Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta TRANQUILIDAD. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TRANQUILIDAD. Mostrar todas las entradas

sábado, 15 de abril de 2017

DETALLES DE BIENESTAR

Dicen que el orden y el concierto son factores que facilitan el estado del equilibrio. Si de equilibrio estamos hablando no podemos dejar de pensar en el Feng Shui. 

El feng shui es un antiguo sistema filosófico chino de origen taoísta basado en la ocupación consciente y armónica del espacio, con el fin de lograr de éste una influencia positiva sobre las personas que lo ocupan.

Está claro y todos hemos oído que se trata de un arte ancestral que parte de la cosmología china o, lo que es lo mismo, la ciencia que trata del origen y la evolución del universo, buscando adecuar las condiciones ambientales para fomentar el bienestar y equilibrio del individuo con su entorno.

También es cierto que el sentido común, algo ya no muy común en la sociedad que vivimos, nos puede ayudar a comprender el hecho de la existencia de una energía que puede verse afectada por las condiciones del espacio, la orientación o los cambios hagan que resulte de lo más interesante a la hora de decorar el hogar.

El Feng shui es una ciencia que es aplicable a todos los aspectos de  la vida, sin embargo se refleja mucho en nuestra casa y en especial en la imagen y en el sentido del orden que son detalles de bienestar pues donde reina el orden atrae la prosperidad y es que deshacerte del desorden libera energía y, en consecuencia, favorece la circulación de la energía positiva y atrae la prosperidad.

Dicen que el Feng shui se relaciona directamente con la habilidad de cada uno para atraer el dinero y que la cocina de nuestra casa en concreto, es la que nos determina esta relación. Tanto es así que mantenerla limpia y ordenada más que una recomendación es casi un imperativo para quienes buscan la abundancia aplicando las técnicas de esta filosofía milenaria.

Pero cuando hablamos de hacer Feng Shui yo personalmente lo relaciono con el orden y si tenemos en cuenta que una de las claves de Feng shui es la circulación de las energías y, en lo que a atraer el dinero se refiere, de las positivas en particular, lo peor que puedes hacer es acumular trastos que ya no necesitas.

Hacer  una limpieza profunda además de liberar espacio y acumular cosas que no necesitamos ni usamos  es y tener la oportunidad de hacer fluir una energía positiva, pues ya lo dice el dicho “donde no sale nada,…,  no entra nada“, y la verdad que no le falta razón.

Respeto a los colores , yo ya no estoy tan atinado  y de acuerdo como lo es el Feng Shui pues relacionar los colores rojos con la atracción del dinero y la suerte, parece que es una tradición china, que en occidente cambiaríamos por colores neutros en cuanto que nos transmiten mayor relajación , tranquilidad y en definitiva sensación de bienestar y la gama cromática debe ir en consonancia con tus gustos personales ya que la energía no parte solo de los colores elegidos, sino que se construye con los habitantes de la casa en cuestión y si no te gustan, difícilmente podrá circular la energía positiva que persigue el Feng shui.

                                                              Ferrán Aparicio

                                                           15 de Abril de 2017

lunes, 25 de abril de 2016

PASANDO LOS AÑOS


La verdad es que hay veces que me sorprendo a mí mismo desde la perspectiva del tiempo y del espacio, y es que durante mucho tiempo he sido tremendamente crítico con algunas cosas y también con algunas personas, sin embargo desde hace algún tiempo me siento como espectador elocuente de lo que veo, siento o padezco, y no me reconozco.

Considero que he sido muy fiel a mis principios y valores y que la dignidad de mi pensamiento, la he mantenido y defendido, pues en cualquier caso me había costado forjarlo, incluso en asuntos en los que sabes que mucha gente no va a estar de acuerdo contigo, pero fiel a mis principios, carácter y educación, lo mantenía hasta límites peligrosos.

