Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta VIAJES. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta VIAJES. Mostrar todas las entradas

jueves, 15 de febrero de 2018

CUADERNO DE BITACORAS


Decía Galdós que el hombre por donde quiera que va lleva consigo su propia novela.

En la marina mercante, se conoce con el nombre de cuaderno de bitácora al libro en el que los marinos, en sus respectivas guardias, registraban los datos de lo acontecido.

Su nombre le viene, cuando los buques carecían de puente de mando cubierto, era costumbre guardar este cuaderno en el interior de la bitácora para preservarlo de las inclemencias.

Hoy en día en las bitácoras de red encontramos algunas particularidades, cualquiera puede ser editor e informar y opinar acerca de cualquier tema, sin estar mediatizado más que por el tiempo que se necesita para elaborar y publicar la noticia, artículo o lo que le apetezca.

Escribir de cualquier tema es expresar, todo el rato, que los horizontes están para soñarlos y para esperar de ellos los deseos que uno anhela con más entusiasmo, es como ir descubriendo el significado interno de las palabras , conceptos o simplemente emociones.

En general podemos decir que los diarios de campo o bitácoras de investigación pueden ser vistos como un crisol de los diferentes ingredientes de un proyecto de investigación, lo que incluye experiencias previas, observaciones, lecturas, ideas y recursos para capturar la vinculación de los distintos elementos entre sí.

La vida misma nos acerca o nos aleja según suban o bajen las mareas, o según aparezcan más o menos despejados nuestros horizontes. El horizonte que te rodea te enseña que la vida es como la navegación, unos  días en mares calmos, otros tratando de no ahogarte, en medio de olas que amenazan con hundir profundamente todas tus ilusiones.

La memoria es como un gran depósito de recuerdos que funciona de manera increíble, y por ello, para no olvidar es fundamental tener siempre el cuaderno de bitácoras personal siempre al día, pues como personas que somos y cumpliendo añitos podemos reaccionar con una rapidez enorme o quedarnos en blanco con una tontería que no somos capaces de recordar.

También a  veces, sin proponértelo, te llegan imágenes, recuerdos en  cascada y con una nitidez que encandila imágenes de personas y situaciones tan antiguas como conocidas, que hacen que revivas momentos, que por lejanos, habías olvidado completamente, y llegas a dudar de su significado pensando si es un proceso normal del funcionamiento de nuestro cerebro o es una sincronización con mensaje para el momento que estamos viviendo.

En el cuaderno de bitácoras se refleja la dicotomía del sentido de la vida en cuanto que  todo es tan lejano y tan cercano, al mismo tiempo y la distancia, como todo en la vida, es una cuestión relativa.

 

                                                           Ferrán Aparicio
                                                   15 de Febrero de 2018

viernes, 25 de noviembre de 2016

CASOS Y COSAS


Cuando las cosas se miran en perspectiva, toman un cariz muy diferente, la pura verdad es que han pasado los días, los meses y muchos años y me es muy grato recordar todos aquellos días de viaje, porque actualmente mi visión de todo en conjunto es tremendamente positiva, aunque actualmente me sea difícil elegir destino, bien por presupuesto, bien por dificultades político-sociales en que se encuentran muchos países y lugares, bien porque cada desplazamiento tiene su momento en el tiempo. 

A nivel práctico, las cosas tampoco han cambiado demasiado, si bien hoy el mundo de internet facilita evitar intermediarios y conseguir una información pluricultural y diversa, si bien siempre hay que tener cierta reserva en cuanto a la veracidad de los contenidos, hemos avanazado en la capacidad de desplazarnos aunque sea virtualmente. 

Pero lo que de verdad ha sufrido un cambio importante, es nuestra mentalidad, solo cuando vivimos en el tiempo sin anclarnos en el pasado o proyectándonos en el futuro, es cuando nos damos cuenta del aquí y del ahora de los casos y de las cosas, que realmente suceden en este momento desde la consciencia.

Al final de una forma consciente te das cuenta de que el obsequio para nosotros de la vida, ha sido el poder viajar y desplazarnos, en las culturas de otros países y mundos inimaginables. 

En el aprendizaje del camino, llegas a entender que la vida es un camino irregular de casos y cosas, que van sucediendo, no sin más, como en otros conceptos y ocasiones, sino todo en su justo momento, en la que ninguna etapa tiene sentido, si no existe otra etapa que la complemente. 

En cada viaje, aprehendemos cosas que estamos seguros, nos van a ser de gran utilidad para el resto de nuestras vidas, desde la luz al color , desde la forma a los materiales, pero también sensaciones placenteras y algunas incluso adversas y al final esos casos y cosas, te enseñan que cuando aquellos momentos en que las cosas parecen no tener solución, nos obligamos a tener esperanza. 

Esa actitud de carencia de cumplimiento de un deseo absoluto de complacencia, al final te enseña con la mayoría de los casos y de las cosas a ser optimista el resto de tu vida, pues al fin y al cabo una vez analizas si un problema tiene solución o no la tiene, ya sabes cómo reaccionar, esta vez,.. sin más, aceptando el problema de una forma optimista en cuanto a su resultado final.

Al final,.., los casos y las cosas, no salen ni bien ni mal, sino que simplemente suceden, y la manera en cómo se interpretan depende de la mentalidad con la que lo valoremos y puedes llegar a valorar y comprobar que se puede ser feliz incluso cuando todo parece perdido, pues te otorga la capacidad de entender que incluso las malas épocas son irrepetibles. La experiencia final de ganar el conocimiento de los casos y cosas, te demuestra que todo en definitiva está inalcanzablemente cerca.

Ferrán Aparicio

25 de Noviembre de 2016