a nuestra pseudo-expresión y comportamiento.

El buscar una autoestima máxima en las redes sociales se ha convertido a través de los “me gusta” como un acto social de generar una aprobación externa de difícil credibilidad donde el quedar bien con alguien se aproxima a señalarlo con un dedo hacia arriba.

Lo que es bien cierto es no podemos estar todo el día pendiente excepto por aburrimiento absoluto de lo que piensan los demás. El fin último de cualquier red social sea la que sea es compartir una información , pero también nuestro objetivo es filtrarla e ignorar muchos veces contenidos que según nuestro parecer carecen de fiabilidad y en todo caso de relevancia.

La adicción a esta conducta de reconocimiento social es lo que nos aleja en cierto modo de una autoestima máxima y sólo se cura no participando constantemente de un circo virtual.

El secreto de la autoestima máxima y hablo en voz alta y consecuente sería quizá centrarnos en crear un sentido real de nosotros mismos y desligarnos de la aprobación innecesaria de los demás.

Ferrán Aparicio
25 de Enero de 2016