Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta CONCEPTO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CONCEPTO. Mostrar todas las entradas

viernes, 10 de marzo de 2017

CONSTRUCTO

Cuantas veces nos hemos encontrado en la situación de no poder o no saber explicar algo que conocemos perfectamente o sentimos, como es un dolor físico o un cuadro que tenemos en casa, por decir unos ejemplos,  la verdad es que muchas no,.., muchísimas. 

Esto sale a colación de que como todos los días aprendemos algo nuevo y el que no lo haga debería acudir a un médico a ver lo que le está pasando, el otro día apareció por mi pantalla la palabra constructo.

La verdad es que me llamó la atención y pensé en algo relacionado como lo son continente  y contenido, pero  me llevé una grata sorpresa al buscarlo como siempre en la Wikipedia.
Constructo es, en psicología, cualquier entidad hipotética de difícil definición dentro de una teoría científica. Un constructo es algo de lo que se sabe que existe, pero cuya definición es difícil o controvertida.

Los ejemplos más clarificadores de esta definición tan bonita son: la inteligencia, la personalidad y la creatividad. Es bien cierto que estos constructos  son no empíricos, es decir ni se pueden definir a pies puntillas ni se pueden demostrar de alguna forma analítica, racional y concreta.

De la misma forma no son manipulables, por su característica mística de la etereidad, igual que lo es algo físico pero si son inferibles a través de la conducta, por aquello de que hechos son amores y no buenas razones.

Pero al mismo tiempo de su misticismo es que un constructo es un fenómeno no tangible que a través de un determinado proceso de categorización o experimentación se convierte en una variable que puede ser medida y estudiada.

Un constructo es un fenómeno no tangible que a través de un determinado proceso de categorización se convierte en una variable que puede ser medida y estudiada.

Cuanto más sigues la pista al constructo te das cuenta que aunque lo vas entendiendo y acotando no deja de ser un término muy ambiguo y la solución del problema de la definición es definir un constructo respecto de otros constructos.

Los especialistas  lo resuelven según distintas teorías y prácticas, son las llamadas definiciones constitutivas incluso las llamadas  de los constructos que buscan referir al constructo que pretenden definir en función de las operaciones en virtud de las cuales se puede inferir dicho constructo, es decir, gracias a las cuales se puede ver su presencia o ausencia o la magnitud en que se presenta.

Al final recurrimos a los sistemas tradicionales racionales bien por comparación bien por operaciones referidas en forma de valores numéricos, como los que se obtienen al pasar una prueba formando un sistema que hace que cualquier modificación en uno de los constructos comporte una alteración, de mayor o menor alcance de todo el sistema y podamos acercarnos a su definición.

Al final  tambien concluimos, que por muy difícil que sea de definir algo: objetos, personas o sucesos abstraídos mediante la aplicación de un constructo, llegamos a estudiarlo comprenderlo y definirlo, como siempre,.., y a lo mejor incluso  entenderlo,.....sin más.
                                                           Ferrán Aparicio

                                                     10 de marzo de 2016

jueves, 25 de agosto de 2016

CLARIDAD VERBAL

Si hay teoremas que todos conocemos y  el que se lleva la primacía por excelencia es el de Pitágoras, un esquema básico que demuestra la analítica racional de la matemática numérica, pero en el caso del lenguaje verbal el triunfador es la teoría del estructuralismo lingüístico de Ferdinand de Saussure, padre de la semiótica.

El lenguaje es el vehículo de la comunicación y el uso de unas palabras u otras cambia totalmente el mensaje. Más allá del lenguaje no verbal, lo que diferencia un gran mensaje, de uno normal o, incluso de uno mediocre, es el correcto uso de las palabras.

En este sentido Ferdinand de Saussure hace referencia al signo lingüístico humano, el cual analiza en su concepto o significado y su imagen acústica o significante, por otra parte los significados y significantes que constituyen los signos configuran el lenguaje, y de ahí el tomar conciencia de la claridad verbal a la hora de comunicarnos, lo cual no es cuestión baladí.

Parar Saussure la sincronía que es el fenómeno del lenguaje en un momento dado, junto a otros paralelos es lo que estructura el lenguaje y no le falta razón desde el sentido común pues en el lenguaje existen palabras que son mucho más influyentes que otras, aunque sean sinónimas y en su estructuración  y combinación consiguen una claridad verbal o mejor transmisión del mensaje que queremos transmitir.

La eficiencia del lenguaje depende de la capacidad para crear un mensaje nítido, y el uso de determinados términos ayuda de sobremanera en esta tarea.

Las palabras dependen en su significado, del contexto en que se emiten o pronuncian,  es por ello que si se emiten en el contexto adecuado se conseguirá el objetivo perseguido de la comunicación.

Este nuevo movimiento propuso una nueva concepción de los hechos del lenguaje, considerándolo como un sistema en el cual los diversos elementos ofrecen entre sí una relación de solidaridad formando una estructura. Y es en este sentido cuando la claridad verbal se manifiesta como más evidente cuando personalizamos nuestra expresión utilizando el nombre de la persona a que va dirigida cuando le estamos hablando, apoya la teoría estructuralista en cuanto la relación entre emisor y receptor se sienta más identificada y consecuentemente con ello se preste mayor atención.

Es bien cierto  que a todos nos gusta sentir que un mensaje va dedicado a nosotros, pero también es cierto que la comunicación es mucho más fluida cuando entendemos rápidamente por su claridad verbal el contenido, lo que nos facilita una interacción de repuesta más rápida y fluida. Hoy en día con la comunicación digital  se demuestra este hecho, cuando alguien que no conocemos nos manda un mensaje le prestamos poca ninguna atención, pues nuestra capacidad de recepción pone dudas ante lo que se nos pretende comunicar.

Decir que algo es gratis, siempre nos servirá para llamar la atención, pero debe hacerse con cuidado y explicar las razones siempre ayuda y la claridad verbal es un arte que nos honra y distingue, por decir un algo y  a la vuelta de la vida,…, se lo digo por experiencia.

                                                           Ferrán Aparicio

                                                    25 de agosto de 2016