Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta VIDA NUEVA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta VIDA NUEVA. Mostrar todas las entradas

domingo, 10 de enero de 2016

NUEVO AÑO,.., NUEVA VIDA


Nuevo año nuevo, nueva vida nueva

Ya hemos pasado las Navidades, la Nochevieja, los Reyes Magos y sólo nos queda el sentarnos a pensar como nos vamos a plantear este nuevo año, nuevo como una nueva vida nueva.

 Los que sentimos cierta inquietud y hemos pasado esa etapa en que la vida se empieza a vivir a  partir de los cincuenta tenemos que ser muy cuidadosos en lo que nos proponemos,.., o al menos eso me parece a mí.

 El primer paso como todo en la vida se traduce en saber lo que queremos,…, me resuena la canción: “no estamos locos,.., sabemos lo que queremos, vive la vida como si fuera un sueño......"

 Lo importante como siempre radica en el compromiso por el proceso de cambio, no es cuestión de sentirse mal, sino simplemente de reconocer que nuestra rutina ha llegado a su límite y necesitamos un proceso de cambio.

 El problema como siempre es salir de nuestra zona de confort o de nuestro desánimo ante el enfrentamiento a los miedos de un cambio, pues siempre no asumimos el riesgo de equivocarnos.

Sin embargo cuando abrimos los ojos a la realidad del tiempo nos damos cuenta que estamos estancados en una vida que ya no nos aporta nada y que tácitamente no nos satisface totalmente, por mucho que satisfaga nuestras necesidades básicas.

Reconocer la curiosidad como una actitud de motivación intrínseca no es un mal comienzo para replantearnos sabiendo que ya estamos iniciando un proceso, y que  como siempre empieza en ese justo momento donde los hábitos diarios se convierten en una rutina  que ya  no os aporta nada.

Dicen que visualizar aquello de lo que queremos obtener es una forma de empezar aquello que intuimos de alguna forma como algo que aunque sea una sombra virtual de nuestro deseo, supone el inicio de la  materialización de la imagen que hemos visualizado.

Cada persona somos un mundo y cada mundo tiene una evolución, lo que resulta evidente es que las conductas humanas suelen llevar un  entramado parecido a la estructura de una obra teatral donde todo se desarrolla desde la trilogía del argumento, desarrollo y culminación del acto teatral.

Ya decía Calderón de la Barca, que la vida era puro teatro, además de ser un puro sueño, quizás de alguna forma se avanzaba en el concepto moderno de la evolución.
 
Es por ello que ser curiosos y soñar de una forma gratuita es empezar a  aprender quienes somos y que es lo que realmente nos recompensa en cada etapa de  una  vida.

Al final de todo lo que tenemos mucho más claro es que cada día es una nueva oportunidad, el pasado, pasado está, y  cada día es una nuevo acontecimiento para replantearnos  en el hecho de avanzar siendo conscientes de nuestras luces y nuestras sombras, como siempre sin más.

                                                        Ferrán Aparicio
                                                    10 de Enero de 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

lunes, 30 de diciembre de 2013

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

Los ciclos son una repetición de cualquier fenómeno periódico o dórico, en que transcurrido un cierto tiempo el estado del sistema o algunas magnitudes del mismo vuelven a una configuración anterior, según define la wikipedia.

Como definición inicial no está mal, pero sin nos referimos a un año natural, tiene otras muchas más connotaciones especialmente porque nada en nuestros ciclos vitales vuelve a su sitio simplemente por el devenir del tiempo.

Como norma general utilizamos espacios temporales continuos, como si fuera un circulo, así el año lo dividimos en estaciones, meses, semanas y días y eso nos da una referencia de donde nos encontramos temporalmente, por aquello de que todo lo que se referencia se mueve. Pero si vamos un poco va más allá en el sentido de que todo lo que empieza se acaba, vamos cerrando círculos como decía Paulo Coelho.

Es importante e independientemente del tiempo, saber cuando se acaba una etapa de la vida y no tiene que coincidir con un ciclo natural, simplemente porque las cosas, la vida,…, tiene etapas que empiezan y acaban como se acaba un libro o la vida mismamente.

Esta claro que si insistes en permanecer más tiempo en una etapa, supone una perdida de tiempo innecesario con un desgaste infinito que no aporta nada.

No podemos vivir el presente, si estamos añorando el pasado, por bueno que haya sido y si nombrar incidencias, hechos y amores, que como dice el dicho son buenas razones, pero poco alentadoras para avanzar hacia el futuro.

Por eso y desde el punto minimalista es importante valorar lo que estrictamente necesitamos para vivir este presente y empezar a descartar valores, bienes y enseres que nos atan al pasado.

Soltar amarras a un rumbo desconocido tiene sus inconvenientes especialmente por que van aliñados de ciertos miedos a lo desconocido, pero también tiene la ventaja de que cualquier cambio externo puede simbolizar y materializar un proceso interno de superación de algo que tenemos íntimamente amarrado.

El pasado ya pasó, ya es un bien irrecuperable, porque nada que pasó ya vuelve nunca jamás, pues la vida es un proceso que marca un rumbo hacia delante pero nunca hacia atrás, pues nunca uno es el mismo que hace dos días, dos meses o dos años por decir algo.

Por eso llegamos desde el absurdo a la conclusión de que nada ni nadie somos indispensables para todo o para nada, y eso por pesimista que parezca es una actitud positiva, en cuanto que nos ayuda a cerrar círculos y evolucionar como personas sin ataduras ni arrastres.

Para este año nuevo, les propongo una vida nueva con una reflexión sobre todo lo que nos pesa y hay que proponerse largar amarras ,dejando ir momentos y situaciones de la vida que se van clausurando, porque la actitud preventiva de dejar puertas abiertas, nos permite el vivir el presente con satisfacción y que yo sepa , no hay nada más cierto y que lo que está pasando en este momento, es el presente por definición.

Y como dijo Paulo Coelho, “cierre la puerta, pase hoja, cierre círculos porque nadie dijo que la vida era fácil solo prometieron que valía la pena vivirla”.

Ferran Aparicio
30 de diciembre de 2013