Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta REVISION. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta REVISION. Mostrar todas las entradas

viernes, 31 de marzo de 2017

REVISION CONSCIENTE

Es bien cierto  que con la historia de los propósitos  y despropósitos, todos los años es la misma historia en cuanto que va pasando el tiempo y nada tiene resultado y se queda en un mero propósito.

Este año he decidido que no me va a pasar de nuevo y para ello he planeado un super plan ,…, la revisión consciente.

Independiente de la infinita lista que nunca terminamos de realizar esta el objetivo de cumplir  con nuestros objetivos y que no se queden estancados en tan sólo buenas intenciones.

Es bien cierto que este es un fenómeno muy común en nuestra sociedad y en la mayoría de las ocasiones el desánimo, la poca paciencia o la mala gestión de tu tiempo son las causas de que abandonemos antes de tiempo.

Uno de los secretos mejor guardados es tu propia agenda, yo lo cultivo desde hace años y la verdad es que no me ha ido tan mal, aunque sólo haya sido para referenciar en el tiempo lo que he hecho diariamente, bien porque lo tenía planificado y ejecutado o simplemente como recordatorio del contenido de un día que no es igual que el siguiente.

La planificación tiene también una ventaja indirecta y es que una vez acabado lo programados dispones de un resto de tiempo que puedes volver a reinvertir en lo que más te apetezca en cada momento.

Otro factor importante es que sin motivación, es más complicado cumplir con un propósito. Partiendo de la idea  que lo importante, es siempre avanzar hacia delante, como los de Alicante,  si creemos en nuestro propios proyectos de verdad serán mucho más realizables.

La realidad se verifica por metas cumplidas, por eso  no podemos elegir el momento oportuno, como en otras cosas, una vez establecida la meta hay que ir a por ella conociendo si es meta a corto, medio o largo plazo, pero  sin recaer en la desidia de hacerlo mañana, cuando no, pasado mañana.

Otro de los secretos en una revisión consciente, es ser consciente de  que para cumplir cualquier objetivo tienes que tener paciencia. Y que demasiados propósitos al mismo tiempo acabarán contigo, por aquello que una cosa de tras de la otra es importante jerarquizar las cosas en relación a nuestros propios intereses.

Al final es bien cierto que la vida es un pasar pero también es cierto que hay que pasarlo lo mejor posible, eso si de una forma consciente y atando en el  tiempo, aquello  que nos merece la pena  y levantando anclas de aquello que no nos produce más que hastío.

Os animo al replanteo consciente, pues ya han pasado tres meses de este nuevo año y la vida está llena de oportunidades y si no te lo haces tú,.., no te lo va a hacer nadie,.., como siempre sin más.
                                                             Ferrán Aparicio

                                                         31 de Marzo de 2017

jueves, 10 de diciembre de 2015

RUTINAS DECEPCIONANTES

Hablar de rutina es hablar de palabras mayores. Dicen que la creatividad es un motor en la alegría del vivir y a mí me parece bien cierto.

 El problema surge cuando en nuestra vida nos dejamos llevar por la rutina como un hábito de vida y no innovamos nuestras conductas y actuaciones, cuestión a replantear si queremos sentirnos en una evolución y evaluación positiva constante.

Es cierto que a todos en nuestra vida hay cosas que no nos acaban de convencer desde el trabajo diario que ejercemos, hasta una relación de pareja degradada que convivimos simplemente por una rutina decepcionante y ambos caso, aguantamos por no alterar ese hábito de supervivencia adquirido, lo cual  es como siempre cuestión baladí.

En el fondo de nuestros seres todos sabemos aquellas rutinas que no estamos de acuerdo, bien porque no nos  aportan nada o simplemente una indiferencia absoluta, sin hablar de la toxicidad que nos producen, bien porque no ejercemos un cambio como siempre por miedos a la incertidumbre del cambio.

