Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta EMPATIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta EMPATIA. Mostrar todas las entradas

miércoles, 25 de enero de 2017

CUESTION DE EMPATIA

Dicen que la empatía es la capacidad cognitiva de percibir, interpretado como concepto en un contexto común y popularmente interpretado como lo que otro ser puede sentir. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva de una persona cuando se afecta a otra. Sin embargo dependiendo del enfoque, de lo que se hable, la empatía, su origen y causas llegan a interpretarse de formas distintas.

Quizás y sólo quizás esto tiene relación con las diversas creencias, valores y principios ordenados por cada uno con una escala de valores.

Sin embargo y después de una etapa de regalos, autoregalos, Black Fridays y full Mondays, por decir un algo , me planteo si cuando compramos  algo  para nosotros o para los demás pensamos en la empatía como concepto, pues hacerse un regalo o escoger un buen regalo para otras personas, es un arte empático que no todo el mundo  domina.

Porque para escoger un buen regalo o hacerte una buena compra, es decir regalarte a ti mismo algo inesperado, se requiere de una empatía muy fina  y un deseo real de ponerla al servicio de dicha elección.

La relación con el acto del regalo, también es un grado pues no es lo mismo elegir para nosotros mismos que para los demás, desde el punto de vista no sólo del detalle como muestra de afecto, consideración e intento de agrado, sino por las consecuencias que pueden derivarse del acto aunque sólo sea un regalo.

Factores como nuestro posicionamiento, estado de ánimo, cordialidad e intención pueden diferenciar también los resultados que van desde el puro compromiso del acto o al gusto del afecto por hacerlo. Yo en ese sentido prefiero regalar cosas hechas por mí y al margen de su aceptación, si gustan es una forma de estar presente en la vida de las personas que considero que quiero u aprecio, pues al final lo que es evidente que un regalo hecho sin corazón no es más que una transacción social.

En los regalos como en la vida misma no podemos actuar de la misma manera si es una acción para nosotros mismos  que si es para los demás, pues lógicamente será empáticamente  proporcional al posicionamiento que hallamos tenido en cuanto al acto empático de la elección de lo regalado.

En general ya sea para nosotros mismos que también nos merecemos de vez en cuando un regalo o bien para los demás, solo se trata de explorar tus propios gustos o los ajenos, siendo la utilidad y la necesidad dos buenos aliados en el acierto.

Es bien cierto que humanos que somos, a veces las personas tenemos  sentimientos de no merecernos ciertas cosas y nos las negamos a nosotros mismos o a los demás, quizás este tipo de regalos, son los más difíciles, pero quizás y sólo quizás, sean los más afortunados pues demuestran la generosidad de lo imposible, comparando el valor de lo dado con el valor de lo recibido, pues la felicidad que le hayas podido proporcionar a otra persona ni que sea por un momento o a ti mismo,…, no tiene un valor contable.

                                                                Ferrán Aparicio

                                                           25 de Enero de 2017

viernes, 30 de septiembre de 2016

SENSIBILIDAD A FLOR DE PIEL

SENSIBILIDAD A FLOR DE PIEL
Hay días que sin saber uno por qué o por qué no, tenemos la sensibilidad a flor de piel. Muchas veces si reaccionamos antes hechos y razones que nos ponen las sensibilidad a flor de piel, pero lo bien cierto que en muchos otros días sin saber por qué estamos más sensibles, ante cualquier hecho o circunstancia, acción o reacción.

Es bien cierto que para la mayoría de la gente es más importante su personalidad y que valoran menos cualquier estímulo y más sensibilidad, sin embargo la sensibilidad es un don que hace noble a la gente que la disfruta como propia.

Es comúnmente conocido que los artistas son los seres con mayor grado de sensibilidad a flor de piel tanto a nivel de sentimientos como en expresión,  pero también es cierto que tener la sensibilidad a flor de piel es cosa de una minoría.

La sensibilidad como procesamiento de información hace sentir  y percibir las cosas a un nivel más profundo, dado que la sensibilidad y la intuición trabajan conjuntamente esto les implica trata las cosas desde un nivel más profundo para no sólo entender las cosas sino para interpretar la vida misma.

La gente alta sensible reacciona de una forma totalmente distinta tanto en cómo se relaciona con la gente y los problemas de la gente empatizando con ellos como en la reacción emotiva que les suscita cualquier acontecimiento.

También está comprobado que la sensibilidad está relacionado con el individualismo con que se enfrentan a la vida, bien por disponer de un nivel de intensidad emocional distinto, bien por el modo con el que se afronta cada situación.

