Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta OBJETIVOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta OBJETIVOS. Mostrar todas las entradas

sábado, 15 de octubre de 2016

LO JUSTO Y NECESARIO


Siempre me ha llamado la atención expresiones como: “lo justo y necesario” u otras como “condiciones necesarias y no suficientes” o simplemente aquello de las “historias acabadas pero no terminadas”, pero la verdad es que cada una de ellas tiene su enjundia y tiene su aplicación para muchos campos y situaciones en la vida diaria, aunque sea por aquello de que los dichos populares y no tan populares, gozan de gran sabiduría y sobre todo de un grado alto de sentido común, aunque como siempre no sea de una forma absoluta, sino relativa.

Lo justo y lo necesario, bien en la mayoría de los casos, referido al control de las situaciones, desde las personales a las laborales, pasando por las relaciones sociales incluso en convenios comerciales es un tema sobre el que reflexionar.

Porque el control como concepto no sólo es la prueba destinada a comprobar su buen desarrollo y sin embargo en la vida diaria el control es el reflejo del miedo a que las cosas salgan mal.

También el control se define como la habilidad para hacer que algo se comporte exactamente como se quiere, sin embargo la obsesión por querer tener todo bajo control puede llevarnos a reflejarlos en enfermedades psicosomáticas, desde el famoso estrés la mayoría de veces y según la teoría de Murphy en el sentido de querer hacer más cosas que el tiempo y los imprevistos nos permiten, a la somatización física derivada a dolores de cervicales, de estómago o simplemente molestas cefaleas, entre otras variantes.

Sin embargo lo justo y necesario, puede ser simplemente aplicable a los procesos en que las personas pueden objetivizar, analizar y ser vistos bajo el punto de vista del control. Solo se trata de plantear de tener un objetivo marcado sabiendo o intuyendo cual es el resultado deseado, por lo que teniendo la idea definida en cuanto a objetivo a conseguir realizar el comportamiento que se cree que le va a llevar a su objetivo, aplicando el esfuerzo y sacrificio justo y necesario para materializar esa acción.

Lo justo y necesario es aplicable a cualquier campo de la vida, pues supone que la persona ha reflexionado y tiene un modelo, consciente o inconsciente por habito adquirido en la práctica de cómo se comporta el sistema controlado para suministrar el esfuerzo justo y necesario para conseguir cualquier objetivo, sin un desgaste excesivo ni las consecuencias traumáticas a cualquier nivel que este produce.

El control justo y necesario, se relaciona automáticamente con objetivos, planes, expectativas y atribuciones, el problema y la importancia del control justo y necesario al final se deriva en los procesos que se ven afectados cuando no se aplica correctamente o se percibe de forma errónea.

Al final lo justo y lo necesario como reflexión se centra en asumir el riesgo y la responsabilidad estrictamente hasta donde te sea humanamente posible, pues lo que está claro independientemente de lo justo que parezca, es que hay cosas y situaciones que están bajo control y otras que no están bajo tu control.

Ferrán Aparicio
15 de octubre de 2016





lunes, 1 de febrero de 2016

COSTUMBRES PERFECTAS


Dicen que existen modus vivendi, es decir lo que vulgarmente se llama costumbres o rutinas de vida, que ayudan a acercarse al éxito y por eso se les tilda como perfectas.

Yo a pesar de ser algo escéptico no estoy muy de acuerdo en relacionar costumbres y éxitos, simplemente me apoyo en la vida de Santa Teresa de Jesús, por decir un simple ejemplo.

Dicen también que las personas que han llegado muy lejos en la vida, lo han conseguido debido a unos planteamientos ciertos, de hábitos sólidos y principios básicos fuertes, y a eso le llamo yo, perseverancia en el camino del éxito.

El mito del éxito muchas veces sin engañarnos demasiado simplemente se trata de la idea feliz de estar en el sitio adecuado y en el ambiente adecuado, independientemente de las decisiones que tomes en el camino de tu vida, y adquirir hábitos y rutinas y costumbres sanas, independientemente que la excepción no confirma la regla por hablar de algo o alguien hablaríamos de zorbas el griego, por ponerles otro ejemplo.

Quizás el problema radica en tener costumbres sin ser conscientes de ello, más bien como un estilo de vida propio que te beneficia a todos los niveles en la vida.

Dicen también algunos autores que no debe asociarte el dinero con el éxito, sin embargo todos tenemos claro que el dinero puede ayudarte a tener más oportunidades, tener menos preocupaciones y estar más conectado contigo mismo a la felicidad, a la paz interior incluso a las acciones positivas que te redirigen al éxito.

