Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta CAMBIOS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CAMBIOS. Mostrar todas las entradas

jueves, 20 de julio de 2017

VANGUARDIA

Hay palabras que cuando intentas analizar su significado etimológico te das cuenta cuantas acepciones tienen en función de las circunstancias que se rodean.

Si analizamos  la palabra vanguardia puede tener varias acepciones. Desde el punto de vista militar corresponde su significado a la parte de una tropa que va delante en una marcha o en un ataque, muy al contrario de retaguardia.

En general hace mucho tiempo que el significado artístico ha eclipsado al militar,  y lo entendemos  como una  avanzada de  un grupo  o movimiento ideológico, político, artístico o de otro tipo.

La palabra vanguardia evoca el poder del arte, el avance de una corriente estética e intelectual que va por delante de la sociedad al igual que las tropas destinadas a entrar primero en territorio enemigo, expuestas a cualquier peligro para allanar el terreno a los que van detrás. 

Tal cual define la Wikipedia “El vanguardismo, o avant-garde en francés, se refiere a las personas o a las obras experimentales o innovadoras, en particular en lo que respecta al arte, la cultura, la política, la filosofía y la literatura”. Pero la esencia del concepto vanguardia, representa un empuje de los límites de lo que se acepta como la norma o statu quo, sobre todo en el ámbito cultural.

La característica primordial del vanguardismo o de cualquier vanguardia en cualquier campo,  es la libertad de expresión, que se manifiesta alterando la estructura de las obras, abordando temas tabú y desordenando los parámetros creativos.

La vanguardia se inicia en cualquier época en cuanto que se rompen los cánones estéticos, formales incluso poéticos de una etapa anterior, pero es clave en el  modernismo.

Con el modernismo, la belleza debía ser asequible y accesible para todo el mundo, no era exclusiva de las élites, el valor estético predominaba sobre el formalismo del clasicismo y de las altas clases. Como concepto expresivo  las obras debían comunicar frescura, cautivar por su sencillez, ofrecer la visión única del autor y no simplemente reproducir la realidad. 

La vanguardia al margen de ser  un acto revolucionario con lo usualmente establecido  se relaciona como expresión de comunicación, con la idea de promocionar con una exquisita estética un producto o un acontecimiento y refleja la búsqueda de nuevas maneras de comunicar, más cercanas a las del presente. 

La vanguardia siempre ha sido un punto de encuentro que une el ambiente social y el arte, múltiples y publicitadas exposiciones colectivas. Como en todo desarrollo de la historia siempre existirá la vanguardia como una nueva opción, y aunque todo esta aparentemente inventado, los revivals actualizados son una manera de hacer vanguardia.

Ferrán Aparicio
       20 de julio de 2017


jueves, 30 de marzo de 2017

NEW STYLE ..NEW AGE

Llevo tiempo intentándole dar un nuevo estilo a mi vida, lo que los ingleses llaman “new   style” y yo lo traslado mentalmente a un “new age” y la verdad es que no sé por dónde empezar. Buscando y buscando,…, y no dejando de buscar, me encuentro con el boho como estilo y la verdad es que me convence bastante y encaja bastante con mi forma de ser y de pensar.

El estilo boho tienen la capacidad de crear ambientes viajados y llenos de color, y optimismo y en función de la cantidad de accesorios que vayas introduciendo, determinará el grado de exotismo.

En cualquier ambiente decorativo, el secreto se encuentra en su justa medida, pues el valor estético que proporciona cualquier detalle es tan enriquecidor que no hace falta introducir demasiadas piezas, siguiendo la regla que menos es más  podemos obtener un resultado igual de sorprendente.

El estilo boho es un estilo gracioso a la par que goza de un espíritu bohemio, optimista y creativo que invita a  soñar y a disfrutar de nuestro espacio personal.

Por aquel artículo que escribí hace un tiempo  “mi casa, mi  museo, mi mausoleo” pienso que la decoración de una casa debe incluir determinados objetos  que hemos comprado en distintos viajes y nos trasladan a diario como una forma de viajar a otras culturas e integrar a la casa la magia de distintos lugares con una fuerte impronta que refleja la esencia de otros países, convirtiendo nuestro espacio en casas viajadas.

Dicen los espertos que el  “boho chic”, es una especie de cóctel en el que se mezclan ecos hippies y bohemios, con un aire étnico y un toque relajado y desenfadado, mezclando desde muebles a cuadros, unos heredados y otros comprados pero utilizando casi todos los colores, los más populares son sin duda los rojos, azules, anaranjados, marrones y grises.

