Páginas vistas en total

miércoles, 20 de septiembre de 2017

QUIEN HACE EL BIEN DESINTERESADAMENTE SIEMPRE ES PAGADO CON USURA


Ya lo dijo Goethe en el XVIII y Ana Maria Matutes lo había dicho en muchas ocasiones su voluntad de ser candidata al premio Cervantes, y después de muchos años, cuenta por fin en su haber con el premio más importante de las  letras españolas.
El Premio Cervantes  reconoce la figura de los escritores y escritoras, actualmente gracias a Dios o a quien corresponda, que ha contribuido al enriquecimiento del legado literario dejado con el conjunto de su obra, en toda su extensión y la dedicación de toda su vida a la literatura.

Hablar de literatura femenina es inmiscuirse en un universo intimo donde la intuición y sensibilidad son las características principales ya que las mujeres están provistas de esos dones innatos por su naturaleza. En este sentido Ana María matutes demuestra con sus historias y personajes , que la literatura femenina ponen en evidencia que los cambios son muchos y siguen ocurriendo en la vida femenina.

La trayectoria de Ana María Matutes, indudablemente como a cualquier persona , ha estado marcada por las circunstancias, personales, familiares y por supuesto históricas. No podemos olvidar que Ana María Matutes  tiene una infancia robada por el trauma de la guerra y de las consecuencias psicológicas del conflicto y la posguerra en la mentalidad de una niña y una mujer marcada por la guerra, que indudablemente se reflejan en sus primeras obras literarias. 

En estas obras que contrastan un lirismo y realismo exacerbado, se marca siempre un distanciamiento afectivo entre realidad y sentimiento o entendimiento.

Cuando empieza a escribir y según se desprende de artículos y entrevistas, confiesa que empezó a escribir respondiendo a un impulso interior que le movía a convertir recuerdos, experiencias sueños y en general absolutamente todo, la vida misma, en una o muchas historias, que enfrentaban al poeta y al narrador y aunque todas a su manera resultan únicas, conmovedoras y curiosas , tienen un único fondo y es amor y bondad.

Destacar respecto a su personalidad, ser fuerte de carácter, divertida y simpática, características con las que me identifico como persona, y donde simplemente su imagen contagia sensación de bienestar, quizás  de tanto frecuentar el mundo de los gnomos y los duendes, de esos personajes inventados, dondela creatividad refleja que escribir para ella es una necesidad interna muy grande de expresar algo, protestar por algo pero con una forma literaria, donde las historias son un reflejo de la vida y la vida está llenas de historias, donde el interés se centra en las personas.

Cuando en la vida y en su sentido inmediato la acción humana se ajusta a las normas de su rectitud o moralidad, realizando habitualmente el bien, eso es bondad y todo ser en lo que tiene de ser , es perfeccionador de algo o por la ley de la armonía que preside el cosmos y hace los seres mutuamente perfectibles y perfeccionadores. Esa es para mi la Real Ana María Matutes.
                                                           Ferrán Aparicio

                                                  20 de Septiembre de 2017

viernes, 15 de septiembre de 2017

idealist@s: LA INUTILIDAD DEL SUFRIMIENTO

idealist@s: LA INUTILIDAD DEL SUFRIMIENTO: Hablar de sufrimiento, es hablar de la crisis, del momento doloroso, de lo que cada uno siente, solamente uno es capaz de reconocer algo ...

LA INUTILIDAD DEL SUFRIMIENTO

Hablar de sufrimiento, es hablar de la crisis, del momento doloroso, de lo que cada uno siente, solamente uno es capaz de reconocer algo cuando lo ha vivido.

Hoy después de dos años de sufrimiento, me han operado de una mano que la tenia tocada, sabiendo que el sufrimiento iba añadido. La verdad es que no me he enterado por la anestesia local que me han aplicado , pero también es cierto que me había preparado, desde dejar todo accesible para la vuelta hasta hacer testamento por si las cosas no iban tan bien como yo esperaba.

