Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta CLARIVIDENCIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CLARIVIDENCIA. Mostrar todas las entradas

lunes, 20 de febrero de 2017

MOTIVACION CONCERTADA

Para identificar unas causas debemos en primer lugar entender la conducta humana y lo qué hace que en un momento dado que la persona se sienta frustrada, ante un objetivo mal planteado y es que incluso los objetivos tienen grados y muchas veces nos planteamos objetivos imposibles e inalcanzables.

Nuestras acciones en la vida, por lo general, están orientadas a conseguir objetivos; desde escribir  mejor, vestir  mejor, pintar mejor,…., hasta aquello que nos gusta o preocupa… Tener objetivos nos mantiene ocupados y también motivados; tenemos una meta y queremos llegar a ella. 

Al final solo se trata de que la persona motivada  pone todos sus esfuerzos en alcanzar el objetivo que se propone, y en el caso del trabajo, los objetivos son también en beneficio de la empresa y en el caso de la persona en su autoestima, pues como en todo, una vez conseguido el objetivo este se devalúa en su apreciación, puesto que ya está conseguido y poseído.

Se establece así un proceso que toda persona  asume mentalmente: tenemos una idea, lo convertimos en un objetivo, nos motivamos para que se cumpla, y finalmente lo llevo a cabo. Algo así como el principio de acción y reacción pero con fases intermedias y llevando el proceso con una racionalidad absoluta.

El problema surge cuando no llegamos a la meta y surge la perdida de motivación o desmotivación y se llega al  estancamiento o falta de progreso.

 A veces es cuestión de monotonía y la falta de participación en otras áreas de la vida que hacen que la persona  sienta que su desarrollo personal está estancado y que ya no tiene nada más que ofrecer o simplemente un problema de comunicación o de socialización.

La mala comunicación o entendimiento con nuestro medio o gente que nos rodea , tanto en lo personal como en lo laboral crea un clima de  inseguridad, en el que la persona no se siente cómodo aportando su opinión y el silencio habla por sí sólo, empeorando la situación.

En sesun contrario, la falta de confianza y concordancia con la sociedad y las personas  consigo mismo genera una desconfianza porque implica perder el respeto por ellos y por los demás.  Es imprescindible que la persona esté convencida de la capacidad  cómo se hacen las cosas siendo otra causa de desmotivación; sentirse cómodo con la filosofía que domina tu vida  y  con la forma de vivir  son el secreto, pues  ésta es una de las claves para seguir estando motivado.

La desmotivación resulta un problema  que afecta directamente  a nuestra relación general con todo lo que nos afecta pues cuando una persona se siente desmotivada no puede dar lo mejor de sí misma y con su mala actitud puede afectar al clima general que le rodea, tanto laboral como familiar o circunstancial.

Por lo tanto, la desmotivación  no es patrimonio solamente de la persona, sino  muchas veces del ámbito que nos rodea, salir de este ámbito negativo y tóxico,  es una forma de enfrentarse a conocer nuevos posicionamientos, como siempre la vida está llena de posibilidades, eso sí siempre con una motivación concertada.
                            Ferrán Aparicio
                        20 de febrero de 2017


jueves, 1 de septiembre de 2016

HABILIDADES LABORALES

A lo largo de la vida, te das cuenta como vas aprehendiendo en el camino y el que no lo hace, podría ser tonto, pues sólo se trata de no tropezar dos veces en la misma piedra , aunque muchos somos los que lo hemos hecho, como siempre sin más, por sorpresa o bien por inocencia, falta de atención o simplemente por confianza en que no nos volvería a suceder algo tan trivial como equivocarnos.

En general me refiero a las relaciones humanas, que aunque como todo puede ir creciendo y decreciendo, sin mayor explicación que el mero contacto o relación emocional, siempre hay sorpresas inesperadas en la gente que pasa por tu vida.

Dicen los sabios que todos tenemos lo que necesitamos, aunque muchas veces te preguntas si era realmente necesario el haber perdido cierto tiempo con gente que no te ha aportado nada o casi nada y de alguna forma se ha aprovechado de tu generosidad aunque sólo sea por haberles dedicado un tiempo de tu vida.

En el plano familiar sucede lo mismo aunque la sangre une, si no existe relación no existe el cariño y sin cariño, simplemente une, el tener algo en común como puede ser los apellidos, eso en el caso de no haber partido bienes en común, pues si se han partido, ya no hay nada más que hablar, todo se desarrolla como siempre, sin más.

En el caso de las habilidades laborales el caso cambia no sé si por aquello de que el salario es el precio del trabajo y comemos todos los días, pero uno utiliza o debería utilizar la inteligencia emocional de una forma mucho más pragmática.

Cuando cambias de trabajo de una forma instintiva haces una reflexión muy exigente de tus anteriores relaciones laborales en especial de aquello que te ha supuesto decidir el cambio y es que no es que la cuestión laboral, no es cuestión baladí.

En un entorno laboral y económico, cada día más complejo, bien por la crisis bien por la falta de oportunidades, te das cuenta que resulta imposible triunfar desde la individualidad. Es por ello que te conciencias a la integración del concepto de equipo desde una tolerancia infinita, pues ese es el éxito de los resultados de un trabajo en equipo.

La humildad, la sencillez en la integración y una comunicación clara y efectiva son virtudes claves en la habilidad laboral de integración desarrollando una empatía natural pero cognitiva y sobre todo, más que hablar, una escucha empática.

Con una actitud positiva y siendo conscientes que hay que saber adaptarse a los cambios , el triunfo está asegurado eso si como siempre con una perseverancia racional en cuanto a formas y maneras, donde la discreción es nuestra hada madrina.

Al final las habilidades laborales se centran en saber interactuar con una amplia variedad de personas y temas laborales, donde la capacidad de pensar con claridad y resolver problemas es un reto diario en el conocimiento de uno mismo, eso sí, sin perder la atención y con cierta resiliencia.

Ferrán Aparicio
1 de septiembre de 2016