Páginas vistas en total

viernes, 20 de mayo de 2016

AMABILIDAD DESMESURADA

Hace poco tiempo y como siempre por casualidad o por causalidad,.., ni lo se ni me importa en demasía, …,llegó a mis manos un artículo de Victor Küppers, que decía que “ el secreto para ser feliz es ser amable”,…, la verdad que pensándolo fríamente no lo le falta razón,… y es que en los últimos cambios de mi vida y después de haber puesto mi ego ante el self de la gente con que me rodeaba,.., me resultaba evidente y la experiencia al margen de la teoría youngiana ,.., es un grado.

Las personas que transmitimos sensaciones, nos relacionamos desde la sencillez, transmitimos cierta luz, al margen de la modestia divina y humana que llevamos y concebimos, captamos sensaciones que los demás transmiten las supervisamos, las analizamos y las racionalizaos sin reaccionar ,..,por decir un algo.

Al final de nuestra amabilidad desmesurada y en este sentido va este escrito, nos encontramos con que conectamos emocionalmente de una forma desmesurante, dentro de una amabilidad humana y otros sin conocerlos los rechazamos de una forma intuitiva , sin saber por que o para que , .., pero en el fondo está claro que no nos muestran una amabilidad desmesurada que nos conecte con ellos.

Podemos hablar de feeling o de química, pero lo que esta claro, es que el que es amable en un principio tiene el conjuro de las dos cualidades.

A la vuelta de la vida y cuando has sufrido el silencio de las hemorroides de las amistades, te das sinceramente cuenta, que no se trata de tiempo,.., ni de cantidad de amigos, sino simplemente de coincidencia en el camino, sabiendo que la vida es un conjunto de etapas, en las que coincidimos,.., simplemente por el hecho de coincidir,.., en una educación, un propósito en la vida o simplemente por afinidades comunes.

Quizá y solo quizá, la afinidad y al margen de la amabilidad desmesurada es lo que nos crea un reconocimiento social, porque al final de todo, lo que nos une es un sentimiento que va más allá de amar a los demás a través de nuestra propia amabilidad, aunque resulte más desmesurada que el tener y consumir, por decir un algo.

Poner la ilusión a las pequeñas cosas, propias o impropias, relativizar los problemas propios o impropios, ser agradecido y amable es una formula sencilla para ser feliz siendo amable.

Al final de cualquier reflexión,…, vivida o sentida, un día te das cuenta que la amabilidad es un secreto poco conocido y muy facilón, para sentirnos agradecidos en la pausa de un momento, de lo que es más importante, simplemente es una amabilidad desmesurada.

Ferrán Aparicio
20 de Mayo de 2016