Es bien cierto que los libros de auto ayuda , la vida , la experiencia, la perseverancia, la voluntad  y tantos y tantos ingredientes espirituales , materiales incluso químicos, te ayudan a encontrar una respuesta para cada momento especialmente si eres consciente de ello.

Como siempre  y desde la sincronicidad, las cosas tienen su por qué, independientemente de la sensibilidad de cada persona, que no tiene comparación como tan general dentro del sistema de valores individuales. El estudio de la inutilidad del sufrimiento está basado en una premisa  basada en la psicoterapia racional emotiva  de Albert Ellis, que en definitiva  explica la teoría  de que las emociones que sentimos, no son consecuencia de los acontecimientos que vivimos o las personas  con las que nos tratamos, sino con los pensamientos o ideas que nos formamos  a propósito de esos acontecimientos.

En realidad y traducido  nivel emocional es tan fácil como pensar que nuestra mente se basa en tres pasos automatizados, el acontecimiento, el pensamiento y el surtimiento emotivo, en el que el primer paso es que aparece cualquier acontecimiento y ante este  tenemos una creencia prefijada, un pensamiento, algo como las sombras de platón pero en una realidad más inmediata más evidente, porque hemos creado un principio de reacción ante el acontecimiento y la respuesta emocional, ante éste surge de manera automática, sin mediar un análisis de que las circunstancias cambian el sentido prioritario de todo acontecimiento, las emociones responden a los pensamientos que en ese omento tenemos bien prefijados o subconscientes.

Ahí está la clave , porque reaccionar de una forma automática , ante un  acontecimiento, que nuestra mente reconoce como común, lo identifica y reacciona, sin elaborar un análisis intermedio es decir un pensamiento racional, pues lo conceptos fuera de sus circunstancias no  tienen  contenido básico, y esto lleva implícito un sufrimiento innecesario que supone un shock ya que pasamos  a de ser víctimas de las circunstancias, a ser responsables de nuestras  emociones ante una reacción cómoda re dispuesta. El pensamiento es previo a la emoción y ese pensamiento es el que nos hace sentir bien o mal.

La reflexión ante nuestro pensamiento y comportamiento cotidiano, solo se traduce reconociendo que el futuro bien entendido está en el presente bien entendido.

Ferrán Aparicio
15 de septiembre de 2017

lunes, 11 de septiembre de 2017

idealist@s: OPTIMISMO VITAL

idealist@s: OPTIMISMO VITAL: Ya lo decía en multiples ocasiones Cayetano Veloso, “ maix vale ser alegre , que ser triste, pero si además tienes una actitud positiva y...

domingo, 10 de septiembre de 2017

OPTIMISMO VITAL

Ya lo decía en multiples ocasiones Cayetano Veloso, “ maix vale ser alegre , que ser triste, pero si además tienes una actitud positiva y optimista, tu éxito en la vida está asegurado.

El optimismo como concepto y práctica se define como la predisposición a entender y analizar la realidad desde su aspecto más positivo. Es bien cierto y lo sabemos por experiencia, que cuando nos sentimos optimistas avanzamos y no nos quedamos estancados ante las dificultades, inseguridades, miedos y controversias y nos encontramos con una actitud valiente y decidida, lo que te permite, vivir, pensar y sentir con ilusión y consecuentemente te centras en los problemas, hayas las soluciones y sobre todo, perseveras en lo que parece imposible hasta llegar a lo posible.

Está plenamente comprobado que las percepciones son subjetivas, pues somos nosotros mismos los que moldeamos y visualizamos la perspectiva de las cosas, problemas y situaciones, independientemente de las circunstancias que rodean a cada situación.

Otra de las ventajas de las muchas innumerables y a colación de que, “más vale ser alegre que ser triste”, es que la gente  aprecia y valora la gente alegre y positiva que contagie emociones que movilicen a vivir mejor.

La perspectiva de ti mismo es el método para visualizarte a ti mismo, como toma de consciencia, es por ello que observarte, analizar tus sentimientos y ver tu reacciones ante los retos que te va poniendo la realidad de tu vida, ayuda a controlar ese optimismo vital , que solo genera un bienestar emocional.