Es bien cierto que este estilo aporta mucho colorido y sorprende pero también representa y dota de una energía especial a las estancias utilizando telas para  aportar mucho colorido a cada habitación, desde caminos de mesa a copjines , pasando por cortinas , estores o simplemente un tapizado especial. Podemos utilizarlas como contraste y punto de atención en un dormitorio con tonos neutros, o bien, combinarlas con mobiliario y paredes de tonos alegres.

Es bien  cierto que el look boho no entiende de normas ni de convencionalismos. El espíritu bohemio conquista la casa en busca de interiores alegres, optimistas y creativos que invitan a soñar y a disfrutar de nuestra decoración.
Al final tu casa es tu tarjeta de visita, algo íntimo y personal y el resultado eres tú mismo, en mi caso una decoración bohemia enrriquecida con detalles personales que reflejan mis gustos e intereses, como obras de arte, retratos, libros, souvenirs de nuestros viajes…y con una variedad de materiales que contribuye a enriquecer aún más los interiores bohemios y  como todo en la vida, quien no arriesga no gana,…, y si el resultado no te gusta,.. pues se cambia y punto final.
                                                       Ferrán Aparicio
                                                  30 de Marzo de 2016


martes, 15 de septiembre de 2015

INCERTIDUMBRE DIARIA


Es cierto que los tiempos han cambiado, en ocasiones cuando reflexionas sobre el tema te das cuenta que lo han hecho muy rápidamente en todos los temas  que nos rodean, no sólo en el tema de la informática y los  medios de comunicación, sino en el legislativo, social, político  y  en general en todos los que nos preocupan y conforman el mundo en que vivimos, nuestro mundo y el mundo global, pero si hay un hecho que caracterice la época que vivimos es la incertidumbre del día a día.

Es cierto que la resiliencia nos hace fuertes, o en ciertos aspectos inmunes al hecho de que cada día cuando nos levantamos no sabemos con qué nos  vamos a encontrar, desde un nuevo caso de corrupción hasta el drama social más inhumano para una sociedad moderna, que se presupone apta  para resolver cualquier tema que le surja.

Sin embargo por mucho interés que pongas en estar a la última, siempre surge un nuevo tema que te sorprende y sigues aprendiendo dentro de lo cotidiano creándose el síndrome de la incertidumbre diaria en el sentido de qué ocurrirá hoy que vuelva a sorprenderme  y me quede a cuadros y tenga que reorganizar mi estructura mental para afrontar o aceptar el acontecimiento, tanto globalmente como profesionalmente en tu propio trabajo.

Por mucho interés y tiempo le dediques a estar al día siempre hay sorpresas, por una parte es un atentado a nuestra propia organización pero por otra es un envite a estar actualizado, lo cual no es cuestión baladí, en cuanto a la capacidad de asimilar en qué mundo vivimos y que hay que moverse a su ritmo.

Es cierto que en un orden lógico de temas cada uno organiza su vida alrededor de unos ejes que de alguna forma va clasificando como primarios, secundarios,…, y así hasta llegar al enésimo que no tiene número, pero la incertidumbre diaria lo que te demuestra es que la racionalidad es relativa y es sustituida por una interpretación primaria de cuál es la necesidad básica a la que nos tenemos que enfrentarnos en cada momento.

A todos en la medida de lo posible nos gusta seguir unos esquemas y ordenes, pero también hay que estar preparado para cambiarlos rápidamente en función de las circunstancias.

Todas las personas  y en general la ciudadanía ven rotas sus expectativas  cuando por ignorancia de los medios humanos se produce una incertidumbre que impone modos y maneras totalmente ajenos a lo perseguido en tiempo y formas, pero lo que también es cierto que hay que estar preparados para la improvisación ante la incertidumbre pasajera que cada día nos puede abordar.

Les animo como siempre a reflexionar, porque aunque el mundo cada día es más complicado y  aun disponiendo de más medios, muchas veces resulta difícil trabajar y vivir, pues aunque el tiempo es el mismo para todos los que integran parte del  proceso, existe un margen de decisión ante las incertidumbres diarias, que debemos abordar con naturalidad al margen de nuestros propios derechos, pensamientos y sentimientos.

 
                                                                 Ferrán Aparicio
                                                       15 de septiembre de 2015