Con el paso del tiempo no sé si por comodidad o acomodación en mi zona de confort o por que la tranquilidad ha invadido mi vida y me ha vuelto más pacífico,…, soy capaz de oír, ver, y callar ,.., incluso de tragar carros y carretas, pues ya no me altero en absoluto, incluso disfruto de opiniones y criterios que si bien me sorprenden, no me cambian ni me afectan, como si de un espectador común de cine de barrio se tratara y saliera con esa sensación del cine en que ni me ha gustado ni disgustado la película que había visto, simplemente había asistido a su exhibición.

Por otra parte y hablando en voz alta, ya no se trata de lograr una actitud positiva adquirida pues el pensamiento positivo me parece como mínimo peligroso, sino de esa sensación que se llega a tener de triunfar con lo natural y lo auténtico como valores indiscutibles, especialmente cuando han ido pasando los años.

Quizás y sólo quizás ese reconocimiento de la actitud ante la vida es una de las razones por la que como acto reflejo y sin perder un ápice de tu personalidad te das cuenta de lo que vale la pena y de lo que no vale la pena y creo que esa es una de las razones por la que algo en lo que participas tiene más repercusión de lo que aparentemente se percibe, aunque sea como espectador.

 Al final nos pierde la emoción, unas cosas nos emocionan y otras ni nos hacen inmutar y es que todo tiene un componente emocional y al reflejarlo en una actitud consigues sintonizar con otros a quienes les ha sucedido y sobre todo, sentido algo similar, causalmente conectas cada día más con los espectadores de ese programa llamado pasando la vida que con los que acabo de despertar.

No tengo dudas de que cada día uno es más prudente pues la experiencia es un grado, pero hay que asimilar que abrirte a dar una opinión en público en ocasiones resulta un riesgo innecesario, especialmente en asuntos que van más allá de lo técnico y objetivo, y no se otorga una solución especifica desde lo general.

Es muy fácil atraer a quienes coinciden en tu postura y están hartos de las mismas cosas que tú, pero también es necesario comentar y ofrecer tus soluciones y alternativas, especialmente si las has probado y te han funcionado porque para decir chorradas cualquiera vale y eso te das cuenta cuando van pasando los años.

Ferrán Aparicio
25 de abril de 2016





lunes, 25 de mayo de 2015

EL ARTE DE LA SOLEDAD


No sé si es porque la primavera la sangre altera  o porque  las amapolas están invadiendo el campo y está cerca la llegada del verano veranete, pero la verdad es que me estoy planteando el tema de la soledad como concepto absoluto en mi vida, no sé, si por  necesidad de un gran cambio o por cultivar una excelente  virtud, pero si al menos por curiosidad de saber que significa el arte de la soledad.

Como siempre tampoco sé, si por casualidad o causalidad, ha caido en mis manos un ejemplar del arte de la soledad de Osho y dentro de su filosofía particular, la comparto con ustedes, pues como siempre y en su peculiar linea, no tiene desperdicio y dentro de sus contradicciones, producidas por una dificil traducción, tiende a crear ciertas contradicciones en el lenguaje cognostitivo  del mundo occidental.
Por circunstancias personales he tratado mucho con la señora soledad, bien por mi formación y dedicación politecnica, bien porque mi constante hiperactividad, que me ha mantenido entretenido conmigo mismo,  con quien me llevo estupendamente por cierto , si bien nunca me he  aislado del mundo.

Pero lo que se concluye en el libro de Osho , es que el arte de estar sólo es un conocimiento de ejercicio interior  y aunque no nos lo parezca es una gran verdad. No podemos estar todo el día distraidos con lo que nos piden los demás,  el cuerpo la vida emiten señales que se van manifestando y hay que escucharlas y para ello es necesario llamar a la soledad o ejercer el arte de la soledad.

