Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta DECISION. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DECISION. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de enero de 2017

MODELO TRANSTEORICO DEL CAMBIO

Dicen los especialistas que el  hábito es necesario; es el hábito de tener hábitos, de convertir una vereda en camino trillado, lo que uno debe combatir incesantemente si quiere continuar  y es que  lo que voy a razonar  es que en el habito del orden esta la virtud, por decir un algo.

El otro día y como siempre no sé si por casualidad o porque necesitaba leer acerca de ello, cayó en mis manos el modelo  transteórico del cambio de Prochaska y Diclemente. En general y a pesar de ser un modelo teórico tiene connotaciones básicas que ayudan a replantearse cambios de vida hacia hábitos saludables, a través de un modelo evolutivo de racionalización de lo que se pretende.

En general todos y antes de que suceda algo en nuestra vida, no somos conscientes de tener un problema, hasta que una muestra nos llama la atención sobre lo que nos está pasando o lo que estamos viviendo, y se puede manifestar desde la negación a la racionalización o convencimiento en  versus contrario.

El problema surge cuando somos conscientes de que tenemos un problema y lo asimilamos o simplemente lo derivamos en el tiempo. Pasado ese tiempo que para cada uno tiene su dimensión se empieza a buscar la dirección a donde recurrir para solucionar lo que nos parece un problema y como concepto tiene solución, por aquello que de lo que no tiene  solución no resulta ser un problema.

Un día te levantas y sin excusas , ni demora te enfrentas a darle la solución a aquello que te preocupa, pues sin darte cuenta has ido psico analizando el problema, o cuestión en toda su dimensión  y la persona toma ya los pasos necesarios, sin excusas, ni demoras, para  dar los pasos planificados.

Una vez enfrentado a tu nueva realidad y habiéndose producido el cambio y teniendo la nueva conducta instaurada, sólo se trata de y transformarla en hábito diario, si bien y en cualquier caso la consolidación dependerá de la envergadura del cambio y del momento en que estemos.

Con el paso del tiempo y dentro del modelo transteórico del cambio, cuando se trata de un hábito  se dice que éste ya es sólido y es difícil abandonarlo, pues ya forma parte de nuestra vida.

Como todo en la vida todo tiene su proceso y procedimiento, simplemente se trata de tomar la decisión de hacer algo específico para cambiarlo, yo en  concreto y por poner un ejemplo, he dejado de fumar, después de estar años intentándolo, es decir he alargado el modelo transteórico  aumentando el tiempo de contemplación del problema realizando maniobras disuasorias y huidas hacia adelante para no tener que encarar el verdadero problema.

Al final llegas a la conclusión que cuando pases la primera etapa antes saldrás del modelo  transteórico del cambio, que al fin y al cabo es para todo el mundo igual, sin excepción alguna.
                                                           Ferrán Aparicio

                                                      20 de enero de 2017

miércoles, 30 de noviembre de 2016

MEDIACIÓN CLARA Y OBJETIVA

La Wikipedia define la mediación, como  un mecanismo de resolución de conflictos, en el cual un tercero imparcial y profesional, busca facilitar la comunicación para que las partes sean capaces de resolver un conflicto.

Es bien cierto que  la mediación tiene sinónimos circunstanciales como son, arbitraje, intervención, conciliación, entrometimiento e  injerencia, por decir un algo, pero en cualquier caso la mediación siempre tiene  que ser clara y objetiva. Pero como arbitraje responde a un juicio, dictamen, decisión, peritaje, sentencia, veredicto, fallo, resolución incluso a una sanción, y resulta un comodín muy codiciado en el póker de la vida.

Sin embargo si lo analizamos fríamente, siempre hay algún aspecto positivo que podemos sacar de la mediación que estamos viviendo en nuestra vida de una manera inconsciente y es que hay algunas lecciones que podemos aprender para aplicarlas al ámbito personal o profesional, simplemente desde la observancia.

No es este un escrito sobre derecho, ni especializado en él, ni tengo intención de defender una postura radical, pues no soy especialista en el tema, sin embargo, creo que hay que aprender de los errores, especialmente si son otros quienes los cometen, desde la observancia como si de un espectador se tratara, en el teatro de la vida. 

Al hablar de mediación clara y objetiva, uno de los factores primeros y principales es tener valores claros y ser capaz de defenderlos cuando sea necesario, eso sí con una estrategia psicológica que medie entre las partes, pues ser juez de nadie no es una postura fácil, y el que calla no otorga nada.

Cuando demuestras que algo es importante para ti y lo haces de forma consistente, acabas generando confianza y credibilidad aunque haya quienes no compartan tus mismos criterios, y esa es la estrategia de la mediación transmitir la confianza de un valor a través de un  criterio imparcial, apoyado si es posible en derecho, como medio de justificar su cumplimiento por ambas partes.

El problema de mediar y de la propia mediación es que si vamos a elegir a alguien no es por lo que puede solucionar sino por el valor que puede aportar, por lo que puede hacer por nosotros.

La mediación como concepto surge como mecanismo entre las partes, puedes utilizar lo de ponerte enfrente de algo o alguien para establecer tu posicionamiento, pero inmediatamente después debes demostrar que eres mejor que aquellos a los que atacas, por lo que el mediador debe actuar como árbitro del arbitraje en cuestión. 

Al final el problema es que antes o después deberás dejar de parecer para demostrar que eres y haces lo que dices y si no hay coherencia va a ser casi imposible que te recuperes.

Considero que la mayoría de la gente no tiene  tiempo ni ganas de estar litigiando en todas partes. Sin embargo, siempre hay gente dispuesta a solucionar a través de la mediación para mantener el enfoque y defender los principios que nos hacen ser como somos, eso sí, claros y objetivos, como siempre sin más.
                        Ferrán Aparicio
                                                 30 de noviembre de 2015