Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta ESPIRITUALIDAD. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ESPIRITUALIDAD. Mostrar todas las entradas

martes, 1 de mayo de 2018

TOTEM


Hay palabras que de alguna forma transmiten cierta magia, y a tótem no le falta contenido. Se define  tótem como  un ser u objeto de la naturaleza, generalmente un animal, que en la mitología de algunas sociedades se toma como emblema protector.


Visualmente los identificamos como un  emblema tallado o pintado que representa estos seres u objetos, pero si lo investigas un tótem es un objeto natural o un animal que en las mitologías de algunas culturas o sociedades se toma como símbolo icónico de la tribu o del individuo y  puede incluir una diversidad de atributos y significados para el grupo vinculado.

La palabra tótem proviene de la lengua ojibwa, hablada por los indígenas nativos de América del Norte, y se utilizaba para designar un tipo específico de monumento que representa las cualidades de los animales reflejan o reflejaban fuerzas sobrenaturales y atribuciones espirituales

Con frecuencia los animales de poder llegan a nosotros en sueños, meditaciones, visiones e iniciaciones espirituales. Puede tener más de un animal de poder, incluso puede cambiar dependiendo de su camino de vida o etapa. Los animales de poder son atraídos a la persona por las necesidades emocionales de ese momento, así nos ayudan a fortalecernos. Si por ejemplo, atraviesas una etapa en la que necesitas fuerza, decisión o valor puede representarse un león.

Los animales de poder o tótem, son espíritus protectores. Muchos son nuestros guardianes espirituales que existen en otros planos. Algunos animales estuvieron con nosotros desde vidas pasadas pero pueden haber tenido otra forma física. También pueden ser familiares de vidas pasadas que tomen forma de animal protector espiritual.

Los Tótems o Animales personales de Poder son los espíritus protectores que nos ayudan, tanto en nuestra vida cotidiana como en nuestra búsqueda espiritual de  Armonía y dicen los especialistas en materia que la falta de poder y de éxito en la vida es un claro síntoma de que no se cuenta con ese espíritu guardián, o que se ha perdido

Hay momentos específicos de nuestra vida, donde hay una gran necesidad de aprender y fortalecerse por las habilidades especiales de uno de tus animales de poder que no es el líder, que tal vez sea el animal secundario o terciario. Todavía hay muchas personas que desconocen la gran energía ilimitada curativa, instintiva y creativa de nuestro animal de poder o tótem.

Todos tenemos un tótem o animal de poder personal, están conectados con nosotros para ayudarnos y protegernos en nuestra vida diaria. Conocer el animal de poder que predomina en ti, te ayuda a comprender los pasos del camino de la armonía y de la rueda de sanación, aunque en ocasiones especiales puedes tener otros animales de poder temporales que te ayuden en una etapa especial por alguna razón, con que te animo como siempre a soñar y descubrir el tuyo.

                                                          Ferrán Aparicio
                                                      1 de mayo de 2018



sábado, 10 de marzo de 2018

ESPIRITUALIDAD VIRTUAL


Mucho se ha hablado sobre los tipos de personas que nos encontramos en esta sociedad, y entre todos los estereotipos se hallan la gente con una espiritualidad virtual y me refiero a aquellos estereotipos que trasmiten esa trascendencia, ese lugar de la existencia en la que nuestra individualidad se disuelve para dar paso a nuestra universalidad.

Nos es un tema fácil de tratar aunque  a lo largo de la historia las diferentes tradiciones espirituales nos han hablado de ello y tratado de instruir en las vías y caminos para experimentarlo.

Al fin y al cabo e independiente de las distintas corrientes filosóficas que han evolucionado todas tienen una denominación común en cuanto al concepto de  espiritualidad y su reflejo diario y es la pasión por la vida.

La pasión de la vida está muy relacionado con la dimensión de la trascendencia como una metáfora espacial de cierta abstracción y con cierto carácter virtual, y más en la época que vivimos en la actualidad , donde los virtual es un concepto asimilado.
Si hablamos de pasión por la vida, no podía faltar esta dimensión.

Trascender significa conceptualmente  pasar de un ámbito a otro, atravesando el límite que los separa, pero desde la espiritual virtual, el concepto de trascendencia incluye además la idea de superación o superioridad.

En la tradición filosófica occidental, la trascendencia supone una imagen de algo más allá del punto de referencia, que resulta difícil de explicar por la idea intuitiva de lo que se transciende. Al mismo tiempo trascender significa la acción de sobresalir, de pasar de dentro a fuera de un determinado ámbito, superando su limitación o clausura, pero que se encuentra por encima de lo puramente inmanente.