Esta práctica de la observación es solo un hábito que se consigue con  práctica y entrenamiento, pero como todo en la vida se consigue con perseverancia y al final el resultado no solo es personal sino colectivo, pues se transmite un estado de plenitud a la gente que nos rodea.

Al final la pócima mágica del optimismo vital, se centra en el tiempo, y cuando digo tiempo hablo del presente, obviando el pasado como algo que ya no nos es circunstancial, por lo que uno de los secretos de la pócima es persistir en los objetivos coetáneos a pesar de las dificultades y contratiempos que surjan, pues al fin y al cabo nuestro objetivo es que las cosas salgan bien, centrando en las oportunidades y no en las amenazas que se determinan en el método DAFO.

El control emocional con tu propia experiencia te ayuda a comprender y racionalizar que las dificultades o contratiempos se deben a circunstancias manejables más que a los fallos propios.

Como siempre te animo a reflexionar, y buscar las claves para obtener tu optimismo vital, pues como todos no somos iguales,  la formula sólo se reduce al conocimiento de tus emociones, pero en cualquier caso no olvides nunca que : “ maix vale ser alegre , que ser triste “, primero por ti mismo y después por los demás, pues a nadie le amarga un dulce.

       Ferrán Aparicio
10 de septiembre de 2017

martes, 5 de septiembre de 2017

idealist@s: LA RUTINA CREA COSTUMBRE

idealist@s: LA RUTINA CREA COSTUMBRE: Dicen que la rutina crea costumbres, entendiendo el término  rutina como aquellos  hábitos adquiridos de hacer algo de un modo determina...

LA RUTINA CREA COSTUMBRE


Dicen que la rutina crea costumbres, entendiendo el término  rutina como aquellos  hábitos adquiridos de hacer algo de un modo determinado, que no requiere tener que reflexionar o decidir, y la costumbre es un hábito o tendencia adquirida por la práctica frecuente de un acto. 

Las costumbres de la vida cotidiana son distintas en cada grupo social, conformando su idiosincrasia distintiva, que, en el caso de grupos definidos localmente, conforman un determinado carácter nacional, regional o comercial, algo como la idiosincrasia que los define .

Pero si nos hacemos una introspección o nos sentimos espectadores de nosotros mismos, es fácil que podamos distinguir entre los términos rutina y costumbre pues en el ámbito personal es algo que ejercemos de una forma automática e innata sin apenas pensarlo, y tiene matices distintos especialmente si lo aplicamos como algo definido como la vida misma. 

La vida cotidiana suele estar formada de rutinas, sobre todo en lo referente al ámbito personal, todos tenemos unas costumbres en función de nuestras circunstancias que van normalmente acompañada de una rutina diaria desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Es bien cierto que lo rutinario suele ser asociado a lo tedioso o aburrido, razón por la cual aparecen necesidades de paréntesis temporales  como el momento elegido para dejar la rutina de lado y embarcarse en actividades que, por las obligaciones laborales o personales del resto del año, no pueden realizarse.

Si lo analizamos ajenos a nosotros mismos, la rutina es un mecanismo que brinda seguridad  y que permite ahorrar tiempo, pues no pensamos lo que hacemos sino simplemente actuamos como costumbre adquirida por su práctica habitual.

En los ámbitos más básicos como nuestra casa, nuestro museo y también nuestro mausoleo, somos unos adictos a la rutina, lo cual deferentemente nos crea una dependencia emocional crítica en cuanto a que nos aferramos  a la costumbre y no creamos cambios por la inseguridad que nos producen.

No podemos en un momento cuestionarnos toda nuestra vida que tantos esfuerzos nos han costado de montar, pero igual que distinguimos entre rutina y costumbre , podríamos empezar a diferenciar términos como casa y hogar, trabajo y profesión , amigos y conocidos y tantos otros que componen esa famosa rueda de la vida que muchas veces tiene abollones y pinchazos y zonas desinfladas , y aun circulando sabemos que el estado perfecto de la rueda es su homogeneidad en todos los aspectos, que la componen.