También es cierto que nada surge por casualidad, el método, tener claros los objetivos y metas, que en cualquier caso no es cuestión baladí, ayudan a llevar un camino con un rumbo claro y conciso.

Aunque muchos tenemos claro, que la perfección no existe y que se alcanza casi de una forma constante en el camino, queda claro que desarrollar y alcanzar los objetivos es una tarea que permite mejorar tuis resultados y en el fondo sentirte satisfechos en ese camino al éxito.

Otra costumbre perfecta, en cualquier ámbito y objetivo, es no centrase en cosas y personas negativas, la toxicidad si existe, solo basta que ingieran algo contaminado para saber cuál es el resultado físico de esa acción.

Como todo en la vida simplemente se trata de tenerlo claro, teniendo en cuenta que también el fracaso es una parte del juego y del crecimiento personal, pues aún siendo un virtuoso en cuanto a costumbres se refiere, los contratiempos y errores como oportunidades de una acción sirven para enderezar aquello en lo que nos hemos equivocado.

Como siempre y teniendo que una costumbre es algo que se hace habitualmente de una forma inconsciente les animo a transpolarlo a su lado consciente, al menos para saber que no se están equivocando.

Ferrán Aparicio
1 de febrero de 2016









domingo, 20 de diciembre de 2015

PERSEVERAR O PERSEVERAR, EL SECRETO DE LA VIDA


perserverar ó perseverar: el secreto de la vida
Hace unos días apareció en las redes sociales una publicidad que determinaba que la vida comienza a los cincuenta años.  
 
Es cierto que pasada la cúspide de la pirámide de los cincuenta; supuestamente las personas ya lo tienen bastante claro, se ha vivido, se ha sentido y sólo la perspectiva del tiempo es de la experiencia vivida y es la que nos hace sentir que la vida comienza de una forma adecuada.

Pero quizás el secreto del trampantojo, es que  la diferencia entre persistir y perseverar radica exclusivamente en el proceso, pues no se trata de hacer continuamente las mismas tareas en una única dirección, sino en concentrarse perseverando en la meta que nos hemos propuesto como camino al, éxito.

No hay nada más satisfactorio que saber lo que se quiere o en su ausencia al menos lo que no se quiere, pues la perseverancia nos ayuda  a poner todos los mecanismos para acercarnos a lo que nos hemos propuesto.

El secreto no radica en la inteligencia natural de la persona ni del personaje que ejercemos, se trata que cada uno tenemos unos dones naturales que nos hacen diferentes, sin embargo sólo la perseverancia es lo que cada uno le lleva al puerto elegido.

La perseverancia nos asegura aceptar las equivocaciones y corregir las estrategias, no siempre acertamos a la primera y son una fórmula que envilece y ayuda a fortalecer el carácter y la fortaleza, porque siempre hay una nueva oportunidad de ejercer el don desde la oportunidad de la perseverancia.

Hay toda una filosofía en torno a la perseverancia, pero el punto en común es el hecho filosófico de lo que se cree posible es lo que se hace cierto.

No obstante no es virtuoso quien lo habla sino quien lo practica y para ser perseverante es importante saber lo que uno quiere, pues sino no hay meta o objetivo no hay razón para perseverar.

Como siempre practicar la actitud positiva y excluir cualquier pensamiento negativo es lo que nos ayuda a proyectarnos hacia una meta, siendo la energía que nos proyecta mediante la actitud perseverante.

Nada sucede como un regalo y más en el ejercicio de un logro, por ello asumir que vamos a tener dificultades nos entrena a pensar siempre en nuestro objetivo, sin caer en la rutina desmotivada e innecesaria de un esfuerzo inútil.

Les animo como siempre a practicar la perseverancia desde la consciencia, pues al fin y al cabo es un don de evaluación continua que se consigue como siempre, paso a paso.

                                      Ferrán Aparicio
                                20 de diciembre de 2015

                                                    

martes, 15 de diciembre de 2015

SIMPLEMENTE, DISFRUTANDO DE LA VIDA

Hay etapas de  la vida que uno piensa que salir hacia delante no resulta fácil, especialmente cuando, la vida nos sorprende  con un golpe que pequeño o grande nos hace aquietar el ritmo de vida y nuestra actividad física y se lo digo por una experiencia que acabo de pasar.
 
Sin embargo ahora que ya empiezo a recuperarme de tan torpe caída, puedo decirles que pensar en positivo siempre me ha ayudado a decir que las casualidades no existen y que muchas veces la vida nos pone a prueba con determinados sucesos y solo la perspectiva del tiempo nos ayuda a comprender determinadas etapas de una vida.

En estos espacios de tiempo donde las cosas no salen a nuestro gusto es fundamental pensar en positivo y mirar el lado bueno de las cosas , aun cuando no seamos los mismo antes y después del fatal acontecimiento.

