Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta ACTITUDES POSITIVAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ACTITUDES POSITIVAS. Mostrar todas las entradas

viernes, 5 de mayo de 2017

FELICIDAD ABSOLUTA


Yo cada día soy y estoy, más escéptico y la verdad es que los conceptos absolutos me parecen más relativos y al final todo depende con el color con que se mire y las propias circunstancia que te rodean y al final lo absoluto, solo me resuena a esa marca de vodka  denominada “absolut”.

Es bien cierto que el concepto de felicidad  tiene muchos  adjetivos asociados que lo pueden llegar a aproximar a su  definición relativa, como plenitud a la vez que etéreo o puntual, por decir un algo.

El meditador Matthieu Ricard, definió la felicidad como: “La felicidad es el resultado de una maduración interior. Sólo depende de nosotros, al precio de un trabajo paciente, proseguido de día en día. La felicidad se construye, lo cual exige trabajo y tiempo. A largo plazo, la felicidad y la desdicha son, pues, una manera de ser o un arte de vivir. “,lo que tácitamente nos redirige a una labor de tomar consciencia y luchar por este estado que una vez encontrado se escapa de nuevo en el tiempo, es una anguila resbaladiza que permanece puntualmente en el día , semana o mes de una manera casual cuando el conjuro de muchas circunstancias concurren bien porque la hemos construido con trabajo y tiempo de una manera consciente , bien porque la hemos ido desarrollando a partir de un aprendizaje algo subliminar desde la propia experiencia por descarte de conceptos banales.

La felicidad  la define la Wikipedia como  una emoción que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada, el problema surge como humanos que somos si una vez alcanzados esas metas que nos generan la felicidad emocional, como nuestro inconformismo nos  impide  disfrutar de la plenitud del éxito conseguido aunque sea temporalmente, de ahí que el estado  de plenitud sea etérea.

Es por ello que  la felicidad se puede considerar como una medida de bienestar subjetivo que influye en las actitudes y el comportamiento de los individuos, generando un enfoque positivo y motivador de seguir en el camino de lograr  conquistar nuevas metas.

También es bien cierto que la felicidad absoluta o relativa, no entiende de conceptos y colores y lo que uno puede sentir como situación feliz para otra puede llevar aparejada insatisfacción e incluso frustración, por lo que se considera una situación subjetiva y propia del individuo, en contraposición a hechos objetivos en los que diferentes observadores concordarían.

Ser feliz es auto realizarse, alcanzar las metas propias de un ser humano postura defendida por Aristóteles y en cierto sentido, también Platón puede ser encuadrado en esta postura, si bien el horizonte de la felicidad, según Platón, se abre a la vida después de la muerte. La idea de ser feliz te acerca a la idea  de ser autosuficiente, valerse por sí mismo sin depender de nada ni de nadie experimentando el placer intelectual y físico y conseguir evitar el sufrimiento mental y físico.

La mayoría de los autores especialistas en materia coinciden  en que la felicidad es una actitud mental que el hombre puede asumir conscientemente, es decir, es una decisión, que no hay que confundir  con  el carácter emocional y efímero, pues  la felicidad absoluta perdura en el tiempo y se identifica como una cualidad, tal y como ser uno mismo y ser una persona es feliz.

                                                               Ferrán Aparicio

                                                           10 de mayo de 2017

domingo, 10 de julio de 2016

AFIRMACIONES POSITIVAS



Dicen que el poder de la mente es mucho más potente que cualquier fuerza física y mucho más efectivo que cualquier receta de autoestima. La verdad es que no le falta razón y aunque últimamente todo lo que tiene que ver con el pensamiento positivo está bastante de moda, lo cierto es que bien analizado, es un mundo lleno de posibilidades y con efectos inmediatos en su ejercicio.

Como todo en la vida no sólo hay que proponérselo, sino hacerlo y las afirmaciones positivas funcionan y mucho, el problema como con cualquier arte, es que hay ir aprendiendo a reconducirlo a nuestro propio estilo de pensamiento.

Como técnica de vida es una herramienta individualizada, que para cada una funciona de una forma, aunque el fundamento es el mismo y es encontrar ese momento, tu momento, para buscar pensamientos que nos ayuden a mejorar nuestro estado emocional.

