Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta RECEPTOR. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta RECEPTOR. Mostrar todas las entradas

jueves, 25 de agosto de 2016

CLARIDAD VERBAL

Si hay teoremas que todos conocemos y  el que se lleva la primacía por excelencia es el de Pitágoras, un esquema básico que demuestra la analítica racional de la matemática numérica, pero en el caso del lenguaje verbal el triunfador es la teoría del estructuralismo lingüístico de Ferdinand de Saussure, padre de la semiótica.

El lenguaje es el vehículo de la comunicación y el uso de unas palabras u otras cambia totalmente el mensaje. Más allá del lenguaje no verbal, lo que diferencia un gran mensaje, de uno normal o, incluso de uno mediocre, es el correcto uso de las palabras.

En este sentido Ferdinand de Saussure hace referencia al signo lingüístico humano, el cual analiza en su concepto o significado y su imagen acústica o significante, por otra parte los significados y significantes que constituyen los signos configuran el lenguaje, y de ahí el tomar conciencia de la claridad verbal a la hora de comunicarnos, lo cual no es cuestión baladí.

Parar Saussure la sincronía que es el fenómeno del lenguaje en un momento dado, junto a otros paralelos es lo que estructura el lenguaje y no le falta razón desde el sentido común pues en el lenguaje existen palabras que son mucho más influyentes que otras, aunque sean sinónimas y en su estructuración  y combinación consiguen una claridad verbal o mejor transmisión del mensaje que queremos transmitir.

La eficiencia del lenguaje depende de la capacidad para crear un mensaje nítido, y el uso de determinados términos ayuda de sobremanera en esta tarea.

Las palabras dependen en su significado, del contexto en que se emiten o pronuncian,  es por ello que si se emiten en el contexto adecuado se conseguirá el objetivo perseguido de la comunicación.

Este nuevo movimiento propuso una nueva concepción de los hechos del lenguaje, considerándolo como un sistema en el cual los diversos elementos ofrecen entre sí una relación de solidaridad formando una estructura. Y es en este sentido cuando la claridad verbal se manifiesta como más evidente cuando personalizamos nuestra expresión utilizando el nombre de la persona a que va dirigida cuando le estamos hablando, apoya la teoría estructuralista en cuanto la relación entre emisor y receptor se sienta más identificada y consecuentemente con ello se preste mayor atención.

Es bien cierto  que a todos nos gusta sentir que un mensaje va dedicado a nosotros, pero también es cierto que la comunicación es mucho más fluida cuando entendemos rápidamente por su claridad verbal el contenido, lo que nos facilita una interacción de repuesta más rápida y fluida. Hoy en día con la comunicación digital  se demuestra este hecho, cuando alguien que no conocemos nos manda un mensaje le prestamos poca ninguna atención, pues nuestra capacidad de recepción pone dudas ante lo que se nos pretende comunicar.

Decir que algo es gratis, siempre nos servirá para llamar la atención, pero debe hacerse con cuidado y explicar las razones siempre ayuda y la claridad verbal es un arte que nos honra y distingue, por decir un algo y  a la vuelta de la vida,…, se lo digo por experiencia.

                                                           Ferrán Aparicio

                                                    25 de agosto de 2016

lunes, 1 de junio de 2015

FEEDBACK ON THE ROCKS

La verdad  y solo la pura verdad es que si reflexionamos sobre el contexto del lenguaje que tenemos hoy en día, cada día tenemos más anglicismos en nuestro querido y amado castellano.
 
No sé si será por efecto del pluralismo social o simplemente que en nuestros medios de comunicación social, vamos incorporando palabras  que por sí mismas no tienen una traducción simultánea, en nuestro querido y amado castellano, como es el caso de la palabra feedback.
El feedback “on the rocks”, es ese coctel, en el que el significado retroalimentación puede depender del contexto en el que se utilice y es por ello que me llama en cierta forma la atención esta palabra tan genérica.
En algunos contextos esa retroalimentación general del feed back, puede llevarse al significado de respuesta o reacción, sin embargo este término es utilizado con distintos significados en distintas áreas, como son la comunicación, la psicología, la administración de empresas o en mecanismos electrónicos, por decir un algo.
Otra de las características sutiles del feedback “on the rocks”, es que puede ser positivo o negativo, como cualquier coctel, en definitiva y con sentido común nos hacemos a la idea que la respuesta  sobre un asunto a un interlocutor puede ser de carácter positivo o negativo, pudiendo ser su efecto en cualquiera de los dos casos bueno o malo, lo que complica su interpretación como cuestión no baladí.
 
En general el feedback como concepto más utilizado es el del proceso comunicativo, en relación a la  teoría de Ferdinand de Sausier, en el que el feedback es la repuesta o reacción que el receptor envía al  emisor de un mensaje para cumplir su misión comunicativa y por otra parte generar según el mensaje emitido una repuesta obtenido de éste.
 
Para el caso del campo de la psicología esa reacción se enfoca más al efecto que causan en nosotros las palabras que recibimos de nuestro emisor, de la misma forma  que en el mundo empresarial el feedback puede asociarse a la evaluación del desempeño o resultado de un producto o persona.
 
Si bien es cierto que en cualquiera de los campos las conductas de los individuos a través del análisis del feedback nos sirven para valorar la conducta que un producto o persona afecta a los demás y también será influida por las conductas que le llegan de vuelta, esto confirma la retroalimentación reciproca de todos los que intervienen en el procedimiento de la comunicación.
Quizás y sólo quizás uno de los beneficios de expresarte y hacer visibles tus ideas, inquietudes, en escritos, artículos o en un blog idealista, como éste es que  vas a recibir un feedback al menos emocional, que compense en cualquier caso todo el tiempo planteado, aunque en su preparación siempre se aprehende y eso es el feedback personal que más me vale, aunque no sea “on the rocks”.
                                                                 Ferrán Aparicio
                                                              1 de junio de 2015