Por lo general la gente altamente sensible está más al tanto del detalle y las sutilezas que podrían hacer una decisión más difícil de tomar, quizás y sólo quizás porque están más pendiente de los detalles, de la percepción y de la sensación, de cualquier acontecimiento, caso o emoción.

Las sensibilidad no tiene un estereotipo único y no implica una introversión natural, sino por el contrario puede haber gente hipersensible extrovertida con el poder del control mental para llevarla en su interior sin que aparentemente se les note la mínima expresión.

La sensibilidad está muy unida a la fuerza del trabajo pues la inquietud de la expresión se manifiesta en su expresión y siente tanta empatía con el mundo que le rodea que es mucho más fácil estimular. Esto también tiene su contra partida y es que la gente altamente sensible tiene reacciones a la crítica más intensas que la gente menos sensible, llegando a la complacencia como medio de evitar conflictos.

La generosidad de la sensibilidad es una virtud y no un desacato y simplemente valorarla como un medio de relación e interacción de privilegio, aunque sea en su simple expresión, pues como siempre lo bueno le gusta a todo el mundo.
                                                          
Ferrán Aparicio
                                               30 de septiembre de 2016



domingo, 25 de septiembre de 2016

NIVELES LOGICOS

Dicen que la comunicación y el dialogo es lo que nos permite relacionarnos entre las personas, pero además de comunicarnos percibimos y muchas veces no llegamos a conocer a alguien que tenemos en frente, bien por que oculta su propia personalidad, bien porque no acabamos de entender igual el mundo de las ideas.

Si nos planteamos en voz alta que conocen los demás de mí que yo no conozco, surge la cuestión baladí de la personalidad inconsciente y los niveles lógicos de compresión y comunicación.

Todos vivimos y nos desarrollamos en un entorno bien familiar, bien de círculos de amistades, además de los laborales y sociales que nos influyen y les influimos.

Desde que nacemos nos relacionamos con todo lo que nos rodea y aprendemos, sin embargo una vez tenemos nuestra personalidad formada nos relacionamos por la afinidad, por nuestros pensamientos ideales y sentimientos y a través de estos comportamientos nos vamos construyendo y evolucionando como personas.

Al observar la forma en que las personas actúan podemos vislumbrar su forma de ser; aunque debemos ser conscientes de que es específicamente una interpretación que nace desde la persona que interpreta.

Tener la capacidad de comunicación en público, tiene una relación directa con comportamientos eficaces y eficientes en este ámbito, por el contrario, no tener buenas competencias de comunicación afectará a este tipo de comportamientos, sin embargo siempre estaremos ante los niveles lógicos de la percepción. 

Por otra parte las creencias o juicios, son aquellas “Leyes” que nos dictamos a nivel consciente o inconsciente, sobre nosotros, los demás, el mundo…son generalizaciones de nuestras acciones, de lo que hacemos o proyectamos generalizaciones sobre cierta relación existente entre experiencias, y estos juicios o valores son los que de una forma racional y directa nos invitan a juzgar inconscientemente todo lo que nos rodea.

En definitiva, las creencias son la representación interna de nuestra interpretación de la vida y el mundo, por ello, dos personas ante los mismos hechos pueden tener interpretaciones totalmente distintas, pero con un nivel de compresión pueden ser afines por otros factores como carácter, personalidad o físico.

Los valores son “los principios rectores de nuestra vida”, y si observamos la posición dentro del modelo en el que situamos los valores, podemos hacernos una idea de la importancia que tiene en nuestras vidas y el impacto que tienen en nuestras competencias, comportamientos y entorno.

Al final de un tiempo llegamos a comprender que estos niveles lógicos son los que vamos construyendo y modificando a lo largo de nuestra vida, integrando aquello que da sentido a nuestra vida, y como nos mostramos coherentemente a y racionalmente ante nosotros y ante los demás, como siempre sin más.

Ferrán Aparicio
25 de septiembre de 2016



jueves, 1 de septiembre de 2016

HABILIDADES LABORALES

A lo largo de la vida, te das cuenta como vas aprehendiendo en el camino y el que no lo hace, podría ser tonto, pues sólo se trata de no tropezar dos veces en la misma piedra , aunque muchos somos los que lo hemos hecho, como siempre sin más, por sorpresa o bien por inocencia, falta de atención o simplemente por confianza en que no nos volvería a suceder algo tan trivial como equivocarnos.

En general me refiero a las relaciones humanas, que aunque como todo puede ir creciendo y decreciendo, sin mayor explicación que el mero contacto o relación emocional, siempre hay sorpresas inesperadas en la gente que pasa por tu vida.

Dicen los sabios que todos tenemos lo que necesitamos, aunque muchas veces te preguntas si era realmente necesario el haber perdido cierto tiempo con gente que no te ha aportado nada o casi nada y de alguna forma se ha aprovechado de tu generosidad aunque sólo sea por haberles dedicado un tiempo de tu vida.