Desde la tesitura que todo llega en su justo momento, un día llega ese momento en que te replanteas y dices basta ya de esa rutina decepcionante que no me aporta nada y en ese momento trágico es cuando por obligación o decepción comenzamos a recordar toda la rutina que hemos vivido de una forma consciente y automática y sobre todo regresamos al pasado para intentar recuperar un tiempo que no nos ha aportado nada.

Todos y digo todos, hemos vivido con los ojos cerrados ante algún tema o situación en nuestras vidas es como si no quisiéramos ver lo que está sucediendo en nuestro propio espacio y miramos hacia otro lado , pero sabemos que un día llegará ese momento, nuestro momento en el que tenemos que transformar nuestra rutina en una nueva situación.

Lamentablemente somos conscientes de esta situación cuando la muerte pasa cerca de nuestras vidas o perdemos aquellos clavos a veces incluso oxidados aguantan el cuadro de nuestro retrato.

Dicen que nunca es tarde cuando la dicha es buena  y que para ganar siempre hay que perder, es parte de la evolución.

Es por ello que les animo a revisar su rutina diaria en todos sus palos, a efectos de que cuando llegue ese momento que nos llega a todos y no es la muerte sino el encontrarnos cara a cara con nosotros mismos  y con nuestra vida diaria, no sufran un  traumatismo craneal, pues resulta mucho más práctico ir adaptando nuestra vida a una rutina más gratificante con pequeños cambios que para todos son asimilables y al fin y al cabo son los que nos aportan cierta felicidad.

 

                                                       Ferrán Aparicio
                                              10 de diciembre de 2015

 

miércoles, 5 de agosto de 2015

CUESTIONES PERSONALES



Dicen que las bicicletas son para el verano y no falta razón, como muchas veces esta época nos invita a descansar incluso a reflexionar sobre cuestiones personales que nos implican a nosotros mismos, como siempre, sin más.


La temperatura, el espacio vacacional, los días largos llenos de horas, el tiempo libre, el que lo tenga o lo disponga, que en realidad lo disponemos todos, son factores que nos ayudan a replantearnos de alguna forma si realmente estamos viviendo como queremos vivir y aún no es tarde para cambiar.

Si a esto le añadimos la absurda situación coyuntural de tanta pseudo ideología de fondo barato y cutre que nos van bombardeando por las redes sociales, entre unos y otros, y los de más allá, uno llega a la conclusión de que lo que importa responsablemente son las cuestiones personales que al fin y al cabo son las que sólo dependen de nosotros mismos.

Cuestionarse no es un castigo, sino todo su contrario es un procedimiento por el cual te planteas como vas errando inconscientemente por la pura rutina que llevamos los humanos del siglo XXI, sólo en determinadas ocasiones en que la vida nos da un palo es cuando planeamos un cuestionamiento integral personal.

En cuanto a aspectos exteriores, esto no supone ningún trauma, incluso nos viene bien una actualización desde un corte de pelo a ponernos a la última moda, el problema surge cuando hablamos de palabras mayores que afectan a nuestra zona de confort.

Hablar de zona de confort es hablar de personalidad, de profesionalidad, de trabajo, de tantos y tantas cosas y aspectos que confortan nuestra vida, incluso de vivienda, eso sin tocar la economía, también es tocar nuestras creencias aquello que hemos ido puliendo en el tiempo, pero reconociendo que el cambio es necesario o al menos cuestionable.

Hay gente que su vida es pura rutina y no necesita más, sin embargo aunque sea de una forma intuitiva podemos afirmar que la vida nos va llevando de etapa en etapa y esto de alguna forma hace que nos sintamos diferentes.

No es fácil enfrentarse a uno mismo, a ese yo verdadero, pues disuadimos aquello que no nos gusta obviándolo, pero es justo y necesario el plantearlo, pues sólo vivimos una vez y vale la pena sacarle partido al presente como medio de evolución al menos a un futuro inmediato.

Les animo a revisar sus actuales patrones y creencias como cuestiones fundamentales personales, pues yo ya lo estoy haciendo en esta etapa estival y en la lucha por el cambio espero valga la pena, por al menos haberlo intentado.

                                                                     Ferrán Aparicio
                                                                 5 de Agosto de 2015