Al final de todo , es bien cierto que buscamos rodearnos de aquello que despierta en nosotros emociones agradables y positivas, creando  sensación de seguridad y calma, por lo que te animo a ir revisando esos aspectos que componen tu rutina ,pues solo en la calma,está  la buena vida.

Ferrán Aparicio
5 de septiembre de 2017

lunes, 4 de septiembre de 2017

idealist@s: PERDER TAMBIÉN ES VIVIR

idealist@s: PERDER TAMBIÉN ES VIVIR: Hace años leí un artículo de F. Sabater que se titulaba Perder. Si bien la memoria es caprichosa, el autor hablaba d como con el paso del...

viernes, 1 de septiembre de 2017

PERDER TAMBIÉN ES VIVIR

Hace años leí un artículo de F. Sabater que se titulaba Perder. Si bien la memoria es caprichosa, el autor hablaba d como con el paso del tiempo todos vamos perdiendo. Perder es parte de la vida como ser y estar, pensar y sentir o simplemente comer o beber.


Perdidas muertes o distancias en el tiempo de amigos, amores y seres queridos. Vuelos muy queridos y también desconocidos. Proyectos y realidades que se esfumaron dejándonos dentro un paso que tuvimos que  entender con el paso de los años.

Todas las perdidas traen cierto dolor, vacios, miedos y sufrimentos,…, porque solo se siente así cuando lo perdido es algo o alquien profundamente valioso para cada uno de nosotros.

Cabría ahora aquí unos cuantos sinónimos de perder: dejar, descuidar, desperdiciar, extraviar, malgastar, olvidar… Resultan obvias connotaciones negativas de toda la lista. Se entendería que uno ha tenido que ver con esa pérdida, de la que debería hacerse responsable y más en el sentido judeocristiano de la culpabilidad. A mi modesto entender esta es la causa más probable del sufrimiento y quizás del enganche más insano al drama y a la negatividad. Es uno de nuestros mayores engaños: hacemos responsables de asuntos que más tienen que ver con las circunstancias , que son cambiantes, las fronteras y los limites ,.., que con nuestras acciones  y responsabilidades , que en definitiva son circunstancias , hechos y razones que no dependen siempre de nosotros mismos.

Todos y digo todos,  a lo largo de nuestras vidas perdemos. Hay que decirlo así y aceptarlo como siempre sin más. Forma parte de la vida  humana. También el dolor, el vacio, el miedo y el proceso hasta asimilarlo. Es así de sencillo.

Como pragmático de la vida que me considero, se aprehende más del éxito que del fracaso, porque este te dice una forma correcta de cómo llegar a donde quieres ir , cuando sabes realmente que es lo que quieres y donde te diriges. El fracaso por otro lado sólo te dice una forma de no llegar y cuando hay varias acciones y opciones, no se sabe cuál es la correcta.

Hemos visto y vivido el éxito y como nos emborrachaba hasta vivir en una nube todo el tiempo. También hemos visto y conocido el fracaso de cerca y como éste nos arrastraba por el fango hasta despellejar lo vivo.

Quizás  y solo quizás, la receta radique en la experiencia y en la acción, dentro de un protagonismo ineludible, siendo conscientes que la dificultad radica en el riesgo que entraña estar en crecimiento evolutivo y en movimiento constante. 

No es lo mismo aprender a través de treinta años de experiencia que de un año repetido treinta veces, que decía un proverbio chino, pues las metas y los riesgos son la sal de la vida y solo son evitables desde la apatía existencial. Al final como decía el poeta…” sufrir también es vivir. Perder y sufrir también es vivir, pues como el equilibrio estable es tan desproporcionado como el equilibrio inestable, pues  en el fondo todos vivimos sabiendo que perder también es vivir.     

Ferrán Aparicio
1 de Septiembre de 2017