Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta REALIDADES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta REALIDADES. Mostrar todas las entradas

martes, 1 de agosto de 2017

SUEÑAS O IMAGINAS QUE SUEÑAS

Dicen los expertos que uno de los secretos para conseguir lo que quieres es soñar o imaginarlo, si bien, si lo piensas bien hay unas grandes diferencias entre una actitud y la otra tanto conceptualmente como en la divina realidad.

Estamos en una sociedad donde los mensajes subliminares están por todas partes, televisión, twitter, radio y cualquier medio que por definición se  acerque a la comunicación aunque sea virtual.

Lo que está claro es que nos podemos plantear desde dos puntos de vista; desde lo material y desde lo espiritual y el planteamiento tiene perspectivas distintas. 

Las cosas materiales tiene su sitio, el que nosotros hemos dispuesto para ellas y hemos creado de una forma imaginativa incluso a veces casual, sin embargo las cosas intangibles como los viajes, las lecturas, los aprendizajes , las decisiones incluso los atrevimientos, sus recuerdos, los mios….. son cosas, experiencias, conceptos e ideas que nos lo llevamos a donde vayamos y eso en definitiva nos convierte en los que somos.

Estamos en una sociedad que nos da múltiples ideas sobre dónde utilizar nuestra vida y también nuestro dinero, que da importancia a lo banal y nos convence de que somos imperfectos. En definitiva constituye una  posibilidad, que  es como luchar desesperadamente intentando llegar a un ideal absurdo, con el peligor de no habernos movido del mismo sitio, lo cual no es cuestión baladí, si pensamos que la vida es una evolución con una sucesión de etapas. 

También es cierto que tratar de convertirnos en otra persona cuesta mucho  tiempo y dinero, pues nada es gratuito o pocas cosas lo son y al final nos quedamos eternamente frustrados, es por  ello que  hay que comenzar a tomar decisiones de compra consciente, y diversificar entre sueños e imaginaciones. 

Y aunque es bien cierto, que  no hay más que vivir del momento del presente , nuestra proyección a través de sueños es una forma  de aceptar que lo que estas gastando tanto económicamente como espiritualmente es tiempo de tu vida que se te fue y que ya no recuperarás , por lo que hay ser conscientes de que nuestros imaginaciones versen dentro de una realidad soñada.

Al final solo contará el pensar racionalmente y pragmáticamente el hecho de no arrepentirnos de aquello que hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer o simplemente el hecho de haber tenido el coraje de expresar y vivir aquello que realmente sentía.

La felicidad como anhelo sólo se basa en realidades y no en sueños y hay que planificar  e imaginar aquello que nos puede llegar a llenar pues cuando llegue tu momento de dejar este mundo, te irás con aquello que ha satisfecho tus sueños, vivencias y muy importante de paz.

Ferrán Aparicio
1 de agosto de 2017

viernes, 1 de abril de 2016

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

Casi siempre, tendemos a juzgar a las personas por su apariencia, y no esperamos a conocerlas, es un procedimiento humano común, estamos en un mundo que muchas veces nos da la sensación de vivir demasiado rápido, lo que en el fondo no significa que vivimos sino que sobrevivimos, lo que genera y deriva normalmente al hecho de que las apariencias engañen.
 
 Y es que, la apreciación externa que hacemos sobre una persona, no siempre es la correcta.
 
El problema si lo pensamos es que existen multitud de herramientas que te permiten la evaluación de otros y contrastarla con la tuya, como es la comunicación no verbal de lo que vemos y percibimos y como nosotros mismos si nos analizamos nos comportamos ante lo que aparentemente vemos.
 
La apariencia como tal  no solo es como vemos a los demás sino   como los demás nos ven y nos perciben, es un acto reciproco que se refleja a través de cosas tan vanales como el vestuario, la forma de hablar, como actuamos… pero no podemos reflejar con ella lo que realmente queremos expresar, ni entender lo que los demás quieren expresar.
 
Pero cuando conocemos de verdad a una persona, compartimos con ella nuestros pensamientos y descubrimos realmente, la personalidad de cada uno.
 
Un acto reflejo para los demás es inconscientemente observar su aspecto externo y como reacción inmediata deducimos como es la persona, juzgando y sin realmente conocerla, eso demuestra nuestra falta de coherencia al hacer actos reflejos para lograr la supervivencia de un modo hostil.
 
El problema surge cuando se navega en el mundo de las apariencias y se acaba naufragando, en el océano interior de uno mismo, pues no mayor realidad que aparentar lo que no se es para luego caer en el vacío de la falta de autoestima real.
 
Si somos conscientes de que la vida funciona a través de un espejismo virtual solo se trata de analizar conductas frecuentes que nos puede acercar a desvelar la verdadera personalidad de quien tenemos enfrente, pues la percepción y realidad no siempre van de la mano. 
 
Actitudes tan concretas, como criticar a los demás, sonreír con los ojos abiertos, no expresar opiniones personales  o no dar datos de nuestra realidad familiar, pueden revelar más datos de envidias encubiertas , realidades enmascaradas  o mecanismos de defensa para disimular su verdadera naturaleza.
 
Las apariencias son como espejismos, que sólo reflejan la realidad exterior y puede estar muy alejada de la realidad interior, por ello no se fíen de las apariencias, tómense su tiempo, observen y reflexionen, que muchas veces las apariencias engañan.
 
                                                               Ferrán Aparicio
                                                             1 de Abril de 2016