En el plano familiar sucede lo mismo aunque la sangre une, si no existe relación no existe el cariño y sin cariño, simplemente une, el tener algo en común como puede ser los apellidos, eso en el caso de no haber partido bienes en común, pues si se han partido, ya no hay nada más que hablar, todo se desarrolla como siempre, sin más.

En el caso de las habilidades laborales el caso cambia no sé si por aquello de que el salario es el precio del trabajo y comemos todos los días, pero uno utiliza o debería utilizar la inteligencia emocional de una forma mucho más pragmática.

Cuando cambias de trabajo de una forma instintiva haces una reflexión muy exigente de tus anteriores relaciones laborales en especial de aquello que te ha supuesto decidir el cambio y es que no es que la cuestión laboral, no es cuestión baladí.

En un entorno laboral y económico, cada día más complejo, bien por la crisis bien por la falta de oportunidades, te das cuenta que resulta imposible triunfar desde la individualidad. Es por ello que te conciencias a la integración del concepto de equipo desde una tolerancia infinita, pues ese es el éxito de los resultados de un trabajo en equipo.

La humildad, la sencillez en la integración y una comunicación clara y efectiva son virtudes claves en la habilidad laboral de integración desarrollando una empatía natural pero cognitiva y sobre todo, más que hablar, una escucha empática.

Con una actitud positiva y siendo conscientes que hay que saber adaptarse a los cambios , el triunfo está asegurado eso si como siempre con una perseverancia racional en cuanto a formas y maneras, donde la discreción es nuestra hada madrina.

Al final las habilidades laborales se centran en saber interactuar con una amplia variedad de personas y temas laborales, donde la capacidad de pensar con claridad y resolver problemas es un reto diario en el conocimiento de uno mismo, eso sí, sin perder la atención y con cierta resiliencia.

Ferrán Aparicio
1 de septiembre de 2016



viernes, 5 de agosto de 2016

INDIGO QUE TE QUIERO INDIGO

Desde niño siempre tuve una atracción especial por el color azul, y en especial por la magia del color índigo, un color entre azulón y malva, difícil de definir pero muy fácil de identificar.

Con el paso del tiempo y  como siempre por casualidad y con cierta causalidad, escuche en una tertulia sobre las connotaciones y significados de este color y es que no me faltaba razón para identificarme con este color.

El término ‘niños indigo’ es el utilizado en el contexto de la llamada nueva era o newage, música con la que también me identifico y un poco menos, con el concepto de estos niños representarían un estado superior de la evolución humana; aunque sólo sea por el principio de igualdad y al mismo tiempo diferencia, pues está claro que todos no somos iguales ni tenemos las misma preferencias, algo que nos hace únicos y exclusivos a cada persona.

El índigo en relación a los colores que identifican los famosos siete chacras se acerca al nivel séptimo nivel espiritual, ético y mental, sin atender a la definición de habilidades para normales, sino a la atracción de la intuición, una mayor capacidad de empatía y comúnmente con una creatividad incrementada.

En el caso de las áureas hablaríamos de una Áurea azulada, que según la teoría teofisica respondería a las personas que le corresponde liderar el cambio en la era de acuario.

Es también reconocido  como algo genérico que no concreto, que mayormente los niños índigos tienen una mayor intuición, espontaneidad y rechazo a una moralidad estricta llena de imaginación.

El problema racional surge cuando uno pasa de niño a adolescente y de adolescente a adulto, como todo en la vida se va asimilando y estas características se desarrollan de un modo  más racional en el sentido que uno es capaz de controlar su mente y sus actos pero no sus habilidades, las cuales con el tiempo las ha desarrollado de una forma natural y en la mayoría de las casos sin saber que existían o se sentían en la mayoría de los casos y un día lo identificas como algo propio y reconoces su explicación.

La pura verdad es que en definitiva la teoría del índigo y de los niños índigos no existe una evidencia científica de su existencia, es más un análisis estadísticos de comportamiento en función a percepciones sintomáticas y análisis de conductas y habilidades , pero lo que si se coincide es que hay gente muy asociada al color índigo que posee un fuerte sentimiento par generar una diferencia significativa en el mundo y se encontrarían naturalmente inclinados a temas relacionados con la espiritualidad , el ocultismo y el esoterismo.

Al final como siempre, índigo te quiero índigo, por que te gusta, sin más y al menos intentamos romper un esquema social que ata a la humanidad a un estereotipo, aunque simplemente sea por atracción al color índigo.
                                              
    Ferrán Aparicio

5 de Agosto de 2016