Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta MOVIMIENTO LUDICO-CULTURAL. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MOVIMIENTO LUDICO-CULTURAL. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de mayo de 2017

GAUCHE DIVINE

Hay términos que nos resuenan en la cabeza cuando los oímos, pero muchas veces no podemos pasar de lo abstracto a lo concreto si no hacemos una consulta y hoy en día, el que no satisface sus curiosidades es un poco imbécil, pues facilidades las tenemos simplemente con consultarlo en internet.

La Gauche Divine, su traducción simultánea es: ‘izquierda divina’ en francés,  fue un movimiento de intelectuales y artistas de izquierda que se extendió por la Barcelona de los años sesenta y comienzos de los setenta. 

La Gauche Divine surge en la década de los años 60, una época sumamente creativa, que empieza con el Pop Art, y desarrollan iniciativas en el campo cultural presididas  por un conglomerado de gente que iban desde la burguesía ilustrada antifranquista a los filósofos, intelectuales , profesionales y artistas, que además de personas constituían personajes dentro de la corriente “gauche divine”. Delimitando ambos vocablos ,”gauche” porque eran de tendencia de izquierda y “divine”, porque en el fondo pertenecían a un mundo clasista y elitista , combinación que no es baladí y con la perspectiva del tiempo, resulta  esta combinación algo incoherente dentro de una mentalidad moderna, cosmopolita e igualitaria.

Así  mismo y profundizando en la naturaleza de sus componentes, todos o casi todos  sus miembros pertenecían a un estrato social privilegiado, lo que les facilitó su sutil estilo libre y libertario de vida, mientras el modo de vida común del resto de  jóvenes españoles no podían acceder al afán lúdico de noctámbulos y vividores y su importante capacidad de ocio de lo secreto y prohibido en aquella época.

Si algo tenían en común como corriente grupal es que los miembros del grupo entendían la libertad como un derecho personal, se consideraban adictos a la risa y sentían la enorme necesidad de recuperar la diversión que les había sido escamoteada en los años anteriores, haciendo de su vida y su trabajo una actividad creativa y lúdica. 

La Gauche Divine se caracteriza especialmente por su espíritu provocador y transgresor y su amor por la cultura-protesta contra lo establecido, con un sentido crítico desconocido hasta entonces y con amplias manifestaciones libertarias, llegando incluso a lo frívolo. 

Como parte de la vida todo lo que nace tiene como final la muerte, incluso la gauche divine, las épocas avanzaron y ese movimiento se integró en la sociedad como un parámetro normalizado, donde todo el mundo o casi todo el mundo tenía acceso a la libertad con la llegada de la democracia.

En conclusión y según a mí me lo parece el “Gauche divine” fue un proyecto de renovación estética, literaria, cinematográfica y de costumbres, en línea de una modernidad urbana y sobre todo de caracter europeo.

A pesar de que desde ciertos sectores se les ha criticado por su elitismo divino, cuarenta años más tarde el prestigio de la “gauche divine” sigue alto y todo hace pensar que ya se ha convertido en un “leit motive” de largo recorrido como el modernismo o el noucentisme, salvadas sean las distancias que haya que salvar.

Ferrán Aparicio
  10 de mayo de 2017