Pasada la crisis de pasar por un quirófano , pinchado y abrasado, sólo queda que nada ni nadie puede quitarte tus sueños, soñar es gratis para vibrar para conseguir todo lo que propongas.

La positividad y en el peor de los casos la trascendencia que después de lo malo llega lo bueno , es una forma de salir adelante en la dirección que tu eliges , al menos en el intento. 

 Es cierto que todos y todas en mayor medida proyectamos nuestros sueños en nuestra vida, si bien hay etapas que sin borrar debemos asimilar para que han servido, pero como decía Serrat se hace camino al caminar, eso sí siempre en una dirección, pues mientras hay vida hay esperanza.

Si proyectas bien tus sueños, los analizas  y usas correctamente tu tiempo es fácil que te equivoques, pero incluso en las equivocaciones siempre hay algo positivo , la acción y la reacción ante los acontecimientos que van sucediendo en cada etapa.

Una clave de disfrutar la vida como en lo de beber y comer o cualquier otra acción es dosificar las cantidades, es más fácil disfrutar de la pequeñas cosas que intentar escalar el Everest sin estar preparado.

No es fácil acertar a la primera , pero la perseverancia en focalizar tu sueño es lo que focaliza el poder conseguirlo , no te desanimes si a la primera no lo consigues , solo se trata de vivir cada momento disfrutándolo , por que cuando se  consigue lo que te has propuesto , te olvidas de las caídas y fracasos que has tenido , han sido parte del camino, eso sí, simplemente disfrutado de cada momento de la vida.

Te animo que como dice el dicho, te animes a plantearte la vida, como año nuevo, vida nueva, sin pasar por el gimnasio ni dejar de fumar, simplemente focalizando tus sueños; eso sí, siempre desde una actitud positiva y disfrutando de la vida.

 

                                                    Ferrán Aparicio
                                             15 de diciembre de 2015

viernes, 20 de noviembre de 2015

VERSUS CONCEPTUAL


La palabra versus es un participio latino que significa 'orientado hacia', 'encarado a' o 'en dirección a' y que ha entrado en el español a través del inglés con el uso que se le da en ese idioma desde el siglo XV: mostrar contraste o enfrentamiento entre dos personas, entidades, conceptos o cosas.

 
Como todos sabemos la palabra “versus” es un participio latino que significa “orientado hacia”, “ encarado a “ o “ en dirección a” , lo que en definitiva denota  un enfrentamiento entre personas, entidades conceptos o cosas.

Esta racionalidad de versus en contrario,  conceptualmente nos hace racionalmente muchas veces confundir conceptos como por ejemplo el confundir la eficiencia con eficacia , dándoles el mismo significado cuando por lo contrario existe una gran diferencia entre ser eficiente y ser “versus” eficaz, por decir un ejemplo.

En este sentido podemos definir la eficiencia como la relación entre los recursos utilizados en un proyecto o discurso y los logros conseguidos con el mismo, entendiendo que la eficiencia se da cuando se utilizan menos recursos para lograr un objetivo o versus en contrario cuando se logran mnás objetivos con los mismos o menos recursos.

Respecto a la eficacia podemos definirla  como el nivel de consecución de metas y objetivos.

Como vemos la eficacia en algo, difiere de la eficiencia, “versus en contrario”, en que la eficiencia hace referencia a la mejor utilización de los recursos, en tanto que la eficacia hace referencia en la capacidad para alcanzar un objetivo, aunque en el proceso no se haya hecho el mejor uso de los recursos.

Como vemos conceptualmente la idea de “versus” conceptualmente  como algo “orientado hacia”, depensde conceptualmente mucho de cómo lo enfoquemos pues por una parte para ser eficiente es obvio que debemos ser eficaces pero por otra no se considera eficaz a quien más recursos utiliza.

Esta dicotomía conceptual como ejemplo nos demuestra que conceptualmente hay términos que no hay forma de medirlos, sino racionalmente tan sólo básta con cumplir los objetivos.

 En conclusión sólo cabe decir que depende del contexto y la cultura el versus en contrario sólo permite detectar las diferencia y semejanzas entre términos conceptualmente muy aproximados.

Como decía Punset: el conocimiento racional de la vida es lo que no nos va a permitirla vivir mejor, sin embargo el tener una consciencia de la dicotomía de los conceptos no hay que confundir ni enfrentar conceptos por que en cualquier caso la racionalidad es un valor en si mismo y la consciencia de los sesgos versus contrario no llegan a propugnar su eliminación total como camino de la felicidad, la plenitud y bienestar.

                                                     

                                                          Ferrán Aparicio
                                                   20 de noviembre de 2015