En este sentido la gente en general confunde el socializar con tener buenas relaciones, en cuanto que la gente se apega  y cuanto más se apega, más asusta a la otra persona, en cuanto le hacer sentirse menos libre, de una manera inconsciente, pues las dependencias no son buenas consejeras.
Lo que casi todo el mundo coincidimos es que el deseo de libertad es mucho mayor que cualquier otro deseo, pues es el que mejor y más refleja nuestra propia identidad como personas y como seres humanos, su profundidad es la que determina un comportamiento real y consciente de como nos queremos sentir o al menos nos gustaría, pues no  todo en la vida  es como nos imaginamos o deseamos, es como es y muchas veces como tiene que ser.

Lo que nos trasmite el arte de la soledad tanto en el relato, como en la vida misma es que estar centrado en tu propio ser, sin ansiar la necesidad de los demás es estar en autentico bienestar contigo mismo, en una situación en la que no se necesita nada más, y en definitiva es  la soledad y el arte de la soledad lo que prevalece.

Estar arraigado a tu propio ser, es lo que en definitiva te permite amar y arraigarte a los demás de una forma selectiva y no dependiente , sino de una forma amable y voluntaria desde tu propio conocimiento, pues como dice Osho : “si aprendes a estar solo y dichosamente solo, todo será posible”.

                                                               Ferran Aparicio
                                                          25 de mayo de 2015

miércoles, 20 de mayo de 2015

CUATRO SEGUNDOS


No sé si por efecto de la primavera o simplemente porque he dejado de fumar, a pesar de lo mucho que me gustaba, llevo una temporada escéptico y en el que me lo replanteo todo.

En general y sin llegar a particularizar en un tema concreto he llegado a la conclusión de que en muchos casos los esfuerzos que hacemos para conseguir que se cumplan los hábitos que no funcionan, es un éxito tardío, aunque ni siquiera nos damos cuenta que nos estamos matando y reaccionamos mal y tarde pero reaccionamos.

En general y con la que sigue cayendo en este país, todos estamos algo nerviosos, pues nuestros valores centrados en el trabajo siempre está en un vilo de ser eliminados, lo cual nos genera un estrés que repercute en el resto de nuestra vida en cuanto que acumulamos tareas, en vez de ir resolviendo de una en una y no acumulando pequeñeces.

Si por una parte estoy cada día más convencido que lo que es para uno, nunca pasará de largo y que todo, y cuando digo todo, es todo, llega en su justo momento, también he llegado a la conclusión que las situaciones de estrés podrían evitarse con sólo tomar una pausa de cuatro segundos para en cada momento de duda reenfocar la solución de nuestro problema y retomar el mejor camino.

En este sentido y al margen de que cada uno tiene su carácter, no sé si por las pastilla antitabaco que estoy tomando o porque me he relajado con este nuevo estilo de vida, si traspolamos  la teoría de los cuatro segundos a la comunicación interactiva, tendríamos que optar por escuchar y entender mejor a nuestros interlocutores y tomarnos de vez en cuando cuatro segundos para contestar algo, que una vez dicho  está y no tiene solución, independientemente que sea lo que realmente pensamos, pero no es políticamente correcto.

Es cierto que con nuestros impulsos es difícil de controlar los pensamientos que no vienen a cuento y que nuestro cerebro revela sin más y que  en más de una ocasión nos ha hecho salirnos del tiesto por un simple problema de espontaneidad o inconsciencia, pero también es cierto que ser conscientes  y tomar cuatro segundos es tener la capacidad para encontrar el orden y evitar situaciones totalmente innecesarias e irreparables.

Estoy convencido que como dicen muchos especialistas, el secreto para tomar buenas decisiones que simplifiquen tu vida, es respirar profundamente cuatro segundos , tanto por el grado de consciencia que obtenemos como en la calidad repuesta que adquirimos.

Cuatro segundos es el tiempo suficiente para darnos cuenta de si continuar adelante con algo que se va a traducir en un problema o si queremos o no hacerlo, pues no hay nada tan sencillo como respirar profundamente y a tiempo, eso sí, como decía  Celia Cruz, relajándose que la vida es corta.

                                                              Ferrán Aparicio

                                                         20 de Mayo de 2015