Planteado este silogismo  acabaríamos cerrando consecuentemente con que  la inmanencia es, precisamente, la propiedad por la que una determinada realidad permanece como cerrada en sí misma, agotando en ella todo su ser y su actuar.

 La trascendencia supone, por tanto, la inmanencia como uno de sus momentos, al cual se añade la superación que el trascender representa.

Lo inmanente se toma entonces como el mundo, lo que vivimos en la experiencia, siendo lo trascendente la cuestión sobre si hay algo más fuera del mundo que conocemos y se refiere más a la posibilidad de un conocimiento objetivo de lo real centrándonos en la problemática de nuestra existencia de un modo inevitable siempre está abierto a esa dimensión misteriosa de lo trascendente.

Al  final si nos situamos desde la observancia, la espiritualidad virtual no es más que lugar interior en el que nos sentimos unidos la vida misma, siendo este espacio el  lugar en el que trascendemos nuestros pensamientos, y entramos en el mar infinito e ilimitadode la  naturaleza humana.

                                                           Ferrán Aparicio
                                                       10 de marzo de 2018


lunes, 20 de junio de 2016

ELEUTERIO, ELEUTERIO,..., SIEMPRE TRISTE Y SIEMPRE SERIO

El otro día revisando y organizando las fotografías de toda una vida, cosa que les recomiendo, pues aun siendo muy aficionado a la fotografía, reconozco públicamente que por vagueza o como decimos todos por falta de tiempo, no lo suelo hacer muy a menudo, me encontré que en todos los viajes siempre había ido a parar al cementerio local, como un punto de referencia de la endosicrasia de un pueblo.

Lo más chocante es después de capturar las imágenes de nuevo llegué a pensar, cuan diferentes eran todos entre si, desde el cementerio de “La recoleta” en Buenos Aires donde la ostentosidad  del estilismo arquitectónico sorprende al visitante al de  Santiago de Chile donde los nichos se multiplican en alturas como si de bungalows se tratara, pasando por la sobriedad de Perú o los escandinavos donde no existen cruces sino piedras con nombres, sobre un mar de césped o nieve en invierno.

Pasear por los cementerios, sea cual fuera el lugar, ciudad o nacionalidad, da una sensación de bienestar en primer lugar, porque tienes la sensación de estar vivo, si lees los epitafios te das cuenta como de distintos somos todos y sobre todo porque encuentras tu propia soledad y la de los demás en un principio de igualdad de destino, que no tiene limite ni de físico, sexo o edad.

No hay mayor soledad que la que transmite un cementerio y allí no hay nada más que símbolos que reflejan a los difuntos y mucha materia orgánica sin espíritu ni alma.

Yo soy de las personas que creen en la inmortalidad del alma y como tal creo en su liberación tras la muerte del cuerpo y estando el espíritu libre de su atadura carnal, solo queda lo supuestamente orgánico, sin embargo es el único elemento pseudo tangible de la memoria del difunto y por todo ello me merece su correspondiente respeto y de ahí la paz y soledad que se respira entre nichos y mausoleos.

Es bien cierto que en contra de la soledad y espiritualidad del cementerio, está el negocio de la muerte bien sea por cremación; bien por entierro y es que hasta para morirse hay que recurrir a la dignidad del dinero  por la parafernalia y negocio que gira alrededor de la muerte, pero también es cierto que hoy por hoy cada uno es libre de elegir como quiere acabar; si al libre albedrío del  sus cenizas al viento de donde le place, bien antes pasado por el horno ó enterrado serenamente en el lugar elegido, normalmente nicho o panteón familiar, pues con la crisis está de moda las reducciones y hoy en contra de lo que sucede con las viviendas cada día cabemos más  en ellos y hasta la Iglesia aconseja vivamente que se conserve la piadosa costumbre de sepultar el cadáver de los difuntos; sin embargo, no prohíbe la cremación, a no ser que haya sido elegida por razones contrarias a la doctrina cristiana.

En fin, esta es la historia de cómo hemos cambiado de concepto cada uno  de nosotros en cuanto como acabar nuestros días, pero en contra de nuestra canción: “Eleuterio, Eleuterio, siempre triste siempre serio,..” les animo a ser felices y alegres , pues al final de una forma u otra , nuestras almas acaban en el mismo sitio.

                                                                 Ferrán Aparicio
                                                             20 de Junio de 2016