Es bien cierto que como todo en la vida, todo es bueno en su justa medida y uno de los errores más comunes a la hora de crear o elegir afirmaciones positivas, es hacerlo demasiado positivas, lo cual hace que la técnica de las afirmaciones positivas no funcione, siendo más efectivo ir poco a poco, buscando tu camino.

Al fin y al cabo como técnica no tiene ninguna ciencia, simplemente es algo que forzamos para sentirnos bien, como hacemos con nuestra temperatura corporal, en invierno abrigarnos y en verano refrescarnos, manteniendo el equilibrio de los treinta y seis grados.

Otra de las malas interpretaciones de las actitudes positivas forzadas es que para que una afirmación positiva sea efectiva, debe ser creíble, especialmente por ti que eres el beneficiario de tu propia acción, pues como siempre engañarse a uno mismo no es más que una perdida de energía y de tiempo.

Cuando ejercitas las afirmaciones positivas de una forma consciente te das cuenta que no hay una afirmación general que te sirva para estimular tu bienestar sino que cada momento es objeto de una afirmación positiva única y exclusiva.

Al final como en casi todo en la vida se trata de parar, sin prisas y sin pausas y reconocer que es lo que necesitas en cada momento para fijarnos en lo que estamos pensando e intentar mejorarlo un poco. 

Estas afirmaciones positivas nos ayudan a reprogramar la mente, son ejemplos, cada cual puede adaptarlas a sus deseos, recordando que no deben hacerse en tono negativo, pues la ley de la atracción esta siempre presente y al final se convierte en vez de una afirmación positiva en una atracción a lo negativo.

La clave del éxito está en tener pensamientos positivos, actitud positiva y creer en ti mismo, por lo que sincroniza tu momento y simplemente te darás cuenta que es lo que necesitas.

Ferrán Aparicio
10 de julio de 2016



domingo, 20 de diciembre de 2015

PERSEVERAR O PERSEVERAR, EL SECRETO DE LA VIDA


perserverar ó perseverar: el secreto de la vida
Hace unos días apareció en las redes sociales una publicidad que determinaba que la vida comienza a los cincuenta años.  
 
Es cierto que pasada la cúspide de la pirámide de los cincuenta; supuestamente las personas ya lo tienen bastante claro, se ha vivido, se ha sentido y sólo la perspectiva del tiempo es de la experiencia vivida y es la que nos hace sentir que la vida comienza de una forma adecuada.

Pero quizás el secreto del trampantojo, es que  la diferencia entre persistir y perseverar radica exclusivamente en el proceso, pues no se trata de hacer continuamente las mismas tareas en una única dirección, sino en concentrarse perseverando en la meta que nos hemos propuesto como camino al, éxito.

No hay nada más satisfactorio que saber lo que se quiere o en su ausencia al menos lo que no se quiere, pues la perseverancia nos ayuda  a poner todos los mecanismos para acercarnos a lo que nos hemos propuesto.

El secreto no radica en la inteligencia natural de la persona ni del personaje que ejercemos, se trata que cada uno tenemos unos dones naturales que nos hacen diferentes, sin embargo sólo la perseverancia es lo que cada uno le lleva al puerto elegido.

La perseverancia nos asegura aceptar las equivocaciones y corregir las estrategias, no siempre acertamos a la primera y son una fórmula que envilece y ayuda a fortalecer el carácter y la fortaleza, porque siempre hay una nueva oportunidad de ejercer el don desde la oportunidad de la perseverancia.

Hay toda una filosofía en torno a la perseverancia, pero el punto en común es el hecho filosófico de lo que se cree posible es lo que se hace cierto.

No obstante no es virtuoso quien lo habla sino quien lo practica y para ser perseverante es importante saber lo que uno quiere, pues sino no hay meta o objetivo no hay razón para perseverar.

Como siempre practicar la actitud positiva y excluir cualquier pensamiento negativo es lo que nos ayuda a proyectarnos hacia una meta, siendo la energía que nos proyecta mediante la actitud perseverante.

Nada sucede como un regalo y más en el ejercicio de un logro, por ello asumir que vamos a tener dificultades nos entrena a pensar siempre en nuestro objetivo, sin caer en la rutina desmotivada e innecesaria de un esfuerzo inútil.

Les animo como siempre a practicar la perseverancia desde la consciencia, pues al fin y al cabo es un don de evaluación continua que se consigue como siempre, paso a paso.

                                      Ferrán Aparicio
                                20 de diciembre de 2015